sábado, 14 de febrero de 2009

Al sur de la frontera, al oeste del sol


La miré a los ojos. Parecían aguas profundas de que brotaran de un manantial en una umbría silenciosa entre montañas donde no soplara el viento. Nada se movía en ellos, todo permanecía inmóvil. Tuve la sensación de que, mirándolos fijamente, se distinguía una imagen reflejada en la superficie de las aguas.

(Haruki Murakami – Al sur de la frontera, al oeste del sol. Ed. Tusquets).

Sin respiración. Sin palabras… La prosa de Murakami (yo le acabo de descubrir en esta novela) te envuelve en una atmósfera de realidad aparentemente fantástica (paradójicamente irreal), de frágil indefinición sobre nuestros deseos y anhelos. En este sentido, la meditación que propone Murakami discurre por un terreno ético existencial, creo que más allá de otros novelistas con los que cruzamos habitualmente el territorio de lo real a lo presuntamente fantástico (pienso en Auster, en García Marquez).

Pocas veces una primera novela leída de un autor me ha gustado tanto. Creo que no me defraudará el resto de su obra (Tokio Blues me espera, entre otras…)

9 comentarios:

Manuel dijo...

Media hora y tres intentos fallidos para comentarte... Espero que sepas apreciarlo.
Murakami es como un Gabo austero mezclando sus centenarias soledades mágicas con haikus...
Dos sugerencias:
a) Fíjate en Murakami como traductor... ¡Menuda colección!
b) No te pierdas "Sauce ciego, mujer dormida", "Crónica del pájaro...", "After Dark", etc.
Lo siento, pero hasta dentro de una semana no me ves el pelo...
Te estimo, Roge, te estimo y lo demuestro.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Mil gracias, Manuel.

Que no te quepa duda de que tus sugerencias caen en buen saco. Voy a leer todo lo que se haya publicado de este autor... siempre y cuando el tono de Al sur de la frontera se conserve.

Un abrazo y gracias por todo.

janys dijo...

Hola Rogelio; disculpa la tardanza en comentarte pero he andado algo complicada de trabajo. Me parece interesante el autor que has leído; trato de relacionarlo con García Márquez y si es así es extraordinario. Gracias por tu comentario. Quizá me desconecte unos días pero trataré de estar de alguna forma: te mando un beso y un abrazo.

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Ya sabes que a mí "After Dark" ME ENCANTÓ, así que este finde nos los intercambiamos. Desde luego sí que ha sido un buen descubrimiento.

Aurora dijo...

Hola Roge!

Como todas las mañanas, mientras me tomo un cafecito, echo una ojeada a tu blog antes de empezar a currelar.

De Murakami sólo he leído "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", que me resultó a ratos sensacional, y a ratos un pelín farragoso. Por alguna estantería de casa lleva un tiempo esperándome "Tokio Blues"; después de tu entrada y sus entusiastas comentarios creo que me animaré a seguir conociendo a Murakami.

Pero cuando he leído tu entrada, y la comparación con García Márquez, lo primero que he pensado ha sido en una frase muy gráfica de mi madre: es como comparar un brillante con un vaso de Duralex...


Buen día!

ALTAZOR TEMBLOR DE CIELO dijo...

Aurora, si mi humilde opinión te sirve de algo (y partiendo del dicho de que sobre gustos no hay nada escrito), sigue con Murakami. A mí hacía tiempo que un libro no me enganchaba como After Dark aunque no me voy a atrever a compararlo con nadie. Por cierto, puestos a recomendar, el año pasado descibrí a Alejandro Palomas (Tanta vida) y me encantó, lo curioso es que se lo recomendé a bastantes amigas y a todas les gustó.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches y gracias Janys.

No comparo a Murakami con García Márquez. Tal vez la frase de Manuel es lo más parecido a una comparación "Murakami es como un Gabo austero ..." En cualquier caso, su lectura (la de Murakami) es de lo más sorprendente que he experimentado últimamente.

UN abrazo y gracias por tu visita.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Altazor.
Nos toca el intercambio... siempre y cuando no tenga nada que ver con el argumento de la última película de Clint... (perdona el chiste penoso).

UN beso.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Aurora.

Muchas gracias por tu comentario.
Evidentemente no quería establecer una comparación de Murakami con García Márquez. Entre otras cosas el valor de Gabo es que lo puedes leer con toda la riqueza idiomática, cosa que no pasa con autores como Murakami, que (al menos yo) los tienes que leer traducidos.

Ahora bien, la expresión de Manuel "Murakami es como un Gabo austero" sí me resulta sugestiva. Veremos si sigo pensando lo mismo cuando tenga un conocimiento más completo de su obra. Desde luego, ésta que origina mi entrada me ha encantado.

Un abrazo.