viernes, 6 de marzo de 2009

PARAÍSO



El término paraíso procede del ámbito del mazdeísmo iraní, donde Ahura-Mazda es el “señor del paraíso”, jardín adecuado a su calidad de Dominus, o del regente de un dominium. En esta tradición se va paulatinamente concidiendo a ese “jardín” el carácter de horizonte de salvación, inicialmente reservado a los héroes legendarios, modelo de “recta elección” en su opción rubricada por sus hazañas, a favor de las huestes del ejército de Ahura-Mazda (en su combate “histórico” con las potencias de la Tiniebla).

Eugenio Trías – Diccionario del Espíritu (Ed. Planeta).

8 comentarios:

Iojanan dijo...

Y todos los humanos, todos, han querido ver su paraíso; los unos en las alturas, los otros en los mares, los de interior en los ríos y los actuales... los humanos actuales creo que no sabemos siquiera que hay paraíso. Precioso y oportuno tu pensamiento , amigo Rogelio.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno... me ha lo ha recordado Eugenio Trías, Iojanan. .

Un abrazo y gracias por el comentario.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio!

Bueno, no te he dicho que una de mis pasiones semiprofesionales es la historia de Mesopotamia. Y aprovechando que Iojanan aporta la leona herida del British...pues eso.

Cuando estudié antropología de oriente antiguo vimos un tema que era el culto a los lugares altos. Como por ejemplo, en la estela de Naram sin, donde aparece el rey sobre una montaña presidida por el dios de turno. De ahí viene el jardín como lugar donde habitan aquellos privilegiados por los dioses (cuando los héroes sustituyen a los dioses en el universo mitológico), ahí está el origen del Paraíso.

En fin, quería compartir mis recuerdos estudiantiles y mi pasión por Oriente Antiguo. Me encanta que hayas traído esta entrada hoy. Felicidades!

Muñeca de trapo dijo...

Siendo una amante de la historia, me ha encantado tu entrada, la verdad, siempre aprendo cosas nuevas en tu blog.
Esta vez, el nivel ha estado muy alto.
Pienso como Iojanan, hemos perdido muchos valores,el mundo esta ...???
Un beso.

Manuel dijo...

Prefiero el jardín zen: esas piedras donde rompe todo un océano de silencio.
Saludos.

La Anacoreta dijo...

Mi paraiso preferido es mi fantasía, en done imagino a Dios y luego en un plano concreto no dejar de fasinar toda la cosmología sagrada tradicional de la Iglesia católica, aunque no he entrado por eso a tu blog, veo que sos fanático del Principe de Venosa, Gesualdo, y me interesaría saber si tenes algo de material o páginas que recomendarme.

A Travez del Mar, un saludo.

Pax et bonum

janys dijo...

El paraíso lo creas tú todos los días; para mi, ese lugar son los brazos amorosos de mis hijos y mi pareja; las palabras de agradecimiento que expresan los alumnos y padres de familia a mi cargo; el paraíso para mí está en esta tierra pero es interesante conocer el significado. Me encanta entrar a tu blog porque me llena de conocimientos y cultura general. Oye, tengo enlazado tu blog pero me aparece uno en inglés que nadie escribe ni visita desde hace 4 años; no sé qué pase, si etngan el mismo nombre; el hecho es que tengo que entrar a tus comentarios a mis entradas para tener un verdadero enlace; espero se solucione el problema. Te mando un beso y un abarzo desde la tierra de los panzas verdes. Hasta pronto.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias a todos.

1. Fidelio, también yo comparto afición por Antiguo Oriente. Y conocía el culto a los lugares altos (Eliade habla de ello también).

UN fuerte abrazo.

2. Muñeca de trapo. Bueno, creo que se lo debemos agradecer a Trías. Su "Diccionario del Espíritu" es una delicia.

Muchas gracias y un abrazo.

3. Manuel. Desde luego yo sí me quedo con la extática quietud del jardín zen. Y también con su estética.

Un fuerte abrazo.

4. Anacoreta. Te he dejado un comentario en tu maravilloso blog dedicado al Príncipe de Venosa. ¡Qué maravilla!

Un abrazo y ven cuando quieras.

5. Janys. Muchas gracias por tus palabras. Pasaré por tu blog.

Creo que el enlace que tienes no es correcto. Copia acceso directo con el botón pequeño y entiendo que no tendrás problemas.

Un fuerte abrazo.