sábado, 4 de abril de 2009

Hoy, tras leer el periódico y arreglar las plantas...



Faltan pocas semanas para la Feria de San Isidro. (Para mí, la gran matanza).

Ya sé que la Humanidad tiene grandes problemas (bolsas de pobreza, comercio injusto, violaciones sistemáticas de Derechos Humanos, hambrunas,...) Pero hoy, al leer el periódico, arreglar un poco la terraza (las plantas, se entiende) me he acordado de que estamos en abril y, dentro de poco, en mayo. Y en Madrid, mayo significa San Isidro. Y la feria de San isidro, para mí, supone una matanza en toda regla. Una tortura innecesaria en favor de no sé qué concepto de cultura, arte o... demostración de exceso de testosterona (a saber, la minifalda y los toros que ¿cantaba? Manolo Escobar). Claro que lo de San Isidro no es lo peor. Basta con echar un vistazo a nuestra geografía festiva y advertir la existencia de variados exponentes de barbarie contra el toro (Tordesillas y su toro de la Vega, por poner un ejemplo representativo, o Coria... hay muchos).

Perdonen el exabrupto antitaurino de hoy. Es evidente que no he digerido bien las conclusiones y acuerdos del G-20 y demás invitados la fiesta londinense.

En fin, amigos, paz y amor (hermano Quico), que decían en un entrañable programa de Tve.

9 comentarios:

José Manuel dijo...

Hola Rogelio.

Pues a mí la Tauromaquia me parece una bonita fiesta y una manifestación artística muy bella. Es la lucha de hombre frente a bestia, inteligencia contra fuerza bruta. Además hay que pensar que esos toros viven durante años a cuerpo de rey muy al revés de los que se destinan al matadero. Además creo que ésta tradición ha aportado mucho a la cultura y al arte de nuestro país. Y además es la única tradición que no es propia de una zona concreta sino que está extendida por prácticamente toda la geografía española (con más o menos seguidores dependiendo del lugar).

Un saludo, Rogelio.

El rincón de Chiriveque dijo...

Hola Rogelio, como sabes yo vivo en una ciudad que se declaró "antitaurina" hace unos años, por votación en el pleno de su consistorio.

Personalmente no me gusta nada la "Fiesta", la considero además de todo lo que apuntas, aburrida de solemnidad. Sin embargo hay gente a la que le gusta y no todos pertenecen al sector conservador: Serrat, Sabina, la mujer del presidente la Generalitat (¡¡)...

Si siguen haciéndolas en Barcelona, pues bueno, pero si las quitan no pasa nada tampoco. Son algo medieval, como el toro de Vega.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas tardes José Manuel.
A mi, por el contrario, la tauromaquia no me parece un arte, precisamente, y con independencia de que el toro forme parte de nuestraa cultura mediterránea (principalmente) y haya dado origen a diversas formas artísticas (Pintura, danza, música).
Como persona pragmática (que pretendo ser) soy consciente del entramado económico y hasta político que genera este mudo (la tauromaquia) en España. En consecuencia, entiendo difícil lograr evitar que las corridas de toros, la lidia tal y como se entiende, según el Cossío, se erradiquen de nuestro país. Ahora bien, otro tipo de “espectáculos” por, llamarlos de alguna manera, como el toro de la Vera, o el de encierro de Coria (para mí, exponentes vergonzosos del abuso y tortura –innecesaria- contra un animal) deberían estar prohibidos. Es más, me gustaría que desde el mundo taurino se exigiese una modificación clara (si no erradicación) de estas celebraciones festivas.
Lo de que el toro “vive a cuerpo de rey”, qué quieres que te diga. ¿Viven mejor que los para negra en sus piaras? Seguro. ¿Mejor que los gansos en las granjas? Seguro que sí. Pero, desde mi punto de vista, prefiero la extinción del toro antes de que su existencia se fundamente en ser el motor de un espectáculo que lo torture.

Es mi opinión. Y así me manifiesto.

Un saludo (te debo una visita).

J. Rogelio Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque.
Aunque me irrite en ocasiones con este tema (el de la tauromaquia, en general) mantengo una postura (lamentablemente) resignada, respecto a su erradicación. De hecho mi respuesta a José Manuel expone lo asentado que está este mundo (el taurino) el negocio que mueve y las influencias que tiene.
Lo del toro de la Vega y otras heroicidades de raigambre hispánica (digo esto porque no hablo de otras heroicidades como la caza del zorro en Inglaterra; hoy toca lo taurino en España) está bien designarlo como de “origen medieval”; evidentemente, “de origen medieval” como la “dama de hierro”, la “quema de brujas”, “los castigos públicos” y demás barbaridades… “de origen medieval”. Es tan sumamente cruel, cobarde e innecesario un espectáculo así (toro de la Vega o Coria) que me parece increíble que no haya protestas más numerosas.
En estos temas lo “progre” y lo “conservador” se dan la mano. ¿Qué digo la mano? Se abrazan fraternalmente. El alcalde de Coria es del PP y el de Tordesillas es PSOE (creo). Por no hablar de las aficiones taurinas, en general de toda la clase política (desde Súper-Espe, hasta José Luis "Patadón" Corcuera).

Un saludo (te debo una visita).

Muñeca de trapo dijo...

Hola J.Rogelio.

La tauromaquia es parte de la cultura española y tiene una tradición milenaria, es cierto y
las corridas de toros no se ven como deporte, sino como una mezcla de arte, baile y muestra de ‘virilidad’, (para mi, claro y puro machismo). La tradición no justifica la crueldad.

No entiendo, quizás por la zona geográfica a la que pertenezco, ese maltrato irracional de los animales y sus derechos.

Un fuerte abrazo.

Mike dijo...

A mí la fiesta me recuerda el circo romano.

No puedo asimilar arte con la muerte de un animal por capricho. Además considero un riesgo inutl que un torero, aunque gane mucho dinero, ponga en riesgo su vida de este modo.

El problema es que a muchos antitaurinos nos asimilan con radicales, o vegetarianos.

Yo mataría a un animal para alimentarme o defenderme. Jamás por otro motivo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias, Muñeca de trapo.

A mí también me ocurre: no entiendo el por qué al maltrato animal. Pero este maltrato no es patrimonio exclusivo de una zona geográfica española...

Un abrazo y gracias por tu visita.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Mike.

(Casualidad, estoy viendo en Telemadrid una entrevista de Hermann Tertsch a Antonio Basagoiti. La claridad y la firmeza reciben ahora el nombre de "frentismo"...)

Sobre tu comentario sólo diré que lo suscribo íntegramente: "Yo mataría a un animal para alimentarme o defenderme. Jamás por otro motivo."

Un cordial saludo.