miércoles, 1 de julio de 2009

El Tribunal de Estrasburgo ratifica la ilegalización de Batasuna

La Corte Europea de Derechos Humanos concluye que España no violó la libertad de reunión y asociación del grupo 'abertzale' y considera su disolución una "necesidad social imperiosa".

La disolución de Batasuna por parte del Gobierno español no sólo fue legal, sino necesaria. Así lo considera El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (THDH), con sede en Estrasburgo (Francia). En una sentencia conocida hoy, este tribunal afirma que la disolución de la formación abertzale vino dada por una "necesidad social imperiosa". Es más, el tribunal añade que la prohibición de este partido político es "necesaria en una sociedad democrática", especialmente para el "mantenimiento de la seguridad, la defensa del orden y la protección y los derechos del otro".

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Lo he escuchado esta mañana en un programa de radio y acabo de consultar la noticia en un periódico digital.

La verdad es que pocas cosas me de entre las ocurridas últimamente en el plano de la política europea me han causado tanta satisfacción (al menos intelectual y ético política). Hace algún tiempo me refería en una entrada a los ídolos de la tribu baconianos (por el filósofo Francis Bacon, y su Novum Organum) y trataba dos casos de ídiolos que se ajustan perfectamente al tratamiento que ha tenido el terrorismo de ETA en la política española: los ídolos de la tribu o los ídolos de la plaza pública. Un ejemplo, para mí, muy representativo de este tipo de ídolos es el que representa el socorrido argumento (cajón de sastre) de la negociación. Según este argumento, en su formulación más habitual y ligera, es inevitable solucionar el conflicto vasco de manera negociada con ETA y sus brazos políticos. Para esta doctrina de pensamiento cualquier intento de solucionar el terrorismo de ETA mediante la acción policial y judicial está abocada al fracaso, dada la relevancia que ETA y el llamado MLNV tienen en el conjunto socioeconómico y cultural vasco.

Como bien me recordaba hace poco mi amigo Rubín de Cendoya hace unos días, “qué poco se lee a tu tocayo Rogelio Alonso”. Y es que Rogelio Alonso, uno de los mayores expertos que existen en España sobre terrorismo europeo, en su excepcional obra “La paz de Belfast” señala que sólo es efectivo comenzar el diálogo político (y, desde luego, la consecuente negociación política) entre un Estado y un grupo terrorista cuando ésta se encuentra debilitada. Y en este proceso es muy importante identificar un elemento poítico en el grupo o sus satélites políticos que tenga la suficiente capacidad de liderazgo para encarar un proceso así.

En España se ha mantenido hasta hace menos de diez años la creencia (ídolo de la tribu) de que luchar judicial y policialmente frente a los terroristas y sus soportes mediáticos, económicos y políticos no servía para casi nada. Fue paradigmático el proceso de ilegalización del diario Egin. Parecía que, según los corifeos del nacionalismo negociador habitual y otros satélites mediáticos, se quemarían las calles del País Vasco, por lo menos. No digamos ante un proceso de ilegalización de la entonces rama política de ETA: Herri Batasuna. Poco menos que un proceso revolucionario o de guerra civil vasca se desataría en las calles de Bilbao, Donosti, Vitoria, Oiartzun, Hondarribia,… No paso nada de nada. Repito (y con mayúsculas) NADA DE NADA.

Han sido necesarios más de treinta años para que seamos capaces de afirmar con orgullo democrático, con orgullo (¿por qué no?) de Estado, con orgullo de país moderno que no se pueden admitir movimientos terroristas (ni apologías, ni acciones, ni financiaciones) en su interior. Y las armas inmediatas y naturales para lucha contra este fenómeno son dos, básicamente: la vía policial y la judicial. (Pero entonces, ¿cuándo negociar? ¿Qué negociar? Cuestión espinosa sobre la que conviene no frivolizar ni tampoco sacralizar. No estaría mal un diálogo efectivo y real con las formaciones nacionalistas vascas de cara a su integración real y participativa en un frente anti ETA. Es aquí donde se sería posible negociar (en el fondo se negocia todos los días, por ejemplo, en los parlamentos...)

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo, supone enterrar las viejas (y cada vez más obsoletas, más mezquinas, más –afortunadamente- olvidadas) prácticas de algunos de nuestros vecinos europeos de considerar a España como un "Estado poco maduro, democráticamente hablando, y dado a no respetar los Derechos Humanos". Y es de justicia reconocer el acierto del segundo Gobierno de José María Aznar en la aplicación efectiva de estas medidas políticas y judiciales. También quiero incluir en este reconocimiento al entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Z., junto con Juan Fernando López Aguilar (después, Ministro de Justicia) en apostar por este acuerdo político que fue el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo.

Lástima que Ezker Batúa, Aralar y EA hayan expresado (más que esperable) disconformidad con la sentencia. Por no hablar del PNV. Auque esto sigue siendo la misma vieja historia…

P.D.: No quiero cerrar esta entrada sin recordar una de las noticias iportantes del día. La muerte de la excepcional coreógrafa Pina Bausch, piedra angular en la renovación estética de la Danza contemporánea. Hoy mirará desde el cielo los ensayos en lágrimas de su Wuppertal Dance Theater.


11 comentarios:

Bárbara Paraula dijo...

Buenos Días Rogelio,
Me gusta tanto su post que voy a desistir de publicar yo uno. Éste recoge una postura bastante equilibrada. En cuanto a su post de Bacon, le doy la razón en que las creencias de la sociedad han funcionando mucho tiempo como esos ídolos, si bien me hubiera gustado que desarrollase más el de la autodeterminación. En este sentido también considero yo que a veces se defiende como un ídolo la unidad de España, en vez de como una realidad constitucional y como un deseo y esperanza legítimos. Lo mismo les ocurre a algunso vascos, defienden como un ídolo su autodeterminación y su concepto de Paneuskalerria.

Es cierto que no ha pasado NADA DE NADA y que la lucha anti terrorista ha traído debilidad y escasas repercusiones sociales (al menos visibles).

Su planteamiento de qué negociar me parece también del todo acertado.

Supongo que a todos los que no nos gusta prohibir ideas ni asociaciones nos produjo algún tipo de debate moral nuestra ley de partidos. Yo al cabo del tiempo llegué a la conclusión de que no se legalizan ideas, se ilegalizan estructuras camufladas de partidos que sirven para organizar y financiar acciones terroristas, así que me llena de gozo que Estrasburgo esté de acuerdo conmigo, creo que es un importante respaldo a nuestra madurez democrática.

Ahora bien, hemos de ser conscientes de que otros partidos que son legales también utilizan sus estructuras de modo completamente antidemocrático, cuando no para cometer delitos flagrantes, como por ejemplo la ordenación urbana. Qué interesante sería tener una ley de partidos que impulsara una verdagera regeneración democrática.

García Francés dijo...

D. Rogelio, veo que le divierten mis popurrís veraniegos. Me alegro.

Estoy de acuerdo en que la noticia fue la de Estrasburgo. Pero ya la tenía descontada porque sabía del esfuerzo de la Fundación para la Libertad, Teo Uriarte y Javier Elorrieta, para impedir ese desaguisado. Entre muchos otros.

Vergüenza para los jueces patrios.

Estoy con Dª Bárbara. ¿Comprende porqué no escribí sobre Estrasburgo?

Aunque quiero matizar alguna de sus reflexiones. Nos propone:

"Poco menos que un proceso revolucionario o de guerra civil vasca se desataría en las calles de Bilbao, Donosti, Vitoria, Oiartzun, Hondarribia,… No paso nada de nada".

Y tampoco pasaría si, ateniéndose a la Constitución, se paralizara la Autonomía hasta que todo vasco pueda votar sin miedo a que lo maten.

"No estaría mal un diálogo efectivo y real con las formaciones nacionalistas vascas de cara a su integración real y participativa en un frente anti ETA". ¿No era eso la mesa de Ajuria Enea una y otra vez saboteada?

Respecto al Pacto por las libertades y contra el terrorismo creo recordar que acabó con el atentado de Barajas.

No quiero ser pesado, abrazos, querido amigo.

DEP, Pina Bausch

Fidelio en el bosque animado dijo...

Querido Rogelio! Enhorabuena! Como dije ayer, respondes al espíritu de la expresión de Churchill en aquellos años "no nos rendiremos". Por que somos nosotros, los que no matamos a nadie ni queremos que se mate nunca más, los que queremos vivir en paz, los que realmente luchamos, y luchamos por ello. Mi pregunta había sido siempre una que ahora, tras la sentencia, hago sin pundonor, pues creo que es, no diría una tautología, sino más bien un dilema que han tenido muchos: entonces ¿cuál es la necesidad social imperiosa, ilegalizar batasuna o dialogar con los que pertenecen a esta organización ilegalizada o con los terroristas a los que representan?

Yo sigo pensando que dialogar con asesinos es entreguismo. Cuando dejen de matar, hablaremos del gobierno (o del tiempo). Es muy sencillo. Lo que es miserable es que, además de poner los muertos, tengamos que escuchar su basura.

Qué razón tiene Rubín citando a Rogelio Alonso! El IRA empezó a negociar cuando se vió debilitado, y por desgracia, nos dejaron como colofón el atentado de Omagh...y ahora los soldados. Hay muchos ingenuos que creen que la estructura de ETA se debilita cuando detienen un comando o la cúpula...y el terrorismo callejero? y los comandos itinerantes? Y la masa social? Y lo que es peor aún, ¿y la falta de movilización de la sociedad, liderada por gobernantes entreguistas?
Mis felicitaciones nuevamente por tu entrada!

García Francés dijo...

El PP, Ana Torroja y Gabilondo, de rebajas

El PP repiensa, a la fresca de Segovia, mientras la soga aprieta el cuello de su tesorero. Debe ser difícil tomar una decisión cuando están en juego la pasta y los secretos. Las caras de alegría lo dicen todo del retiro popular. Sigue...

El PP, Ana Torroja y Gabilondo, de rebajas

El rincón de Chiriveque dijo...

Hola Rogelio, aquí llega el discrepante, jeje...

Cuando en el año 2003 estaba a punto de producirse la ilegalización de Batatusuna, el escritor y periodista Fernando Sánchez Dragó la calificó, en una tertulia radiofónica, de "disparate político", al ver una insensatez el poder poner en el ojo del huracan a alguien que no condena un atentado: "es como si yo, por no haber enviado un telegrama de condolencias al señor Bush por el 11-S, me convierto en sospechoso de terrorista".

No pudo estar más acertado, y que lástima que su carácter de librepensador se haya vaciado tanto, sobre todo desde que se puso bajo el mando de la implacable y filo-losantiana Aguirre.


Me sentí muy molesto además, cuando al PNV, beneficiado en las municipales de 2003 por la ausencia de Batasuna, fue acusado por el propio Aznar de "recibir los votos del terror"...

¿Qué pasa?... ¿Que sus votantes no tienen derecho a ello?... Ello por no hablar de los ataques a Zapatero (entonces, jefe de la oposición), porque su partido hizo pactos municipales con PNV, EA o Aralar, ya que "contravenía la ley de partidos"...

Una cosa son los terroristas (detestables y condenables)y otra el nacionalismo vasco o vasco-navarro, que puede gustar más o menos, pero existe, es legítimo y se ha de respetar.
Y tampoco entiendo esa cruzada que se ha puesto en marcha contra uno de los mejores dramaturgos españoles vivos, que para más inri tiene más de ochenta años, y está operado del corazón varias veces...

Mi solución: que se puedan presentar los partidos que quieran y, cuando se demuestre judicialmente que han delinquido, que se les aplique la ley, pero nunca de forma preventiva.

Ya puestos, me gustaría saber porque Democracia Nacional (por citar un caso) campa por sus respetos, después de que no condenó (y encima justificó) el crimen de un joven en el metro de Madrid a cargo de uno de sus simpatizantes...

Un abrazo.

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, una vez más has dado en el clavo. Los mitos.

Hay un mito primigenio, quizá la madre de todos los mitos, que es el suponerle toda la legitimidad y toda la bondad al nacionalismo no terrorista, cuando es bien sabido que se nutre directamente del totalitarismo.

Siguen abundando entre nosotros los “bienintencionados” que le conceden mérito al comunismo, o al nacionalismo porque llevan el pueblo o la masa en sus eslóganes.

Hannah Arendt lo dejó bien explicado, pero aquí se lee muy poco.

Tengo en algún lugar, mi desorden no me permite encontrarlo ahora, un texto de Joseba Arregi en el que, partiendo de la inocencia de las víctimas, desarrolla la imposibilidad ética de llevar a la práctica política el programa nacionalista en el que coinciden en un altísimo porcentaje con los victimarios.

En una aproximación anterior al texto que quiero citar, en Octubre de 2005 escribió lo que te copio para unos encuentros organizados por Aldaketa y la Fundación Fernando Buesa Blanco, trataban sobre el significadopolítico de las víctimas del terrorismo:

(Se refiere a la resolución del Congreso de los Diputados sobre un posible diálogo con ETA) Por eso decía yo al principio que me asusta un poquitín -y no uno con eso ninguna crítica política, ¡Dios me libre!, a la resolución aprobada en el Congreso: me refiero más bien a la mayoría de la sociedad vasca, que está saturada, cansada y quiere pasar página– que algunos políticos –y vuelvo a decir que me refiero más al mundo nacionalista, casi exclusivamente a él– pretenden que desaparezca ETA, pretenden olvidar a ETA, para poder hacer política no sin ETA sino como si ETA no hubiera existido, y como si no hubieran existido los asesinados por ETA, y como si los asesinados por ETA no merecieran memoria y significado político. Y esa es la trampa en la que no podemos caer.

Después vinieron aquellas negociaciones con tanto tiempo y tantas energías perdidas por culpa de un dirigente adolescente para el que cada día comienza la historia.

Perdón por la chapa, pero hoy hago lo que amenaza Bárbara Paraula y seguramente no escribiré en el mío.

Gracias

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias Bárbara. Aunque créame que lamento que mi post le haya hecho desistir de escribir uno (que, seguro, sería muy interesante).

El post sobre Bacon es una entrada más que esboza la actualidad de los ídolos baconianos (que en el fondo son creecias) a la luz de la actualidad política española. Tomo nota de su comentario sobre la autodeterminación y puede que me anime a publicar algo (aunque, me temo, no sería demasiado original).

Evidentemente no ha pasado NADA DE NADA cuando el Estado se ha decido a evitar los atajos y abordar el problema sin renunciar a las accciones policiales y judiciales.

Sobre las corruptelas de los partidos "democráticos" estoy bastante de acuerdo con su comentario.

Un cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Alfredo.

Me encantan sus "popurrís veraniegos"; me resultan muy divertidos y de un estilo literario, para mí, inalcanzable. Es usted (permítame la expresión) "un crack".

Con respecto a sus puntualzaciones estoy basante de acuerdo. Obviamente, una entrada como la mía se presta a muchas matizaciones y precisiones que a mó no me es posible acotar. En particular, el final de la Mesa de Ajuria Enea es uno de los sicesos más tristes de las postrimerías del Gobierno Ardanza.

UN fuerte abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

No puedo estar más de acuerdo, Fidelio. La verdada es que parecemos gemelos en estos temas.

Y es que suscribo punto por punto todo lo que comentas. Sin excepción.

Ahora me paso por tu blog.

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque y gracias por tu (disidente) comentario.

Una precisión: a HB no se le ilegaliza por no condenar a ETA. Se le ilegaliza por colaborar activamente con una banda armada. Esa es la sentencia: colaboración con banda armada y no lo que dice Dragó -por cierto, no te creas que se ha vaciado tanto; yo creo que no ha cambiado demasiado en los últimos diez años-. (Aunque me resulte repugnante oírles, yo sostengo que la no condena de un crimen terrorista no tiene por qué implicar una apología automática. Pero esta es mi opinión).

Por último sí estoy de acuerdo con tu apreciación sobre la acusación realizada al PNV en el 2003. Los votantes de la ilegalizada HB tenían y tienen derecho as votar cualquer formación legal; lo cual no incluye y ni a HB, ni a PCTV... Otra cosa es la valoración que queramos darle a la actitud del PNV de entonces (2003( y su deriva soberanista con el mundo de ETA como timonel del barco...

La verdad es que el argumento de que "ilegalizando HB se les quita el derecho de votar a sus simpatizantes" es una de las falacias mças inasumibles.

Por cierto que, aunque se haya convertido en mçartir de la causa abertzale, Sastre lleva mucvhas dçecadas con el norte perdido. Guste o no guste. Por lo demças, estoy contigo que aplicar una ilegalizaciçon preventiva, cuando la unica prueba que hay es la no condena de terrorismo, resulta poco presentable, al menos para mçi.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu comentario, Rubin y gracias por las consideraciones que nos reproduces, de Arregi, una de las mentes ¨mças tolerantes y privilegiados del panorama polçitico vasco.

Y, por çultimo, tu consideraciçon sobre Hanna Arendt, es mças que acertada, como de costumbre.

Un abrazo.