jueves, 29 de enero de 2009

Educación para la Ciudadanía

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia sobre Educación para la Ciudadanía. Y creo que muy matizada.

He seguido este tema desde que comenzaron las primeras polémicas, las primeras acusaciones de adoctrinamiento (sic), hasta las objeciones por parte de un grupo nada desdeñable de ciudadanos.
Pues bien, sobre este tema, la asignatura de Educación para la Ciudadanía (en adelante EPC): sostengo y creo que una asignatura que aborda una amalgama de temas (si me permitís la simplificación) de carácter ético y social: lo que implica vivir en sociedad, las ventajas de las instituciones democráticas, la convivencia, nuestros deberes como ciudadanos, nuestro ejercicio de libertad,... sí tiene cabida en el sistema educativo español.Hace poco más de un año, cuando la protesta activa de algunas asociaciones de padres, apoyados por dos Comunidades Autónomas (Madrid y Valencia) y el principal partido de la oposición, era más rotunda, decidí informarme de primera mano: le solicité a mi novia (que es profesora de secundaria) un manual de esta asignatura. Me dejó un ejemplar, el de 3ª de la ESO para Extremadura (lo edita Laberinto). Lo leí con detenimiento, muy especialmente el sabio prólogo de Savater. Y mi conclusión fue (y sigue siendo) la que resumía el filósofo: "... un profesor poco escrupuloso puede cualquier día su clase en algo nocivo para quienes la reciben: por ejemplo, dedicando las lecciones de Química a enseñar cómo se preparan cócteles Molotov". El ejemplo de Savater no puede ser más claro. El sectarismo y adoctrinamiento no depende tanto de los contenidos de los manuales (dentro de los límites que exige cualquier consenso básico) como de la actitud del docente.

De hecho, que Savater o José Antonio Marina hayan formado parte, junto con otros docentes e intelectuales, del grupo de expertos que ha aconsejado al Gobierno sobre esta materia, me agradó. No son precisamente ejemplos de intelectuales orgánicos, o sumisos al poder, sino todo lo contrario.

Sin embargo, y pese a que en mi lectura directa del manual citado no encontré prácticamente ningún signo de adoctrinamiento (al menos explícito), sí hay casos, ejemplos de manuales, cuyos contenidos son más que discutibles (el de Akal, por ejemplo, tal y como denunciaban algunos padres).

A mí, lo que me resulta más triste es que, por el puro interés partidista, se ha perdido una inmejorable ocasión para profundizar en el debate sobre la condición ciudadana y su papel en la enseñanza. Y en esta batalla política, no sólo resulta poco presentable el papel de la Comunidad de Madrid (casi alentando a la insumisión frente a la asignatura) o la de Valencia; el Gobierno-de-España no ha demostrado, hasta la fecha, voluntad de pactar de manera sosegada y equilibrada los contenidos.
Por último, me permito recomendar las entradas de sendos blogs amigos: el de mis amigos Fidelio y Monsieur de Sans-Foy. El primero muestra un sentido del equilibrio con el que me identifico. El último extrae de manera minuciosa algunos ejemplos de contenidos más que discutibles, si lo que queremos o pretendemos es lograr alcanzar una idea equilibrada y matizada de la condición ciudadana; de sus derechos y obligaciones.
Bueno, tengo la esperanza de que la sentencia del Supremo permita recuperar el tono sosegado y responsable del debate. De veras que lo creo.

miércoles, 28 de enero de 2009

Redes vuelve con el LHC (1)

¡¡¡Qué bien!!! (Perdonadme la expresión tan espontánea, pero es que algunas cosas me emocionan).

Las preguntas que nos hacemos desde hace siglos -de dónde somos, hacia dónde vamos- ya no se responden con el pensamiento dogmático que hemos heredado. El CERN, el centro europeo de investigación de física de partículas, representa la prueba más fehaciente de que hemos cambiado. Para dar respuesta a las preguntas más profundas, incluso a las más especulativas, necesitamos pruebas. ¿Cómo se originó la materia? ¿Qué partícula fundamental transporta la fuerza de la gravedad? ¿Por qué es esta tan débil comparada con otras fuerzas como la electromagnética?

Extracto de la última entrada en el blog de Eduard Punset.

Podéis ampliar esta noticia en el blog, imprescindible, de Eduard Punset... Yo me dispongo a trasnochar este domingo....

(1) Por cierto, el LHC es el Gran Colisionador de Hadrones (Large Hadron Colisionner) del CERN, en Ginebra, Suiza. Su particularidad reside en que logrará colisiones de partículas con energías cercanas a las del Gran Estallido (Big Bang). Se espera que encuentre algunas partículas previstas por el modelo estándar (bosón de Higgs, partículas de gravedad,...) Fascinante, ¿verdad?

Buenas noches y buena suerte.

martes, 27 de enero de 2009

Un día en la vida de Iván Denísovich


Sea como sea –concluyó-, por más que reces no te rebajarán la condena. De cabo a rabo la vas a cumplir entera.

Alexander Solzhenitsyn – Un día en la vida de Iván Denísovich (Ed. Tusquets)

Hace unos cuantos años me atreví con el Gulag (con Archipiélagop Gulag) de este inconmensurable autor ruso. Me faltan muchas obras de Solzhenitsyn, entre otras El primer círculo y Pabellón de cáncer, pero me decidí con ésta, Un día. No me ha defraudado, para nada. Cualquier testimonio sobre la crueldad que sufrieron millones de deportados en los campos de trabajo soviéticos resulta necesario. Éticamente necesario.

Ya Archipiélago Gulag suponía una disección precisa sobre los mecanismos de anulación del ser humano, de su dignidad, bajo el yugo esclavizante del paraíso socialista. Pero, junto con el terrible testimonio de la crueldad del Estado, Archipilélago Gulag y también Un día… son joyas literarias: lenguaje directo, descarnado, descripciones sensoriales precisas que transmiten la terrible experiencia de los días en el cautiverio.

Tardé mucho tiempo en acercarme a la obra de este gigante literario. Prejuicios de juventud alentados por un artículo en Quimera, en el que un crítico denostaba la figura de Solzhenitsyn por haber elogiado el régimen del general Franco (sic). El elogio no era tal aunque el crítico se refería a una entrevista polémica que mantuvo el nobel ruso, con José Mª Íñigo (antes de 1975) y en la que elogiaba las libertades que podían disfrutar los españoles (perdonadme la falta de precisión). Eran las postrimerías del tardofranquismo y, si bien el comentario del escritor ruso no fue afortunado en absoluto, lo que pretendía en realidad era recordar la tragedia del estalinismo y la realidad del régimen soviético (Gorbachev todavía quedaba un poco lejos y el propio Solzhenitsin comenzaba su exilio en USA).

Tardé, decía, bastante tiempo en leer su obra y, poco a poco, la lectura de sus ensayos (que publicaba en España ABC, en los ochenta) y finalmente Gulag me descubrieron lo inconmensurable de su genio literario. Como decía Vargas Llosa “ su extraordinaria hazaña política e intelectual fue emerger del infierno concentracionario para contarlo y denunciarlo…”

Decía el gran Fernando Arrabal que “Solzhenitsyn es un héroe. Un héroe que se alzó, prácticamente solo, frente a la tiranía”. Yo estoy completamente de acuerdo: se alzó, prácticamente solo, frente a la tiranía.

jueves, 22 de enero de 2009

Antonio Escohotado habla sobre Liberalismo

Me regalaron en Navidad “Los enemigos del comercio”, obra de este singular pensador que es Antonio Escohotado. Que ilusión, toda la provocación de su pensamiento para defender (de una manera propia, original) los fundamentos del Liberalismo. Qué ilusión.

Este es el extracto de una entrevista publica su página web:

Liberalismo doctrinario

Refractario por naturaleza y hábito hacia los maniqueísmos y las simplificaciones tentadoras, el talante de Escohotado queda lejos de ese liberalismo esquemático tan difundido hoy.

-¿Estás al corriente del debate político en la Red?

-No mucho, pero conozco a algún liberal, digamos, doctrinario. A mí me preocupa ese doctrinarismo, los "misianos", como yo los llamo, que, por ejemplo, están dispuestos a acabar con el crédito.

-Se está vendiendo un liberalismo que tiene un componente conservador y un componente confesional muy fuertes, ¿no? Y muy doctrinario. Hay gente para la que el patrón oro es una cuestión moral.

-Desde luego, desde luego. El liberalismo viene de lo contrario de la doctrina. Aparte, el más grande antidoctrinario de todos los tiempos, como todo el mundo sabe, porque es el más antidogmático, es Hume, hasta el punto de que cuando Adam Smith le envía su obra, le comenta: "Qué maravilla, Adam, qué maravilla de trabajo... Pero el capítulo de la renta es muy doctrinario, ¿verdad?" Porque, claro, cualquier tipo de a priori, a Hume le ponía de los nervios.

-Pero, ¿se podría decir que ya la metodología de la escuela austríaca contiene el germen de ese doctrinarismo, en la medida en que son aprioristas?

Antonio da un respingo.

-Hay un punto en que sí y un punto en que no. Ahí tendríamos que hablar bien claro. Precisemos: el genio, el origen, es Carl Menger. Luego Menger se diversifica en un ala muy interesante, pero directamente ligada a la crítica del marxismo, que es Böhm-Bawerk y Wieser; una corriente central de grandísimo poderío, que es Schumpeter, que abarca todo; y un ala muy estudiosa, y al mismo tiempo tocada por el germen conservador, que es Mises y Hayek. A Mises lo veo doctrinario, apriorista, pero no tramposo. Intenta construir una economía geométrico modo que me pone de los nervios. Aunque me gusta mucho La acción humana; creo que todo el mundo debería leérselo, es un monumento.

-¿Como El capital?

-No, no, mucho mejor que El capital, que además está interrumpido arbitrariamente. Y está mucho mejor escrito. Marx son casi todo adjetivos, Mises son casi todo verbos. Pero es doctrinario, es apriorista, es dogmático; y, sobre todo, es conservador, es un libro escrito contra los comunistas. Es una economía contra los comunistas. Esto ya lo había hecho Böhm-Bawerk , pero él tuvo el buen juicio de ir demoliendo El capital párrafo por párrafo: "Esto es mentira, esto está mal multiplicado, esto está mal dividido..."

Se detiene un momento antes de proseguir.

-En cambio, Hayek es un mundo propio. Un hombre con una vocación de estudio admirable, solo comparable a la de Schumpeter. En ese sentido le da una lección, para empezar, a su maestro. Porque Max Weber, a quien todo el mundo reconocía como la mente más poderosa y el hombre más culto de su tiempo, no se avenía a referenciar sus libros. Tú te lees la obra de Weber y, de vez en cuando, a lo mejor una vez cada veintisiete páginas, tiene la cortesía de dar una referencia: "esto lo escribió tal o cual". ¿Pero dónde? ¿En qué página? Sin embargo, llegan estos dos, que son discípulos suyos, que han ido a sus seminarios, y dicen: "Muy bien, Sr. Weber, vamos a seguir completamente su línea, su línea es la buena, usted estudia a la vez el derecho, la economía, las manifestaciones culturales, la religión... Pero usted simplemente quiere absorberlo todo como una esponja. Párese, por favor. Referencie su trabajo". Y vienen las obras de Schumpeter y Hayek, que son modelos asombrosos de cómo se puede llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre una materia. Entonces aparece lo que podríamos llamar el liberalismo maduro, con unos investigadores que toman esa, digamos, ingenua visión de que la libertad es la única manera de relacionarse con los demás, y la aplican en forma de amor a las cosas, predilección por lo concreto, por lo objetivo. Los latinos lo llamaban "amor rei". Sería estupendo que esto lo tuvieran también los políticos, ¿verdad?

Sonríe.

-Esta es la etapa del liberalismo actual, yo creo. Quiero decir, los tiempos van despacio, Hayek murió hace poco más de diez años.


Gracias, Antonio, por saber provocarnos tan bien... (Esto lo digo yo, J. Rogelio Rodríguez).

martes, 20 de enero de 2009

De Obama a Mingote.



Quizás toque hablar hoy de la toma de posesión de Barack Obama. No sé. Creo que poco voy a aportar, más allá de algunos lugares comunes y, entiendo, un poco de sentido común en el análisis (modestia aparte)… La verdad es que el nuevo Presidente de los USA ha demostrado unas formas políticas de altura. Tanto en la campaña presidencial como en estas semanas previas a la toma de posesión: su elección del equipo de gobierno, tan lejos de las formas cainitas y sectarias que asolan la política española, ha demostrado, al menos para mí, un ejemplo de pragmatismo. ¡Y para colmo Bruce cantándole The Rising! (Recomiendo la lectura de un blog amigo, una fenomenal bitácora llamada Dreyfusistas del mundo uníos. No tiene desperdicio su última entrada sobre la nueva era Obama, los USA,…).

Pero mi intención no era hablar hoy de Obama. No. Yo simplemente quería realizar un modesto homenaje a este genial humorista y pensador que es Antonio Mingote. Acaba de cumplir noventa años y sigue con sus maravillosos editoriales gráficos… qué delicia.



En otros tiempos, uno tenía ciertos prejuicios frente a ABC (que si es un diario “reaccionario”, que si lo domina “el Opus”, que si es el órgano de prensa de la “derechona”). En fin, es el encanto de ser joven (qué tiempos), el encanto de errar,... Paulatinamente, comencé a leer este diario (que no es el que más leo, por otra parte), a disfrutar en los ochenta del excepcional suplemento literario que dirigía Blanca Berasategui y, por supuesto, a disfrutar de Mingote. Recuerdo que mis paseos en verano por la playa de Hondarribia, ABC en ristre, tenían cierto aire provocador: qué cómodo sigue siendo, por otra parte, este diario para su lectura en la playa...

Recordaba, a finales de los setenta, un programa legendario en la mejor televisión de España (vaya, era la única, junto con la carta de ajuste del UHF…). Este programa, estaba dirigido por Joaquín Calvo Sotelo, académico de la RAE, intelectual que procedía del franquismo, dramaturgo importante,…(hermano de José Calvo Sotelo). El programa tenía el título de “La bolsa de los refranes” y, como su nombre indica, trataba sobre el origen de ciertas expresiones y refranes de nuestra lengua común. Las ilustraciones del programa (las viñetas que destacaba aquella televisión en blanco y negro) eran de Antonio Mingote. Yo habría cumplido diez años, creo… y todavía me acuerdo de la cara del académico y de las señoronas (“modelo Barrio de Salamanca”), los personajes políticos (abajo tenemos a dos: uno hace de rumbero y el otro de palmero) que dibujaba don Antonio,...


Una vez un amigo mío, a propósito del genial dibujante, me dijo que lo que más le gustaba de Mingote era su capacidad de realizar su crítica política, social, … sin molestar a nadie; de la maneras más elegante, con fina ironia y sin herir. Y aunque no le conozco personalmente, tengo la seguridad de que este señor es incapaz de ser ofensivo. A pesar de que su ironía resulta demoledora...

¡Larga vida, maestro!

lunes, 19 de enero de 2009

Requiem - Anna Ajmátova


Hace diecisiete meses que grito

llamándote a casa.


Me he arrojado a los pies del verdugo,


por ti, hijo mío, horror mío.


Todo ha perdido sus contornos,


y ya soy incapaz de distinguir


a la fiera del hombre, al hombre de la fiera,


no sé cuantos días faltan para la ejecución.


Me encuentro sola, rodeada de flores


polvorientas, del tintinear del incensario,


y de huellas que no conducen a ninguna parte.


Mientras me mira fijamente a los ojos


anunciándome la próxima muerte,


una estrella inmensa

Anna Ajmátova – Réquiem (extracto)

Sobre Anna Ajmátova decía en otra entrada que la detención por las “autoridades revolucionarias” de su círculo íntimo (Narbut, Osip Mandelstam) y finalmente su hijo, Lev Gumilyov y su tercer esposo, el historiador de arte Nikilai Punin. Todos ellos asesinados después.


El extracto de Réquiem que reproduzco lo escribe Ajmátova en las vísperas de la ejecución (asesinato, más bien) de su hijo Lev.

Su Réquiem es una de las manifestaciones más genuinas que conozco del diálogo a los muertos (James Joyce en su magistral The death –Dubliners- lograría, desde la innovación prosística, arribar a unos territorios de desolación muy difíciles de superar). Este diálogo a los muertos está, sin embargo muy lejos de la autocompasión subconsciente del que permanece vivo.

Hoy, me he acordado de Ajmátova al escuchar “Siete palabras” de la gran Sofía Gubaidulina

jueves, 15 de enero de 2009

Jerusalén. La ciudad de las dos paces.


Cada Navidad, desde hace cuatro años, el gran humanista, (mucho más que un músico), Jordi Savall nos viene regalando una serie de libros disco estructurados en diferentes programas, en diferentes conceptos. El primero de éstos fue Los romances del Quijote, una extensa aproximación y tratamiento a las romances cantados que aparecen en la singular obra cumbre cervantina. Su prologo era de Francisco Rico. En Navidad de 2006 fue Cristóbal Colon. Paraísos perdidos, sobre el entorno espiritual e histórico del descubrimiento del Nuevo Mundo. Músicas de los cancioneros de la Colombina, polifonistas españoles del renacimiento, compositores indianos del XVI,… En 2007 el regalo fue un extraordinario y difícil programa: Francisco Javier – La ruta de oriente. Un extenso recorrido musical y, por supuesto, espiritual desde la Europa del Humanismo hasta sus viajes: a Italia, Lisboa, Macao,…y finalmente Japón y China. Este año, -¡qué digo!- esta pasada Navidad, Savall nos volvió a regalar otra joya musical, cultural y espiritual: Jerusalén - La ciudad de las dos Paces.

¿Qué decir de Jordi Savall? Cuando me planteaba el nacimiento de mi modesta bitácora pensaba que la mayoría de las entradas tratarían de Música Antigua, sobre todo, de cine, de… y el resultado es que, tras cuatro meses, de vida, ésta es la primera entrada que le dedico a este gran humanista, a esta figura irrepetible en el campo, no sólo musical o artístico, sino intelectual que supone Jordi Savall.


No me extenderé en panegíricos y lugares comunes que simplificarían cualquier intento de exposición veraz sobre su figura. De hecho en mis enlaces musicales figura en primer lugar su sitio web, el de su sello discográfico Alia Vox. Simplemente diré que la Música Antigua, su sentido interpretativo, hermenéutico, difícilmente se podría entender como lo entendemos hoy (los aficionados a este movimiento) sin figuras como las del humanista catalán (español, por ende), nacido en Igualada. Desde los repertorios que parten del Ars Nova en la península ibérica (el Llibre Vermell de Montserrat), hasta el clasicismo (Haydn, Mozart, Martí i Soler), pasando por los cancioneros del Renacimiento en España (Cancionero Musical de Palacio, Cancionero de la Colombina, Cancionero de Medinaceli,…), la gran polifonía española (Guerrero, Victoria, Morales),… (veo que no termino)… Y siempre, su profunda significación como artífice principal de la recuperación de esa familia instrumental maravillosa, arrebatadora en su sonido, que es la viola da gamba: Los repertorios sublimes del Consort Music británico (Tye, Holborne, Gibbons,…Tobias Hume) y, muy especialmente, el repertorio barroco francés de cámara: Las suites de viole; con ese maravillosa sonoridad del basse de viole a sept cordes (Marais, Sainte Colombe, Couperin, Forquerey,…). Más de doscientos discos publicados, numerosos reconocimientos internacionales,…

¡Pero yo de lo que quería hablar era de este regalo de la pasada Navidad: Su Jerusalén! (La verdad es que soy un desastre organizativo en mi escritura… siempre me pasa lo mismo).

Planteado en el formato de libro disco, el proyecto, este homenaje a Jerusalén e invocación a la Paz, fue concebido (en palabras de Savall y su esposa y compañera de battaglias, Montserrat Figueras) para rendir homenaje a la ciudad de Jerusalén, una ciudad construida y destruida sin cesar por el hombre en la búsqueda de lo sagrado y del poder espiritual. Realizado con la apasionada y comprometida colaboración de músicos poetas, investigadores, escritores e historiadores de 14 naciones y pos los equipos de Alia Vox y de la Fundación CIMA, se convierte en una ferviente invocación a la Paz, gracias al poder de la música y de la palabra. Cuán diferente esta invocación sincera, firme, culta y profunda a la paz frente a las habituales soflamas que nos aburren casi diariamente desde las tribunas oficiales.

A lo largo de más de dos horas de música (la obra contiene dos CDs), con el soporte documental extenso seleccionado por el filólogo Manuel Forcano, se desarrolla este trabajo denso, emocionante, lleno de matices:

1. La Paz celestial: Las profecías del Apocaliposis y el Juicio Final. Incluye músicas basadas en textos griegos (oráculos de las sibilas) y coránicos.



2. Jerusalén. Ciudad Judía, 1000 a.C. Aquí la música y el texto se funden de manera sutil, mágica por momentos: los salmos de David, las danzas instrumentales (liberación de los macabeos), versos talmúdicos, …lamentos (shofars).



3. Jerusalén, ciudad cristiana. Aquí el repertorio es más, perdón por la simplicidad, europeo: Canciones de las Cruzadas (formas monódicas del Ars Antiqua).



4. Jerusalén, ciudad de peregrinación. Canciones y textos de Ibn Batuta y de Yefe Nof y… las maravillosas Cantigas de nuestro Rey Sabio.


5. Jerusalén. Ciudad árabe y ciudad otomana. Un recorrido de siete siglos desde el Corán, el suelo de Solimán el Magnífico, hasta la conquista otomana de Jerusalén.



6. Jerusalén. Tierra de asilo y de exilio. Aquí surgen preciosas canciones con textos tradicionales palestinos (Lamento por la ciudad de Ani), el sobrecogedor El male rahamim (Canto de los muertos de Auschwitz).

La emoción que experimentamos al sumergirnos en esta obra, concebida como un fresco multicultural que propone algo más que un simple programa de grabación o un concierto, en palabras de Jordi Savall, es muy difícil de explicar en una sola entrada. Y a mí me faltan las palabras… a pesar de que, con toda seguridad, ya habré aburrido a más de uno.

Es tarde y debo ir cerrando esta deslavazada exposición. Terminaré con dos de los textos que acompañan la última parte del programa: La Paz terrenal, un deber, una esperanza.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Evangelio de Mateo 5,9.

Los judíos de Jerusalén cierran tratos codo a codo con los Ismaelitas (los árabes) y no desconfían los unos de los otros. Elías de Ferrara, viajero judío (1434).

miércoles, 14 de enero de 2009

Hace un año


Hace un año falleció el poeta Ángel González en una clínica de Madrid. Parte de la prensa tituló “Muere Ángel González” simplemente, otros medios “Adiós al poeta del compromiso” (me parece una dedicatoria horrorosa por cierto… es sólo mi opinión). Su popularidad en vida, dentro de lo minoritario que resulta casi siempre la poesía, era muy destacada. Su obra,... ¿plena de emoción?, ¿intensa? Bueno, voy a a dejarme de frases hechas...

(Mi querido Jordi Savall y Jerusalén deben esperar una noche más). Hoy quiero recordar, desde esta modesta bitácora, al poeta ovetense. Éste es uno de sus poemas que más me emocionan: La luz a ti debida.

Sé que llegará el día en que ya nunca
volveré a contemplar
tu mirada curiosa y asombrada.
Tan sólo en tus pupilas
compruebo todavía,
sorprendido,
la belleza del mundo
y allí, en su centro, tú,
iluminándolo.

Por eso, ahora,
mientras aún es posible,
mírame mirarte;
mete todo tu asombro
en mi mirada,
déjame verte cuando tú me miras
tan bien a mí,
asombrado
de ver por ti y a ti, asombrosa.

Ángel González, poeta. La luz a ti debida está incluido en su libro Otoño y otras luces (Ed. Tusquets).

martes, 13 de enero de 2009

Los más grandes humoristas que conoces son Kafka y Borges

A escoger.

Los más grandes humoristas que conoces son Kafka y Borges. La lotería en Babilonia y El proceso son regocijos de principio a fin. Recuerda que Max Brod cuenta que cuando Kafka le leía pasajes de esta novela Kafka casi se tiraba al suelo de risa con le acontecía al señor K. Sin embargo el efecto que te produce el libro es trágico. Tampoco es inoportuno recordar lo que ha pasado con el Quijote: sus primeros lectores se reían; los románticos comenzaron a llorar leyéndolo, excepto los eruditos, como don diego Clemencín, que gozaba mucho cuando por casualidad se encontraba una frase correcta en Cervantes; y los modernos ni se ríen ni lloran con él, porque prefieren ir a reír o llorar en el cine, y tal vez hagan bien.

Augusto Monterroso - Movimiento perpetuo.

domingo, 11 de enero de 2009

De donde no se vuelve - Exposición de Alberto García-Alix en el MNCARS




La fotografía es un poderoso médium.




Nos lleva al otro lado de la vida.


Y allí, atrapados en su mundo de luces y de sombras,


siendo sólo su presencia, también vivimos.


Inmutables. Sin penas. Redimidos nuestros pecados.


Por fin domestivados... Congelados.




Al otro lado de la vida... De donde no se vuelve.




(Alberto García-Alix)


Sobran las palabras...


viernes, 9 de enero de 2009

Sobre beaterías agnósticas y ateas...

De un tiempo a esta parte observo en algunos blogs (amigos o menos amigos) cierta tendencia a simplificar la religión, las religiones en general y su significado actualizado. Se trata, en ocasiones, de una suerte de beatería agnóstica y atea (que no ateísmo o agnosticismo) que tiende de ridiculizar cualquier manifestación individual, o colectiva de lo religioso. Da igual que se trate de la jerarquía católica española o del Hinduismo. Se suele ofrecer una visión muy simplificada sobre la experiencia religiosa y su valor en el entendimiento de la dimensión humana.

La expresión beatería agnóstica y atea, con la que titulo esta entrada y con la que (en cualquier caso) no quiero molestar a nadie, no es mía sino de Eugenio Trías, uno de mis filósofos españoles más admirados. Lo dice en su obra “Diccionario del Espíritu” (Ed. Planeta, 1996): … Sé que la sola mención de este concepto (el espíritu) provoca arcadas y espasmos en la beatería agnóstica y atea de nuestro progresismo oficial; o que la orientación de mi libro "La edad del espíritu" choca forzosamente con las distintas ortodoxias de este progresismo oficial. Pero no me arredran lo más mínimo: “Ladran, luego cabalgamos”.

La obra de Trías es única, original y muy profunda, enraízada en el pensamiento que, desde el Idealismo alemán del XIX y la escuela de la sospecha de Nietzsche, desembocan en la filosofía del límite. Al principio cuesta un poco su lectura, pero poco a poco se convierte en un pensador imprescindible (al menos para mí).

No quiero exponer mi planteamiento sobre lo Sagrado, sobre Dios o los Dioses (aquellos que se mueren de risa al escuchar a uno de ellos que es el verdadero…otra vez Nietzsche) pero me viene a la cabeza un pasaje muy interesante sobre estos temas que desarrolla Richard Tarnas en su fenomenal obra "La pasión de la mente occidental", que ya he comentado en otras entradas:

...Siguiendo las sugerencias implícitas en Nietzsche, la muerte de Dios había comenzado a ser asimilada y reconcebida como u desarrollo religioso positivo, puesto que permitía el surgimiento de una experiencia más auténtica de lo sagrado, un sentido más amplio de la deidad.
En el plano intelectual, ya no se tiende a concebir la religión de manera reductiva como creencia, psicológica o culturalmente determinada en realidades inexistentes, ni a explicarla como un accidente de la biología, sino a reconocer en ella una actividad humana fundamental en la cual toda sociedad y todo individuo interpretan la naturaleza última del ser y se comprometen con ella.

Al leer este pasaje, en la fenomenal obra de Tarnas (editada por Atalanta) me venía a la mente la singular, ecléctica, culta obra de Mircea Eliade, "Historia de las creencias y las ideas religiosas" o Henri Corbin, importantísimo estudioso del Islam y su religiosidad (especialmente el Islam mazdeo, de Irán). Me permito, desde mi modestia intelectual, recomendar alguna de estas lecturas para abrirnos al territorio de lo sagrado, desde una perspectiva contemporánea, no dogmática. Es una experiencia realmente enriquecedora y muy lejos de las imágenes estereotipadas con lo que, a veces y desde el pensamiento oficial, se nos vende lo religioso (simples letanías de sacristía, catecismos para catetos y demás imágenes insultantes a nuestra inteligencia).

Buenas noches.

jueves, 8 de enero de 2009

Bush y Obama se reúnen con los ex presidentes

Bush y Obama se reúnen con los ex presidentes.

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su sucesor Barack Obama se reunieron con todos los presidentes estadounidenses vivos en una histórica reunión en la Casa Blanca dos semanas antes de la próxima transferencia de poder.

Bush, republicano, y Obama, demócrata, se entrevistaron en privado unos 30 minutos antes de la reunión con el resto y discutieron sobre la crisis en Oriente Próximo y los desafíos económicos en Estados Unidos.

Después los ex presidentes Jimmy Carter y Bill Clinton, ambos demócratas, y el republicano George H.W. Bush, el padre del actual mandatario, se unieron a Bush y Obama en el despacho oval para una sesión de fotos con los periodistas.

"Quiero agradecer al presidente electo que se haya unido a los ex presidentes para el almuerzo", declaró Bush a Obama, que asentía a su lado.

"Un mensaje que tengo y que creo que todos compartimos es que queremos que tenga éxito. Ya seas demócrata o republicano, nos preocupamos profundamente de este país", continuó Bush.


Acabo de leer esta noticia en un diario digital y, la verdad, he sentido una sana envidia. A pesar de lo protocolario del acto creo que en el fondo refleja unos valores, en términos de “sentido de estado”, muy lejos de lo que se cuece diariamente en nuestro país (o estado de naciones, o próxima república federal, o lo que sea…). Creo que es cuestión de valores, sin más.

Y por favor, que nadie me acuse de proyanqui ni de nacionalista español ni nada de eso. Ni mucho menos de proBush (padre, hijo, Holy Spirit). Sólo aspiro a que en la política de mi país (al que algunos más y yo llamamos España) haya un poco de normalidad, de serenidad y de trabajo en una misma dirección. Al menos en los temas importantes, en los que nos unen o deberían unirnos (no sólo el fútbol).

En fin… Buenas noches y buena suerte.

lunes, 5 de enero de 2009

El niño tonto

- Esta fotografía pertenece a Alanís (Sevilla), editada en el libro Patio Interior, de Leopoldo Fernando Espínola. Su blog, muy interesante, lo podéis encontrar aquí-

Siempre que volvíamos por la calle de San José, estaba el niño tonto a la puerta de su casa., sentado en su sillita, mirando el pasar de los otros. Era uno de esos pobres niños a los que no les llega nunca el don de la palabra ni el regalo de la gracia; niño alegre él y triste de ver; todo para su madre y nada para los demás.

Un día cuando pasó por la calle blanca aquel mal viento negro, no vi ya al niño en su puerta. Cantaba un pájaro en el solitario umbral, y yo me acordé de Curros (1), padre más que poeta, que cuando se quedó sin su niño, le preguntaba por él a la mariposa gallega:

Volvoreta d´ailñas douradas…

Ahora que viene la primavera, pienso en el niño tonto, que desde la calle de San José se fue al cielo. Estará sentado en su sillita, al lado de las rocas únicas, viendo con sus ojos, abiertos otra vez, el dorado pasar de los gloriosos.

Juan Ramón Jiménez – Platero y yo (El niño tonto).

(1) Juan Ramón se refiere al poeta gallego Manuel Curros Enríquez con el que tuvo relación y del que toma influencias simbólicas en su obra.

Siempre me gustó este pasaje. Siempre vuelvo a algunos de los que componen esta obra bellísima, Platero y yo. Siempre se me queda la misma cara, entre triste y bobalicona, cuando leo El niño tonto. Casi siempre lo releo la víspera de Reyes…

Algunos poetas como José Ángel Valente mostraban su enfado por el desconocimiento general que existe, en el gran público, sobre la obra de Juan Ramón. Y es verdad que, con excepción de la maravillosa Platero y yo y alguna antología general, el desconocimiento su obra es algo patente, repito, para el gran público. Su etapa simbolista y modernista imprime a sus versos una musicalidad arrebatadora (Elegías, Jardines lejanos). El descubrimiento posterior de la poesía de Yeats, Shelley y William Blake (posiblemente me olvide de algún otro poeta anglosajón) marca un nuevo rumbo en su obra (Diario de un poeta recién casado, Primera antología poética, Eternidades, Piedra y cielo,…son un claro exponente de esta inflexión). Durante su exilio americano su poesía, su pensamiento en general, se va haciendo más místico, más complejo: su búsqueda de lo trascendente, su estilo pleno en neologismos.

Hoy, víspera de Reyes, como decía antes, sigo releyendo El niño tonto y otros fragmentos de Platero

viernes, 2 de enero de 2009

La oscuridad de Shostakovich


En septiembre de 1991 la revista Scherzo publicó este extraordinario artículo de José Ramón Ripoll que reproduzco, parcialmente, a continuación:


Hay en el arte de nuestro siglo tantas tendencias como articulaciones se forman en la memoria. Cada hombre es un mundo, más que en ninguna época, a pesar de modas, publicidades y concentraciones de poder. Mas, por encima de ismos y experiencias, estéticas, creencias, filosofías y doctrinas. Dos corrientes se adivinan, planeando como ángeles enfrentados -¿o quizás un mismo ángel con alas distintas?-, sobre la expresión de la humanidad. Una surge del día, de la claridad, del sol, y en la luz se confirma como si fuera un cristal poliédrico, tamizando la nada en colores y e imágenes puras y brillantes; la otra se crece en lo oscuro y en la noche avanza, se dilata y recobra su misión de existir entre las sombras, y en la niebla se explica. La una no es mejor que la otra. Distintas aparentemente, configuran la paradoja de una modernidad que ya, por antigua, es tradición. Si en poesía Baudelaire y Verlaine, Hopkins y Yeats, Vallejo y Darío, que no es otra cosa que el mismo ruido de esas palabras yuxtapuestas, Stravinski y Bartók, Prokofiev y Shostakovich.
Este año (el autor se refiere a 1991) hemos tenido la ocasión, los españoles, de escuchar la integral de los cuartetos de cuerda de Shostakovich . El cuarteto Borodin, file al estilo del autor – el viola, Dimitri Shebalin es hijo de quien fuera uno de sus mejores amigos- brindó una oportunidad para la reflexión y quizás para solventar una serie de errores que en torno al Shostakovich desperdigado constituyeran un categórico juicio sobre su obra. El cuarteto Borodin entendió bien la oscuridad del compositor soviético; no sólo mostró esa oscuridad como escenario, sino que la usó como motivo.
Pozos negros, sin fondo, vacíos, cada uno de sus cuartetos. Una llamada al fuego interno, al hombre que brota en su propia noche y es esa noche su destino y salvación…
…Recuerdo un desdén por parte del mundo musical español , al principio de los setenta, hacia la obra de Shostakivich. La vanguardia no podía tolerar que alguien se sometiera a los cánones soviéticos del arte, paradigma del realismo socialista, para crear una obra acorde con su tiempo.

José Ramón Ripoll – Artículo publicado en Scherzo, en septiembre de 1991.

Pude asistir a la integral de los cuartetos de cuerda del gran compositor ruso, por el maravilloso cuarteto Borodin, en 1991. Fue en el Auditorio Nacional de Música. Una de las experiencias artísticas más intensas que he vivido jamás.
Dimitri Shostakovich es uno de los compositores más importantes del pasado siglo y, en lo referente a la forma cuarteto uno de los más significativos de la historia de la música, en el particular recorrido estético que esta forma musical experimenta desde Haydn (este 2009 se conmemora el segundo centenario de su muerte) y Beethoven, pasando por Schubert y desembocando en Bartok y Shostakovich en el siglo XX.
Su obra camerística incluye también obras para piano solo (sus maravillosos 24 preludios y fugas, en clara interlocución con J.S. Bach y su Arte de la Fuga), y quintetos.
Resumir en cuatro líneas la importancia de la obra de Shostakovich es misión imposible, dada la variedad de formas musicales que trató. No obstante es necesario indicar que, a pesar de no estar adscrito a ninguna corriente contemporánea, heredera de la segunda escuela de Viena (Berg, Schönberg o Webern) como el serialismo, por poner un ejemplo, su lenguaje sí resulta plenamente contemporáneo, aunque engañosamente tradicional y cercano a los cánones del realismo socialistas (engañosamente, repito)…
Sus quince sinfonías (que no conozco en su integridad) son piezas habitualmente interpretadas dentro del repertorio habitual del las grandes orquestas sinfónicas (muy especialmente la número ocho o la número diez). Sus óperas son consideradas cumbre dentro de este género en la producción del pasado siglo (La Nariz o la maravillosa Lady Macbeth). Pero para mí, con diferencia, lo más extraordinario de su producción se concentra en su obra de cámara y muy en especial en sus quince cuartetos de cuerda… ¿Cuál recomendaría? No soy persona que deba recomendar ninguno en particular pero si tengo que citar los tres que más me emocionan diré, por este orden, el número quince, el número ocho y el número siete.