lunes, 26 de octubre de 2009

El amanecer del hombre


La imagen memorable de 2001: Una odisea del espacio, la película de Kubrick, capta un aspecto de esta coherencia más amplia en la dirección de la épica humana. Es la secuencia inicial, titulada “El amanecer del hombre”, un primate protohumano acaba de realizar el descubrimiento del uso de una herramienta por primera vez al emplear un gran hueso como arma en una lucha a vida o muerte. En el éxtasis de ese descubrimiento, golpea incansablemente el hueso contra una roca hasta que termina rompiéndose y, remontándose a gran altura, se metamorfosea con lento movimiento en una nace espacial de inicios del siglo XXI. En este simple montaje vemos toda la trayectoria prometeica, el alfa y omega del esfuerzo prometeico por liberar al hombre de los límites de la naturaleza mediante la inteligencia y la voluntad humana, por ascender y trascender, por obtener el control del ámbito del cual el ser humano intenta emerger. (…)

Richard Tarnas – Cosmos y Psique (Indicios para una nueva visión del mundo) – Ed. Atalanta.

Estoy empezando esta obra (una obra sobre las cosmovisiones, “que relaciona los movimientos planetarios del cosmos con las experiencias arquetípicas del ser humano”). Este fragmento me ha resultado conmovedor.

18 comentarios:

Atila el Huno dijo...

D. Rogelio!

¿Inteligencia, Voluntad, Ética?...supongo que HAL informaría de que no ha hallado indicios de nada semejante en este sector de la Galaxia.

Me perdone Herr Professor...pero como bien sabe, hoy ni tan siquiera sería capaz de jurar que haya vida inteligente en este planeta.

Saludos Voyager!

Manuel dijo...

Perdimos la inocencia cuando nos hicimos conscientes de nosotros mismos y nuestra propia desnudez, cuando empezamos a pensar que la naturaleza y nosotros éramos cosas distintas, separadas... Y, tras comer del árbol del Bien y del Mal, Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso.
Rogelio, buen amigo, fiel camarada en el camino a sabe Dios qué parte...

mcanabalb dijo...

Hoy te he copiado la imagen en un post mio (muchos mas humildes que los tuyos), je, je

Calamity dijo...

Una vez oí o leí que el problema de la civilización no es saber cuando empezó sino cuando empezará. :-)

(Me chifla 2001 y sus bailes galácticos a ritmo de vals. Me encantan tus lecturas, high level para mí aún, pero me voy apuntando en un cuadernito para ir poco a poco metiéndome en harina.)

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, ¿cómo lo haces? te queda de maravila; y los demás en este mundo pedestre.

Un saludo amigo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

El libro tiene muy buena pinta, desde luego. Yo había interpretado la escena de Kúbrick como el momento en que el hombre empieza a fabricar útiles de forma paralela a la aparición de la guerra...o la voluntad de poder independientemente del instinto (y que conste que me sitúo en las antípodas de Nietzsche...). Me ha encantado tu entrada. Siento no poder estar más tiempo con vosotros. UN fuerte abrazo, amigo mío!!

El rincón de Chiriveque dijo...

Hola amigo, siento no compartir el entusiasmo tuyo por esta película de Kubrick, que me parece un monumento a la pedantería. De todas formas tu lectura de la misma sí reviste interés.

Un abrazo.

Miguel dijo...

Sensillamente genial esta escena de la película. 2001 Una Odisea del espacio para mí es una película de culto, que siempre me apetece volver a verla otra vez. Y cada vez me hace pensar en este gran enigma de la aparición del ser humano sobre la Tierra.

Un saludo

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Rey de los Hunos.

No le falta razon a usted. HAL se volveríaloco, sin duda, al no encontrar respuesta.

Yo soy escéptico también con respecto a la vida inteligente, pero qa veces encuentro algú detello: como el de Ruchard Tarnas.

Un abrazo amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Perece telepatía, Manlo, pero tu aegumento "pensar que la naturaleza y nosotros éramos cosas distintas, separadas..." es uno de los ejes del ensayo de Tarnas. Me está encantando. ya te contaré.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, Manolo (Canabal), no exageres. Tus post son más breves porque sintetizas bastante mejor que yo, que soy un rollista profesional.

Paso a visitarte esta noche. Un fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Un placer volver a saber de ti, Cal. La verdad es que la lectuar de est aobra es fascinante y la cita que reproduzco sencillamente me encantó.

De lecturas high level, nada. Son muy interesantes (eso me parece a mí, al menos) y entiendo que accesibles para casi todo el mundo.

Una amante de la divulgación cientifica, como tú, estioy seguro que disfrutaría.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, Rubin... Digamos que el mérito es del filósofo. Yo me limito a inetntar entender sus planteamientos, sus reflexiones,..

UN fuerte abrazo y gracias.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Yo tambien siento que no nos podamos "leer" mas. Pero también yo estoy reduciendo mis dedicaciones blogueras, porque el trabajo me tiene muy absorbido.

Interesante tu visión sobre la secuencia de 2001 y emocionante tu cita a Nietzsche.

Un fuerte abrazo, Fidelio.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque.

La verdad es que la entrada no iba dedicada a Kubrick sino a Tarnas.

Yo creo que 2001 es una obra sublime por momentos, pero un poema inconcluso (es mi visión).

Esta primera secuencia siempre me encantó.

Un abrazo.

García Francés dijo...

D. Rogelio, hace tiempo que esos valores los dejamos los sapiens bien atrás. El consuelo encontrar destellos de todos ellos en este su blog, amigo mío. Un gran abrazo.

España cae de lleno en la etapa PREMOFETA

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu visita, MIguel. Efectivamente tu percepción " Y cada vez me hace pensar en este gran enigma de la aparición del ser humano sobre la Tierra.
" es la que compartimos muchos cinéfilos al contemplar esta obra maestra.

UN cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

De veras que es usted muy amable, Alfredo.

Le he dejado un comentario en su última entrada.

(Hoy no puedo inspirarme; tengo fiebre).

Un abrazo.