martes, 11 de noviembre de 2008

¡Ojalá estuvieras aquí!



How I wish, how I wish you were here.

We´re just two lost souls, swimming in a fish bowl, year after year.

Running over the same old ground. What we have found? The same old fears.

Wish you were here.

(Roger Waters / David Gilmour)

4 comentarios:

Miss Calamity dijo...

Pero, pero, ¿qué pasó con tu pequeño carlino? Espero que no sea nada malo, que sólo sea una pequeña ausencia digamos espacial (vamos, que él esté a kilómetros de distancia, pero sólo eso).

Me gustan muchísimo los perros, bueno, todos los animales. Yo también tengo uno y le adoro. También podría pincharme la canción de los Pink Floyd (de hecho mi perrín se llama Floyd) evocando su ausencia.

Gracias por tus comentarios, en serio. Me sorprende que alguien tan culto -y prolífico, caramba, que venía a escribirte algo sobre Kafka- se pase siquiera por mi bitácora.
Cal.

Ah, se me olvidaba: buenísimo Perotin. Aquí lo tengo puesto en casa para vaciar mi cabeza de tanto ruido mediático. Estoy investigando alguno de los discos publicados en Hilliard Ensemble y, guau, son una pasada.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias Miss Cal.

No le ha pasado nada a mi carlino (veo que conoces la raza), simplemente que hace mucho que no le veo, sin más.

Con respecto lo que me dices del Hilliard, me alegra mucho. Ya dedicaré otras entradas a este maravilloso conjunto.

UN abrazo - Tu blog es fenomenal.

sonsoñento dijo...

Ola Roge. Tu perro es un poco rao pero al mismo tiempo hermoso. Yo quiero un perro, pero lo tengo clarísimo. Lo trataría de cuidar lo mejor posible.Pero...Ahora estoy adotando uno de mis vecinos dandole mimos y algo de comer.



Y lo de tu perro que vuelva aunque sea dificil.

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Ay, o Rufeiro, cuánto lo echamos de menos!!!! A mí no me gusta tener perros en casa, pero he de reconocer que Rufito me robó un trocito de corazón con esa carita tan requetelinda que tiene. Rufo es un perro atípico, a veces parece un gato: le encaaaaaaaaaaaaaanta estar en casa durmiendo es su cestita, otras veces parece un jabalí (cuando mete su hocico en el comedero, bufa y tira toda la comida al suelo); y cuando duerme... en fin, sus ronquidos se oyen en toda la ciudad. Andando es muy garboso y coqueto y mueve su rabito con mucho estilo. Además, como se puede ver, es muuuuuuuuuuuuuuuuuuuy fotogénico. SÍ, YO TAMBIÉN PIENSO QUE OJALÁ ESTUVIESE AQUÍ.