miércoles, 18 de noviembre de 2009

Elogio de la nueva milicia templaria (II)


Entonces, ¿cuál puede ser el ideal o eficacia de una milicia, a la que yo mejor llamaría malicia, si en ella el que mata no puede menos de pecar mortalmente y el que muere ha de perecer eternamente? Porque, usando las palabras del Apóstol: el que ara, tiene que arar con esperanza, y el que trilla, con esperaza de obtener su parte.

Vosotros sabéis muy bien por experiencia que son tres las cosas que más necesita el soldado en el combate: agilidad con reflejos y precaución para defenderse, total libertad de movimientos en su cuerpo para poder desplazarse continuamente, y decisión para atacar.


Bernardo de Claraval – Elogio de la nueva milicia templaria (Biblioteca Medieval – Siruela)


------------------------------------------------------------------------------------------------

Como decía en mi entrada anterior sobre el Temple, uno de los aspectos de la Orden que más me sorprenden es el papel económico que juega en la Europa de su tiempo. Al poseer la Orden casas, tanto en Occidente como el Ultramar, permite que los cruzados obtengan dinero en Tierra Santa a cambio de un certificado de ingreso en la Tesorería de la Orden en París, Londres,… Estamos hablando de un precedente claro de la letra de cambio o, incluso, un cheque librado sobre depósito. La transferencia física de dinero y su logística asociada no es problema para el Temple, al contar a partir del siglo XIII de navíos propios.


Nos cita Régine Pernoud, en su obra “Los templarios”, el ejemplo del depósito de las joyas del Rey de Inglaterra, Enrique III, en manos de su cuñada, la Reina Margarita de Francia, al emprender éste la lucha contra su vasallo Simón de Monfort. Tras un inventario detallado de las joyas, la Reina encerró en dos arcas selladas el tesoro, y lo puso en depósito en el Temple de París. Enrique no lo recuperaría hasta diez años más tarde. Este depósito sirvió de aval para los préstamos que el Rey tuvo que solicitar durante las luchas dirigidas por él mismo.

11 comentarios:

Atila el Huno dijo...

Herr Professor!!

Vengo de disfrutar de una magnífica carga de caballería de lanceros pesados catafractos armenios!! ;D

Ay ay ay...que nos quiere Usted llevar al huerto del Capital con este segundo elogio del Berna!!

Si es que estos "monjes" aprendieron chino de la mano de los comerciantes musulmanes..que a su vez lo mamaron de sus colegas persas y bizantinos...que a su vez bebieron de las fuentes de...joé, ¡qué viejo es el capitalismo! :O

Qué cantidad de historia humana ha acabado orbitando alrededor del mardito parné...sin necesidad (señor señor, que no me oiga Mises!). No hace mucho le reparé el ordenata a un coleguilla a cambio de una de sus famosas tartas de frutas y chocolate...uufff. Ea, le mando un trozo virtual pa que la disfrute!!

Y recordad que cada vez que alguien os pida un AVAL (hawala en sarraceno)...se lo tendréis que agradecer a nuestros amigos monjes-banqueros del Temple.

D. Rogelio, si me dan a elegir me quedo con la milicia del metal

Saludos Gratis!!

vaumm dijo...

Efectivamente, están junto al Ikea, en el PAU de Vallecas, que en general es bastante normalito excepto algunos ejemplo, todos ellos de vivienda pública.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Efectivamente, querido Rogelio, muchas de las prácticas templarias en materia de préstamos y documentos nos hacen pensar en cosas como la letra de cambio, el cheque, etc, etc. Otro elogio que no quiero dejar pasar es tu capacidad de perspectiva histórica, pues no es la primera vez que personas del mundo de la economía son incapaces de comprender fenómenos medievales sin abstraerse "de lo que ej la economía moderna" (ss. XIX y XX). Es un elogio "sine ira et studio", así que no me des las gracias (Guillermo de Basckerville). Permítaseme decir que me ha encantado el cuadro con que acompañas la entrada. No lo conozco pero me voy a arriesgar ¿escuela de Fontainebleau? (el que no se equivoca no avanza). También quiero celebrar el (los) comentario(s) del Huno, que demuestra sobrado conocimiento de la historia y de la historiografía. Ojalá los políticos nos dejaran publicar sólo entradas como esta!!! UN fuerte, fuerte abrazo!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por el comentario, Rey de los Hunos.

La verdad es que, como usted comenta, "el capitalismo es viejo" aunque siempre ha tenido enemigos.

Recuerde, por ejemplo, que el Corán prohíbe la usura, y el cristianismo pobrista la perseguía.

No obstante, yo sólo pretendía destacar un aspecto histórico relevante del mundo templario.

Un abrazo, amigo mío.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Por cierto, Atila, también me gustan Metallica. Muy buenos, sin duda.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Ayer estuve, precisamente en el centro comercial La Gavia, situado em el ensanche de Vallecas. Casualidades...

Gracias por la aclaración y un abrazo, amigosde Vaumm.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Fidelio y graias por el comentario.

La verdada es que sí resulta fundamental entender ciertos fenómenos económicos con perspectiva histórica, no sólo desde los siglos XVIII-XIX. Aunque no era el objeto de esta entrada, el libro de Escohotado, "Los enemigos del comercio" es un bien ejemplo de lo primero.

Desconozco si el grabado que acompaño la entrada es de la escuela de Fontainebleau. Diría que sí. Pero no lo tengo claro.

La verdad es que, tanto Atila como tú tenéis más que "sobrados conocimiento de Historia y Geografía" y para mí resultan muy enriquecedores vuestras aportaciones.

UN fuerte abrazo, amigo mío.

Atila el Huno dijo...

Maestro!!

Si es que el párrafo: "...agilidad con reflejos y precaución para defenderse, total libertad de movimientos en su cuerpo para poder desplazarse continuamente..." me pareció que enunciaba principios básicos del Capital.

Como comentábamos el otro día, entre la prédica y la práctica suelen abrirse abismos descomunales. Ya ve que, tanto la católica iglesia como los jerifaltes del islam practican abiertamente la usura por mediación de sus innumerables negocios bancarios y financieros.

En el corán se puede leer:

"- A Dios le disgusta que los beneficios económicos puedan ser monopolizados por una clase particular o que la riqueza pueda circular solamente entre los ricos. Dice el Sagrado Corán: "Para que no vaya de nuevo a parar a los que de vosotros ya son ricos". (59:7)

- Vivir del trabajo de otros y ser un peso para los demás priva del favor de Dios. Dijo el Santo Profeta: "Maldice a esos que agobian con sus cargas a la gente".

- La riqueza debería ser adquirida por medios lícitos y no por medios ilícitos. Dice el Sagrado Corán: "No usurpéis la propiedad de otros por medios injustos". (2:188)"

...Y esta última me trae a la memoria a un tal Nogaret...que se lo montó de escándalo en el caso Templarios vs Rey de Francia.

D. Rogelio!! que ya me lo empiezo a imaginar con cazadora de cuero y una yamaha!!. Es una lástima que la calidad del rock sea inversamente proporcional a los intereses comerciales de la compañías del sector...Metálica es otro ejemplo más de ello.

Un saludako!!

El rincón de Chiriveque dijo...

Buen post de nuevo, amigo, aunque yo soy demasiado pacífico para saber apreciar tanta milicia, jeje...
Por otra parte, he visto que has visionado "Celda 211", yo también... ¿Qué te ha parecido?. ¿Qué me dirías de los cuerpos de Policía?...

Un abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Atila.

Me deja usted impresionado por la sagacidad de sus comentarios. Por sus apreciaciones.

Es verdad que en el Corán hay referencias que justifican la condena de la usura. Es una tradición que todavía hoy sigue predominando en buena parte del mundo musulmán. Me explico: me habla usted de que "tanto la católica iglesia como los jerifaltes del islam practican abiertamente la usura por mediación de sus innumerables negocios bancarios y financieros" y yo pensaba, en contraposición, en el ejemplo de los Hermanos Musulmanes y su implantación en Egipto, como base del islamismo moderno.

Fíjese que ese argumento "el de la usura" es otra de las jsutificaciones del antisemitismo tradicional de los cristianos pobristas y buena parte del mundo musulmán.

UN fuerte abrazo y muchas gracias por su comentario (muy acertadas, por cierto, sus consideraciones sobre Metallica).

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias de nuevo por tus comentarios, Chririveque.

La verdad es que Celda 211 es una magnífica película. Te dejará soprendido. Es muy, muy buena. Y la interpretación de Luis Tosar, inconmensurable.

UN abrazo.