jueves, 27 de agosto de 2009

Estampas estivales (1)

Las vacaciones estivales –las mías, quiero decir- han finalizado. Menos días de los que hubiera deseado pero, en fin, las obligaciones laborales han impuesto su (inexorable) ley. (No me quejo. Creo que estar presionado por el trabajo, en tanto que supone trabajo, constituye, hoy por hoy, un privilegio).

Pero bueno, lo que quería comentar, en esta primera entrada del curso escolar 2009-2010, es un pequeño detalle, una estampa estival que comprobé durante uno de mis paseos por las calles de Donosti, lugar tan entrañable como necesario en mi itinerario estival y (¿por qué no?) vital.

El paseo en cuestión fue bastante largo. Es algo que me gusta de ciudades como Donosti: desde el Antiguo, hasta la Parte Vieja bordeando, primero Ondarreta y después la Concha propiamente dicha.


Fue en la Parte Vieja donde presté especial atención al mobiliario urbano, a los posibles carteles (ya se imaginan ustedes a qué tipo de carteles me estoy refiriendo) a los muros exteriores de los edificios, etc. Quería comprobar qué grado de aplicación presentaba el anuncio del Gobierno Vasco, en boca de su Lehendakari de no dejar ni un hueco en las calles de Euskadi que pueda servir para la propaganda de ETA paredes de las calles (sic).


La verdad es que pocas veces me he llevado sorpresas tan agradables en Donosti, al menos en lo que a política (o sociopolítica) se refiere… (evidentemente el magnifico certamen musical que constituyen las diferentes ediciones de la Hamabostaldia o Quincena Musical siempre son muy agradables – dedicaré una próxima entrada a la excepcional edición de este año-). Volviendo al análisis político, quiero destacar que la máxima institución autonómica en el País Vasco (me refiero al Gobierno Vasco y a su Lehendakari) está cumpliendo con su compromiso. Y sin complejos de ningún tipo.

¿Pancartas? ¿Fotos de apoyo a los presso etarras? ¿Apología de ETA (disimulada o explícita)? Sorpresa: NADA DE NADA.

Se está comenzado a recobrar la normalidad social y política, al menos, en las principales capitales del País Vasco. ¿Supone esto que se han eliminado todos y cada unos de los carteles de apoyo implícito o explícito a ETA? Bueno, todos todos, no es posible… al menos en tiempo real (u on line, que diría algún petardo). Con independencia del largo camino que todavía queda por recorrer en la consecución de una estética (digámoslo así) urbana, o más bien ciudadana, en la que no tenga cabida ningún símbolo de apoyo a la banda terrorista, el paso dado por el Gobierno Vasco actual es uno de los hechos más destacados (al menos para quien escribe estas líneas) de la política nacional en los últimos tiempos.

Y resulta esperanzador, con independencia de que –tal vez- no sea un hecho especialmente por todos y cada unos de los ciudadanos vascos, el compromiso firme (al menos de momento) de este Gobierno, más allá de las soflamas propagandísticas de firmeza contra ETA, por no hablar de otras frases manidas, a las que la política nacional nos tiene acostumbrados.

Sólo espero que este compromiso de lograr que la calle sea “el espacio de la libertad y la convivencia” no se reduzca a una mera actuación veraniega a la luz de “la música y del baile, de la danza, de los fuegos artificiales y de la gastronomía", que hacen tan especiales las Fiestas de verano en el País Vasco.

(Por cierto, no tengo constancia de que esta medida del Gobierno Vasco haya provocado ningún terremoto, ni seísmo alguno; ni tampoco ninguna conjunción planetaria del estilo de la que nos espera en breve…)

Un abrazo.

11 comentarios:

El rincón de Chiriveque dijo...

Hola Rogelio, quiero darte la bienvenida y la razón en lo que argumentas. El nacionalismo periférico es una pérdida de tiempo en sí misma y contra los intransigentes y extremistas no hay que reparar medios para arrinconarles y hacerles desaparecer de la vida pública.

San Sebastián, preciosa ciudad que visité en 2004, ha de ser una ciudad abierta al mundo y no provincianizada por esos bárbaros y por el acomplejamiento del nacionalismo moderado.

Por cierto, cuando yo estuve estaba todo el casco antiguo con fotos de una etarra que al parecer se había suicidado en una cárcel francesa...

Un abrazo, amigo

Iojanan dijo...

Bien hallado, amigo Rogelio, de nuevo en tu casa. Nunca pisé San Sebastián para mí que vivo tan lejos, Donosti para tí , que es tu tierra, y no lo hice por prejuicios, cierto, prejuicios que van desapareciendo día a día y que resultará de todo esto que visitaré Donosti, y Vitoria, lugar que tengo enmarcado como objetivo y que , como te digo, no lo hice por cuestión de principios, seguramente erróneos.
Por otro lado si esos que escriben, pintan y destrozan supieran historia verían que de Vizcaya salían los mejore soldados del imperio español y están repartidos por todos los sitios y lugares, yo tengo amigos personales Ibarra, Echevarría, Echeverría,y Tolosa, para ser de pueblo y del sur de españa no está nada mal. Y luego estos criaturos diciendo y abominando de la España invasora cuando ellos son la propia España. Abrazos

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, no voy a decirte bienvenido porque donde verdaderamente estábamos bien es de dónde venimos.

Magnífica entrada. Es cierto que se respira otro aire tras esos poco más de cien días del nuevo gobierno en pleno verano.

Aquí en el lugar han borrado todas las pintadas, comienzan a aparecer otras pero ya sólo son feas (mal hechas, con nocturnidad y prisa) y bastante laig tipo annistia osoa.

Espero que el acuerdo de Rodolfo Ares y la Asociación de Municipios termine también con estas.

Saludos

José Manuel dijo...

Hola Rogelio, espero que hayas disfrutado de tus vacaciones.

Sobre lo que comentas, pues es bueno saber que las cosas están cambiando por esas tierras, y esperemos que sigan cambiando para bien.

Desde luego que en una ciudad como San Sebastián hayan desaparecido todos esas pintadas, carteles,... es un síntoma de cambio, de cambios para bien, la desaparición de esa idea nacionalista-independentista, pero sobretodo la desaparición de esa lacra que es el terrorismo que tanto daño ha hecho al País Vasco y a España.

Esperemos que los vascos sean inteligentes, que lo son, y acaben con esas absurdas ideas que no hacen más que daño, dividir a la gente y crear fanatismo que desemboca en terrorismo. Pero aún queda mucho camino que recorrer, pero seguro que lo conseguiremos.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias Chiriveque.

No puedo estar más de acuerdo en lo que señalas: "...ha de ser una ciudad abierta al mundo y no provincianizada por esos bárbaros y por el acomplejamiento del nacionalismo moderado."

No se puede decir más claro.

UN abrazo (y cuidado con Lionel Barrymore y sus visitas).

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Encantado de hallarte de nuevo, Iojanan. Qué razón tienes al señalar la importancia de "lo vasco" en esta realidad hostórica llamada España.

La verdad es que, aunque se han tardado demasiados años (tal vez) en adoptar estas medidas, el paso dado es esperanzador.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Alegría me causa volver a leerte, Rubín

Yo, sobre todo después de cierta conversación que tuve con un amigo en Galicia (creo que sabes de quién hablo...), espero que el la actitud de firmeza del Gobierno Vasco (López, Ares,...) siga sólida.

Un abrazo.

rePreSsOrEs dijo...

Primeiro que pasases unhas boas vacacións.

Se tan fácil é de eliminar os simbolos pro-etarras, supoño que será tan fácil facer o mesmo cos franquistas que todavía continúan 35 anos despois. Recomendoche un paseo por unha cidade similar a Donosti, A Coruña, e podes ver como mínimo 50 elementos franquistas. Espero que fagas unha entrada igual sobre o tema.

Logo tamén da bastante gracia da ver como contamos as cousas se son dun lado ou doutro. Se tiveches tempo de ver os telexornais ou a prensa burguesa este verán, saberías que falaron de 2 herriko tabernas que ían a pechar. Esa misma noite foron atacadas por falanxistas. Eso si, o día seguinte nada diso salía nos medios. Se en vez de ser unha herriko, fose unha sede do PSOE todos os medios alí condenando.

Por último, demostrando o Estado Fascista no que estamos foi a carga policial contra os familiares que ían recibir a unha persoa que xa cumplira condea, e a detención do seu tío por ir a recibila tras saír do cárcere. Se vos parece ben esta carga e detencións, facede un pouco de memoria que nunca vai mal:
A las siete y media de la tarde, Barrionuevo y el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera cruzaban las puertas de la cárcel de Guadalajara acompañados hasta la misma verja por el ex presidente del Gobierno Felipe González y arropados por los principales dirigentes del PSOE y por unas 7.000 personas, muchas de ellas llegadas en autobuses fletados por el partido en Andalucía y Extremadura. Barrionuevo y Vera están condenados a 10 años por el secuestro de Segundo Marey.

"¿Es esta la fotografía que buscaban desde hace años algunos políticos? Aquí está, ya la tienen. Y no de dos hombres, la tienen de tres", comentó Felipe González cuando la puerta de la cárcel se cerró tras Barrionuevo y Vera. Toda la ejecutiva socialista, encabezada por Joaquín Almunia y José Borrell, los líderes autonómicos y destacadas figuras del partido, como Alfonso Guerra, estuvieron a la puerta de la prisión, mientras González abrazaba a Barrionuevo y Vera antes de que éstos cruzaran el umbral de la cárcel. Hubo también alguna ausencia significativa, como la del último ministro del Interior con el PSOE, Juan Alberto Belloch. Previamente, ante unos 7.000 simpatizantes socialistas que lanzaban gritos de libertad" e "inocentes", Almunia aseguró que el PSOE seguirá luchando por la libertad de los encarcelados y porque "España tenga un futuro de paz y no de rencor". En el recorrido desde el estrado donde hablaron Barrionuevo y Almunia hasta la prisión, los condenados y los dirigentes socialistas tuvieron que atravesar una compacta multitud que pugnaba por estrecharles las manos y lanzaban gritos de apoyo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias José Manuel.

La verdad es que éstas resultan unas medidas más que necesarias. Sea tarde, mejor tarde que nunca.

UN abrazo y bienvenido.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Erreoresoriak.

Pasé unas buenas, aunque cortas, vacaciones.

Conozco Coruña. Nací allí, aunque mi infancia la pasé en Orense. Suelo visitar Coruña una o dos veces al año. Desconozco su hay 20 ó 50 símbolos franquistas.

Tengo claro que hay que erradicar los símbolos de enaltecimiento del movimiento etarra. Lo tengo muy claro. Al igual que cualquier exaltación explícita del llamado alzamiento nacional. Así de claro y alto. Voy a poner un ejemplo sobre esto último:

¿Estoy (yo de acuerdo) con quitar de la vía públioca, de las plazaas, símbolos de la FE & JONS (por ejemplo) exaltando el "alzamiento"? Sin duda. No tienen cabida o, más bien, no deberían tener cabida.

¿Estoy (yo) de acuerdo con eliminar el nombre de Agustín de Foxá (por ejemplo), un escritor español que participó activamente en la Falange, pero que tiene méritos literarios difíciles -sostengo- de discutir? Pues no. En absoluto estoy de acuerdo en eliminar el nombre de Foxá (sigo con mi ejemplo) de una calle española. (Su novela "Madrid de corte a checa", es realmente portentosa; aunque resulte ofensiva en algunos puntos).

¿Y si la calle se llama "Avenida del Generalísimo"? Creo que debe ser el municipio al que pertenezca la calle quien tiene que tomar la decisión? Mi opinión particular, si fuese edil del municipio imaginario de mi ejemplo, seria la de cambiarle el nombre a la calle.

Lo del ataque de falangistas a esos "espacios de libertad y respeto a la Humanidad" (me permirirás la ironía) que son las herriko tabernas es algo que desconocía. Seguro que desde el movimieot proetarra se aluden estos (presuntos) ataques a la Guardia Civil o a la Polocía (la española, of course).

Por último, el episodio que mencionas sobre el apoyo del PSOE a etos imputados en actividades ilegales de supuesta lucha antoterrorista, así como de malversación de fondos (reservados) me parece grotesco, por ser generoso en el calificativo.

Al menos, reconoce que en nuestro estado ("fascista", según tu) existe la posibilidad de llevar a los tribunales a responsables de Interior, cuando existen evidencias de ilegalidad (malversación de fondos públicos, formas de "guerra sucia", etc.)

Un saludo y seguiremos polemizando.

Bárbara Paraula dijo...

Buenas Noches Rogelio. Quería haber venido hace tiempo a visitar esta entrada, pues ha llegado el día (o la noche).

Además de esperanzador es interesantísimo desde el punto de vista de vista de la antropología del poder, de la comunicación y del espacio urbano. Cómo se implantan las idea, mediante la apropiación de los espacios públicos. Es muy curioso como hablan las paredes, o el meteorólogo de la tele (ya no ponen el mapa de Euskal Herría, sólo el de la Comunidad Autónoma), o los bares, o la colocación de las banderas. ¡Y de que manera nos comen el coco en cada esquina!. Mediante el contexto nos implantan la interiorización de determinada definición de la realidad.

Yo tambien le traigo una estampa navideña. La mía más frivolona.

Postales de Caprilia