jueves, 28 de mayo de 2009

Espero que Ángel Gabilondo pueda hablar con la ministra de igualdad.

y, entre otros debates y reflexiones, le recuerde a Wittgenstein:
“De lo que no se puede hablar, mejor es callarse”.

Ludwig Wittgenstein - Tractatus Logico-Philosophicus

10 comentarios:

García Francés dijo...

Su cita "cuando no se puede hablar lomejor es callarse", creo que me la voy a aplicar también a mi mismo, D. Rogelio.

A veces dudo.

Garzón imputado por prevaricación

Lo del Sr. Garzón, imputado por unanimidad del Tribunal Supremo, parece una película, "El juez se ahorca", del director Mains Propres. Tenemos tiempo, veremos en que acaba todo y si el señor juez queda suspendido cuando la querella sea firme. SIGUE...

Garzón imputado por prevaricación

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hace unos días hablábamos de Arendt. La banalidad del mal...simple y llanamente. No entro en debates ético-religiosos. Pero, cómo se banaliza con la vida!

Lo que más me asusta es eso, la tranquilidad y la facilidad con que se rezuma inconsciencia.

Yo también espero que hable alguien con Zapatero...ah! No, no, con Aído...

Un fuerte abrazo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Alfredo.

Yo trato de aplicarme esta cita todos los días. Estamos aprendiendo continuamente.

El problema, como dice Fidelio, es la ligereza con la que se pontifica sobre ciertos asuntos...

Un abrazo, amigo.

El rincón de Chiriveque dijo...

Buenas Rogelio,

Un espermatozoide también es un ser vivo y no veas los que se asesinan diariamente... En fin, algún día progresaremos como sociedad cuando nos quitemos el lastre de las religiones...

Un saludo i visca el Barça!! jeje

Rubín de Cendoya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, he terminado de leer Las benévolas. Creo que no me gustó el personaje y las historias ya estaban contadas. Para aquellos ni los seres vivos de 40 años alcanzaban la humanidad.

Salud

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Ese es el problema, Fidelio. La banalización extrema de ciertos cargos públicos...

Me parece inadmisible tanta simplificación.

UN abrazo

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Chiriveque (y no te felicito aquí; lo acabio de hacer en tu blog y en modo plurinacional... para que no te quejes).

Me parece sensato plantear una reforma a la ley del aborto. Y entiendo también que, por mitivos éticos fundamentalmente, haya opositores totales o parciales. Pero lo que no me parece de recibo es tanta simplificación.

Creo que Ángel Gabilondo les habrá preparado alguna lección resumida sobre Humanidad a la susodicha.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Rubín y encantado de volver a saludarte.

A mí me encantó; sin duda de lo mejhor que leí en los últimos años.

He de reconocer que sois mayoría los que no consideráis a "Las benévolas" como gran literatura (estoy pensando en M. De Sans-Foy, a quien no le entusiasmó; destacó, no obstante otros méritos literarios).

Bueno, espero al menos que no te haya aburrido la obra.

Un abrazo.

Dave dijo...

No acabo de verlo. En España hay miles de parejas con problemas de fertilidad que gastan su tiempo y ahorros intentando adoptar un niño.
Para adoptar un niño español hay que esperar ocho años, por lo que se van a recorrer el mundo con tal de conseguir un pequeño/a indio, chino...
A esto le unimos un gobierno que se ha cansado de restregarnos la necesaria contribución transcontinental a nuestras cifras de natalidad.
Así las cosas, la solución que aportan a las madres españolas que no quieren tener a su hijo es el aborto.
Y yo me pregunto ¿qué tipo de "igualdad" es esa? ¿con quién nos igualamamos?
¿No podían darle un poco más a sus cerebritos agotados y formular una opción que apoyara a la madre y al feto y que, a la vez, resolviera tanto la angustia de las parejas que desean adoptar como nuestras mermadas cifras de natalidad patria?
¿A que a todos nosotros se nos ocurre la manera? ¿Por qué Iglesia y Estado sólo alumbran soluciones tan distantes?
¿Y si nos unimos para darles alguna idea?
8 años, 22 semanas