sábado, 28 de marzo de 2009

Los enemigos del comercio - Antonio Escohotado (I)

(…) Mahoma critica del judaísmo su pretensión de que el Omnipresente podría limitar sus bendiciones a un linaje. Al cristianismo le imputa la blasfemia de desdibujar la diferencia irreductible entre divino y humano, aunque coincide con Jesús en dirigir su mensaje a “menesterosos y desventurados”, y está sentimentalmente muy próximo al pobrismo evangélico. Común a cristianos y maniqueos es, por último, una insensata condena de “la carne”. Como el Dios de Moisés, el suyo no quiere monacato ni mortificación ascética, sino sólo mesura. El fiel, que será premiado en el Cielo con huríes supremas, tendrá tierra , harenes y una sociedad organizada para que su disfrute ni sea interferido ni desemboque en excesos.

Extracto de “Los enemigos del comercio” de Antonio Escotado (Ed. Espasa).

El texto que encabeza esta entrada bien puede sugerir que forma parte de un tratado comparado sobre religiones. Pero no es así, “Los enemigos del comercio” constituye un extenso análisis sobre la idea del comercio y su evolución a través de la Historia (no necesariamente occidental).


La nota que acompaña la cubierta del libro dice que Los enemigos del comercio” ofrece la primera historia completa del comunismo, que al ir contextualizando sus etapas, expone la evolución paralela del individualismo y el pensamiento liberal. La verdad es que no sé como resumir esta obra, cuyo subtítulo es Historia de las ideas sobre la propiedad privada I (se trata del primer volumen). Quizás, el prólogo me ayude a fijar el punto de partida del autor, o más bien la motivación que originó esta obra: El objetivo, escribe Escotado, era precisar tanto como fuese posible quiénes, y en qué contexto, han sostenido que la propiedad privada constituye un robo y el comercio es su instrumento. A partir de esta idea, el autor desarrolla un pormenorizado (y documentadísimo) análisis que demuestra que el comunismo no es una idea o una forma de pensamiento propia del siglo XIX. Diferentes formas de esta idea se dan en momentos de la Historia (comenzando por las Civilizaciones clásicas) constituyendo un árbol genealógico variado e inesperado, pero no desconocido (por ejemplo, el pobrismo como idea fundacional de las Órdenes mendicantes de la Edad Media).

Como me resulta difícil resumir toda esta multiplicidad de episodios evolutivos de la idea de comunismo, o mejor, de cómo la propiedad privada se discute a lo largo de la Historia (y, con esta discusión, los fundamentos del comercio) expondré los títulos de cada uno de los capítulos:

- Sección primera: De cómo la propiedad proivada no fue discutida ni en Grecia ni en Roma.

- Sección segunda: De cómo la propiedad empieza a parecer perniciosa. Se desarrolla en esta parte del libro la idea del integrismo pobrista en las religiones monoteístas antiguas (judaísmo y cristianismo).

- Sección tercera: De cómo la propiedad dejó de transmitirse por contrato. La evolución de la idea de propiedad en las postrimerías del Imperio Romano, la autarquía como modo de organización de la Alta Edad Media.

- Sección cuarta: De cómo la propiedad fue hallando modos de protegerse. Las sociedades mercantiles iniciales, la idea del mercader, el desarrollo de la usura, de la clase media en las ciudades medievales.

- Sección quinta: De cómo el cristianismo dejó de ser pobrista. Católicos, protestantes y puritanos. Desarrollo de las finanzas en la sociedad del Renacimiento europeo. El impulso del comercio marítimo y los descubrimientos.

- Sección sexta: De cómo fue preciso elegir entre absolutismo y liberalismo. La idea de Ilustración y su ambigüedad (economistas franceses vs. comunistas ilustrados). El nacimiento del liberalismo y la idea de contrato social y la libertad.

- Sección séptima: De cómo surgió el comunismo. Jacobinos y colectivistas. El desarrollo del comunismo (antes de Marx).

Siempre he sentido admiración por Antonio Escohotado. Por su sentido de la provocación (intelectualmente hablando), por su rigor analítico, por su heterodoxia, por la amplitud de su visión: más allá de su Tratado general de las drogas, sus estudios sobre los constitucionalistas norteamericanos (Jefferson, Madison), sobre Hobbes o Newton… hasta tratados sobre las Teorías del caos (Caos y Orden, que fue premio Espasa Ensayo en 1999) hacen de esta figura uno de los intelectuales españoles vivos más importantes.

Volveremos a hablar de Escohotado en próximas entradas. Prometido.

8 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio!! Bueno, o debería decir, hola, Suplemento Cultural de los Sábados...Porque no me va a dar tiempo a seguir tus recomendaciones y propuestas "librescas"!! Aún estoy con el tal Pérez y sus traiciones a la monarquía (estoy preparando una entrada más o menos incendiaria) y con mi velocidad lectora (las páginas que leo las leo tres o cuatro veces), ya veremos...

Me parece INTERESANTÍSIMO, el libro y tu comentario. Ya había leído tu opinión sobre Escohotado, y, a pesar de que no lo conozco tanto, coincido en verlo como referente actual por las razones que apuntas.

En cuanto a la evolución de la propiedad, a los antecedentes del comunismo y otras propuestas, bueno, ahí sí que tendría que leer el libro, porque la temática me apasiona. Precisamente fue una de las cosas que más me gustó de la carrera.

Pero lo que también quisiera señalar es cómo las ideas, las mismas ideas, evolucionan a lo largo de la historia. El ejemplo paradigmático es la idea de libertad, por ejemplo, desde Sócrates hasta hoy día...o la Justicia desde Aristóteles hasta Rawls (por parar en alguna parte).

Pero bueno, voy a esperar a tu segunda entrada para hablar más sobre cosas concretas...y todo esto y aquello.

Un abrazo!!

janys dijo...

Hola Rogelio; verdaderamente te admiro por esa basta cultura que tienes; con tanta facilidad hablas de un tema y otro, ahora le tocó al comercio y sus inicios; la portada del libro que sugieres me parece muy interesante y a doc al tema. Agradezco los buenos deseos a mi viaje, enteramente emocionada por efectuarlo; Michoacán es uno de los bellos destinos que nunca dejo atrás; mis amigas me hablan de peligros al viajar sola pero creeme, es emocionante. Te mando un beso y un abrazo y claro que estaré al pendiente de tu siguiente entrada.

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, un comentario tuyo anterior me llevó a leer el primer capítulo que Escohotado publica en la web.

Con ese magnífico resumen y lo bien que lo cuentas no queda otro remedio que ponerse al libro.

Saludos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Fidelio.

¿Suplemento cultural yo? Pues mira quién va a hablar... Tú sí que pones el listón alto, tanto en las entradas como en los comentarios.

Creo que el libro de Escohotado te va a encantar. Sobre todo porque es más que una hostoria de pensamiento económico.

A ver si terminas pronto las cartas de Antonio Pérez. Estoy deseando leer tu(s) entrada(s).

Un fuerte abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Janys.

Encantado de tu visita y muy agradecido por el elogio. La verdad es que es una lectura muy intersante. El pensamiento del Escohotado siempre ha sido provocador. Fue de los primeros intelectuales españoles que defendió, en plena Transición (tras la muerte del general Franco; años 1975 - 1982) la liberalización de las drogas. Y con argumentaciones muy sólidas.
Celebro que hayas disfrutado en Michoacán.

Un beso y un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Rubín.

Estoy seguro de que te encantará. Tal vez en algún momento el ejercicio de erudición de Escohotado resulta un poco fatigoso en la lectura. Pero es que el texto no tiene desperdicio.

Celebro que una entrada mía te animara a leer el primer capítulo de esta fenomenal obra.

Por cierto ¿sabías que el "El PNV ha ganado las elecciones con treinta parlamentarios. Para ser Lehendakari se necesitan 38"? (Ja, ja, ja).

Un fuerte abrazo y a brindar por los nuevos tiempos.

Nightcrawler dijo...

Comparto la admiración por Escohotado, sin duda uno de los intelectuales más coherentes que tenemos en España, país donde el término "intelectual" ha sido traicionado y reformado hasta ponerlo a bajuras subterráneas. Muchos se autoproclaman tal cosa, casi ninguno de quienes lo hace, merece ser llamado así.

Sobre la evolución de los distintos ataques a la institución de la propiedad privada, por lo que he podido leer en el libro de Escohotado (voy muy lento, pero no tengo prisa) me ratifico en la opinión que llevo teniendo desde hace ya años, que es la de que el socialismo (visto a grosso modo como la negación de la propiedad privada) es ua pulsión visceral, una cuestión que tiene más que ver con las emociones y sentimientos (exaltación de la pobreza, envidia de las riquezas o propiedades ajenas, deseo igualitarista de poner a todos al mismo nivel por lo bajo) que con unn constructo intelectual complejo y coherente.

Sin duda, el éxito de Marx fue dar a todas esas pulsiones una apariencia lógica, casi matemática (de ahí su pretensión de denominar "científico" a su socialismo) al menos hasta que Bhom Bawerk demostró sus falsedades, pero aún así, muchos ignoran al austríaco que como dijo Rothbard, es la vacuna más eficaz contra el marxismo.


Una delicia leer tus comentarios sobre libros, espero con ganas tu próxima entrada al respecto.


Saludos.

LUIS SARASOLA dijo...

He trascrito las palabras de Antonio Escohotado para Canal Sur 2 Andalucía, con motivo de su participación en las “Jornadas Factor Humano III Realidades”, organizadas por la Universidad de Sevilla y la Asociación cultural Corchea 69 Producciones, el año 2009, en la Escuela de Ingenieros de la Isla de la Cartuja

En http://parerga-und-paralipomena.blogspot.com.es/