lunes, 27 de abril de 2009

Ante la visita de Sarkozy

No deja de sorprenderme la inestimable hagiografía que le dedica hoy (o ayer, mejor dicho), en el diario El País, Juan Luis Cebrían, que reproduce el diálogo que mantuvo en el Elíseo con el mandatario francés.
Es curioso. Todavía me acuerdo de los editoriales y artículos de opinión que este periódico le dedicaba a súper-Sarko en su entapa de Ministro de interior. Recuerdo que la política que preconizaba Sarkozy de afrontar los problemas sociales y de orden público (que incrementó la presencia de la policía en las calles, por ejemplo) ante la oleada de salvajismo en los suburbios de las grandes ciudades, era tratada por el El País como de vulneración de los derechos civiles (sic) o de espectáculo alejado de la eficacia (sic).

Pues bien, han pasado cuatro años y, aquí tenemos una nueva dimensión del personaje que, herencia napoleónico-gaullista en ristre, se dispone a acaudillar en Europa la lucha frente a la crisis económica que asola el mundo civilizado. Y es que Sarko está en “su salsa”: intervencionismo a raudales contra “los que se han querido enriquecer de manera rápida y fácil”; fortalecimiento del Estado (¡la Grandeur!) para corregir este capitalismo que “se extravió al primar al especulador sobre el emprendedor”. Incluso se arroga el líder francés afirmar que “de momento, nuestras decisiones (contra la crisis) han resultado acertadas” (al leer esto, prometo que me he santigüado…)

Nunca me cayó mal Sarkozy, tal vez porque valoro a los políticos que denotan proactividad y decisión. Por otra parte en su etapa Ministro de Economía, Finanzas e Industria aplicó ciertas medidas liberalizadoras que, en el país del orgullo intervencionista, resultaban valientes. Pero, de eso hace mucho tiempo.

La entrevista, ¿qué digo yo?, la hagiografía que le dedica Juan Luis Cebrián, como comentaba al principio de la entrada me ha resultado muy curiosa, sobre todo, por el salto cualitativo en el tratamiento de Sarko que denota el “diario global en español”. No sé por qué pero, leyendo la nota final de Cebrián sobre Sarko (“Me estrecha la mano en tono jovial, no parece abrumado por el peso de la carga ni concernido por el éxito de la misión…”), me ha venido a la memoria la inmortal novela El gatopardo y su excepcional reflexión sobre el cambio de poder provocado por los garibaldinos que se anexionan Sicilia. Me he imaginado a Cebrián como el príncipe Fabricio Salina… ¿El mundo al revés?

Buenas noches y buena suerte.

12 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

A mí sí me cae mal Sarkozy: quiere imponer la dictadura en las escuelas, que la selección francesa se marche si silban a su himno y está acosando a los que humildemente nos bajamos cosas del emule.
¿Necesito más?...

Manuel dijo...

Se acuesta con todos, pero no le entrega su corazón a ninguno... No me extraña que ligue tan bien con Carla Bruni.
Bonjour, rapaciño.

Iojanan dijo...

Cuanta razón..! Cuanta, amigo Rogelio, el defenestrado y hoy presidente francés es elogiado hasta el rubor. Así son y así nos parecen. Cómo voy a creer nada de los que este diario diga si me están indicando que, o antes mentían, o lo hacen ahora.
Sin embargo yo le encuentro la insolencia justa para no parecer lelo y la capacidad necesaria para dirigir a una potencia mundial.

García Francés dijo...

D. Rogelio, lo suyo es poesía política y lo digo admirado. Envidio esa ánimo de expandir la grandeur de Francia comparado con el "España, discutible y discutida".

Respecto a El País y sus señorito, sólo cabe decir, ¡o tempora, o mores! ¿Ha leído usted los últimos palos que le mete al Sr. Zapatero?

Giro.

JaimeBayly es vichisoise

Cuando presenté en Miami mis primeras novelas históricas, "El Hidalgo segundón" y "El secreto del Emperador", un amigo me puso en contacto con Jaime Bayly, el escritor peruano y director de dos programas de TV ("El Francotirador", en Perú, y "Bayly desde Miami").

Fue una pena porque él partía para Lima, al cumpleaños de su hija Camila, y no pudimos más que cruzar dos o tres teléfonazos y los correos previos. El motivo de no vernos fue la plaga de mosquitos que invadia Miami y que impedía salir de casa aquel verano del 2005.

Jaime escribió en El Nuevo Herald un magnífico artículo, "Malditos Mosquitos", sobre esa plaga bíblica y yo hice aparecer a la protagonista de mi novela "Balas de Carmín" atacada por nubes de millones de furiosos zancudos. La verdad es que nos caímos simpáticos.

Hoy leo que, como el papá de mi querida Morgana, Vargas Llosa hizo en su momento, Jaime quiere presentarse a las elecciones en Perú. Debido a su condición de bisexual se postula para los puestos de “presidente” y “primera dama” lo que, según el polémico Bayly, supone un gran ahorro para el país en tiempos de crisis.

Se lo expliqué a mi mamá el otro día y, a la mañana siguiente, me preguntó, ¿entonces tu amigo quiere ser presidente porque es vichisoise?
No mamá, vichisoise, no. Bisexual.
Pues sí, hijo, eso. Vichisoise.
Bueno, mamá, pues eso. Bisexual.

JaimeBayly es vichisoise

Fidelio en el bosque animado dijo...

Salut mon ami!!! Vivir para ver!!! Y es que Cebrián es miembro de la RAE...como Ansón. A mí me cayó siempre bien Sarkozy, quizás porque es como un Berlusconi con principios (je, je, je). No, en serio, no sé por qué, desde su alcaldía en Marseille. Quizás porque paró al Frente Nacional del descerebrado (como mínimo) de Le Pen (esto no es comentario malicioso, todo lo contrario). Eso no quita para que desapruebe algunas de sus políticas y muchos de sus gestos (entre los cuales no se encuentra palpar las santas posaderas de Carla...).

Quisiera añadir que independientemente de ZP y de lo que dicen que dijo de nuestro presidente (inaceptable) Francia es nuestro aliado y nuestro vecino. Por eso, hizo bien ZP al decir qu'il a toujours été diplomatique avec moi (lui, M. le Président d'Espagne). Lástima que luego llegue Bush y le diga ¿qué tal amigo? (que es como decirle a Ratzinger que onda güey?), y el tío ni se entere...bueeeno. A ver cómo va la visita.

Un abrazo!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque.

Obviamente, tienes muy claro que no necesitas más... Por cierto, ¿qué me dices de Cebrián?

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Manolo.

¿Te refieres a Súper-Sarko o al académico Cebrián? Ah, vale, si me citas a la bella Carla, entonces te refioeres al nuevo Napoleón.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Amigo Iojanan.

Evidentemente, de lelo no tiene un pelo. Pero tal vez su ímpetu, su exceso de proactividad le ha hecho poner en peligro algunas situaciones diplomáticas. En cualquier caso su intervencionismo tan "a la Grandeur" a mí me pone enfermo.

Por lo demás, no es de lo que peor me cae y, al menos, no tiene rubor de actuar como enemigo de ETA.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Alfredo.

Me ruboriza usted con su elogio (inmerecido).

En lo referente a los últimos palos que le mete a ZP, sí, me había dado cuenta. (Aunque no diario, sigo siendo lector -crítico- de El País; también de ABC).

Ya lo dijho usted, la deuda a plazo fijo de PRISA necesita una ràpida solución. Y de repente a los de Juan Luix les ha dado por ser críticos ante ZP...

Un abrazo, amigo (ahora me paso por su bitácora).

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues sí, Fidelio. Yo tengo muy claro que Francia es nuestro aliado (uno de ellos, que no el único). Y es muy positivo que en el país vecino gobierne un señor que se diga amigo de Aznar, del Rey, de Zapatero.... Vale, ya sabemos que no se puede fiar uno de todo lo que nos diga un político, pero creo que Sarko se ha comprometido frente a ETA, por ejemplo.

A mí no me caía mal del todo hasta que comenzó a destular sus esencias intervencionistas. Hay que ver cómo saca pecho el tío con su sentido del Estado-que-todo-lo-puede-y-lo-interviene... Dios nos coja confesados.

Un abrazo.

El rincón de Chiriveque dijo...

No sé mucho acerca de él, salvo que el periodista Losantos lo tiene atravesado.

Un saludo.

Nightcrawler dijo...

Vaya, ya decía yo que la conversión de "El País" a fan de Sarkozy no podía pasar desaperciida, vive Dios.

La entrevista de Cebrián es mucho más reveladora sobre el entrevistador que sobre el entrevistado, lo que obviamente demuestra que periodísticamente, es pésima. Eso sí, que el diario de cabecera (que no el único) de PRISA, accionista importante del galicano "Le Monde" ponga ahora a Sarkozy por las nubes cuando se han desgañitado haciendo campaña por la socialista Sególéne Royal, no es más que una demostración de lo ladino y rastrero que es un tipo como Cebrián: se arrima al poder como sea.
Cebrián casi habla más de sí mismo y de sus pareceres subjetivos (que a saber a quién coj**** le importan un rábano) sobre el Presidente de "La Republique" que sobre el supuesto protagonista de la entrevista. El inefable hijo del jefe de prensa del Movimiento Nacional se las da de enterado y de importante, es como un chiquillo que presume de llevarse bien con el capitán del equipo de baloncesto en una serie de instituto norteamericano "Mirad qué importante soy que Sarkozy me recibe en el Elíseo y hasta finje cordialidad y hacerme caso". Digo yo que un viejo zorro que no es tonto como Sarko, sabrá diferenciar perfectamente a este tipo de arribistas y les dará lo que quieren: sus cinco minutitos de atención para que se sientan importantes y le glosen como buenos lameculos.


La cuestión es por qué Cebrián nos quiere convencer de que Sarko es majete: fácil, porque ya no habla bien de Aznar, sino de Zapatero. Sarkozy sabe que le conviene una España sin ambiciones internacionales y a la deriva económica. Zapatero es el presidente adecuado para mantenernos en eterna postración ante nuestro gran vecino del Norte (y ante el pequeño pero peligroso vecino del Sur). Zapatero es el preferido de Sarkozy para que España sea lo que le conviene a Francia: un país de tercera sin ni siquiera aspiraciones a serlo de segunda.

Saludos.