viernes, 13 de febrero de 2009

Triste España sin ventura






La politiquería burda y zafia se haya definitivamente enquistada en la vida española: Acusaciones cainitas, luchas internas en los partidos, tramas de corrupción, ausencia de valores éticos,… Aflora una vez más la brillante cita de Baudelaire, Los políticos son seres moralmente castrados. A veces pienso que el poeta francés se quedo corto.

En fin, amigos, estaba repasando un maravilloso CD de Jordi Savall / Hespèrion XX, dedicado Juan del Enzina y de título Romances & Villancicos... y mira tú por donde, me vienen a la memoria las muestras de politiquería que mencionaba anteriormente:

Triste España sin ventura,
todos te deven llorar.
Despoblada de alegría,
para nunca en ti tornar,
tormentos, penas dolores,
te vinieron a poblar.

(Juan del Enzina - Triste España sin ventura. Romance. El CD se titula Romances & Villancicos y está interpretado por Hespêrion XX, Jordi Savall)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que cometes uno de los error más grandes que puede cometer una persona que pretende ser equidistante e imparcial al juzgar, y es que metes a todo el mundo en el mismo saco.

Si esa fue tu pretensión, decirte que sólo te falta poner en marcha un nuevo partido político que represente a ese pensamiento tuyo, a veces tan lúcido, y aveces (como hoy) tan burdo. Si no es así, deberías corregir el artículo, porque de sabios es reconocer errores y enmendarlos

Fidelio en el bosque animado dijo...

Efectivamente, querido Rogelio, es mejor oír villancicos que a esta gente lanzándose ladrillos, comisiones o sobornos a la cabeza. Sobre todo la versión que me recomiendas. Había oído algunos sueltos en la radio. ¿Es posible que también estén algunos en el Cancionero de Calabria?

Eso me recuerda, querido anónimo, que hay muchas obras tuyas en el Cancionero de Upsala (el otro nombre del Cancionero del duque de Calabria). Si me permites la broma.
Por otro lado, yo me haría socio de ese partido político que siglaría como PB, partido de los burdos dispuestos a non sostenella y enmendalla. Sospecho que sacaría más de un diputado sin apelar al populismo ni nada por el estilo. Gracias, y un abrazo!

Muñeca de trapo dijo...

Me uno al "partido"....de verdad, llevamos dos días escasos de campaña electoral y esto empieza a resultar penoso.
Un saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas tardes anónimo.

Mi pretensión era (y es) escribir con libertad y respeto, tanto en mi bitácora como en otras, amigas o menos amigas). En cualquier caso, y agradeciendo tus palabras “ese pensamiento tuyo, a veces tan lúcido”, creo que has tomado la entrada de manera equivocada. Me explico: mi intención no era establecer una descripción comparada de la política española y sus líderes (y “lideresas”) sino mostrar el hartazgo infinito, el hastío y cansancio de estas formas vulgares que nos asfixian día a día. “Con la que está cayendo” me resulta inconcebible que nuestro dinero (el dinero público, como bien sabes, no es el maná bíblico que surge por intervención divina) se esté malgastando en debates politiqueros, que las iniciativas para afrontar la crisis económica lleguen tarde y más preocupadas de la propaganda que en el efecto, que la oposición (especialmente en Madrid) siga ofreciendo un espectáculo bochornoso de lucha política, que el fantasma de la corrupción siga desvelándose (con todo lo suposo Filesa, el caso Palop y otras tramas,…), que cierto juez se preocupe tanto de los Derechos Humanos como de su candidatura al Nobel de la Paz…

¿Formar un partido político? No es mi intención. Ahora bien, ni de lejos aceptaré el comportamiento zafio y politiquero de los dos principales partidos nacionales. Así de rotundo. Que estas dos formaciones políticas tengan la mayoría de los votos no les otorga legitimidad para hacer o decir cualquier cosa: Son nuestros empleados y les debemos exigir (lo mismo que ocurre en otros sectores de actividad) un comportamiento responsable y no sometido al arbitrio del interés partidista, la propaganda oportunista o a la pura irresponsabilidad.

¿Rectificar? Puede que mi comentario deba matizarse (repito que no pretendía hacer un estudio comparado sobre “las formas de la política española en el siglo XXI”) pero, lamentablemente, me tengo que reafirmar en el hartazgo, el hastío que me producen nuestros representantes (al menos los más visibles).

Un saludo y gracias por tu comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola amigo Fidelio.

Gracias por tu comentario. La verdad se me olvidaba el maravilloso cancionero del Duque de Calabria: "Ah Pelayo, qué desmayo... una zagala que vi". ¿Conoces la versión de Savall?

Un fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Muñeca de trapo y gracias por el comentario.

Gracias por tu visita y, en fin, mi deseo de que desconectes de la hojarasca de descalificaciones que nos espera en estas dos campañas...

Tu blog, lo que he visto, me ha encantado y ten por seguro que te visitaré.

Un cordial saludo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio!! Sí, si que conozco la versión del gran Jordi. Creo que el que refieres es el corte nº1, aunque no estoy muy seguro. Bueno, es que ese cd tiene momentos insustituíbles que ya comentaremos más adelante. O la banda sonora de El pájaro de la felicidad. Tantas cosas por comentar!

Muñeca de trapo. Tu web es muy bonita. Enhorabuena!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Fidelio.

La banda sonora del "Pájaro ..." es maravillosa. Aparte de la Pavana antigua de Iohn Dowland la pieza que me resulta profunda, arrabatadora, plena de turbador contrapunto es la primera: la Fantasía para viola de Joan Cabanilles.

UN abrazo.

alexpantarei dijo...

Hola querido Rogelio.

Gracias por tus incondicionales paseos por mi blog. Me ha encantado tu post, porque yo he cantado esta pequeña maravilla de Del Enzina en numerosas ocasiones, y siempre me ha sorprendido que aún consiga que nos identifiquemos con esa desgracia. Es de rabiosa actualidad.

Podrías haber añadido el texto completo, que es una delicia, y que continúa con:

"Tormentos, penas, dolores,
te vinieron a poblar.
Sembrote Dios de plazer
porque naciesse pesar."

Un abrazo.