viernes, 13 de noviembre de 2009

Elogio de la nueva milicia templaria (I)



Sermón exhortatorio a los caballeros templarios.

El soldado que reviste su cuerpo con la armadura de acero y su espíritu con la coraza de la fe, ése es el verdadero valiente y puede estar seguro en todo trance. Defendiéndose con esta doble armadura, no puede temer ni a los hombres ni a los demonios. Porque no se espanta ante la muerte el que la desea. Viva o muera, nada puede intimidarle a quien su vida es Cristo y su muerte una ganancia. Lucha generosamente y sin la menor zozobra por Cristo; pero también es verdad que desea morir y estar con Cristo porque le parece mejor.

Bernardo de Claraval – Elogio de la nueva milicia templaria (Biblioteca Medieval – Siruela).



------------------------------------------------------------------------------------------------

Es uno de los temas medievales que más me gustan. Sin ninguna duda.

El final del siglo XI en Occidente es un periodo clave para entender la historia de la expansión de los reinos cristianos, en Europa, norte de África, Oriente Próximo y en Tierra Santa. El concilio de Clermont que organiza el papa Urbano II (1095) proclama que el camino de la salvación de todo cristiano es la liberación de Jerusalén. Esta exhortación papal supera todas las expectativas, en la primera cruzada que toma Antioquía en 1098 y finalmente Jerusalén, el 13 de julio de 1099.

Es entre 1118 y 1119 cuando un caballero francés, Hugo de Payns (y su compañero cruzado, Godofredo de San Omer), funda la orden del temple. Pensemos que la mayoría de los caballeros cruzados, una vez concluido su voto y su participación en la cruzada, regresaba a Occidente. Los peregrinajes a Tierra Santa, conquistada Jerusalén, se vieron estimulados considerablemente. Y de la necesidad de defensa de los peregrinos algunos caballeros deciden prologar su voto. Estos caballeros se comprometen a defender a los peregrinos y a proteger los caminos que llevan a Jerusalén.

Años después, Bernardo de Claraval en el concilio de Troyes (1128) da cartas de grandeza a la orden del Temple con este sermón exhortatorio dirigido a su fundador (amigo suyo) Hugo de Payns.

En fin, señores, por hoy me detengo aquí. Es un tema que me apasiona desde hace años. Por su historia, por el protagonismo de la orden en el desarrollo de los reinos cristianos europeos durante los siglos XII, XIII y XIV; por su arquitectura, su organización jerárquica, económica (la orden inventa una especie de letra de cambio: los peregrinos o los cruzados pueden depositar bienes en sus oficinas europeas y recibir a cambio un documento que les permite recuperar este valor en Tierra Santa).

Seguiremos hablando de esta organización medieval, de monjes-guerreros, en sucesivas entradas.

Algunas referencias:

- La edición de Elogio de la nueva milicia templaria de Bernardo de Claraval, en Siruela, incluye Los Templarios de Régine Pernoud.

- Una visión completa de la historia de la Orden lo proporciona Auge y caída de los Templarios, de Alain Demurger (eed. MR).

- Sin duda Templarios: la nueva caballería de Malcom Barber es un estudio profundo sobre la significación del Temple en Historia europea en la Edad Media.






15 comentarios:

Atila el Huno dijo...

Una yihad que acabó desbaratada por lo más prosaico y terrenal del feudalismo occidental.

PD: la imagen no es del Medieval II Total War..¿de qué juego es?...es que lo de los escudos redondos me ha dejao un pelín perplejo.

Saludos a caballo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Ni remota idea, amigo mío. La imagen me pareció curiosa y ya ve usted, gran Atila.

Ay, si (San) Bernardo levantara la cabeza. Todo sea por Hugo de Payns y Jacques de Molay.

Saludos a pie.

García Francés dijo...

Querido D. Rogelio, yo desconfié de Camps al ver con que poca gallardía defendía la propiedad de sus trapitos. No acuso, simplemente me pareció una de las preciosas de Moliere.

Pero, los gemidos plañideros sobre las cunetas me parecieron de los que, más que frenar la barbarie, incitan al tiro en la nuca contra quienes los profieren.

Y, su posterior matización arrepentida, otro gesto de impotente del autoconvertido en presa.

Cobo, otra autovíctima, también se sitúa él mismo en peligro de muerte. Los asesinos aún están creciendo pero las víctimas ya ofrecen la nuca. Un abrazo, amigo mío.

A ustedes dos, saludos de centauro.

El rincón de Chiriveque dijo...

Gracias por la información aportada a un tema del cual tengo un desconocimiento absoluto.

Una pregunta, amigo, ¿por qué tienes en los enlaces a los del Instituto Juan de Mariana?... ¿Sabías que son defensores del indecente hipermegaconsumismo navideño y que descalifican a los que se oponen al mismo?...

Un abrazo y a las Cruzadas!!

Rowen dijo...

Hola Rogelio...
Que misterio el de los Caballeros Templarios... Me gusta...
¿Había mujeres por allí?
Mmmmm...
:::::::::::::::::::::::::::::::::

Beso

Fidelio en el bosque animado dijo...

Vaya!! Otra coincidencia, amigo mío! A mí también me apasiona el tema de las órdenes medievales, así que procederemos a intercambiar alguna que otra impresión. Bueno, hay un libro de estos de pseudohistoria que se llama Jesús, o el secreto mortal de los templarios. NO sé quién lo escribió, pero si hubiera tenido la distribuidora de Dan Brown, el autor se habría hecho de oro. Seguimos hablando, Godofredo de Charnay!

janys dijo...

Saber sobre historia me encanta, me lleva a conocer mundos que jamás pude ni podré visitar. Muchas gracias por visitar mi espacio y por ser tan lindo conmigo; me fascina que me digas panza verde así que no dejes de hacerlo. Un beso y hasta pronto.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por sus palabras, Don Alfredo.

La verdad es que estoy bastante de acuerdo con las consideraciones que realiza sobre el personaje (Camps).

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Un placer Chiriveque.

Es un tema que me apasiona, el de las órdenes militares. Y la historia del Temple es sencillamente fascinante.

¿Por qué tengo el enlace de la Juan de Mariana? Pues porque soy liberal, básicamente. Y me gustan algunos de sus miembros y colaboradores (mi amigo Fernando Herrera, Carlos Rodríguez Braun, Jesús Huerta de Soto,...)

Desconozco si descalifian o no el "indecente hipermegaconsumismo navideño" (prometo informarme más sobre su postura), pero como liberal no defebderé jamás un consumo dirigido por los Estados, sino por las leyes de la oferta y demanda: el es mercado como marco de nuestras relaciones de intercambio (Mises).

Otra página liberal que me encante es, sin duda, la del Instituto Mises, una de las Escuelas más importantes de Economia Austriaca.

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Un placer volver a saber de ti,... Rowen.

La verdad es que la historia del Temple sí presenta misterios y alguna leyenda.

Era una orden militar y, como tal, no admitía a mujeres. Eran otros tiempos...

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Fidelio, amigo.

La verdad es que hay mucha subliteratura sobre el Temple y sus "misterios". Mucho programa "a lo Iker Jiménez..."

Es normal. A fin de cuentas la fascinación "romántica" del historicismo genera estas ensoñaciones... o estas mentiras.

UN fuerte abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Encantado de volver a saber de ti, Janys. La verdad es que te echábamos de menos.

UN fuerte abrazo.

Natalia Pastor dijo...

Las órdenes medievales,y en especial los templarios,son un tema apasionante.
El pasado verano me sumergí en la lectura de "LOS TEMPLARIOS EN LOS REINOS DE ESPAÑA", de Gónzalo Martínez Díez,que francamente recomiendo a quienes estén interesados en el tema.
Saludos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por la referencia, Natalia, y por tu visita.

UN cordial saludo.

Manuel dijo...

"Vence quien se vence". Eso dice en la etiqueta de la Buckler O% alcohol.
Las batallas del alma, Buen Roger de Flor, son las que cambian la faz de la tierra.