lunes, 10 de noviembre de 2008

El Ars Subtilior (I)




El domingo se acaba. Y me viene a la mente esta misteriosa pieza de Solage. Este extravagante rondó, lleno de efectos cromáticos.

Fumeax, fume par fumee,
Fumeuse speculacion…

(Puede ser que la última burrada que acabo de leer de Juan José Millás en el suplemento del País me haya traído a la memoria esta maravillosa pieza... al pensar en “lo fumado” que está este tío).

Solage, uno de los compositores más célebres del Ars Subtilior fundó un cículo de fumeax (¡sí, de fumadores!) en París, formado por músicos e intelectuales extravagantes, casi todos ellos marginales. Se supone que lo que fumaban era hachís u opio… Lo cierto es que desarrollaron un arte musical refinado, con novedosos tratamientos rítmicos y melódicos.

A partir de la segunda mitad del siglo XIV la tendencia artística (musical) en Francia, y más tarde en otros países, se divide en dos: por una parte los seguidores o imitadores de las formas musicales de Guillaume de Machaut, y por otra compositores que evolucionaron hacia un refinamiento melódico y rítmico que desembocaría en un movimiento único, extravagante, ero fascinante, en suma: El Ars Subtlior (el “Arte más sútil”). Muchos musicólogos señalan en este estilo musical una forma de manierismo, por su carácter (como he comentado más arriba) refinado y complejo (tortuoso, a veces).

Tiempo convulso la segunda mitad del siglo XIV. El gran cisma de la Iglesia católica se traduce en la existencia de dos papados simultáneos: Clemente VII en Aviñón y Urbano VI en Roma. La trágica experiencia europea de la Peste Negra (la Muerte Negra) generó una visión de la vida fatalista y cínica en ocasiones. Más aún, la experiencia de la gerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra disminuyó el poder real de Francia, de manera que regiones más pequeñas aprovecharon la ocasión para aumentar su poder local frente a la monarquía: Borgoña, es un buen ejemplo de ellas en las que el desarrollo musical (y artístico) sería patente durante todo el siglo XIV y parte del XV.

La corte de Gaston Febus (Gaston III, Conde de Foix y Béarn; 1331 – 1391)) y es uno de los focos culturales más importantes y en los que se desarrolló, bajo el influjo de su excéntrica y compleja personalidad, una vida cultural llena de refinamiento. Buena parte de las composiciones de esta corte se recogen fundamentalmente en dos manuscritos: el códice de Ivrea (en el noroeste ilailano) y el Codex Chantilly.

El Ars Subtilior es uno de los estilos musicales que más me fascinan. A las referidas piezas de la corte de Gaston Febus, añadiría el conjunto –sorprendente- de la obra de Johannes Ciconia, Matheus de Perusio,… el Ars Subtilior en Chipre (las maravillosas “antífonas de la O”, a las que dedicaré una próxima entrada) y, por supuesto, la recepción que tiene este movimiento en Italia: El Ars Subtilior Itálica.

Algunas referencias discográficas en Ars Subtilior:

Febus Avant! (Music at the Court of Gaston Febus ) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.

Codex Chantilly (Ballades et rondeaux de lárs subtilior) – Ensemble Organum (dir. : Marcel Pérès) – Harmonia Mundi.

Music from the Court of King Janus at Nicosia (1374 – 1432) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.

Perusio (Virelais, Ballates, Caccia) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.


1 comentario:

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, lo ignoro todo de la música (y de tantísimas otras cosas) pero corro a buscar las palabras del Millás que te inspiraron un artículo tan estupendo.

Salud