jueves, 13 de noviembre de 2008

La pasión de la mente occidental

Hace unas semanas terminé un libro soberbio titulado La pasión de la mente occidental. Su autor, Richard Tarnas, historiador cultural y profesor de Filosofía y Psicología en el California Institute of Integral Studies, es un intelectual que ha aportado nuevas líneas de reconsideración del pensamiento occidental: la reintegración de lo femenino como nuevo valor en el replanteamiento del pensamiento (es un tema tan original como sutil y exige una entrada en el blog diferente a ésta), el estudio de los tránsitos planetarios y su influjo en las revoluciones de pensamiento,…

El rigor discursivo de Tarnas plantea una historia del pensamiento occidental cronológicamente organizada en las tres cosmovisiones asociadas a las tres grandes épocas de la historia cultural de Occidente: la clásica, la medieval y la moderna`, sin olvidar la multiplicidad de tendencias que supone la época posmoderna. El libro proporciona una exposición coherente y sugestiva en algunos puntos (yo creo que, especialmente, su exposición del pensamiento cristiano y el final de la edad moderna) de la evolución del pensamiento occidental. Esta evolución, en la impecable exposición de Tarnas, nos responde a muchas de las preguntas fundamentales sobre nuestro mundo actual y nuestra cosmovisión (o cosmovisiones).

La aventura del pensamiento (argonáutica me atrevo a decir) que explica el esfuerzo del pensamiento occidental por comprender la naturaleza de la realidad, de Tales y Pitágoras a Platón y Aristóteles, de Boecio a Tomás de Aquino,…de Bacon y Descartes a Kant y Hegel, y –finalmente- de todos ellos a Einstein, Darwin, Freud, Jung, Heidegger, Wittgenstein,… Esta larga lucha de ideas llamada “tradición occidental” ha sido una incitante aventura cuyas consecuencias son parte hoy de nosotros mismos, escribe Richard Tarnas.

(La verdad es que me ha impactado tanto esta lectura que le dedicaré algunas entradas más).


Richard Tarnas - La pasión de la mente occidental / Editorial Atalanta

2 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, qué buena pinta tiene ese libro.

Se lo pediré a los reyes porque ando con mucha lectura atrasada. El dejar el metro me quita cada día una hora de lectura y se nota.

Magnífica entrada. Nada comparable esta mía, pero el libro también se lo recomiendo encarecidamente, sostiene, para mi con razón, que tras Kant no se ha inventado nada.

Sebreli está ahora de moda con la desmitificación del Che y Maradona, pero este libro anterior creo que es un gran logro.

Saludos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Disfrutará mucho de esta obra, amigo mío.

Un abrazo y gracias por la recomendación.