jueves, 27 de noviembre de 2008

¡Fenomenal noticia! Estamos de enhorabuena

El belga Gerard Mortier, próximo director artístico del Teatro Real.

En un comunicado, el coliseo madrileño explicó que la contratación de Mortier cumple "plenamente las expectativas con las que el teatro quiere abordar la nueva etapa que empieza en 2010" y ha sido respaldada por el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid, las administraciones públicas fundadoras del actual Real.


Es tarde, y he de cerrar... el día de hoy. Mañana dedicaré una entrada más detallada a esta FENOMENAL noticia.


No me lo puedo creer, todavía. Una de las personalidades intelectuales más interesantes de la escena mundial, aquí, en España. Renovador, audaz, inteligente, ajeno a los caprichos del divismo que tanto daño hace a la música y a la escena en general, Mortier va a dirigir nuestro Teatro Real. El enfant terrible de Salzburgo en los noventa, el director que fue capaz de rescatar los repertorios más antiguos en ópera (Monteverdi, Cavalli,...) y combinar los programas con otras propuestas marginales hasta ese momento (la recuperación del San Francisco de Asís, de Messiaen, por ejemplo), estará aquí, en España en 2010... Bueno, me voy a dormir. Feliz.




miércoles, 26 de noviembre de 2008

Juan Goytisolo, Premio Nacional de las Letras


Con tanto barullo mediático (Grandes-Burradas, Cardenal Rouco, caso Repsol, …) se me olvida comentar esta gran noticia. Juan Goytisolo, Premio Nacional de las Letras. Es una noticia fenomenal y un galardón muy merecido, por la extensa y variada trayectoria intelectual y literaria de este singular autor, el exiliado de aquí y de allá

Conozco buena parte de su obra (creo que lo más representativo) a quien empecé a leer hace unos veinte años… Fue En los reinos de taifa, que me mostró cómo eran las intrigas palaciegas del exilio comunista español en Francia, así como un retrato de primera mano de las neuras de Jean Genet su malditismo, etc. Luego vendrían más lecturas: Señas de identidad, que he vuelto a releer hace poco, la portentosa Reivindicación del conde don Julián (es sorprendente todavía hoy la transformación que hace de las reglas de la Gramática española, su vigor narrativo) y Juan sin Tierra.

Su estilo literario presenta registros muy variados: desde la innovación narrativa (como ya he comentado con el Don Julián), el ensayo místico (Las virtudes del Pájaro Solitario, dedicado a San Juan de la Cruz,…perdón, Juan de Yepes –tal y como está el patio…-), o el periodístico (Cuaderno de Sarajevo). También hay un espacio propio para el compromiso social. Y este término, del que muchos interesados abusan de manera intolerable, en Goytisolo resulta pleno de significación. Me estoy acordando de los imprescindibles relatos la Chanca (sí, dedicado al barrio humilde de Almería capital que tanta veces he contemplado, yo, desde su Alcazaba) o Campos de Níjar, contrapunto crítico a la época de la expansión económica del desarrollismo franquista... (Me vienen a la memoria diversos lugares de la geografía siempre sorprendente y variada de la provincia de Almería, y un de ellos es Níjar, Cabo de Gata, Rodalquilar,...)

Creo que cuando premian a un autor que uno considera imprescindible es como si nos premiasen a cada uno de sus lectores.

martes, 25 de noviembre de 2008

Grandes-Burradas

El tema no tiene desperdicio. O tal vez sí… Bueno, ahora que lo pienso sí tiene desperdicio. O más bien, es un desperdicio en sí mismo. Me refiero al “artículo” de Almudena Grandes-Burradas que le dedica a la Memoria Histórica, el Juez Garzón, y a la madre Maravillas (sí la de la fallida placa que Bono quería dedicarle en el Congreso y que generó una polémica importante días atrás…). Fijaos en el nivel de grosería gratuita que le dedica la susodicha a la religiosa (y por ende a nuestra inteligencia):

Un tribunal ha constatado la muerte de Franco. Qué risa, dicen algunos. Yo prefiero reírme de otras cosas. "Déjate mandar. Déjate sujetar y despreciar. Y serás perfecta". Parece un contrato sadomasoquista, pero es un consejo de la madre Maravillas. ¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos?

Grandes-Burradas (sí, a partir de ahora me voy a referir a esta individua de esta manera) ha calculado mal. Tratándose del día internacional contra la violencia de género, con todo el aparato ministerial pendiente de este tema (ver blog de Bibiana Aído, que incluye un manifiesto, no por tópico, pleno de rotundidad) va y suelta una apología de la violencia machista. Ah, ya, que era una metáfora, un efecto literario, ... Me temo que esta tía (Grandes-Burradas) se ha excedido un pelín.

La grosera zafiedad, la insultante vulgaridad del chiste cavernícola puede tener gracia en una reunión de gárrulos machistas (creo que hasta la progresía más combativa se siente también avergonzada de esta gracia). Desconozco qué ha motivado a la "escritora" a soltar esta barbaridad. Puede ser la falta de talento literario. Tal vez sí; me explico: tras su prometedor comienzo literario con Las edades de Lulú, obra más que interesante en la que la autora se declaraba heredera de Sade (entre otros), su evolución no ha podido ser más pobre. Te llamaré viernes era (y es) un pestiño de los que hacen época. Y Malena se pierde en planteamientos pseudo estéticos más que vulgares… Sobre historias de monjitas en clave erótica y llenas de calidad literaria, bien sabrá la gárrulo-feminista en cuestión (que no feminista, ojo) de la existencia de una fenomenal novela Sor Mónika de E.T.A. Hoffmann, que inspiró entre otros eróticos a Sacher-Masoch (padre del masoquismo). Claro que este es un ejemplo de brillantez literaria en las antípodas de la triste vulgaridad de Grandes-Burradas (al menos de lo que yo he leído, exceptuando Las edades…).

Lo que verdaderamente me ofende no es la gracia ramplona e innecesariamente agresiva en sí misma, sino el deseo de corte de mangas puro y duro que subyace y que esta tía le dedica a aquellos (creyentes o no) que no sigamos el dogma “memoria-historicista” que lo políticamente correcto nos quiere imponer a toda costa. Sí, se trata de ofender al discrepante, en principio, para seguir con la burla y el escarnio abusivo. Porque abusivo es utilizar la prestigios tribuna de El País para soltar este tipo de comentarios. No sé cómo este periódico (del que también yo soy lector) puede publicar este conjunto de zafiedades innecesarias y ofensivas.

Menos mal que nos queda la sabia sensatez de Antonio Muñoz Molina en respuesta a Grandes-Burradas: Ni a Manuel Azaña, ni a Indalecio Prieto, ni a Arturo Barea, ni a Julián Zugazagoitia les costó nada imaginar la tragedia de tantas personas asesinadas por esas pandillas no siempre incontroladas que preferían mostrar su coraje sembrando el terror en Madrid en vez de combatiendo al enemigo en la sierra… Almudena Grandes habla de exiliarse a México: cuando leemos artículos como el suyo y como tantos otros que por un lado o por otro parecen empeñados en revivir las peores intransigencias de otros tiempos, algunas personas nos sentimos cada vez más extrañas en nuestro propio país.

Yo, ahora en un tono más reposado, a veces me siento muy extraño en mi país.

Algunas preguntas fundamentales

Cuando era pequeño, tenía un conflicto con personal con mis creencias. Mis padres habían sido educados según la tradición budista, pero yo asistía todas las semanas a la escuela dominical y me encantaban las historias bíblicas que me contaban sobre ballenas, arcas, estatuas de sal, costillas y manzanas. Me fascinaban aquellas parábolas del Antiguo Testamento, que era lo que más me gustaba de la escuela dominical. Me parecía que las parábolas sobre inundaciones, zarzas ardientes y separación de aguas eran mucho más emocionantes que los cantos y la meditación budista. En realidad, aquellas historias antiguas de heroísmo y tragedia ilustraban profundamente vívidas historias morales y éticas que he tenido presente toda la vida.

Un día en la escuela dominical estudiamos el Génesis. Leer que Dios bramó desde los cielos “Hágase la luz” sonaba mucho más dramático que meditar en silencio sobre el Nirvana. Por pura curiosidad pregunté: “¿Dios tenía madre?”. La profesora solía responder con agilidad y siempre ofrecía en sus respuestas una profunda lección moral. Sin embargo esta vez se quedó desconcertada. “No”, respondió dubitativa, “seguramente Dios no tenía madre”. “Pero entonces, ¿de dónde vino?”, pregunté yo. Me contestó murmurando que tendría que consultar la cuestión con el sacerdote.

Michio Kaku – Universos paralelos (Ed. Atalanta).

He comenzado hace unos pocos días un libro que se me antoja fascinante. Ya sé que suelo abusar del adjetivo, pero en este caso se están cumpliendo todas las expectativas. El libro, Universos paralelos, presenta un recorrido por la cosmología, por las ideas y paradigmas en la física que han configurado nuestra visión actual del Cosmos: desde el paradigma newtoniano hasta la relatividad general, la mecánica cuántica y la teoría M. Bueno, llevo poco más de un tercio leído y, en fin, no podía resistir evitar poner esta entrada en el blog. Es la introducción al primer capítulo del libro, Imágenes del Universo recién nacido. Presiento que no va a ser ésta la última entrada que le dedique.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Los libros arden mal, Doña Cristina Almeida.

El pasado jueves, por la noche, me enteré de la noticia del acto organizado por algunos artistas, intelectuales (y otras especies que prefiero no calificar) de la izquierda en apoyo al juez Garzón. (He evitado voluntariamente realizar comentario alguno sobre el "jardín" en el que se había metido el polémico juez, tal vez porque en el fondo es una figura que presenta más aspectos positivos -caso Pinochet, proceso a la cúpula de Batasuna, cierre del diario Egin, caso Gal- que negativos -básicamente su carácter tan voluntariamente mediático así como su participación política tan lamentable, en 1992-). Por otra parte, quiero que vaya por delante mi respeto a la libertad de expresión y, en particular, a que una plataforma de izquierdas exprese su posición con respecto a los anhelos de procesar penalmente al franquismo (cosa que no termino de ver nada clara).

Lo cierto es que pude ver los comentarios que soltó Cristina Almeida por esa boquita que Dios le dio. A propósito de la sensación que le provocaban los volúmenes de las obras de César Vidal, Pío Moa y algún otro historiador o intelectual de la derecha (sic) en la sección de libros de El Corte Inglés (sic, no es publicidad). Dijo, Almeida, que le entraban unas irresistibles ganas de quemar todos esos libros (sic). Así, sin más, con ese gracejo natural tan simplón y populachero que le ha caracterizado a lo largo de su vida pública.

La verdad y, pese a lo repugnante del comentario, me ha dado mucha pena Cristina Almeida. Siguiendo el esquema del Amarcord felliniano, la recuerdo en los ¿debates? que orquestaba Jesús Hermida hace unos quince años (no recuerdo la cadena de TV). Allí, competía con Celia Villalobos en simplezas, obviedades y comentarios populistas (en el fondo ambas eran, para mí, dos caras de la misma moneda). Lo que sí he de manifestar a su favor es que, ambas, han sostenido posteriormente comportamientos políticamente valientes, desde sus respectivas formaciones políticas: baste el ejemplo de Villalobos defendiendo el matrimonio homosexual, lo que le ha provocado serios disgustos en su partido, así como el de Almeida, que supo retirarse al tiempo de la vorágine arribista de la política,...

Y es que, volviendo al origen de la entrada, no se puede jugar con ciertas expresiones graciosas, ocurrentes sólo para dar carnaza a la feligresía conmilitona. Lo de quemar libros es uno de los actos históricamente más explícitos de los totalitarismos. Hermann Tertsch lo recordaba en su Diario de la Noche, tal vez abusando del uso de imágenes de los camisas pardas nazis (año 1933). Yo no me habría ido tan lejos, geográficamente hablando, en el ejemplo de las quemas de libros. Me explico: en 1936, al comienzo de la rebelión militar que dio origen al estallido definitivo de la Guerra Civil Española, los militantes de la Falange protagonizaron actos de este tipo en diversos lugares. La fenomenal novela de Manuel Rivas, Os libros arden mal, desarrolla, entre otros temas y hechos históricos, éstos referidos a la quema de libros por los falangistas en el puerto de La Coruña. Y lo ilustra con mucha precisión.


Es una pena que Tertsch, en vez de excederse con Almeida comparándola con las camisas pardas (creo, inisto, que "se paso" un poco, a pesar de la burrada de Almeida), no hubiese rescatado las imágenes de los falangistas. De cualquier manera sería muy de agradecer que Almeida se dejara de gracejos peligrosos y se aplicara el clásico en boca cerrada no entran moscas.


sábado, 22 de noviembre de 2008

Vargas Llosa en Diario de la Noche

Anteayer, como casi todas las noches, trasnoché un poco para ver el informativo sonámbulo de Telemadrid (sí ya sé, “esa televisón sectaria, mala malísima de súper Espe”…). El Diario de la Noche, dirigido ahora por Hermann Tertsch y anteriormente por Sánchez Dragó, no es un ejemplo de equilibrio informativo, precisamente, pero sí de cierta calidad y pluralidad en la selección de sus invitados. A veces, y esta vez no lo digo en broma, cae (Tertsch) en un tono excesivamente vehemente hacia el Gobierno socialista, pero cuando se trata de criticar al Gobierno de Esperanza Aguirre, el tono crítico deviene laxo, cosa que no me agrada en absoluto. Vale, ya sé que “todos hacen lo mismo”, pero a mí me gusta que, como ciudadano que paga con sus impuestos estas televisones públicas, no me tomen en pelo con mensajes sectarios o con diferentes varas de aplicar la crítica, dependiendo del color político de la notica. En fin, debate inútil, a veces...

Bueno, tras esta introducción posiblemente innecesaria, me centro en Vargas Llosa, a quien dedico esta entrada. Decía que Hermann Tertsch invitó a su programa al autor de Panteleón, La Fiesta del Chivo, Elogio de la madrastra,... , Éste tuvo una intervención que, francamente me encantó. La verdad es que no me esperaba menos de su inteligencia, sabiduría, espíritu crítico, librepensamiento, y liberalismo heterodoxo.

Habló Vargas Llosa de su última novela, de su viaje al Congo (llevado de la mano de la ONG Médicos sin Fronteras, ya que el grado de peligrosidad que tiene el país africano le impedía otro tipo de aventuras…), de las injusticias sociales y humanas de ese tipo de regímenes (la descripción que realizó del cansancio vital que reflejaban las miradas de los congoleños resultó conmovedora) habló de muchos temas, pero todos ellos relacionados con la Libertad. Porque lo que caracteriza, entre otros puntos destacables, al pensamiento de Vargas Llosa es eso precisamente: su pasión por la Libertad individual como fundamento de la dignidad de las personas. Libertad sin miedos, sin tutelas, sin adulaciones a los caudillos de uno y otro tipo.

Tuvo una mención especial, en un tono lleno de sabia ironía, hacia los totalitarismos emergentes (o re-emergentes) en América Latina: al inevitable Hugo Chávez, a la segunda versión del sandinismo de Ortega, en Nicaragua (es una vergüenza el fraude elevctoral que ha protagonizado su régimen, recientemente), y a otros tantos. Por otra parte tuvo también palabras de elogio para Lula y su evolución hacia un pragmatismo en materia conómica y social, que no es incompatible con el mensaje político del mandatario brasileño, hacia Bachelet en Chile, etc.

Pero también, reivindicó el legado de la transición española y la necesidad de cuidar los consensos adquiridos, evitando tentaciones sectarias en la interpretación de la Historia u otras tendencias maniqueas que, al menos desde los gestos, resultan tan peligrosas como innecesarias (el espectáculo que montó Cristina Almeida en el acto de apoyo a Garzón que convocaron unos intelectuales izquerdistas, manifestando que le dan ganas de quemar los libros (sic) de Pío Moa, César Vidal etc, resulta no sólo cutre y repugnante sino peligroso para el ejercicio de la tolerancia; pero de esto hablaré en mi próxima entrada).

En fin, un aunténtico placer estos diez minutos de entrevista, muy bien construída por el periodista, dicho sea de paso.

jueves, 20 de noviembre de 2008

El matrimonio entre Cielo e Infierno. El motete en la Francia del siglo XIII.

Hace unos quince años descubrí un maravilloso CD que me ayudó a describir una de las formas musicales que más me gustan en la Música Antigua. El título del disco (fantástico disco, repito) hace referencia a la naturaleza doble del motete como forma musical, entre la lujuria secular y el carácter sagrado. Aunque el motete fue desarrollado como evolución de formas musicales litúrgicas, en París, su materialización se concreta también en textos diversas clases: llenos de devoción religiosa a veces, lascivos en otras ocasiones o melancólicamente románticos.

El motete es, a menudo, una forma musical audaz, increíblemente audaz por sus innovaciones estilísticas (muy especialmente en las postrimerías del siglo XIV, tanto en Francia como en Italia e Inglaterra). Lo que resulta realmente innovador, más allá de la polifonía en sí misma, es la evolución que representa frente a una de las formas musicales principales del siglo anterior: el conductus. El esquema musical del del conductus se puede representar de esta manera:
En el diagrama anterior, como podemos apreciar, cada una de las voces del conductus polifónico canta las diferentes frases, todas ellas de la misma longitud. De esta manera, el efecto que genera en el oyente es el de cuatro latidos polifónicos, unitarios, contundentes (me atrevo a decir). Esto es debido también a que el texto latino cantado exige por lo general una acentuación homogénea, que se traduce en cuatro líneas acentuadas.
El motete, que nace a comienzos del siglo XIII (es una de las formas más características del Ars Nova, aunque no ligada exclusivamente a este movimiento) sigue otro principio formal, que se esquematiza en esta figura:

El diagrama, muy simplificado y generalista de la forma motete, muestra la voz tenor (el término tenor procede del latín tenere, el que tiene o sostiene el conjunto de la pieza) que se desarrolla en unidades rítmicas cortas y con repetición contínua. Para la mayor parte de los compositores del siglo XIV el ritmo del tenor era de una estructura rítmica constante, al menos hasta al primera mitad de ese siglo. Pero hay otro concepto revolucionario en la forma motete: el solapamiento de frases musicales, a través de las voces Triplum y Motetus, en francés. Frases, textos diferentes. El efecto expresivo y dinámico es sencillamente increíble (valga el adjetivo) por el sentido de movimiento de las voces cantando tres textos diferentes. Resulta sorprendente y fascinante. Cuando una voz termina una frase otra voz comienza otra (frase). Como forma evolutiva a parir de los organa de la Escuela de Notre Dame (a la que dediqué una entrada hace dos semanas): http://naranjasdelaschinas.blogspot.com/2008/11/la-escuela-de-notre-dame-de-pars.html)

En cualquier caso el esquema que acabo de describir supone una idea muy general sobre la forma motete en el siglo XIV que no cubre todas sus variantes de estilo: Quizás, de todas las variantes que presenta esta forma en ese tiempo es el motete franco, conocido así por el teórico y compositor Franco de Colonia.

La forma motete evoluciona a lo largo del siglo XIV y durante buena parte del XV con formas menos complejas. Con la Escuela de Borgoña (Bionchois, Dufay) el motete recobra su carácter sacro y deja de ser politextual. Los compositores franco-flamencos (Josquin, Agrícola, Isaac, Busnois, Ockegehm, De la Rue,…) hacen del motete un género de crucial importancia, pero de esto hablaremos en una próxima entrada…

Algunas referencias discográficas.

1. Sobre el significado de la forma motete en el siglo XIV y en contraposición al conductus:

“The Marriage of Heaven and Hell” – Int. Gothic Voices (dir. Christopher Page) / Hyperion.

2. Sobre las formas del motete en Francia e Inglaterra en los siglos XIV y hasta la primera parte del XV:

“Lancaster and Valois” – Int. Gothic Voices (dir. Cristopher Page) / Hyperion.

3. Para deleitarnos, para soñar, para volar, para… en fin, para disfrutar, esta referencia resulta fantástica:

“Guillaume de Machaut - Motets” – The Hilliard Ensemble/ ECM.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

AMARCORD

Bueno, a pesar del título y de la foto, no voy a hablar de la genial película de Fellini. El título del filme quiere decir literalmente yo me recuerdo (es decir me acuerdo de, recuerdo) en el dialecto de la Romagna, la región italiana de Rimini, donde nació el genial italiano.

Ayer se produjo una gran noticia, al menos para aquellos que nos consideramos ciudadanos dignos, militantes en la Libertad, apasionados de los Derechos Individuales y de los Derechos del Hombre, en general,… Me estoy refiriendo a la detención en Cauterets del cabecilla (me niego, de manera militante, a llamar “jefe” a este sujeto) de los comandos de ETA, de Txeroki. Y este hecho provoca en mí muchas sensaciones, muchos recuerdos (ahí es dónde aparece Amarcord…)

Me acuerdo de Xabier Arzallus, en el 92. Fue una gran noticia, sin duda. Se trataba de la detención de la hasta entonces casi intocable cúpula etarra en Bidart. Sí, se descabezó a ETA gracias a la detención de Paquito (Mújika Garmendia) de Txelis (Álvarez Santacristina) y otros cabecillas. ¿Qué pinta Arzallus en esto? Pues es fácil de recordar (ay, amarcord, amarcord): La reacción del veterano burukide fue de lo más nauseabunda. Se le ocurrió soltar que algo así como que la detención de la cúpula de ETA la cobraría Francia en contratos del AVE. (Quiero que quede claro, no obstante, que mi postura ante el paleofuerista racista que supone Arzallus no se puede ni se debe indentificar con ETA. Una cosa es “recoger las nueces del árbol” y otra ser un terrorista; aunque se haya medrado a su sombra).

Me acuerdo de algunas reacciones en el resto de España (me refiero a las reacciones a la detención del 92, en Bidart). En particular el filósofo Javier Sádaba (tan cuidadoso a la hora de matizar sus críticas al mundo aber-nazi) escribía un artículo en El Mundo (edición del País Vasco) titulado: Txelis, traductor de Aristóteles…(sic). Sí, la patraña de siempre, a partir de una supuesta traducción del cabecilla etarra del Órganon aristotélico. La increíble atracción intelectual que suscitan estos sujetos (me refiero a los terroristas) entre algunos pensadores supuestamente originales (y que van de súper-crítico-guays). No es el único caso: Juan Goytisolo en su fenomenal En los reinos de taifas narraba la relación que mantuvo el dramaturgo Jean Genet (cuán estúpidos resultan estos malditos, … perdóneme Zorrilla) con algunos cabecillas de la banda Baader meinhof… Sí, así estaba parte de la intelignsia europea con pose de intelectualidad marginal a finales de los sesenta del pasado siglo (para echarse a llorar).

Me acuerdo de la imagen cutre de Txeroki que afortunadamente impide que ningún mentecato vuelva a escribir en clave de ambigüedad sobre lo diferentes que son estos individuos. Son unos cutres, sin más. Y lo han sido toda su vida.

Me acuerdo de la imagen cutre, zafia, gordinflona del impresentable Francisco Lemendía (Ortzi) vociferando no sé que estupideces contra el Rey de España en su visita a la Casa de Juntas de Guernica, en 1981. Me acuerdo del careto de angelote que ponía el entonces lehendakari, Carlos Garaikoetxea, sin reacción visible ante tal "hazaña"…

Me acuerdo de lo difícil que era conseguir las extradiciones de estos sujetos (Francia, Bélgica, paraíso súper-guay, Uruguay, más y más guay…) durante muchos años.

Me acuerdo del presidente francés Giscard d'Estaing, negandose sistemáticamente a colaborar con España porque ésta era “una democracia poco madura” sic.

No sé qué efectos va a tener esta detención, estas detenciones, en la evolución del terrorismo etarra. En cualquier caso es muy importante que el Estado siga plantando cara a esta amenaza en sus múltiples frentes (político, judicial y policial). Como señala mi admirado tocayo, Rogelio Alonso, ...cuanto más tarde ETA en detener la barbaridad en la que está atrapada, más serán las lágrimas que se derramarán. Estas lágrimas no serán sólo las de las víctimas de la violencia perpetrada de ETA. También serán las lágrimas de los simpatizantes de ETA, que van a tener que hacer frente a una situación personal muy complicada.


Buenas noches y buena suerte.

lunes, 17 de noviembre de 2008

La mentalidad posmoderna

El otro aspecto de la apertura e indeterminación de la mentalidad posmoderna es la falta de todo fundamento sólido para una cosmovisión. Tanto la realidad interior como la exterior se han vuelto insondablemente ramificadas, multidimensionales maleables e ilimitadas, estimulando así el valor de la creatividad, pero también una desoladora ansiedad ante el relativismo sin fin y la finitud existencial…

…Entre los múltiples factores que han convergido en esta posición intelectual, el análisis del lenguaje sido lo que promovió las corrientes epistemológicas más radicalmente escépticas del pensamiento posmoderno, que son precisamente aquellas que de un modo más expreso y consciente se han identificado como “posmodernas”. Una vez más, son muchas las fuentes que contribuyeron a este desarrollo: el análisis nietzscheano de la relación problemática con la realidad; la semiótica de
C.S. Peirce, que postula que todo pensamiento humano consiste en signos; la lingüística de Ferdinand de Saussure, que postula una relación arbitraria entre palabra y objeto, entre signo y significado; el análisis de Wittgenstein de la estructuración lingüística de la experiencia humana; la crítica existencialista-lingüística de la metafísica que realizó Heidegger;… las investigaciones genealógicas de Michel Foucault sobre la construcción del conocimiento; y el deconstruccionismo de Jacques Derrida, que desafió el intento de establecer un significado seguro de cualquier contexto. El resultado de estas diversas influencias, particularmente en el mundo académico, ha sido la diseminación dinámica de un enfoque del discurso y el conocimiento humanos que relativiza radicalmente las aspiraciones humanas a una verdad soberana o duradera y que, en consecuencia, presta apoyo a una revisión empática de la naturaleza y las metas del análisis intelectual.


Richard Tarnas – La pasión de la mente occidental.



(Dedicado a Altazor: Espero que te guste)

¿Re-diseñando el sistema financiero internacional?

A estas alturas casi todo el planeta sabe que los ingenieros de Matrix (o los veinte más importantes) se han reunido en Washinton este fin de semana. Los más pretenciosos (no lo digo yo, lo dice The Economist en su último número –After the fall-) le han denominado Bretton Woods 2. Sigo citando al semanario británico para que nos demos cuenta de la analogía: Hank Paulson, el secretario del Tesoro USA como John M. Keynes, Gordon Brown el primer ministro británico, haciendo de Churchill… Vamos que me troncho (éste sí soy yo, no The Economist).

Al final poco, poquito se ha podido concluir, más allá de algunas generalidades muy vagas Lo más esperanzador, al menos para mí, ver la cara que se le quedaba a Sarko (el superdinámico Président, el hombre capaz-de-todo, él…) cuando uno de los resultados de la cumbre es el “compromiso con una economía abierta”, es decir, rechazar los intentos proteccionistas en las economías domésticas. En resumen, existen principios de acuerd pero muy genéricos y que nos dejan la interrogante de si vamos a llegar al 30 de abril de 2009 o, por el contrario, se verán obligados “nuestros líderes mundiales” a convocar otra reunión de urgencia ante cualquier efecto descontrolado de la inflación (sí, ya sé que ahora está baja, al menos en España) o la subida de precios, o vaya usted a saber.

Con todo, el malhumor de verdad me lo llevo, una vez más, con mi diario querido: sí con El País. Estos adalides de la socialdemocracia, el estado del bienestar, (en el fondo, de intensificar los modelos regulatorios en la economía) nos regalan en su edición de ayer domingo una joyita informativa: “Dónde se ha metido los neoliberales?”, se preguntan en una de las informaciones sobre economía. Todavía estoy intentado saber a quiénes se refieren (El País) con el término neoliberal...(Parece que se refieren a Greenspan, a quien ridiculizan de una manera bastante burda y sectaria, a Paulson, por incríble que parezca, y a un economista amigo -de El País-, Pedro Schwartz).

Es curioso que sobre el Instituto Juan de Mariana, sobre Jesús Huerta de Soto, sobre el Instituto Ludwig von Mises y tantas otras fuentes que no abogan por un intervensionismo regulatorio, precisamente, sobre éstos, decía, el diario citado (El Periódico Global en Español) no dice nada de nada... Qué pena, porque las fuentes que he mencionado, exponentes de la escuela económica austriaca tienen mucho que decir, a pesar de que algunas tribunas ¿informativas? continúen ignorando su visión sobre esta crisis y otros hechos relacionados.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Imágenes místicas de la guerra


…Las imágenes místicas de la guerra de Goncharova ofrecen un ejemplo proverbial de transferencia de los ideales belicistas y patrióticos al terreno de la propaganda de la fe. De otro modo, ilustran una guerra convocada por nacionalismos en pugna con los signos de una guerra santa. La visión religiosa ilumina la razón de un pueblo que ayuda a Dios en su venganza. Pero este es un segundo argumento, eso sí, inequívocamente mistificador, que invertía, o al menos maquillaba con la superstición las razones reales que hicieron estallar la guerra (*). El primer argumento figuraba en los animales heráldicos de las naciones que hacen su aparición en las primeras estampas del álbum. La guerra había sido aupada por el nacionalismo, y el nacionalismo se subordinaba a la cólera de Dios. Ni la hora del Juicio Final era capaz de ocultar esa realidad…

Javier Arnaldo

(*) Este texto está extraído del catálogo de la exposición ¡1914! La vanguardia y la gran guerra

jueves, 13 de noviembre de 2008

La pasión de la mente occidental

Hace unas semanas terminé un libro soberbio titulado La pasión de la mente occidental. Su autor, Richard Tarnas, historiador cultural y profesor de Filosofía y Psicología en el California Institute of Integral Studies, es un intelectual que ha aportado nuevas líneas de reconsideración del pensamiento occidental: la reintegración de lo femenino como nuevo valor en el replanteamiento del pensamiento (es un tema tan original como sutil y exige una entrada en el blog diferente a ésta), el estudio de los tránsitos planetarios y su influjo en las revoluciones de pensamiento,…

El rigor discursivo de Tarnas plantea una historia del pensamiento occidental cronológicamente organizada en las tres cosmovisiones asociadas a las tres grandes épocas de la historia cultural de Occidente: la clásica, la medieval y la moderna`, sin olvidar la multiplicidad de tendencias que supone la época posmoderna. El libro proporciona una exposición coherente y sugestiva en algunos puntos (yo creo que, especialmente, su exposición del pensamiento cristiano y el final de la edad moderna) de la evolución del pensamiento occidental. Esta evolución, en la impecable exposición de Tarnas, nos responde a muchas de las preguntas fundamentales sobre nuestro mundo actual y nuestra cosmovisión (o cosmovisiones).

La aventura del pensamiento (argonáutica me atrevo a decir) que explica el esfuerzo del pensamiento occidental por comprender la naturaleza de la realidad, de Tales y Pitágoras a Platón y Aristóteles, de Boecio a Tomás de Aquino,…de Bacon y Descartes a Kant y Hegel, y –finalmente- de todos ellos a Einstein, Darwin, Freud, Jung, Heidegger, Wittgenstein,… Esta larga lucha de ideas llamada “tradición occidental” ha sido una incitante aventura cuyas consecuencias son parte hoy de nosotros mismos, escribe Richard Tarnas.

(La verdad es que me ha impactado tanto esta lectura que le dedicaré algunas entradas más).


Richard Tarnas - La pasión de la mente occidental / Editorial Atalanta

Repugnante

Repugnante. Increíble, maleducado, falaz sí, muy falaz, innecesario, injusto, miserable, triste,... Pero sobre todo muy injusto, insisto. Me estoy refiriendo a un pasaje del editorial del diario El País, en su edición de ayer. El artículo trataba sobre el caso (o culebrón) De Juana, de su alarma social, de su eco mediático, de que no aparece ante el juez, de que está lejos, … bueno, el aburrimiento de siempre. Pero el pasaje que me indigna es éste: ... Pero el afán justiciero con que algunas asociaciones de víctimas de ETA ejercen la acción popular puede llevar a que De Juana protagonice de nuevo un mediático proceso penal… Lo más lamentable es que ese afán justiciero de algunos... (corto aquí).


Pues sí: afán justiciero es lo que, a juicio de este editorialista por-encima-del-bien-y-del-mal, merece la acusación de las asociaciones de víctimas (se está refiriendo, sin duda, a la AVT). Hay que ser miserable. De veras.


Es cierto que, aunque nos pese a muchos, De Juana sólo cumplió sus 18 años cárcel, además de otros tres años por amenazas terroristas, (demasiado poco nos dicta el sentido común) pero de acuerdo con la la legislación penal vigente. Esto, repito, es cierto. Y, añado, es igualmente cierto que el Estado y sus poderes no están para buscar motivos-carnaza para prolongar una pena de cárcel que, de acuerdo con una surrealista (a mi juicio, en este punto) legislación, cumplió. Bien. Una cosa es lo que acabo de escribir y otra muy distinta es ensañarse de esa manera miserable con la libertad de denuncia de la AVT ante hechos que ésta considere delictivos. Bastante han sufrido ya para que unos esbirros de la pluma tengan la desfachatez de insultarles de esta manera.


Recuerdo hace tiempo, en un programa de pseudo-debate, en televisión (creo que era “59 segundos”), Margarita Saenz Díez, redactora jefa de El Periódico de Catalunya, tuvo la feliz ocurrencia de decir que “las víctimas de ETA sólo buscan el ojo por ojo”. Vamos, pura escuela Maria Antonia Iglesias… Falacias e insultos sin fundamento, más que el de crispar (nótese que estas dos señoras cada vez que se asoman a la pequeña pantalla se erigen como sumas sacerdotisas de la anticrispación; en fin...)

Pero tampoco nos confundamos con las actuaciones públicas de los dirigentes de la AVT. No ha sido de recibo, al menos para mí, la acción política que Alcaraz (el anterior presidente de la AVT) ejerció durante la legislatura pasada, dilapidando buena parte del legado ético, pleno en sensatez y dignidad que construyera esta asociación en torno a la figura de su primera presidenta, Ana María Vidal-Abarca.


Con respecto a El País, diario del que soy lector desde el 83, simplemente preguntaría: ¿Por qué te empeñas tanto en que deje de ser lector habitual tuyo?

martes, 11 de noviembre de 2008

¡Ojalá estuvieras aquí!



How I wish, how I wish you were here.

We´re just two lost souls, swimming in a fish bowl, year after year.

Running over the same old ground. What we have found? The same old fears.

Wish you were here.

(Roger Waters / David Gilmour)

Sed de mal: 50 aniversario


Leo en el Cahiers de este mes (edición española) un artículo dedicado al cincuenta aniversario de esta obra maestra del cine (y del arte del siglo XX) titulada Touch of Evil (Sed de mal), de Orson Welles.

Profunda, barroca, premonitoria en lo que significa de camino sin retorno, aparentemente excesiva,… no sé qué adjetivos emplear para describir esta joya. Uno de los artículos dedicados a la película, que firma el crítico Carlos Losilla, nos recuerda una secuencia de acontecimientos cinematográficos, cercanos en el tiempo -1958- con Sed de mal, asociados al concepto de autor. Los estrenos en 1956 de Centauros del desierto de John Ford y de Mientras la ciudad duerme, de Fritz Lang. En 1957 Saint Joan (Otto Premimger). Ya en 1958, año de estreno de Sed de mal, Alfred Hitchcock rompe muchos de los conceptos narrativos vigentes en el cine clásico con Vértigo.

Hay muchas lecturas posibles de esta obra maestra (vuelvo a Sed de mal). Una de las más sugestivas es, tal vez, lo que supone como metáfora del tiempo pasado acabado: “Tú no tienes futuro”, le dice el personaje de Marlene Dietrich (Tanya) a Welles (el capitán de policía corrupto) cuando éste le pregunta cómo será su futuro. Uno de los papeles protagonistas, más bien el protagonista principal, está interpretado por Charlton Heston, quien ofrece una elaborada lección interpretativa a través de su personaje, el teniente Vargas. Lo mismo cabe decir de la siempre maravillosa Janet Leigh

(De Heston se nos ha transmitido casi exclusivamente una imagen de supuesto ultraderechista, de forma muy simplona, falaz y cutre. Claro, vivimos tiempos en los que los matices están casi proscritos, en favor de las generalizaciones más burdas...) Y aunque su furibunda defensa del supuesto derecho a la libre posesión de armas de fuego (fue presidente de la National Rifle Asociation) no le ha hecho un gran favor a su imagen pública, lo que debe recordarse también es su lucha con algunos productores para intervenir en las decisiones respecto a las películas en las que participaba. Por ejemplo, en la película que nos ocupa, fue el propio Heston quien presionó en 1958 a los estudios Universal para que fuese Orson Welles quien le dirigiese. Sí, Heston (el “ultraderechista”) presionó a la Universal para que un “comunista” como Welles le dirigiese. Eso, en 1958, cuando no habían pasado ni cinco años de la histeria anticomunista orquestada por Joseph McCarthy.

Pero volvamos a Sed de mal para despedirme: Es una buena ocasión para revisar esta magnífica obra, ¿verdad?

lunes, 10 de noviembre de 2008

El Ars Subtilior (I)




El domingo se acaba. Y me viene a la mente esta misteriosa pieza de Solage. Este extravagante rondó, lleno de efectos cromáticos.

Fumeax, fume par fumee,
Fumeuse speculacion…

(Puede ser que la última burrada que acabo de leer de Juan José Millás en el suplemento del País me haya traído a la memoria esta maravillosa pieza... al pensar en “lo fumado” que está este tío).

Solage, uno de los compositores más célebres del Ars Subtilior fundó un cículo de fumeax (¡sí, de fumadores!) en París, formado por músicos e intelectuales extravagantes, casi todos ellos marginales. Se supone que lo que fumaban era hachís u opio… Lo cierto es que desarrollaron un arte musical refinado, con novedosos tratamientos rítmicos y melódicos.

A partir de la segunda mitad del siglo XIV la tendencia artística (musical) en Francia, y más tarde en otros países, se divide en dos: por una parte los seguidores o imitadores de las formas musicales de Guillaume de Machaut, y por otra compositores que evolucionaron hacia un refinamiento melódico y rítmico que desembocaría en un movimiento único, extravagante, ero fascinante, en suma: El Ars Subtlior (el “Arte más sútil”). Muchos musicólogos señalan en este estilo musical una forma de manierismo, por su carácter (como he comentado más arriba) refinado y complejo (tortuoso, a veces).

Tiempo convulso la segunda mitad del siglo XIV. El gran cisma de la Iglesia católica se traduce en la existencia de dos papados simultáneos: Clemente VII en Aviñón y Urbano VI en Roma. La trágica experiencia europea de la Peste Negra (la Muerte Negra) generó una visión de la vida fatalista y cínica en ocasiones. Más aún, la experiencia de la gerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra disminuyó el poder real de Francia, de manera que regiones más pequeñas aprovecharon la ocasión para aumentar su poder local frente a la monarquía: Borgoña, es un buen ejemplo de ellas en las que el desarrollo musical (y artístico) sería patente durante todo el siglo XIV y parte del XV.

La corte de Gaston Febus (Gaston III, Conde de Foix y Béarn; 1331 – 1391)) y es uno de los focos culturales más importantes y en los que se desarrolló, bajo el influjo de su excéntrica y compleja personalidad, una vida cultural llena de refinamiento. Buena parte de las composiciones de esta corte se recogen fundamentalmente en dos manuscritos: el códice de Ivrea (en el noroeste ilailano) y el Codex Chantilly.

El Ars Subtilior es uno de los estilos musicales que más me fascinan. A las referidas piezas de la corte de Gaston Febus, añadiría el conjunto –sorprendente- de la obra de Johannes Ciconia, Matheus de Perusio,… el Ars Subtilior en Chipre (las maravillosas “antífonas de la O”, a las que dedicaré una próxima entrada) y, por supuesto, la recepción que tiene este movimiento en Italia: El Ars Subtilior Itálica.

Algunas referencias discográficas en Ars Subtilior:

Febus Avant! (Music at the Court of Gaston Febus ) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.

Codex Chantilly (Ballades et rondeaux de lárs subtilior) – Ensemble Organum (dir. : Marcel Pérès) – Harmonia Mundi.

Music from the Court of King Janus at Nicosia (1374 – 1432) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.

Perusio (Virelais, Ballates, Caccia) – Int.: Huelgas Ensemble (dir.: Paul Van Nevel) – Sony.


viernes, 7 de noviembre de 2008

El coste de la cúpula del Palacio de la ONU en Ginebra


Bien cara nos está saliendo la bromita esta de la Alianza de Civilizaciones, me temo. (Algunas fuentes hablan de once millones de euros, cosa que no he contrastado, a decir verdad).

Lo peor del tema: Moratinos emulando a Gadamer (sí, el padre de la fenomenología hermenéutica). Lo digo, por aquello de la elucidación sobre la verdad del arte, que tan bien tratara el filósofo alemán en su obra Verdad y Método. Ésta es su aportación (me refiero al titular de Exteriores) a la verdad del arte: "El arte no tiene precio", (esto lo dice ocultando lo que ha costado la obra) aunque ha precisado que el 40% lo aporta el Estado (vamos, nuestra querida España, esta España nuestra) y el resto empresas privadas. (El problema de este señor no es que nos trate como a tontos, sino que se crea que lo somos... Qué cansancio con ciertos individuos, de verdad).

Que nos digan lo que nos cuesta. Sin tapujos, ¡caray!

Por lo demás, y ya de paso, confieso que Miquel Barceló es uno de mis artistas vivos favoritos. Su variedad plástica está más que contrastada. Audaz como pocos en la experimentación de técnicas plásticas nuevas,.. ¿Qué más añadir que no se haya dicho sobre su obra?

Acabo, hace un rato, de hojear algunas páginas del Purgatorio (de Dante) en la maravillosa edición de Galaxia Gutemberg, con acuarelas de Barceló, tal vez para paliar mi mosqueo con la noticia de la entrada.

Otro día le dedico un monográfico a Súper-Espe y el Teatro del Canal (Más bien a la pastuqui que nos ha costado a todos los ciudadanos de Madrid). Prometido.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Kafka y la muñeca viajera



Hace unos años, en el 2004, César Aira publicó un artículo en Babelia en el que contaba una historia singular, hermosa, increíble y, netamente kafkiana (esta vez en el sentido global, pleno del término, no en el sentido tópico). La muñeca viajera era el título del artículo. Éste contaba la historia, la experiencia insólita del autor de La Metamorfosis, paseando por el parque Steglitz de Berlín. Esta es la historia que contaba Aira:

…En 1923, viviendo en Berlín, Kafka solía ir a un parque, el Steglitz, que todavía existe. Un día encontró a una niñita llorando, porque había perdido su muñeca. Kafka inventó al instante una historia: la muñeca no estaba perdida, sólo se había ido de viaje, para conocer mundo. Y le había escrito a su dueña una carta, que él tenía en su casa y le traería al día siguiente. Y así fue: esa noche se dedicó a escribir la carta, con toda seriedad. (Dora Diamant, que cuenta la historia, dice: "Entró en el mismo estado de tensión nerviosa que lo poseía cada vez que se sentaba a su escritorio, así fuera para escribir una carta o una postal").

Al día siguiente la niña lo esperaba en el parque, y la "correspondencia" prosiguió a razón de una carta por día, durante tres semanas. La muñeca nunca se olvidaba de enviarle su amor a la niña, a la que recordaba y extrañaba, pero sus aventuras en el extranjero la retenían lejos, y con la aceleración propia del mundo de la fantasía, estas aventuras derivaron en noviazgo, compromiso, y al fin matrimonio e hijos, con lo que el regreso se aplazaba indefinidamente. Para entonces la niña, lectora fascinada de esta novela epistolar, se había reconciliado con la pérdida, a la que terminó viendo como una ganancia.
Privilegiada niñita berlinesa, única lectora del libro más hermoso de Kafka. Me han contado, y quiero creer que es cierto, que el gran estudioso de Kafka, Klaus Wagenbach, buscó durante años a esa niña, interrogó a vecinos del parque, revisó el catastro de la zona, puso avisos en los diarios, todo en vano. Y hasta el día de hoy visita periódicamente el parque Steglitz, examina a las señoras mayores que llevan a jugar a sus nietos... La niña ya debe de ir para los noventa años, y es difícil que la encuentre. Pero el esfuerzo vale la pena. Esas cartas de la muñeca lo tienen todo para hacer soñar no sólo a un editor como Klaus Wagenbach…


(El artículo continúa con una interesante reflexión sobre la literatura de Kafka, sus historias como descubridoras de signos, etc. que no he querido incluir en esta entrada.)

Años más tarde, en el 2006, Jordi Serra i Fabra parte de este experiencia, uno de los misterios más hermosos de la narrativa del siglo XX, para recrear una bonita historia Kafka y la muñeca viajera, editada por Siruela. Recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2007.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

La escuela de Notre Dame de París

La escuela de Notre Dame de París, en el siglo XIII constituye uno de los momentos más importantes del desarrollo y evolución del Ars Antigua. Fue en una gran catedral secular donde tuvo lugar una de las transformaciones más apasionantes de la historia de la música. Desde las primitivas formas polifónicas de San Marcial de Limoges, el Códice Calixtino, etc. a las nuevas formas: el organum y el conductus.

El Organum se asienta sobre un material preexistente, melodía de canto llano y su texto correspondiente, sobre el que se componían una, dos o tres voces, y su correspondiente texto. El organum era (¡y es!) música litúrgica y cada voz se movía a una velocidad diferente. El conductus, sin embargo, utilizaba material nuevo (generalmente en verso), tanto en texto como en música. Podía (el conductus) tener forma monódica o polifónica, en cuyo caso las distintas voces cantaban al mismo ritmo (lo que se conoce como discanto).

Dos periodos marcadamente diferentes presenta la Escuela de Notre Dame: El periodo de Leonin (hacia la segunda mitad del siglo XII) y el de Perotin (siglo XIII). En el primer periodo se desarrolla Magnus Liber Organi, que contiene una amplia colección de conductus y organa a dos partes. El periodo de Perotin, más conocido, supone la evolución estilística del primero y presenta como principal legado una colección de organa (más de treinta organa tripla, a tres voces, y a cuatro).
En un maravilloso disco que menciono al final de este texto (1) Paul Hillier describía el organum como pequeños grupos de notas superpuestas y alineadas verticalmente de manera que lo que nosotros escuchamos no es el contrapunto de las voces individuales, sino una trama sonora que se mueve constantemente, con un efecto parecido al de los colores de un caleidoscopio.

Años más tarde, en otro no menos fantástico disco (2), Marcel Pérès planteaba otra forma muy diferente de interpretar estos organa: El flujo musical estaba intrínsicamente ligado a la solemnidad de las celebraciones litúrgicas: cuanto más solemne era la festividad, con más lentitud se cantaba. El organum, desde el que la melodía de canto llano que servía de base para la polifonía se cantaba, en general, con tiempo muy lento. Las interpretaciones modernas tienden a considerar estas composiciones con excesiva velocidad (aquí Pérès se refiere, en mi opinión a las interpretaciones del Hilliard Ensemble), evitando la acentuación del contrapunto (primitivo).

El efecto sonoro del organum (os adjunto algunas referencias, para los interesados) no puede ser más sobrecogedor y,… fascinante.

(1) PEROTIN - The Hilliard Ensemble //ECM
(2) ECOLE DE NOTRE-DAME DE PARIS (XIIIe siècle) / Messe de la Nativité de la Vierge - Ensemble Organum //Harmonia Mundi
ECOLE DE NOTRE-DAME DE PARIS (1163 – 1245) / Ensemble Gilles Binchois //Harmonic Records

martes, 4 de noviembre de 2008

O admirabile commercium


La historia de la Navidad por Busnoys, Regis, Brumel, Mouton y Josquin.

La muestra de motetes navideños, los noels o noés (en la forma franco borgoñona) que recoge este disco resulta fascinante. Casi como extensión de la forma motete de los siglos XIII y XIV, encontramos en estos polifonistas franco flamencos un desarrollo musical aparentemente sencillo. La extensión de los diferentes planos vocales, superponiéndose unos a otros, es una de los efectos más bellos que la polifonía ha dado jamás.


¡Cómo brillan estas composiciones, estas formas!… ¡Qué plenitud de serenidad! Tan lejos de la ornamentaciones y efectos expresivos que vendrían medio siglo más tarde.

(O admirabile commercium, obras de Brumel, Regis, Mouton, Josquin.
Intérprete: Capella Pratensis - Dir. Rebecca Stewart // Ricercar)

lunes, 3 de noviembre de 2008

El abad de Oseira y la Cuaresma

Fin de semana en Galicia, en Castro Caldelas , para ser más concreto. La celebración del magosto (qué fiesta maravillosa), el encuentro con los amigos, el inigualable paisaje,…

… De regreso, en el tren, continúo leyendo el libro que me ocupa ahora, “Os libros arden mal” de Manuel Rivas, y leo lo siguiente:

…Deixar de sermos carnívoros. Mais xa sabes o que facían os monxes de Oseira em Coresma, cando estaba prohibido comer carne. Tiraban os porcos ao rio e logo botaban as redes para pescalos. Os labradores, que non podian nin cheirar o touciño, baixo pena de excomuñón, foron protestar por aquel abuso e o abade dixo: Todo o que cae na rede é peixe! (*)

Ni que decir tiene que todo el coche (el vagón) se me ha quedado mirando… por la risa tonta (más que justificada) que me ha entrado, tras la lectura de este párrafo genial. (Bueno, tal vez no sea tan genial, sino que la leyenda popular en Galicia genera estas cosas,... geniales).

(*) Aunque creo que se entiende bien, traduzco al castellano:
...Dejar, nosotros, de ser carnívoros. Pero ya sabes lo que hacían los monjes de Oseira en Cuaresma, cuando estaba prohibido comer carne. Tiraban a los cerdos al río y después echaban las redes para pescarlos. Los labradores, que no podían ni oler el tocino, bajo pena de excomunión, fueron a protestar por aquel abuso u el abad dijo: ¡Todo lo que cae en la red es pescado!