viernes, 10 de julio de 2009

El Euskobarómetro muestra la desconfianza de los vascos al pacto PSOE-PP

"El Euskobarómetro muestra la desconfianza de los vascos al pacto PSOE-PP ".

Bueno, amigos, a pesar de que una vez más el lehendakari apuesta por “marco de entendimiento” entre su partido, el PSE, y el PP, (un acuerdo de principios básicos), el Euskobarómetro nos habla de la “desconfianza de los vascos” hacia ese pacto.

Hace unos días un amigo me preguntaba sobre qué me parecía que el 61 por ciento de los vascos no quisiera el pacto PSOE-PP en Euskadi. Y, la verdad, en estos casos, lejos de opinar sobre las opiniones ajenas, procuro aplicar un cierto pragmatismo en el análisis.

Hay un tema muy obvio: aunque sin una mayoría aplastante, los simpatizantes y votantes nacionalistas suponen un numero mayor en el País Vasco frente al de los no nacionalistas (básicamente constitucionalistas). Guste o no, estos son los hechos.

Un amigo vasco me recordaba, tras la investidura de López, que este hecho se debía a una singularidad electoral (el decía que a un hecho puntual): la decisión de Eusko Alkartasuna de no presentarse en una lista común con el PNV. Una decisión muy firme… en la dirección del suicidio electoral de EA, puesto que el resultado de esta formación no ha podido ser peor.

He de confesar que, en primera instancia –y, tal vez, por no conocer en profundidad la trayectoria política del hoy lehendakari López- no imaginé la firmeza en su decisión de querer alcanzar la lehendakaritza. Esta firmeza política alimentó aun más el soberano berrinche (no se ha podido ser más malcriado e irresponsable) que agarró el PNV al ver inmediato el horizonte de la oposición. Pocas veces en la historia de la democracia española se ha presenciado una pataleta (política) de niño malcriado tan extremista en su enunciado (que rozaba y hasta superaba lo estrictamente democrático). Pero ese es otro tema.

Lo cierto es que, a pesar de que en primera instancia al PSE no le resultaba cómodo pactar con el PP, finalmente –y gracias a la voluntad política de ambos partidos, y muy especialmente gracias a PP vasco- pudo alcanzarse un acuerdo de gobierno. Y hoy tenemos a Patxi López en la lehendakaritza.

Yo creo que el cambio de gobierno en el País Vasco está suponiendo una modificación sustancial en las relaciones institucionales de esta Comunidad con el resto del Estado. Una modificación sustancial que es una mejora, a mi entender. Y creo que los hechos me dan la razón, comenzando por el desbloqueo en la relación entre la Comunidad Foral de Navarra.

Pero me estoy desviando de la pregunta original de mi amigo: “¿Qué te parece que el 61 por ciento de los vascos no quiera el pacto PSOE-PP en Euskadi?”

Mi respuesta es concisa: no me extraña. No porque yo lo desapruebe también (me refiero al pacto), que lo apruebo, dicho sea de paso. Sino porque hay un porcentaje significativo del electorado del PSE que mira con recelo al PP vasco. Es así de sencillo, guste o no, sea justo o injusto. Estos son los hechos y como tales debería analizarlos el PP, puesto que reflejan indirectamente el techo electoral que tiene dicho partido en la Comunidad Autónoma Vasca.

Y es que, aunque desde fuera de esa Comunidad, veamos el acuerdo de gobernabilidad PSE-PP con unos ojos (creo que, en general, bastante favorables e ilusionados; menos en Cataluña, que, en general, se recela del pacto) en el País Vasco las cosas se ven de otra manera: la convivencia diaria con los que justifican el terrorismo es algo “normal” (no nos queda más remedio que convivir, me dicen en mi barrio de Irún), el silencio abrumador frente a la barbarie de este fenómeno sigue siendo una losa en el desarrollo libre de esa sociedad. Por no hablar de la indiferencia con la que se trata en la calle el hecho intolerable de que más de la mitad de los parlamentarios vascos tengan que llevar escolta personal.

Difícil papeleta la del Gobierno Vasco actual. Un reto a la altura de los grandes hombres de Estado. El tiempo dirá si Patxi López, Rojo, Basagoiti etc. pertenecen a esa categoría política.

11 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

Buenas Rogelio,

En primer lugar, felicidades por la foto, me recuerda a mi viaje a Donosti hace cinco años, precisamente por estas mismas fechas... Tengo una foto muy buena hecha precisamente junto a los peines del viento...

En cuanto a la cuestión que planteas, habría que subrayar varias cosas...

En primer lugar, la suma de votos PSE-PP no es mayoritaria en Euskadi aunque sí la tengan en el Parlamento. ¿Y por qué?. Pues porque Álava, de forma incomprensible, está sobrevalorada y eso perjudica al PNV. Parece mentira que después de tantos años en el poder no hayan sido capaces de reformar esa ley, pues simplemente aplicando la de Hondt, la universalmente utilizada en España, Patxi López seguiría en la oposición...

Otra cuestión es que el PSE no ha sido transparente y casi nadie intuía un pacto de esas características, así como en 2001 sí era previsible, con Mayor Oreja y Redondo Terreros claramente compenetrados...

Pero en el fondo no es sorprendente. Si el cambio era bueno en Euskadi (o higiénico, por así decirlo) no lo era menos en Navarra y, sin embargo, allí el PSOE desde Madrid abortó los propósitos del PSN de hacer un pacto a tres con Nafarroa Bai e Izquierda Unida, una opción legítima, provocando la dimisión de Fernando Puras.

¿Qué le pasa al PSOE?... Pues que simple y llanamente se mueve por meros cálculos electorales. Sólo así se explica que Patxi López haya pasado de estar denunciado por reunirse con Batasuna a pactar con el PP...
Los próximos pactos que está deseando romper (deshecho ya el gallego por las urnas) son los de Baleares y Cataluña.

Por no se sabe qué motivos, al PSOE le preocupa mucho más perder votos en Madrid o Castilla que en Cataluña, donde además tiene su mejor feudo...

A mí, desde luego ya me han dejado de interesar. Hay, por suerte, partidos minoritarios como el Humanista o Por un Mundo más Justo, o incluso el Cannabis, que me interesan más. Por lo menos no van a hacer un mal uso de mi voto.

Un abrazo, Rogelio.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas noches, Rogelio. Felicidades, en primer lugar por tu entrada.

Estoy de acuerdo prácticamente en todo contigo. Sólo puede que disienta en una de tus conclusiones. El recelo de muchos votantes del PSOE respecto del pacto no creo que pueda traducirse en una desaprobación del pacto entre PP-PSOE. La militancia en estos dos partidos se vive de manera mucho más "intensa" me atrevería a decir (si bien no puedo decir que conozco de primera mano la situación) que el resto de partidos nacionalistas o abertzales, porque militar en uno de estos partidos es, y lo subrayo tres o cuatro veces, un acto de valentía. En su momento (siglos XIX-XX), el socialismo vasco estuvo perseguido por los nacionalistas de misa y comunión (ya te pasaré un artículo que los aranistas escribieron sobre Pablo Iglesias...que da miedo!). Pero es que ahora les va la vida en ello (como creo que afirmó una vez Basagoiti). Creo que el nacionalismo ha ido conformando un modelo social bastante viciado, en el sentido de "vender" la idea de que, como no firmaron la constitución, pues eso, que nos den todo lo que pidamos. Además de los argumentos de la lengua, la historia...y otras manipulaciones fácilmente demostrables. Esto sí lo digo con mucho conocimiento, no ya mío, sino de opiniones muchísimo más autorizadas que la mía.

No quiero terminar sin hacer una breve referencia al comentario de Chiriveque. Respecto a la ley d'Hondt, es muy probable que de no existir esta ley, sino otra más "ecuánime" los nacionalistas no tendrían tanta representación en el Congreso de los Diputados. Y, es más, ya saliendo del terreno de las leyes electorales. Si existiera un Senado al estilo de la Cámara alta alemana (pongo por caso), ocurriría prácticamente lo mismo, puesto que el sistema sería muy distinto al actual. Pero bueno, esto, además de ser opinión, es una hipótesis contractual, con lo cual...Un fuerte abrazo!

Iojanan dijo...

Yo sin embargo comparto plenamente tu criterio Rogelio, me parece que el análisis que efectuas es del todo certero y por lo tanto lo firmo sin recato. Simplemente por añadir algo más a lo dicho, creo que la sociedad vasca en el preciso momento que se quite de encima el miedo, algo que parece no está tan lejos como parecía ( un dato a título de anécdota, se están viendo muchas menos banderas con significación política en el Tour de Francia, algo es algo, pero se aprecia )empezará a notar el cambio, esa metamorfosis pasa necesariamente opr el convencimiento de los no nacionalistas de que su tierra es también de ellos, algo que siendo tan sencillo no lo parecía y es que el miedo paraliza sobre todo voluntades. El vecino que destrozó la taberna aberzale no era sino el extremo visible del iceberg que anda a la deriva. Un abrazo

Rubín de Cendoya dijo...

Un gran artículo Rogelio. Esa parte de votantes y también afiliados del PSE que se oponen al pacto es real. No soy capaz de encontrarle más explicación que el rencor atávico a la derecha tan azuzado por el PSOE y que tan buenos resultados electorales le ha proporcionado.
Aquí además concurre también la experiencia de pacto ya en el primer gobierno vasco de finales de 1936, de todos los del exilio y de la campaña nacionalista de demonización del PP que es tan necesaria para ellos, puesto que en realidad están pugnando por una misma franja de electores.
No se ha hecho la encuesta que pregunte a los vascos si quieren que gobierne HB o el PP, pero de lo poco que conozco yo la cosa, seguro que habría sorpresas desagradables.
Lo que dice Chiriveque de la ley electoral vale también para Vizcaya, que elige los mismos 25 que Guipúzcoa.
En lugar de hacer política ficción, debiéramos recordar por qué el PNV se empecinó en que votase el territorio y no los ciudadanos, que es lo mismo por lo que la capital está donde está cuando los ciudadanos mayoritariamente estamos en Bilbao.
Lo mismo que ha costado que la sociedad mayoritariamente rechazase a ETA, costará que se vea con tanta normalidad ser del PP como del PNV; en ese momento se valorarán los pactos por los programas y las realizaciones, en vez de por apriorismos nacidos de una falsa ideología.
Salud

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Chiriveque.

La foto es muy bonita, aunque no es mía. La verdad es que la obra de Chillida es muy fotogénica, sobre todo por el marco natural y urbano en el que se encuentra.

Lo que comentas del PSE ("Otra cuestión es que el PSE no ha sido transparente y casi nadie intuía un pacto de esas características") no es patrimonio exclusivo de este partido. A mí, de hecho, me ha sorprendido (gratamente) el riesgo que ha adoptado el hoy lehendakari.

Lo de la ley D´Hont a veces beneficia a unos y otras (a los mismos beneficiados en otras ocasiones) les perjudica. Lo cierto es que, guste o no guste al nacionalismo oficial, Álava es un territorio diferente al Vizcaya y Guipúzcoa.

Lo de Nafarroa Bai, evidentemente "se vende mal" en el resto de España. Yo tengo claro que no son ETA; ni de lejos (otra cosa es que no sean -NB- precisamente unos entusiastas de utilizar todos los recursos jurídicos y policiales de un Estado de Derecho... ). Por ese motivo (posible pérdida de imagen ante el resto de España) decidieron no tomar una postura que sería considerada como audaz. Y es que, hay mucho federalista de boquilla y así les luce el pelo y, por ende, a todos.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Fidelio.

Como le he comentado a Chiriveque, coincido con tu respuesta a su argumento acerca de la ley D´Hont.

Yo estoy bastante esperanzado con la consolidación de esta línea institucional que ha abierto el actual lehendakari y que no va a dar "ni agua" a aquellos que apoyan activa o pasivamente el terrorismo. Es una necesidad institucional y vital también.

Cuando puedas, pásame referencias sobre los exritos de Arana acerca de Pablo Iglesias. Hace tiempo leí un artículo de Juan Pablo Fusi sobre el tema. Gracias de antemano.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Iojanan.

A lo ya comantado añadirçia tu argumento "esa metamorfosis pasa necesariamente opr el convencimiento de los no nacionalistas de que su tierra es también de ellos, algo que siendo tan sencillo no lo parecía y es que el miedo paraliza sobre todo voluntades" que me parece completamnente certero. Es justo lo que yo les digo a mis padres, que viven allçi.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Rubçin.

Al final la demonizaciçon de la derecha, como tçu señalas "No soy capaz de encontrarle más explicación que el rencor atávico a la derecha tan azuzado por el PSOE y que tan buenos resultados electorales le ha proporcionado.
" trae este tipo de consecuencias. Es una pena, con todo lo que se habçia avanzado en los çultimos diez años.

No obstante, y en esto creo que estamos de acuerdo, los primeros signos dados por el nuevo Gobierno Vasco resultan esperanzadores.

UN abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio! En breve te mando por mail las referencias, no me refería a un artículo de Sabino Arana exactamente, aunque hay amplias referencias en un librito que estudié en la carrera y que es una joya por lo útil que resulta para entender muchas cosas de nuestra historia contemporánea: Arcaísmo y Modernidad, publicado por Antonio Elorza y Carmen López Alons hace ya bastantes años. El interés no es otro que el de aportar los textos originales de los discursos políticos de los siglos XIX y XX, desde Cádiz hasta la Guerra Civil. Es muy interesante y esclarecedor. En cuanto al artículo que me pides, está en una recopilación del amigo Jareño. Lo buscaré y te lo mandaré.
Un fuerte abrazo!

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, profundizando quizá algo más en el análisis de la encuesta, este artículo que el bueno de Teo Uriarte publicó en el País no tiene desperdicio.

Con respecto a temas de Sabino, lo mejor que yo tengo leído es "SABINO ARANA O LA SENTIMENTALIDAD TOTALITARIA" de Iñaki Ezkerra editado por Belacqua el año 2003


Saludos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por el envío, Fidelio.

Rubín. Muchas gracias también por la referencia al artículo de Teo Uriarte (interesantísimo).

Un abrazo a los dos