jueves, 27 de noviembre de 2008

¡Fenomenal noticia! Estamos de enhorabuena

El belga Gerard Mortier, próximo director artístico del Teatro Real.

En un comunicado, el coliseo madrileño explicó que la contratación de Mortier cumple "plenamente las expectativas con las que el teatro quiere abordar la nueva etapa que empieza en 2010" y ha sido respaldada por el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid, las administraciones públicas fundadoras del actual Real.


Es tarde, y he de cerrar... el día de hoy. Mañana dedicaré una entrada más detallada a esta FENOMENAL noticia.


No me lo puedo creer, todavía. Una de las personalidades intelectuales más interesantes de la escena mundial, aquí, en España. Renovador, audaz, inteligente, ajeno a los caprichos del divismo que tanto daño hace a la música y a la escena en general, Mortier va a dirigir nuestro Teatro Real. El enfant terrible de Salzburgo en los noventa, el director que fue capaz de rescatar los repertorios más antiguos en ópera (Monteverdi, Cavalli,...) y combinar los programas con otras propuestas marginales hasta ese momento (la recuperación del San Francisco de Asís, de Messiaen, por ejemplo), estará aquí, en España en 2010... Bueno, me voy a dormir. Feliz.




2 comentarios:

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Iremos al teatro Real. Megusta que te vayas a dormir...feliz. Muac.

janys dijo...

Hola Rogelio; me da un enorme gusto que visites mi blog y dejes tu comentario; me agrada que te vayas feliz a dormir, no siempre recibimos buenas noticias. Si, la violencia contra las mujeres es muy dura pero debemos erradicarla. Mira, "panza verde" es una expresión que se usa en mi ciudad para distinguirnos de otras personas nacidas en otros municipios de mi estado. A los de León nos dicen panzas verdes porque hace muchos años; cuando todavía había campos de cultivo, se sembraban lechugas y era tradición que para semana santa, te llevaran tus padres a comer lechugas recien cosechadas, lavadas y adheresadas con limón y picante; como comíamos muchas pues dicen que tenemos el estómago del color de la lechuga. Te envío besos y abrazos desde mi congestionada ciudad. No dejes de visitarme, vale?