martes, 2 de diciembre de 2008

La cuestión humana

El número de noviembre de Cahiers du Cinema-España dedica un reportaje amplio a La cuestión humana (La Question humaine), película que dirige Nicolas Klotz, con guión de Élisabeth Perceval y basada en el libro de igual título de Francois Enmanuell…

El argumento es relativamente sencillo: Simón es un psicólogo responsable del departamento de RRHH de la empresa petroquímica SC Farb (ficticia, claro). Su trabajo consiste en optimizar los modos de gestión de los ejecutivos, así como reducir el personal ineficiente… Un buen día el director adjunto de la empresa (Karl Rose), le encarga una misión confidencial a Simón: investigar la salud mental del Director General, Mr. Jüst. Simón se adentra en la persecución del Director General y, poco a poco, la investigación va dando sus frutos: el encuentro con el pasado, unos misteriosos documentos que un anónimo envía a Simón. Se trata de una carta técnica firmada por un ingeniero berlinés (dice uno de los artículos del Cahiers que la carta es uno de los documentos conservados por la Shoah, ergo verídica). En esta carta se narra la fría y metódica descripción de técnicas para alcanzar un mayor rendimiento en el empleo de unos camiones (camiones Saurer) dedicados a asfixiar por gases tóxicos a los judíos ucranianos, en Bielorrusia...

El leitmotiv de la película es la toma de conciencia moral de un ejecutivo frío, acostumbrado a adoctrinar (utilizo el ideario de la película, no mi propias convicciones) a jóvenes ejecutivos en la mejora productiva de la filial; curtido en procesos de selección de personal, etc. Esa toma de conciencia el protagonista se encuentra con una disolución no deconstructiva del lenguaje, de las palabras: lo humano no se designa como tal, como alma viva, sino como mera res, como pieza, como elemento puramente contable…La verdad (y esto ya no es el ideario de la película, sino mis propias consideraciones), muchas veces en las organizaciones (empresariales) hablamos de recursos, de perfiles, de “carne” de la manera más deshumanizada.

Aunque la estructura narrativa de la película adolece de algunas arritmias (en ocasiones, los motivos colaterales parecen ocupar la reflexión ética central, sin tan siquiera aportar matices que la enriquezcan) el planteamiento reflexivo me ha gustado. Sin fascinación, eso sí, pero sin ápice de indiferencia.


LA CUESTION HUMANA
(La Question humaine, Francia/2007).
Dirección: Nicolas Klotz.
Guión: Nicolas Klotz y Elisabeth Perceval, basado en la novela homónima de François Emmanuel.
Fotografía: Josée Deshaies.
Música: Syd Matters.
Intérpretes: Mathieu Amalric, Michael Lonsdale, Edith Scob, Jean-Pierre Kalfon y Lou Castel.