jueves, 29 de enero de 2009

Educación para la Ciudadanía

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia sobre Educación para la Ciudadanía. Y creo que muy matizada.

He seguido este tema desde que comenzaron las primeras polémicas, las primeras acusaciones de adoctrinamiento (sic), hasta las objeciones por parte de un grupo nada desdeñable de ciudadanos.
Pues bien, sobre este tema, la asignatura de Educación para la Ciudadanía (en adelante EPC): sostengo y creo que una asignatura que aborda una amalgama de temas (si me permitís la simplificación) de carácter ético y social: lo que implica vivir en sociedad, las ventajas de las instituciones democráticas, la convivencia, nuestros deberes como ciudadanos, nuestro ejercicio de libertad,... sí tiene cabida en el sistema educativo español.Hace poco más de un año, cuando la protesta activa de algunas asociaciones de padres, apoyados por dos Comunidades Autónomas (Madrid y Valencia) y el principal partido de la oposición, era más rotunda, decidí informarme de primera mano: le solicité a mi novia (que es profesora de secundaria) un manual de esta asignatura. Me dejó un ejemplar, el de 3ª de la ESO para Extremadura (lo edita Laberinto). Lo leí con detenimiento, muy especialmente el sabio prólogo de Savater. Y mi conclusión fue (y sigue siendo) la que resumía el filósofo: "... un profesor poco escrupuloso puede cualquier día su clase en algo nocivo para quienes la reciben: por ejemplo, dedicando las lecciones de Química a enseñar cómo se preparan cócteles Molotov". El ejemplo de Savater no puede ser más claro. El sectarismo y adoctrinamiento no depende tanto de los contenidos de los manuales (dentro de los límites que exige cualquier consenso básico) como de la actitud del docente.

De hecho, que Savater o José Antonio Marina hayan formado parte, junto con otros docentes e intelectuales, del grupo de expertos que ha aconsejado al Gobierno sobre esta materia, me agradó. No son precisamente ejemplos de intelectuales orgánicos, o sumisos al poder, sino todo lo contrario.

Sin embargo, y pese a que en mi lectura directa del manual citado no encontré prácticamente ningún signo de adoctrinamiento (al menos explícito), sí hay casos, ejemplos de manuales, cuyos contenidos son más que discutibles (el de Akal, por ejemplo, tal y como denunciaban algunos padres).

A mí, lo que me resulta más triste es que, por el puro interés partidista, se ha perdido una inmejorable ocasión para profundizar en el debate sobre la condición ciudadana y su papel en la enseñanza. Y en esta batalla política, no sólo resulta poco presentable el papel de la Comunidad de Madrid (casi alentando a la insumisión frente a la asignatura) o la de Valencia; el Gobierno-de-España no ha demostrado, hasta la fecha, voluntad de pactar de manera sosegada y equilibrada los contenidos.
Por último, me permito recomendar las entradas de sendos blogs amigos: el de mis amigos Fidelio y Monsieur de Sans-Foy. El primero muestra un sentido del equilibrio con el que me identifico. El último extrae de manera minuciosa algunos ejemplos de contenidos más que discutibles, si lo que queremos o pretendemos es lograr alcanzar una idea equilibrada y matizada de la condición ciudadana; de sus derechos y obligaciones.
Bueno, tengo la esperanza de que la sentencia del Supremo permita recuperar el tono sosegado y responsable del debate. De veras que lo creo.

11 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

Una cosa está muy clara, el PP utiliza la Comunidad de Madrid como un instrumento más de oposición al PSOE. El recurso a la hipérbole y la exageración ya lo ponen sus medios afines, especialmente los "evangélicos".

Es obvio que la asignatura es una más, no es ningún manual para hacerse del PSOE, como algunos quieren hacer creer.

Un saludo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Querido Rogelio. Gracias por tu entrada de hoy! Ojalá hubiera más sosiego en muchos lugares.
He consultado la página de Sans Foy y coincido en su opinión sobre esos ejemplos que pone, pues recuerdan una cosa que se llamaba Formación del espíritu Nacional, que era una asignatura de otros tiempos...Pero sigo dándole la razón a Savater en lo que tú comentabas a propósito de mi entrada: el profesor sectáreo no necesita de ECDH para adoctrinar. De hecho, la asignatura de La Vida Moral y la Reflexión Ética, lleva impartiéndose desde mucho antes, y algunas editoriales dan el mismo sesgo que se critica ahora respecto de ECDH (Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos).
Sigo pensando que el debate es político, o que está politizado. Pero también pienso que muchos padres tienen derecho a protestar sobre qué cosas le enseñan a sus hijos. Lo que ocurre es que yo extiendo la protesta a bastantes más cosas que no están en el ámbito de ECDH, que ya se impartían antes de la llegada de ZP, o que el sesgo lo tienen en el Nacionalismo mesiánico.
Gracias y un abrazo!

Iojanan dijo...

Amigo Rogelio, me has hecho ver la situación de un modo distinto, siempre he tenido dudas al respecto y comparto contigo que algo se debe y puede hacer, pero al tiempo y por otro lado, he escuchado verdaderas atrocidades escritas en esos libros que, no olvidemos, son de texto. El punto estaría en una educación con un consenso o acuerdo porque habremos de coincidir que la sociedad en que nos movemos no puede ni un minuto más sostenerse con los hijos que se están educando,y con un giro en la sociedad que no permita que se pegue a un maestro, se insulte a un policía, se maltrate a un débil, mujer o niño y por qué no, hombres o se desprecie a un viejo.Una sociedad así, es una sociedad muerta y generará muchos, muchos conflictos futuros esa falta de ética, que tal vez y con cabeza, ésta asignatura podría paliar en cierta manera aunque sea un porcentaje ínfimo. Pero suma.Saludos cordiales.leekpor

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches y grciaas por tu comentario, Chiriveque.

No comparto la postura de la Comunidad de Madrid sobre este tema. Pero, de la misma manera, creo que algunos contenidos resultan muy insultantes a la inteligencia. En este sentido confío en que impere el sentido común en los Centros, que son quienes tienen elegir los manuales.

Un cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Fidelio.

Creo que no puede ser más acertado tu comentario. Todavía no he visto "La clase" pero creo que podrá aportarme alguna luz más sobrte la cuestión de formar ciudadanos y no de aborregarles.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches Iojanan y gracias por tu aportación.

La verdad es que no se puede consentir que, como tú bien señalas, "que se pegue a un maestro, se insulte a un policía, se maltrate a un débil, mujer o niño y por qué no, hombres o se desprecie a un viejo".

Yo creo que todavía queda por poner la letra pequeña a esta asignatura, pero sí creo que se debe intentar exponer lo que sognifican los valores ciudadanos; desde nuestra condición occidental, sin complejos.

Un abrazo.

Encarna dijo...

Permitidme un comentario. La actual ley de educación propone un currículo que es una especie de "esqueleto" en la mayoría de las materias, luego ese currículo pude ser concretado por las comunidades en un porcentaje también marcado por ley (ocurre esto especialmente en lengua y literatura, geografía, historia... en las que en cada comunidad se hace un poco más de hincapié en lo que le es propio). Si no me confundo, esto no ocurre con EPC. Por ley (creo que precisamente aprobada cuando gobernaba el PP), cada instituto y cada profesor (si me apuráis), tiene la LIBERTAD DE ELGIR EL LIBRO DE TEXTO QUE CREA MÁS CONVENIENTE. Por tanto no sé muy bien quién es el responsable real de los contenidos que se imparten en algunos centros (¿la editorial? ¿el profesor que lo elige de manera maniquea sea de uno u otro bando?) Como Roge dice hay buenos libros de textos que abordan la asignatura de modo que la mayoría (o yo por lo menos) nos sentimos envidiosos de haberla cursado. Aquí os dejo el CURRÍCULO OFICIAL y decidme vosotros si veis por algun lado contenidos para rasgarse las vestiduras. Yo, desde luego, NO.

Contenidos

Bloque 1. Contenidos comunes

Exposición de opiniones y juicios propios con argumentos razonados y capacidad para aceptar las opiniones de los otros.
Práctica del diálogo como estrategia para abordar los conflictos de forma no violenta.
Exposición de opiniones y juicios propios con argumentos razonados. Preparación y realización de debates sobre aspectos relevantes de la realidad, con una actitud de compromiso para mejorarla.
Análisis comparativo y evaluación crítica de informaciones proporcionadas por los medios de comunicación sobre un mismo hecho o cuestión de actualidad.
Bloque 2. Relaciones interpersonales y participación

Autonomía personal y relaciones interpersonales. Afectos y emociones.
Las relaciones humanas: relaciones entre hombres y mujeres y relaciones intergeneracionales. La familia en el marco de la Constitución española. El desarrollo de actitudes no violentas en la convivencia diaria.
Cuidado de las personas dependientes. Ayuda a compañeros o personas y colectivos en situación desfavorecida.
Valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos.
La participación en el centro educativo y en actividades sociales que contribuyan a posibilitar una sociedad justa y solidaria.
Bloque 3. Deberes y derechos ciudadanos

Declaración universal de los derechos humanos, pactos y convenios internacionales. Condena de las violaciones de los derechos humanos y actuación judicial ordinaria y de los Tribunales Internacionales. Valoración de los derechos y deberes humanos como conquistas históricas inacabadas y de las constituciones como fuente de reconocimiento de derechos.
Igualdad de derechos y diversidad. Respeto y valoración crítica de las opciones personales de los ciudadanos.
La conquista de los derechos de las mujeres (participación política, educación, trabajo remunerado, igualdad de trato y oportunidades), y su situación en el mundo actual.
Bloque 4. Las sociedades democráticas del siglo XXI

El Estado de Derecho: su funcionamiento. El modelo político español: la Constitución Española y el Estado de las Autonomías. La política como servicio a la ciudadanía: la responsabilidad pública.
Diversidad social y cultural. Convivencia de culturas distintas en una sociedad plural. Rechazo de las discriminaciones provocadas por las desigualdades personales, económicas o sociales.
Identificación, aprecio y cuidado de los bienes comunes y servicios públicos. Los impuestos y la contribución de los ciudadanos. Compensación de desigualdades. Distribución de la renta.
Consumo racional y responsable. Reconocimiento de los derechos y deberes de los consumidores. La influencia del mensaje publicitario en los modelos y hábitos sociales.
Estructura y funciones de la protección civil. Prevención y gestión de los desastres naturales y provocados.
La circulación vial y la responsabilidad ciudadana. Accidentes de circulación: causas y consecuencias.
Bloque 5. Ciudadanía en un mundo global

Un mundo desigual: riqueza y pobreza. La «feminización de la pobreza». La falta de acceso a la educación como fuente de pobreza. La lucha contra la pobreza y la ayuda al desarrollo.
Los conflictos en el mundo actual: el papel de los organismos internacionales y de las fuerzas armadas de España en misiones internacionales de paz. Derecho internacional humanitario. Acciones individuales y colectivas en favor de la paz.
Globalización e interdependencia: nuevas formas de comunicación, información y movilidad. Relaciones entre los ciudadanos, el poder económico y el poder político.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Encarna
Con todo respeto hacia tu comentario, que comparto en gran medida. Hacer que comprendan mínimamente el significado de Estado de Derecho, con una actividad que se lleva a cabo en el ayuntamiento, cuesta un trimestre completo. Y lo consigo año sí, año no. Permítaseme dudar de que esos contenidos lleguen a calar en nuestro futuros ciudadanos. La formación en esta ciudadanía no se logra con una hora a la semana. Ni siquiera con cuatro si la hacemos interdisciplinar con Geo-Hist. Gracias. Un saludo

Encarna dijo...

Bueno, yo no hablo de la "utopía" del curriculo (si yo contara cómo anda mi asignatura), sólo pretendía hacer reflexionar sobre si lo que se pretende conseguir es bueno o no, si es criticable o no. De verdad que a mí me encantaría que todos mis alumnos pudiesen llegar a alcanzar los objetivos de esta materia (casi más que los de la mía, lengua y literatura), aunque sé que casi siempre esto resulta imposible por cuestiones de tiempo, materiales, intereses, implicación, etc, etc... Mi pregunta directa a ti ahora es ¿de verdad crees que la asignatura pretende adoctrinar, así en abstracto ( no me pienso meter en el tratamiento que hacen algunas editoriales de uno y otro bando que me parecen tremendamente tendenciosos y deleznables)? Ánimo con tus clases, cualquier semillita que plantemos en esas adolescentes cabecillas puede convertirse en un hermoso girasol ¿no?

Fidelio en el bosque animado dijo...

Encarna
Hombre! Planteada así la pregunta, la respuesta, remitiéndome a lo que he dicho en otros comentarios, que no. Adoctrina el profesor de cualquier asignatura, o, si apuramos, una línea editorial (entrando en sutilezas). Es claro que el debate está montado sobre una confrontación política. Pero quizás su planteamiento también estuvo politizado. Los contenidos podrían encontrarse (además de en los temas transversales) en la asigntaura de Ética o incluso en Ciencias Sociales. Gracias por los ánimos, pero incluso provocando a los adolescentes con comentarios ultraliberales, stalinistas o ultramachistas, pocos son los que reaccionan. De todos modos, algo conseguimos. Bonita la frase final. Qué tendremos en el futuro, ¿cardos o girasoles?

Encarna dijo...

Yo creo que mayoritariamente girasoles, aunque ya se sabe que en medio podrá salir algún cardillo que otro.