jueves, 15 de octubre de 2009

SOBRE EL CANTO GREGORIANO

El canto gregoriano es una de las manifestaciones del nuestro pasado musical que más interés despierta entre los aficionados, a pesar de que, por lo general, el conocimiento que se suele tener sobre la materia no sólo es muy superficial, sino también bastante erróneo.

El moderno redescubrimiento del canto gregoriano tuvo su gran espaldarazo desde la abadía de Solesmes (Francia), a finales del siglo XIX. Desde entonces se ha atribuido a Solesmes y sus teóricos la recuperación de esta parte esencial del repertorio y su más correcta y pura interpretación. Sin embargo, tal cosa dista mucho de ser cierta.

El principal problema de la teoría de Solesmes es que, más que un intento de renovación musicológica o, por decirlo claramente, un intento honesto de recuperar la música del pasado, representa toda una ideología musical apoyada por la Iglesia Católica, que pretende negar unas realidades históricas y anular un corpus de tradiciones que, de hecho, constituían las verdaderas raíces de la primitiva música cristiana. Por eso surge la pregunta: ¿qué había antes de la irrupción de las teorías de Solesmes? Poco a poco se va recuperando ese repertorio extraordinario, basado en una tradición oral y escrita que un programa ideológico como el de Solesmes borró prácticamente del mapa, imponiendo a la Iglesia un repertorio único y, lo más grave, reinventando una tradición. Se negaba así la existencia de otros cantos que no fueran el gregoriano que ellos propugnaban.

Desde el punto de vista interpretativo, también Solesmes reinventó una tradición (o ideología): la del canto en grupo; no hay solistas y el individuo se funda en la masa anónima del coro. Por si fuera poco, Solesmes introduce un anacronismo aberrante dentro de la música litúrgica: la figura de un director de coro casi al estilo de los directores de las orquestas sinfónicas, que no participa en los cantos y que se limita a definir y dar formas a las líneas musicales.

(…) Musicológicamente, además, pretende (Solesmes) hacer creer en la pureza del gregoriano como si fuera un dogma de fe, y no admite que en cada país de Europa (es más, en cada centro religioso dentro de un mismo país) se hubiera desarrollado un tipo de canto que incorporase las tradiciones musicales locales, negando, por ejemplo, que en la Península Ibérica, en el siglo XI, determinadas prácticas musicales integradas en la liturgia tuvieran una relación más cercana con Egipto y Siria que con Roma (…)

Aunque a alguno le pueda parecer mentira, las maneras –digamos- tradicionales de interpretación del gregoriano me han parecido muy aburridas. Incluyo a Silos y Solesmes como ejemplos de esta interpretación tradicional (que, por cierto, de tradicional no tienen nada, y sí de ideología).

José Carlos Cabello – Guía de la música clásica grabada / Volumen I – De la música medieval al siglo XVI.

Comparto completamente la visión crítica y clarificadora que desarrolla José Carlos Cabello (recordado presentador del maravilloso programa de Radio 2, “Conversación Galante”, que tanto nos enseñó a descubrir los repertorios infinitamente bellos de la Música Antigua).


Por añadir algo de cosecha propia a la reflexión aguda y esclarecedora de Cabello, diré que siempre me pareció sospechoso el sonido asexuado, de masa coral asexuada, y monótona, de las interpretaciones tipo Solesmes o Silos.

En los próximos días seguiré con esta reflexión en torno al gregoriano y los cantos anteriores y posteriores (Canto viejo romano, canto ambrosiano o milanés, canto galicano, canto mozárabe…)

Y si creo polémica, muchísimo mejor.

12 comentarios:

Manuel dijo...

El bello mantra de los cristianos...El subtítulo del "Bardo Thodol" tibetano es "La liberación del alma a través de los sonidos".
Eres un místico. malgrè toi.

El rincón de Chiriveque dijo...

Rogelio, a mí me gusta escuchar el disco que tengo grabado del Coro de Monjes del Monasterio de Silos, si bien es un poquito pesado, todo sea dicho. No por ello dejo de reconocer su mérito, aunque en la música medieval me gusta más la profana de los trovadores.

Un abrazo.

Iojanan dijo...

Para mí es un descubrimiento, he pinchado en los vínculos de aportas y ahora escucho de fondo los de Solesmes. En verdad habiendo escuchado otras veces este tipo de canto jamás reparé en que las diferencias entre estos pudiesen enriquecer tanto. Un axioma casi, pero no caí. ahora espero que en otra próxima ocasión pongas algún vínculo que nos ayude a los neófitos a diferenciar entre los " asexuados" y los demás. Tengo verdadera curiosidad.
Gracias Rogelio por estos despertares tan estupendos.

SB dijo...

Gracias por tu comentario, me ha resultado muy interesante tu blog. Mi espacio es mucho más desordenado y ruín, lo lamento. Aún con todo, para las cosas que realmente me llaman la atención procuro ser más ordenado.

Un saludo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Hola Rogelio! a pesar de lo poquísimo que se de gregogriano, estoy de acuerdo contigo. En general, los estudios interpretativos son teorías. Si oyeras las teorías que circulan sobre los metrónomos de Mozart...También estoy (como no podía ser de otra manera) con Manuel, pero malgrè toi?

Pour quoi? On parlera...Un abrazo!!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tus palabras, siempre "hermáticas" Manolo.

¿Místico yo? Menudo honor me das.

Un abrazo

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu comentario, amigo Chiriveque. Voy a seguir hablado de estos repretorios y, me permitiré citar algunas referencias... ¡a ver qué te parecen!

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches Iojanan.

Vamos a por ello. Esta noche (domingo... más bien lunes 19) toca hablar de canto viejo romano. A ver qué te parece.

UN abrazo y gracias por tu comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu visita, SB.

A mí, francamente, me ha parecido muy interesante tu blog. Te aseguro que lo visitaré.

UN cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias Fidelio, por tu visita y comentario. La verdad es que hay demasiada especulación en torno a estas músicas y su interpretación. El problema es cuando se ocultan las investigaciones históricas y se suplantan por mera ideología.

A vere qué te parece la entrada de esta noche sonbre canto viejo romano.

Un abrazo.

Diana dijo...

Un mantra más.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu visita Diana.

UN abrazo.