viernes, 27 de febrero de 2009

Lo divino no es menos paradójico que el vicio (Georges Bataille)






El hombre ansioso, al que sublevan los discursos de Sade, no puede sin embargo excluir tan fácilmente un principio que posee el mismo principio que la vida intensa, ligada a la violencia y la destrucción. Desde siempre, un principio de divinidad ha fascinado y atormentado a los hombres: reconocen, tras los nombres de divino, de sagrado, una especie de animación interna, secreta, un frenesí esencial, una violencia que se apodera de un objeto, consumándolo como el fuego y llevándolo sin demora a la ruina…

…La religión se esfuerza en glorificar al objeto sagrado y en hacer de un principio de ruina la esencia del poder y de todo valor….

…Este aspecto violento y deletéreo de lo divino se ponía generalmente de manifiesto en los ritos de sacrificio.

Georges Bataille – El erotismo (Ed. Tusqutets).

Tenía pensado escribir esta noche sobre las elecciones al Parlamento Vasco, sobre el caso de Emilio Gutiérrez,… sobre las reacciones varias. Pero, no sé. Ha sido llegar a casa, escuchar a un ministro (qué más da quién) y acordarme repentinamente de Georges Bataille. ¡Que le voy a hacer!

Buenas noches y buena suerte.

4 comentarios:

Manuel dijo...

Instinto de amor y muerte.
Instinto de resurrección.
Ya lo decían Freud...
y Santa Teresa:
"Vivo sin vivir en mí
y tan alta vida espero
que muero porque no muero".
Un abrazo, Roge.

RECOMENZAR dijo...

Bellamente escrito

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias a los dos por los comentarios.
Bataille, al igual que Sade es inmortal.

xardonmanrofer dijo...

Y no crees que "la palabra engañó a todos,
pero yo no fui completamente engañado".
La inmortalidad no existe, es tan efimera como la memoria