martes, 15 de septiembre de 2009

Hölderlin y la esencia de la poesía


La Palabra no es tan sólo un instrumento que, entre muchos otros y cual uno de ellos, posea el Hombre; la Palabra proporciona al Hombre la primera y capital garantía de poder mantenerse firme ante el público de los entes. Únicamente donde haya palabra habrá Mundo, esto es: un ámbito con radio variable, de decisiones y realizaciones, de actos y responsabilidades, y aun de arbitrariedades, alborotos, caídas y extravíos. Solamente donde haya mundo, habrá historia. La palabra es un bien en el sentido primogénito de los bienes: lo cual significa que la Palabra responde por, o que asegura que el hombre puede tener historia y ser histórico. (…)


Martin Heidegger– Hölderlin y la esencia de la poesía. (Edición, traducción y comentarios de Juan David García Bacca – Anthropos, 1989).

La conferencia “Hölderlin y la esencia de la poesía” que pronuncia Heidegger en Roma, el 2 de abril de 1936, es comentada en esta imprescindible edición por el filósofo español Juan David García Bacca, una de los personajes del exilio intelectual español tras la Guerra (in)Civil. En la segunda parte de la edición, el filósofo español comenta la disertación heideggeriana a la luz del espíritu y letra de Antonio Machado.

La cara del hombre no es espejo de ninguna otra cosa, por estar demasiado hecha, confinada a su especie; el agua no tiene cara propia, por eso presenta en imágenes a todas, mientras ellas y ellas estén sumergidas en atmósfera de luz.

La ciencia toma la palabra “hombre” en su escueta y estricta significación; y en tal caso en hombre no se ve sino hombre; y dirá de él, en tal estado de cosa definida, esa vulgaridad de que es animal racional. Pero del hombre-en-ser, del hombre en palabra poética y metafísica, lugar de aparición de todo, espejo del universo, hombre en estado y función “esencial”, se podrá decir lo de Machado:

El hombre es por natura la bestia paradójica,
un animal absurdo que necesita lógica.
Creó de nada un mundo y, su obra terminada,
“Ya estoy en el secreto, dijo todo es nada”

Juan David García Bacca – Comentarios a “Hölderlin y la esencia de la poesía” de Martin Heidegger.

¡Qué maravilla! A veces la Cultura (con mayúsculas) ofrece estas sorpresas. El dos de abril del 36 no había estallado todavía la Guerra (in)Civil española. Heidegger leía en Roma esta disertación sobre la esencia de la poesía.

En 1944, exiliado en México, Juan David García Bacca elabora esta edición sobre la obra heideggeriana. En palabras del insigne filósofo español “de la Alemania agresiva, aún en 1944, supimos separar personas, conductas y obras”.

Sobra, por mi parte, cualquier comentario.

8 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Para unos, la lógica es Dios...y para otros Marx (bueno, ahora hay que inventar otros dioses, tanto aquí en España...como en China)!

mcanabalb dijo...

Oe, oe, oe ... me acabas de animar a leer a Holderlin, que ya lo tenia pendiente hace tiempo!!!

Un señor que a sido compañero de cuarto de Hegel y Schelling ... interesante (http://es.wikipedia.org/wiki/Friedrich_H%C3%B6lderlin)

Rubín de Cendoya dijo...

Interesantísimo amigo Rogelio; permíteme copiarte un párrafo de Stefan Zweig sobre tu autor.

“Un día, a mediados del siglo, Bettina –que una vez lo saludó como a un dios- oye decir que el poeta arrastra su vida serpentina en casa de un honrado carpintero y se horroriza ante él como si fuera un emisario de Hades, tan extraño lo encuentra para el presente, tan remoto suena ya su nombre, tan olvidada está su magnificencia. Y el día que se acuesta para morir, su muerte no tiene en Alemania más importancia que la caída de una hoja ya marchita por el otoño. Algunos obreros lo llevan a la tumba envuelto en raída mortaja; miles de páginas que escribió durante su vida se dispersan entonces o algunas son guardadas negligentemente, cubriéndose de polvo años y más años en las bibliotecas. Durante toda una generación quedó sin ser leído el heroico mensaje del último, del más puro de la pléyade sagrada”.

Lo escribe Steffan Zweig en la introducción al ensayo biográfico en el libro La lucha contra el demonio (Hölderlin – Kleist – Nietzsche) ediciones El Acantilado 2005 página 32

Saludos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Tal vez esa sea la cuestión, amigo Fidelio, inventar otros dioses...

Un feurte abrazo

J. Rogelio Rodríguez dijo...

A ver que te parece, Manolo.

Si quieres te puedo dejar el libro que comento. Es Filosofía (Estética, más bien), pero resulta impresionante.

Por cierto, muchas gracias por recirdarnos ese detalle boigráfico: la Alemania del romanticismo y del idealismo (¡qué gran Cultura!)

Un abrazo fuerte

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias Rubín, por el comentario.

Tomo muy buena nota de la referencia de Stefan Zweig (autor imprescindible). Por cierto, ¡qué maravillosa colección presenta El Acantilado! ¿verdad?

UN fuerte abrazo

El rincón de Chiriveque dijo...

Sensacional, poco más puedo añadir, amigo, nos haces aprender muchas cosas a todos.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por el elogio, Chiriveque.

(De "haceros aprender", nada de nada. Las bitácoras, tal y como nsostros las entendemos -Fidelio, Rubín, Manolo Canabal, Manolo Ariza,... son un instrumento de compartir).

Si puedes echarle mano al libro (lo edita Anthropos) no tiene desperdicio.

UN abrazo