lunes, 16 de febrero de 2009

Supercuerdas y universos paralelos

Hace pocas fechas (no más de dos meses) terminé un libro que fue origen de más de una entrada en esta bitácora. El libro en cuestión, Universos paralelos de Michio Kaku, exponía, a partir de un preámbulo comparado de diferentes cosmovisiones y paradigmas de la física moderna (Teoría de la Relatividad, Mecánica Cuántica, Modelo estándar, …) su visión sobre una de las más excitantes posibilidades a la que ha llegado la física contemporánea: nuestro universo es uno de los muchos universos que han surgido en el Cosmos…Fascinante, ¿verdad?

Pues bien, mira tú por dónde, ayer por la noche la 2 emitió un programa sobre el tema. El programa era un compendio de entrevistas a primeras figuras de la física contemporánea y el tema en cuestión era, básicamente, el mismo que trataba Kaku en su libro: Universos paralelos y supercuerdas. Pero, mejor aún: en el programa uno de los entrevistados era, ni más ni menos que el propio Michio Kaku… lo que, de verdad, me ilusionó.

No es que un servidor sea lo que se dice un mitómano al uso (más bien al contrario, más allá de algún autógrafo en la Feria del Libro de Madrid o cosas por el estilo), pero la posibilidad de ver en persona (a través de la pequeña pantalla, en este caso) a figuras cuyo pensamiento presenta un recorrido por el Cosmos o, más bien, por un Cosmos cuya comprensión nos fuerza a llegar a los límites de la imaginación, resulñta siempre estimulante.

No exagero con lo dicho sobre aplicar “los límites de la imaginación” para entender los conceptos que la física contemporánea desarrolla en su afán de explicar una visión completa (y unificada) del Cosmos: de la teoría de cuerdas (explica que la materia-energía está constituida de minúsculas cuerdas que, en función de su modo de vibración, se manifiesta como una o otra partícula subatómica), a la teoría M (esta es la teoría más avanzada de las teorías de cuerdas; supone que existe un hiperespacio de once dimensiones con diferentes branas –imagínense la brana como una membrana de goma…- que pueden relacionarse entre sí).

No seré yo el que se atreva a intentar resumir estos conceptos en una modesta entrada (o post), pero sí querría animar una vez más a la lectura de esta evolución de la física contemporánea a través de las obras de Kaku y otros (abajo doy las referencias). No es el único divulgador sobre estas materias. Tampoco es el “más prestigioso” (su prestigio académico y divulgativo está fuera de toda duda, por otra parte). Pero tiene algo que muy pocos divulgadores y escritores científicos poseen (Carl Sagan era un ejemplo de lo que voy a decir): su claridad en la exposición, su empatía con el público generalista y no especializado y su total ausencia de proselitismo.

Como anécdota simpática diré que en el reportaje emitido ayer por la 2 una de las personas entrevistadas era Lisa Randall. Tal vez este nombre no resulte familiar al público que no está al tanto de los conceptos y teoría de supercuerdas, pero Randall es catedrática de física en la Universidad de Harvard donde estudia los íntimos detalles de la física de partículas y la cosmología. Sus trabajos sobre supersimetría, teoría de la unificación inflación cósmica la han convertido en una de las figuras de la física teórica más citada en textos académicos y de divulgación. Como anécdota simpática me gustaría destacar que Randal es una gran aficionada a la escalada y el reportaje de de ayer aparecían secuencias de ésta ¡en acción, en un rocódromo! Sencillamente genial.

Referencias prometidas:

1. Sobre hiperespacio y cuerdas, en un tono ameno e imaginativo, Hiperespacio de Michio Kaku; editorial Crítica, colección Drakontos.


2. Del mismo autor, Universos paralelos, editorial Atalanta, ya citado en este blog, supone una revisión muy completa de las diferentes teorías unificadas de fuerzas. Conceptos sobre cuerdas, branas, agujeros negros e hiperespacio aparecen en esta obra muy bien desarrollados. De muy fácil lectura.



3. Sobre cosmovisiones, desde la teoría general de la relatividad hasta las supercuerdas, cito también El universo elegante de Brian Greene, editorial Critica, colección Drakontos.

3 comentarios:

Miss Calamity dijo...

Oh, yo me acordé de ti en todo momento. Estaba que me caía de sueño, pero ahí aguanté estoicamente intentando entender aquello de la undécima dimensión y las teorías "M" y de cuerdas. Qué complicado y qué creativo. Me encantó.

Y, fíjate qué cosas, una vez me quedé fascinada en la bañera mientras me duchaba mirando las pompas de la espuma del jabón, cómo eran atrapadas las unas por las otras para formar una más grande, cómo eran arrastradas por la corriente del desagüe... En aquel momento pensaba yo de la manera más tonta que en esas pompas podrían existir mundos con sus seres vivos y sus cosas (no sólo seres unicelulares, claro)... No pensaba en universos, pero sí en mundos... Supongo que es difícil de entender, pero el sábado cuando dijeron algo similar en el programa, me quedé completamente alucinada.

Lo que te decía: que me encantó (me apunto las referencias a ver si cuando tenga algo más de tiempo puedo hincarle el diente a los libros).

Besotes.
Cal.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por el comentario, Cal. Me alegra que me vincules a "supercuerdas, hiperespacio" y demás cosas raras... (ja, ja, ja).

Por cierto, ¿qué te pareció ver a Lisa Randall en el recódromo? Yo aluciné. De verdad.

Un fuerte abrazo.

Miss Calamity dijo...

Sí, la verdad es que sorprende ver a los científicos con su pinta de gente aparentemente seria -realmente a cualquier personaje serio- "fuera de lugar" tal como un rocódromo o como a Michio Kaku patinando sobre el hielo del Rockefeller Center en New York...

Supongo que será una manera de quitar hierro al asunto porque tela, tela lo complicado que es entender (para el neófito que eso es lo que yo soy en estas materias) dichas teorías.