jueves, 12 de febrero de 2009

Tous Les Matins du Monde - Improvisation sur les Folies

Guillaume Depardieu interpreta al joven Marin Marais en la película. La interpretación en la viola bajo es del maestro Jordi Savall.

2 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Salut mon ami!!! En primer lugar, agradezco profundamente la dedicatoria. Una entrada magnífica, magnífica a todas luces (nunca mejor dicho a sabiendas de que el XVII estaba en la antesala de las mismas).
Efectivamente, es la Francia del XVII, de Luis XIII y Luis XIV con sus respectivos cardenales, de los jansenistas, y de tantas otras cosas que acertadamente apuntas.

Un gran historiador inglés, Peter Laslett escribió un libro que se titularía algo así como "El pasado que hemos perdido", en referencia a cómo es tan difícil reconstruir el pasado para el historiador. Por eso surgió en Francia la Historia de las mentalidades (Duby entre otros) y la Microhistoria (Carlo Ginzburg). Qué difícil es recrear, pensar, escribir la historia...y qué fácil es manipularla e inventarla para otros en pleno siglo XXI.
Pero volvamos a lo importante. Cómo en la película aparecen tantos temas universales (el maestro y el discípulo, el rey o la viola...el amor o las tinieblas) y cómo a través de la espléndida recreación casi palpamos el aire que se respiraría.
Salvando las distancias (y llevado por la emoción), en ocasiones, qué gran servicio hace el cine a la Historia. Pero qué difícil es reflejar tanto en los libros como en la pantalla, el miedo, la muerte, Dios...todo lo que constituía el esquema mental de aquellas gentes.
Gracias, mil gracias de nuevo y felicidades por tu magnífica entrada. ¿Para cuándo los compositores Tudor? Un abrazo!

Encarna dijo...

Dios mío y yo toda la semana sin leer tu blog! A ver si mañana me meto un atracón