jueves, 23 de octubre de 2008

¡1914! La Vanguadia y la Gran Guerra

(Franz Marc, Los lobos -Guerra de los Balcanes - 1913)

Pude disfrutar este fin de semana (en una muy agradable compañía) de una exposición excepcional. Y no abuso del adjetivo. Me estoy refiriendo a ¡1914! La Vanguadia y la Gran Guerra.

Organizada por Javier Arnaldo, comisario de la exposición, la muestra se estructura en una sucesión inteligente de diferentes conceptos que configuran una reflexión poliédrica sobre lo que la Primera Guerra Mundial supuso en el mundo de las artes plásticas europeas y de la estética, en general: una cesura, una pausa en los diferentes planteamientos estéticos habidos hasta ese momento.

Expresionistas alemanes y austriacos, cubo-futuristas rusos, futuristas italianos, cubistas franceses, vorticistas británicos,… entran en juego de manera muy inteligente a través de trece estancias temáticas (os adjunto un vínculo en el que podéis ver una introducción a la misma).

Resumir el caudal de sensaciones inmediatas o de reflexiones posteriores que me ha producido esta aventura (una exposición de arte organizada con inteligencia, con talento, supone cierta clase de aventura; diría más, una experiencia argonáutica, si cabe) resulta muy difícil y necesitaría bastante tiempo y mejor estilo descriptivo, por supuesto. No obstante dibujaré algunas de estas sensaciones que todavía permanecen.

(Gino Severini, Cañón en acción - 1915)

El papel de las vanguardias, del futurismo para ser más concretos, (Boccioni, Franz Marc, Severini) y sus manifiestos a favor de la guerra como re-creación del mundo) se refleja en el primera estancia de la exposición “El oscurecimiento del mundo”. Boccioni, Marc, Carlo Carrá, Severini rompen el lenguaje figurativo e inventan el cubo-futurismo para anunciarnos el vaticinio, regenerador (para los futuristas, claro, profetas de la Gran Guerra como origen y re-creación del nuevo hombre). Fijaos en el cuadro de Los lobos (el que encabeza esta entrada), totalmente premonitorio de la amenaza de la guerra. Egon Schiele, Otto Dix, Meidner, recrean esta amenaza… regeneradora, como decía anteriormente.

Como decía anteriormente, trece estancias temáticas nos conducen por los diferentes estadios evolutivos, conceptuales y estéticos de las vanguadias en torno a la Gran Guerra. Artistas como los citados Schiele, Léger, Boccioni, Hartley, Kirchner (me encanta), Duchamp-Villon, …Jacob Epstein, Natalia Sergeevna Goncharova (genial su serie La guerra o imágenes místicas de la guerra, uno de los mejores “momentos” de la exposición), el fabuloso Geog Grosz, y tantos otros…por cierto, ¡me olvido de Brancusi!

(Max Beckmann, Autorretrato como enfermero - 1915)

Por último, el catálogo de la exposición, escrito por Javier Arnaldo, mantiene sintonía con la inteligencia y la riqueza de matices de la exposición (al menos eso me parece a mí, por lo leído hasta ahora).

2 comentarios:

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

o lo mismo que tú sobre la exposición (sobre todo en lo que se refiere a la compañía). Mi conocimiento sobre las vanguardias se centraba sobre todo en lo literario, aunque tenía algunas nociones de la pintura pues sin ésta es imposible entender aquélla; pero, sin lugar a dudas, después de haber visto la exposición, mi comprensión del momento artístico es infinitamente más amplia. Os la recomiendo a todos

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Ups, me faltó un opin al principio del anterior mensaje