martes, 25 de noviembre de 2008

Algunas preguntas fundamentales

Cuando era pequeño, tenía un conflicto con personal con mis creencias. Mis padres habían sido educados según la tradición budista, pero yo asistía todas las semanas a la escuela dominical y me encantaban las historias bíblicas que me contaban sobre ballenas, arcas, estatuas de sal, costillas y manzanas. Me fascinaban aquellas parábolas del Antiguo Testamento, que era lo que más me gustaba de la escuela dominical. Me parecía que las parábolas sobre inundaciones, zarzas ardientes y separación de aguas eran mucho más emocionantes que los cantos y la meditación budista. En realidad, aquellas historias antiguas de heroísmo y tragedia ilustraban profundamente vívidas historias morales y éticas que he tenido presente toda la vida.

Un día en la escuela dominical estudiamos el Génesis. Leer que Dios bramó desde los cielos “Hágase la luz” sonaba mucho más dramático que meditar en silencio sobre el Nirvana. Por pura curiosidad pregunté: “¿Dios tenía madre?”. La profesora solía responder con agilidad y siempre ofrecía en sus respuestas una profunda lección moral. Sin embargo esta vez se quedó desconcertada. “No”, respondió dubitativa, “seguramente Dios no tenía madre”. “Pero entonces, ¿de dónde vino?”, pregunté yo. Me contestó murmurando que tendría que consultar la cuestión con el sacerdote.

Michio Kaku – Universos paralelos (Ed. Atalanta).

He comenzado hace unos pocos días un libro que se me antoja fascinante. Ya sé que suelo abusar del adjetivo, pero en este caso se están cumpliendo todas las expectativas. El libro, Universos paralelos, presenta un recorrido por la cosmología, por las ideas y paradigmas en la física que han configurado nuestra visión actual del Cosmos: desde el paradigma newtoniano hasta la relatividad general, la mecánica cuántica y la teoría M. Bueno, llevo poco más de un tercio leído y, en fin, no podía resistir evitar poner esta entrada en el blog. Es la introducción al primer capítulo del libro, Imágenes del Universo recién nacido. Presiento que no va a ser ésta la última entrada que le dedique.

3 comentarios:

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

sin duda promete!

Fernando dijo...

Esta cita que pones me suena al comienzo de "Life of Pi", que seguro que has leído.
Si no, lo dejo recomendado. A mí me gustó mucho la primera parte (con la educación religiosa del protagonista en las tres religiones), más que la segunda (que es la chocante).

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Fernando.

Sí conozco "Life of Pi" y, en efecto, esta introducción de Kaku recuerda un poco a esa primera parte.


UN abrazo.