jueves, 3 de septiembre de 2009

Litany for the Whale – John Cage


He interpretado, leído, visto y escuchado la música de John Cage durante años – me encuentro entre los que consideran un importante compositor y no sólo una influencia importante.

(Paul Hillier, en las notas a la grabación de “Letany for a Whale”).

-------------------------------------------------------------------------------------------------
Necesitaría varias entradas para expresar lo que me transmite la obra, siempre interesante (a menudo turbadora), de este compositor contemporáneo, John Cage, fallecido hace muy pocos años.


Su carácter polifacético, en lo musical, su investigación y sus planteamientos originales sobre la forma musical (más allá de la lectura tan snob -y eminentemente cutre- que, a menudo, reduce la obra de Cage a “4´33´´”) hacen de John Cage uno de los compositores más importantes e influyentes del pasado siglo.

Esta grabación incluye, entre otras piezas, los “36 Mesósticos, re y no re de” de Marcel Duchamp. Una delicia.

Litany for a Whale – John Cage
Intérpr.: Theatre of Voices, dir, Paul Hillier – Harmonia Mundi

4 comentarios:

Manuel dijo...

En el corazón de las cosas
susurra el silencio.
En el corazón del silencio
canta la vida.
Saludos.
PD.- El Luisma se fugó con tu perro después de que les tocase la primitiva.

El rincón de Chiriveque dijo...

Amigo, la música clásica contemporánea me cuesta mucho y mucho... Salvo alguna pieza de Arvo Pärt o algo muy concreto de Penderecki se me hace muy duro.

Espero no dar una lección de incultura por ello jeje...

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu comentario, Manolo, superando (como siempre) mis entradas. Es precioso.

Y gracias por darme estas novedades sonte el Luisma...

UN abrazo

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, Chiriveque: Nunca es tarde.

Estos clásicos contemporáneos incluyen también a Prokofiev, Shostakovich, Messiaen,... a Pierre Boulez, Bruno Maderna; sin olvidar a Webern, Berg,...

Hay miles de obras contemporáneas que están esperando tu emoción. ¿A qué esperas?

Un abrazo.