domingo, 12 de octubre de 2008

El niño con el pijama de rayas - La pelicula


En mi primera entrada, la que inauguraba esta bitácora personal, me refería a la intensa emoción que me había producido este relato. Coincidía en el tiempo el estreno de la película con la entrada y comentaba mi deseo de que aquélla no traicionase la intensa emoción del libro.

Pues bien, he visto la película (hace unas horas) y la sensación que me ha dejado es la de indiferencia. Si bien la estructura narrativa no funciona mal del todo, no entiendo cómo ha suprimido elementos descriptivos de algunos personajes que resultaban cruciales en la composición coral del relato: particularmente incomprensible (al menos para mí) resulta la escasa profundidad que se le da a la transformación del carácter de la hermana de Bruno (Grettel), cosa que -por cierto- John Boyne la resuelve en poco menos de una página.


Si me ha resultado convincente la caracterización de Bruno y la de su padre; bueno, también su madre resulta bien parada. No me refiero al aspecto ético de personaje, sino a la caracterización en la película. En cuanto a Shmuel, en fin... me esperaba otra descripción.



Esta película no ha resultado muy bien tratada por la crítica. Me refiero a la crítica española. Un día antes de verla leí el comentario que José E. Monterde escribía en el Cahiers, edición española. No podía ser más duro (el comentario), a mi entender. Sobre todo porque sus dardos iban dirigidos al guión que, poco margen de maniobra tenía por partir de los condicionamientos argumentales que plantea el relato relato. Que el crítico se refiera finalmente a Alemania año cero de Rosellini como el ejemplo de reflexión sobre "infancia, inocencia y nazismo" me parece una obviedad.

En resumen: no me ha encantado, (por sus inconsistencias narrativas, la falta de emoción en los momentos clave), pero creo que "se deja ver". Sin más.

3 comentarios:

sonsoñento dijo...

Haber cuando la voy ver al cine

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

A mí también me decepcionó un poco. No me parecía un libro difícil de llevar al cine, pero creo que se ha desaprovechado esa oportunidad. la importancia de la casa en la psique del niño no aparece por ningún lado, la evolución de la hermana (¿dónde está esa preadolescente presumida?)y, entre otras cosas, lo peor: BRUNO CONCIBE TODA SUS ESTANCIA EN EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN COMO UN JUEGO, pero en la peli se percibe el miedo, el arrepentimiento y el terror desde que traspasa la valla. Sin duda el libro mucho mejor. Víctor, tú ya nos dirás qué te parece.

Ferhergón dijo...

Hombre, yo no hubiera esperado demasiado de la película; es difícil extender el argumento de este librillo a una película de cierta densidad. Si encima se saltan a la hermana...
De todas formas, a mí el libro no me impresionó especialmente, quizá porque era demasiado predecible. Eso, sin negar que hubiera algunas escenas emotivas.