jueves, 10 de septiembre de 2009

Elecciones en Afganistán (I)


La verdad, amigos, lo último que me apetece esta noche es analizar el penoso espectáculo ofrecido por nuestros políticos en su congreso anual… De veras: ¡qué cansancio dan! Y qué terror también, habida cuenta de que no rectifican en su axiomas intervencionistas y anhelos súper regulatorios (en este caso me refiero al Gobierno de la Nación o GobiernodeEspaña… como ustedes prefieran).

Hoy venía recordando en el coche, al regresar del trabajo, los resultados electorales en Afganistán. Y, también, el deterioro de imagen y credibilidad que ha sufrido en todo este proceso el presidente Karzai.

Me viene a la cabeza lo que escribió Ahmed Rashid en “Descenso al caos” (escribí una entrada a propósito de ensayo imprescindible). Resumo los puntos más destacados que Rashid escribía sobre el político afgano, en 2008:

Seis semanas antes del 11/S, un viejo amigo mío afgano vino a pasar conmigo el día a mi casa de Lahore. Comimos juntos y luego nos enzarzamos en una intensa discusión que duró hasta bien entrada la tarde, pero no llegamos a ninguna conclusión. Estaban en juego su futuro, su seguridad y la suerte de su país, que estaba inextricablemente relacionada con mi vida de cómo periodista durante los últimos veintitrés años, y con la suerte de mi propio país, Pakistán.

Mi amigo era Hamid Karzai, jefe de la tribu de los popalzai, que viven en los alrededores de Kandahar. Acababa de recibir un ultimátum del ISI (Inter-Services Intelligence Directorate), la poderosa y temida agencia de los servicios de inteligencia del ejército pakistaní, que durante dos décadas había dirigido una guerra encubierta en Afganistán y Cachemira, hostigado a los disidentes en Pakistán y era entonces el principal apoyo de los talibanes…El ISI le había comunicado a Karzai que no podía permanecer en Pakistán, que su visado no iba a ser renovado y que él y su familia tenían que abandonar el país antes del 30 de septiembre (de 2001)…

(…) Ambos sabíamos quién era el que había ordenado realmente su expulsión: el mulá Mohamed Omar, el líder de los talibanes, que ya no podían tolerar más el politiqueo antitalibán de Karzai (…)

(…) El padre de Karzai había sido asesinado por los talibanes en 1999 –un asesinato en el que, según cree Karzai, también estuvo implicado el ISI-.

Ahmed Rashid – Descenso al caos (Ed. Península, 2009).

(En fin, amigos, animo a seguir leyendo esta magnífica obra, clave para entender la realidad histórica y política de Asia Central, en general, y más concretamente de Pakistán y Afganistán).

Sobre la victoria de Karzai me preocupa sobre todo la pérdida de credibilidad institucional que ha sufrido la presidencia en todo este proceso. Y, lo peor, las patéticas cifras de participación electoral.

Al final, como viene arguyendo Rashid en los últimos años, la estrategia de no ayudar con FIRMEZA a la construcción de un Estado nacional en Afganistán nos está resultando muy cara para todos. Seguiremos analizando estos resultados…

P.D.: Por cierto, ¿adivinan ustedes a través de qué conocidos servicios de inteligencia se distribuyó el pago a los señores de la guerra, para apoyar las operaciones de EEUU en Afganistán contra los talibanes? Sííí: a través del ISI,… ya saben, ocurrencias de Rumsfeld.

10 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Bueno, amigo Rogelio, vaya por delante mi admiración por tu tesón bloguero. Además de agradecértelo, es un ánimo para los demás (al menos para mí).

Está muy buen el extracto que traes de Rashid, pero más contundente aún tu postdata: el ISI. No tiene desperdicio lo que dice de él Ahmed Rashid en el fantástico libro. Hay una verdad ineludible: no se puede abandonar Afganistán, y ahí, la OTAN debería "echarle un par", pero como hablamos de Europa, no lo va a hacer.

Otro aspecto de controversia es lo que se oye y se comenta de las elecciones. Que si fraude, etc. No menos interesante (arriesgada y audaz también) me parece la apreciación de que, con fraude o no, el triunfo es que los afganos hayan salido a votar. Este hecho debería valorarse. Felicidades nuevamente por tu entrada. Un abrazo!

El rincón de Chiriveque dijo...

Rogelio, ¿pero cómo puedes cuestionar a Rumsfeld, si es el hombre más desinteresado e íntegro de la historia universal?... (Carcajadas)

Un abrazo.

Atila el Huno dijo...

Herr Professor!!

Tendré que pillarme ese libro. No obstante me da la sensación de que se quiere crear un Estado tapón para contener a Irán, un Estado que no existe ni existirá por mucha OTAN que se ponga por medio. Ese "país" es artificial, creado por los británicos al estilo bulldog. Se estrellaron los Rusos y se estrellará la ONU, la OTAN y dios si se pasa por allí.

La Democracia requiere algo que ancestralmente ha faltado en esas tierras. Las balas no cambiarán nada.

Saludazos!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Amigos.

Muchas gracias por las respuestas.

Estoy viendo, en CUATRO, un reportaje interesantísimo (que no descubre grandes cosas, pero que resulta muy revelador): Afganistán / Españoles en la ratonera.

FIDELIO.
Resulta tan claro tu comentario "Hay una verdad ineludible: no se puede abandonar Afganistán, y ahí, la OTAN debería "echarle un par", pero como hablamos de Europa, no lo va a hacer" lo suscribo íntegramente.

CHIRIVEQUE
Si puedes "echar unos minutos" en el libro de Rashid, vas a ver un análisis muy pormenorizado de cosas (como las de Rumsfeld, etc.) que ya sabiamos, pero que asustan cuando lees un análsis riguroso.

DON ATILA

Todo lo que usted quiera. No dudo de la responsabilidad histórica de los hijos de la Gran Bretaña. Pero ahora, hace más de un siglo, la importancia geopplítica de Asia Central es mucho más clara que en los tiempos del Imperio Británico.

¿Construir artificialmente un Estado? ¿Y por qué no? Los talibanes han organizado un Estado, con poco poder de capilaridad -eso sí-, con el islamismo como ideología aglutinadora.

Lo que tengo muy claro es que debemos seguir en guerra contra los talibanes y contra las fuentes de financiación del terrorismo islamista (que no islámico). Es inadmisible un gobierno talibán amenazando a las democracias occidentales (y eso lo digo sin complejos, faltaría más).

Las balas, evidentemente no instauran la democracia. Pero una forma elemental de estado (la instauración de un código de justicia, de una estructura judicial mínima, apoyada; por ejemplo) sí puede permite los partidos políticos, por ejemplo.

La democracia... en fin. Eso llegará tarde -si llega-. ¿Ha visto usted "Buda explotó por vergüenza"? Imprescindible, créame.

Un fuerte abrazo a todos, amigos.

Bárbara Paraula dijo...

Buenas Noches Rogelio.

Sinceramente, no me veo capacitada para emitir una opinión....No tengo ni idea de que hay que hacer con Afganistan.

Así que me limito a leer las de ustedes y señalarle que le he dejado un comentario en el post de la postal veraniega.

Atila el Huno dijo...

D. Rogelio!!

La financiación de los talibanes la buscaría yo más bien en las capitales del mundo musulmán y en las donaciones de sus magnates, amén de en esos negocientes raros que se montan algunos inmigrantes. Que no todo viene del lavado de dinero de las mafias de la droga libanesas-sirias-marroquís!!!

Hombre si yo despotrico aquí sobre la artificialidad del Estado Catalán o el Vasco...tendré que hacerlo, con más razones, de ese!!. Los Estados artificiales y los Estados tapón...acaban siendo Estado Vietnam!!!

La mejor Guerra que le podemos montar al mundo radical musulmán es dejar de depender de SUS recursos.

Después de tantos años de intervención en aquel "país", se sigue oyendo hablar de tribus, burkas y amapolas....lo de toda la vida.

La mejor revolución sigue siendo la que uno mismo hace.

Un saluzako!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

HOla Bárbara.

Agradecido por tu visita. Y por el comentario también.

Yo no soy ningún experto en Asia Central no en terrorismo intrernacional con lo cual mis opiniones tratan de ser matizadas, teniendo en cuenta que esa realidad tiene otras "aristas" que, seguro, desconozco.

Ahora bien, en la medida en mis comentarios provoquen opniones enriquecedoras, se habrá cumplido el objetivo que prentendo. (Las de Chiriveque, Fidelio, el Rey de los Hunos y -por supuesto la tuya- siempre son enriquedcedoras... y desde luego superan la calidad de las entradas).

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

¡¡¡Don Atila!!!

No le falta a usted razón. En lo referrod a la financiación del terrorismo islamista, sin duda. Estoy PLENAMENTE de acuerdo, amigo mío.

Y con respecto a cómo hacer la guerra contra el radicalismo islamista (yo utilizo este término, y no "islámico"... pero -vaya- le he entendido perfectamente, Don Atila) también comparto su postura.

Créame, que en este tema estamos muy de acuerdo.

Y, por supuesto, muchas gracias por sus comentarios; siempre arrojando difeentes aristas en esta realidad tan "poliédrica" que nos toca vivir.

Un abrazo.

Atila el Huno dijo...

D. Rogelio!!

Acabo de ver en CNN el documental que comentó. ReDios!!, da cosa cuando el soldado afgano dice que los españoles "tienen todo tipo de armas pero no combaten" aliñando la frase cin un gesto que en medio mundo musulmán denota desprecio.

Ea, le dejo que me están esperando una serie de rubias.....espumosas!!

Salud!

Fiodor M. Dostoievski dijo...

Una palabra: Paripé.