lunes, 19 de enero de 2009

Requiem - Anna Ajmátova


Hace diecisiete meses que grito

llamándote a casa.


Me he arrojado a los pies del verdugo,


por ti, hijo mío, horror mío.


Todo ha perdido sus contornos,


y ya soy incapaz de distinguir


a la fiera del hombre, al hombre de la fiera,


no sé cuantos días faltan para la ejecución.


Me encuentro sola, rodeada de flores


polvorientas, del tintinear del incensario,


y de huellas que no conducen a ninguna parte.


Mientras me mira fijamente a los ojos


anunciándome la próxima muerte,


una estrella inmensa

Anna Ajmátova – Réquiem (extracto)

Sobre Anna Ajmátova decía en otra entrada que la detención por las “autoridades revolucionarias” de su círculo íntimo (Narbut, Osip Mandelstam) y finalmente su hijo, Lev Gumilyov y su tercer esposo, el historiador de arte Nikilai Punin. Todos ellos asesinados después.


El extracto de Réquiem que reproduzco lo escribe Ajmátova en las vísperas de la ejecución (asesinato, más bien) de su hijo Lev.

Su Réquiem es una de las manifestaciones más genuinas que conozco del diálogo a los muertos (James Joyce en su magistral The death –Dubliners- lograría, desde la innovación prosística, arribar a unos territorios de desolación muy difíciles de superar). Este diálogo a los muertos está, sin embargo muy lejos de la autocompasión subconsciente del que permanece vivo.

Hoy, me he acordado de Ajmátova al escuchar “Siete palabras” de la gran Sofía Gubaidulina

9 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Sobrecogedor! Muy bueno tu comentario, aunque se me ocurren muchas perspectivas del diálogo a los muertos (no precisamente las del relato gótico, je,je), entre las que se encuentra la espiritual, claro que de esto habría que hacer casi otro blog.

Creo que escuché a tu compositora rusa en radio-2 esta semana ¿es posible? como ya puse en el perfil, estoy bastante "canino" en la llamada música contemporánea, aunque (como tú con Spielgberg) van cayendo los prejuicios de juventud.
Respecto "a los que se quedan", creo recordar que el Requiem de Brahms está escrito con esta intención.
Gracias y un abrazo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Sí. La ONE está dedicando un ciclo a Gubaidulina. Es una compositora muy iunteresante: un antuguo amigo (acordeonista, peor no del estilo Junkera y similares) fue uno de los primeros imtérpretes en España de algunas de sus composiciones.

Mística, compleja,... yo todavía estoy descubriendo su misterio. Aunque en Contemporánea sigo siendo bastante "clásico": Webern, Boulez (of course), Messiaen,...

Gracias a ti por tu visita - Un abrazo

Rubín de Cendoya dijo...

Maravilloso, lo que estoy aprendiendo con tus comentarios.

Salud

Fidelio en el bosque animado dijo...

Bueno, coincido contigo bastante, aunque para como a mí me gusta conocer las cosas, conozco bastante bastante poco.
Una cosa, ¿te suena una pieza que se llama música ambiental para un aeropuerto? No sé si es de Cage.
Supongo que Yves sí te gustará. La pregunta sin respuesta, aquella música que abría la sección homónica de aquel programa de los sábados, "Juego de Cartas"...qué tiempos.
Por cierto, he eliminado de mi web la sección de seguidores -con gran dolor-, porque de repente ayer me aparece un seguidir turco...en fin, las rarezas de la red, y, como seguidor de 24h, soy un poco paranoico con complejo de agente secreto. Espero que no te moleste. Gracias nuevamente por tu entrada de hoy. El tema de los ausentes es muy importante para mí.

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Pues a ti debo agradecerte yo también el haber conocido a Ajmátova, de la que me hablaste con pasión, y el relato de Joyce que luce ahora en mi estantería y que fue devorado, para variar, en el auto res (qué cultos nos están haciendo los viajes)

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Ah, hoy, gran día, día da festa dos fachós (http://pontelouco.blogspot.com/2009/01/viva-o-san-sebatianvivan-os-fachs.html), si no me equivos es el bicentenario del nacimiento de Allan Poe ¿no? Pues vaya aquí mi homenaje por los buenos momentos que sus lecturas me han proporcionado

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por el elogio, Don Rubín... pero tengo muy claro que el maestro es usted.

Parafraseando a nuestro admirado José Luis Balbín "sólo soy un chico de provincias algo leídillo". Él lo decía con falsa modestia. Yo con mucho realismo.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Fidelio.

No me suena. Y no sé si está en el catálogo de Cage. LO más parecido que he encontrado es "Living Room Music". De Cage me apasiona su fantástico Roaratorio (basado en el Finnegans Wake de Joyce), su Letany for a Whale y su obra para piano solo.
Yves, sí me gusta y mucho. Aunque le tengo un poco abandonado en los últimos tiempos.

LO de la eliminación, no me molesta en abosluto. Hace un rato he pouesto un comentario anónimo en un blog amigo. Me mojaba en exceso y, uno publica su foto...

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Altazor.

Cuánto me alegro de que al final te haya gustado Los muertos.

Un beso.