lunes, 15 de diciembre de 2008

Hiperespacio

El concepto de hiperespacio ha intrigado a artistas, músicos, místicos, teólogos y filósofos, especialmente desde el principio del siglo XX. Según la historiadora del arte Linda Dalrymple Henderson, el interés de Pablo Picasso por la cuarta dimensión incluyó en la creación del cubismo. (Los ojos de las mujeres que pintó nos miran directamente, aunque sus narices apunten hacia un lado, lo que nos permite verlas en su totalidad. De manera similar, un hiperser que nos mire desde arriba, nos verá enteros: frente espalda y lados simultáneamente.)
En su famoso cuadro "Christus Hypercubus", Salvador Dalí pintó a Jesucristo crucificado frente a un hipercubo desplegado (o teseracto) de cuatro dimensiones.

En "La persistencia de la memoria", Dalí intentó transmitir la idea del tiempo como la cuarta dimensión con relojes fundidos.

En desnudo bajando la escalera (nº 2) de Marcel Duchamp, vemos un desnudo en movimiento secuencial bajando las escaleras en otro intento de capturar la cuarta dimensión del tiempo en una superficie bidimensional.


Hiperspacio, Michio Kaku (Ed. Atalanta).


Llevo más de la mitad del libro y, la verdad, me está encantado. Su estilo riguroso es, sin embargo muy ameno, y ajeno a cualquier tentación proselitista.

Por lo leído hasta ahora, y en mi modesta opinión, se trata de una obra clave para entender las teorías actuales que rigen la explicación del cosmos: desde la Relatividad General y la Mecánica Cuántica hasta la Teoría M (la versión más avanzada de la teoría de cuerdas, que explicaré en una futura entrada).

4 comentarios:

sonsoñento dijo...

Menudos libros libros más tecnicos te lees. A mi me va más lo de la literatura. Yo un cuadro puedo pasarme una tarde viéndolo pero pintores.... a picasso,a goya...a esos sí.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias, por tu comentario, amigo...pero descubrirás que estos libros técnicos que dices tú son "literatura" también (género de "ensayo").

Veo que te gustan Picasso y Goya. Fenomenal: a mí me encantan. Ya ves que tenemos bastantes consas en común.

Un abrazo.

Manuel dijo...

¿En qué unidades se miden los sentimientos, profesor Keating?
Un saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Manuel.
Sólo una respuesta: ¡Capitán, mi capitán!

(Qué película más emocionante)