viernes, 19 de junio de 2009

El Golem (sobre la creación de un hombre artificial)

En 1982, una comisión presidencial norteamericana publicó un informe sobre las ventajas y peligros de la ingeniería genética aplicada al ser humano. El informe menciona también, por supuesto, la leyenda del Golem:

A semejanza del cuento sobre el, aprendiz de brujo o el mito del Golem, creado del polvo inerme por R. Yehudah Loew de Praga (el Maharal) en el siglo XVI, el relato sobre el monstruoso Dr. Frankenstein nos recuerda la dificultad en reparar una situación cuando un ser concebido como beneficioso se revela como destructor.

La literatura tradicional del Golem - mucho más importante de lo que suele creerse cuando se considera solamente su influencia en R. Loew- se enfrenta, hasta en detalles inesperados, con la ambivalencia de sea búsqueda de dominio por medio del conocimiento: cuando el hombre se descubre capaz de crear, gracias a su sabiduría y a su técnica, un ser humano artificial, pero en todo (o casi) semejante a él mismo, la condición humana se revela en toda su complejidad (…)

Generalmente el tema del Golem es conocida a través de la leyenda tardía sobre un gran cabalista del siglo XVI, R. Loew, apodado “el Maharal de Praga”, quien habría fabricado un hombre artificial con ayuda de las letras del nombre sagrado (…)

(…) La palabra golem no será utilizada para designar a ese hombre artificial hasta la literatura más tardía, y evidentemente su ambigüedad semántica carece de importancia. Hasta entonces esa palabra, que aparece sólo en el hebreo bíblico, (Salmos 139,16) se aplicaba a Adán, el hombre “natural”. Para el Midrash y el Talmud designaba un estadio intermedio e inconcluso en las etapas de creación del hombre a partir del “polvo de la tierra” , antes de que Dios “le insuflara un alma de vida”.

Henri Naftali Atlan

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Una lectura llena de detalles, desmitificadora (para todos aquellos que sólo conocíamos la leyenda del Golem de Praga) es la que nos presenta Moshe Idel, experto cabalista, en su obra “El Golem”.

La idea de que el ser humano es capaz de crear un hombre artificial cumplió el papel de otorgar a los sabios judíos una posición especial, en tanto que dueños de poderes sobrenaturales originados en un profundo conocimiento de la lengua hebrea y de sus poderes mágicos y místicos.

Evidentemente, el judaísmo ha contemplado siempre con naturalidad la idea de la creación de un hombre artificial. En contraposición con el cristianismo, que observa con sumo recelo (por “cuestiones éticas”) cuestiones como la clonación de células, por ejemplo, y otras formas de ingeniería genética.

Moshe Idel – El Golem (Tradiciones mágicas y místicas del judaísmo sobre la creación de un hombre artificial). Ed. Siruela.

10 comentarios:

janys dijo...

Bueno, es difícil emitir un juicio valorativo respecto de la genética; por una parte, se puede encontrar el remedio a muchos males y por la otra, quizá la destrucción humana; dejémosle al tiempo; por lo pronto te mando un beso de una auténtica panza verde que debora "guacamayas"; recuerda que es un platillo típico de León, no vaya a ser que me capturen los de ecología; hasta pronto.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Yo creo que la comparación es, en primer lugar, terriblemente bella. Ese lugar común que nos traes, ese "prometeísmo", me ha fascinado siempre, no digamos la figura del Golem (de la que los Simpson, como no podía ser de otra manera, también sacaron un episodio...). Si me permites, me da la sensación de que, con esto del aborto, la filosofía que subyace es justo la contraria. El ser humano renuncia a sí mismo (me da igual que se vea connotaciones religiosas o no en esto, porque a estas alturas...). No tiene nada que ver con las prácticas como las de Ordet, en que el médico tiene que sacar el bebé moribundo para salvar la vida de la madre...bueno, quizá divago demasiado. Es que siempre que veo algo del prometeísmo, algo de ese anhelo por crear vida artificial...pero tienes razón, el planteamiento judaico es distinto.

García Francés dijo...

ETA sigue matando vascos

Han matado a un hombre honrado, un buen policía vasco. Descanse en paz y su familia y amigos reciban mi más cálido afecto.

En ese grotesco experimento socialnacionalista que es el País Vasco, la democracia es inexistente, una entelequia basada en el idioma. Si te agrada, pillas, si no te gusta, te matan.

Hay que olvidar las decisiones políticamente correctas de la transición. Ya no sirven. Los asesinos nos lo recuerdan una y otra vez. Así, señores, no se pueden organizar más elecciones.

¿Porqué no se suspende la autonomía mientras existan coacciones nacionalistas y violencia terrorista?

ETA sigue matando vascos

El rincón de Chiriveque dijo...

Rogelio, ¿qué tal está la película?... Por lo demás, muy interesante, un abrazo.

En cuanto a García Francés, decirle que no sirven de nada las medidas reaccionarias. Además, tendría gracia suspenderle la autonomía a Euskadi ahora que gobiernan los "constitucionalistas", y estando ETA en una actividad misérrima (afortunadamente) si la comparamos con los años 80, en que era el pan de cada día...
Las actitudes incendiarias no resuelven nada.

Saludos.

Iojanan dijo...

Una entrada, amigo Rogelio, deliciosa y al tiempo. Es cierto que el judaismo salta tabúes que el cristianismo los ve infranqueables y que como concepto de existencia es "casi revolucionario". Tengo que decirte que vas de flor en flor acertando en sus olores. Un gran saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Janys.

Bueno, digamos que mi entrada pretendía ofrecer una reflexión muy inicial sobre el mito, desde el judaísmo, de la creación artificial de un hombre (el "prometeísmo" que dice más abajo Fidelio).

Yo conocía la historia del rabino Loew y el Golem de Praga, pero hasta que no leí el libro de Moshe Idel no me di cuenta del trasfondo cabalístico del mito de la creación artificial de un hombre.

El debate sobre la ingeniería genética es lo sificientemente complejo como para que yo, en dos líneas, me atreva a mostrar alguna idea contundente.

Gracias por tu comentario, "debora-guacamayas". Un beso.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Fidelio.

Es lo que le comentana a Janys. El tema de creación artificial de un hombre se presenta en cada momento histórico en diversas formas, en función del momento, la cultura etc.

Tu reflexión sobre el aborto, al menos en lo filosófico, no es diferente a mi planteamiento filosófico "originario" (lo que ocurre es que, como pragmático, apoyo las salidas recionales que en cada momento se acuerden de manera -digamos- general).

El planteamiento judaico es en este tema verdaderamente original. El libro de Idel no tiene desperdicio.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Alfredo.

Leí su entrada y no he podido hacer ningún comentario sobre ella.

Estoy hasto de las frases manidas habituales de los representantes públicos (especialmente de los representantes vascos) cuando suceden estas atrocidades.

Sin embargo, la suspensión de la autonomía, si bien no es una medida "extraplanetaria" ni "filofascista" ni nada parecido (Blair la suspendió en el Ulster, cuando la paz no se afianzaba políticamente)creo que, en los moentos actuales no permitiría avanzar en la situación de derrota policial y política del terrorismo.

Eso creo yo, amigo mío.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque.

La película "El Golem" de Paul Wegener me encanta. Si te gusta el expresionismo alemán de entreguerras, no te decepcionará.

No obstante no esperes encontrarte con Nosferatu, o M el vampiro de Düsseldorf, o El gabinete del Dr. Caligari...

En cuando a lo que comentas sobre el comentario (valga la redundancia) de Don Alfredo, no consideraría incendiario suspender una autonomía si se diesen condiciones de excepcionalidad permanente. A mí juicio, Ibarretxe (y no Ardanzam desde luego) rozó varias veces ese límite que supera las condiciones críticas hacia las excepcionales.

En la situación actual, y es mi opinión, creo que es preferible que el gobierno vasco lidere la lucha política efectiva contra el terrorismo. Quiero confiar en que va a ser así.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Iojanan.

Me imaginaba que te gustaría la entrada. Supongo que conocerías a Moshe Idel. Tiene un ensayo sobre la Cábala publicado en Siruela que espero leer pronto.

A mí esta lectura me desveló muchos matices sobre la el mito del Golem muy interesantes.

UN abrazo y gracias por tu comentario.