miércoles, 25 de marzo de 2009

La cuarentena, de J.M.G Le Clézio


Jacques me habló del millar de inmigrantes llegados a Calcuta a bordo del bergantín Hydaree y abandonados aquel año en Plate debido a un brote de viruela y de cólera a bordo. Igual que nosotros, aguardaron día tras día, escrutando el horizonte vacío y la línea de Mauricio, con la esperanza de ver llegar el barco que acudiera a buscarlos. Debieron de enviar mensajes desesperados, prender grandes hogueras en la playa para llamar la atención de aquellos desconocidos que, allá, desde el otro lado, los condenaban a una muerte lenta. Casi todos sucumbieron, debido a la enfermedad, a la indigencia. Cuando por fin el Gobierno de Mauricio decidió enviar ayuda, habían transcurrido tres meses. Los que llegaron a la isla sólo encontraron a unos cuantos supervivientes y esqueletos desparramados por doquier.

J.M.G. Le Clézio – La cuarentena.

Acabo de terminar esta obra hace unos días. No me ha defraudado en absoluto. Todo lo contrario. Si he de destacar algo de esta novela (la primera que leo del último Premio Nóbel) es, más allá de su dominio narrativo, de su mirada hacia otras culturas (África, India), la búsqueda irrefrenable de eso que llamamos vida.

No tiene desperdicio. De verdad.

10 comentarios:

Iojanan dijo...

Gracias Rogelio, siempre iluminando caminos que, yo al menos, ignoro. Anoto y no caen en saco roto.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Tomo nota yo también, Rogelio!! Aunque ahora don Antonio Pérez me tiene enfrascado en sus cartas, y lo compagino con la lectura de la biografía de Marañón (como ves mis lecturas son muy actuales).

Corrígeme si me equivoco, pero el párrafo me recuerda algunas lecturas de London (su retrato de la lepra es aterrador). En el sentido de que Occidente sigue sin darse cuenta de muchas cosas. La tragedia es que el Sur ha experimentado el brutal cambio de las rivalidades étnico-clánicas (por favor no se tome este por un comentario filocolonialista o paternalista) a las famosas cleptocracias tipo Guinea Ecuatorial en la actualidad o Zaire con Mobutu. No voy a caer tampoco en el discurso fácil de que Occidente tiene la culpa de todo, pero la realidad es que la tragedia de la migración (porque es una tragedia) es, por lo menos para mí, un misterio. Sí, sí, tiene una explicación demográfico-económica, obviamente, pero precisamente hoy he estado viendo La vida en la Tierra; además, conozco la experiencia de algunos profesores en Mali, y, francamente, hay mucho que explicar y mucho que entender.
En fin, como siempre me voy por los Ubeda hills. Un abrazo. Tomo nota del libro (te voy a añadir a mi webquest de suplementos literarios). Gracias!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias a ti Iojanan. Es un placer encontrarte en este espacio. De "iluminando", nada de nada. Yo creo que estas referencias pueden resultar interesantes, por eso las publico, pero lo que es iluminar... eso es lo que hacen blogs como el tuyo, aunque a algunos les resulte demasiado cegador encontrarse con posiciones e ideas diferentes.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Amigo Fidelio. Ya ves que si hay alguien que se dispersa (de los dos) ese soy yo, sobre todo: me propongo hace unos meses un blog centrado en Música (preferentemente Antigua, Contemporánea) y ya ves... vamos, que no me termino de centrar.

A mí la lectura (primera, en cualquier caso) de Le Clézio me ha resultado más compleja, en su estructura narrativa sobre todo, que London. Evidentemente la temática cultural del viajero, de las culturas (aparentemente) exóticas, está muy presente. El viaje, como experiencia humana, como búsqueda de uno mismo a partir de situaciones nuevas, diferenres y hostiles a veces, es un tema que comparten ambos escritores.

Curiosamente el comienzo de La cuarentena es ..."Corre el año 1872 cuando en una taberna parisina irrumpe desafiante el poeta Arthir Rimbaud y amenaza desafiante a la clientela". Casi ná...

Muchas gracias por añadirme en tu webquest de suplementos literarios.

Un abrazo, amigo.

(Tengo la intención de preparar una entrada sobre el cuartetro de cuerda nº 8 de Shostakóvich. A ver si me concentro esta semana)

Muñeca de trapo dijo...

J.Rogelio, yo también tomo nota de "La cuarentena".
Conozco la escritura de Jean-Marie Le Clézio, donde su narrativa, te permite acceder a tu interior, a través de la forma que tiene de describir los paisajes, pasando por la evocación de la belleza del mundo, la tierra, los paisajes... como "en Tierra amada".
Como he escuchado decir de él, ..."Novelista de la ruptura, de la aventura poética y de la sensualidad extasiada, investigador de una humanidad fuera y debajo de la civilización reinante"

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias Muñeca de trapo.

¿Qué has leído de Le Clézio? ¿Qué me puedes aconsejar?

Un abrazo

Manuel dijo...

A mí me recuerda a Joseph Conrad (Lord Jim, El corazón de las tinieblas, Tifón). Esos paisajes y situaciones extremas que nos revelan si estamos o no hechos de una sola pieza.
Un cordial saludo o, mejor dicho, un saludo superlativo.

Muñeca de trapo dijo...

Buenos días J.Rogelio.
Te diré que el único libro que he leído de Le Clézio, ha sido una traduccion, bastante buena por cierto, de
"Terra Amata", fue hace algunos años cuando en mi "curiosidad" por las civilizaciones y culturas precolombinas, descubrí su narrativa, expresando con palabras la fuerza del alma de sus primeros habitantes...el apego y la fuerza de esta cultura a "La Madre Tierra" que hizo de esa lengua la más creadora y melodiosa de la América india.

Simplemente, me cautivo.

Un abrazo y buen finde.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por el comentario, Manolo.
Sí, bien pensado recuerda a Joseph Conrad. Es verdad.
Un saludo superlativo, también para ti.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias Muñeca de trapo y me quedo con tu referencia. Y con tu comentario matizado.

Un abrazo.