martes, 30 de junio de 2009

En apoyo de las Damas de Blanco.


De mi apreciado Don Alfredo García Francés reproduzco este testimonio desgarrador de una madre cubana. Desde aquí quiero expresar todo mi apoyo a estas madres todo coraje (ay, si Bertolt Brecht levantara la cabeza) .


Se trata del angustioso grito de una madre, Dª Gloria Amaya, a la que están matándole un hijo. Por favor, escúchenlo. Ocurre en la Cuba de hoy y las víctimas de la dictadura siguen siendo los intelectuales, escritores y periodistas apresado durante la Primavera Negra. Será difícil alegar que nunca supimos.Creo que no hace falta decir más pero, se lo ruego, visiten la web de las DAMAS DE BLANCO. El hijo de esta anciana señora, Ariel Sigler Amaya, es un preso político de conciencia (según Amnesty) y está encerrado en un hueco en la prisión de Ariza, en Cienfuegos, Cuba.

viernes, 26 de junio de 2009

Semper Dowland, semper dolens - John Dowland (II)

Nos quedamos ayer en la llegada de Dowland a la corte del Rey Christian de Dinamarca. Es aquí donde nuestro compositor desarrollará sus obras más importantes. En 1600 envía el manuscrito del segundo libro de canciones a su esposa para que se encargue de su edición. Este libro de canciones marca el periodo más importante en la producción del compositor. Está dedicado a la bella Lucy, condesa de Bedford, una dama alrededor de la cual se había originado un grupo de artistas caracterizados por su exploración de la oscuridad (del alma) la melancolía, el llanto, la pena. Todos estos temas serían una constante temática en Dowland durante toda su existencia.

En 1604 vio la luz una de las más importantes colecciones de Dowland, la única que escribió para música instrumental (dentro del estilo de la Elisabethan Consort Music): sus Lachrimae, or Seven Teares figures in seaven passionate pauans (son verdaderamente arrebatadoreas, creánme ustedes). Veintiuna piezas para whole consort (conjunto de la misma familia de instrumentos) de violas y laúd, siendo este último instrumento un solista, no un mero acompañante. Su intervención (me refiero al laúd) musical es la de añadir ornamentaciones al acabar las cadencias y el fraseo principal de las violas, aportando una peculiaridad sonora (profunda, oscura, triste, melancólica; esenciales en la producción de Dowland). La mayor parte del material melódico de las Lachrimae está tomado de obras anteriores, Ayres, para laúd y voz, arreglados aquí a cinco voces.

La más conocida de estas piezas anteriores es la pavana para laúd Lachrimae, (pavana antigua), sobre la cual Dowland construye siete variantes (las siete lágrimas del texto) de una intensidad arrebatadora, de una belleza fuera de lo común. No pretendo desarrollar más comentarios respecto a esta obra trascendental pero me gustaría destacar una que merece nuestra atención, también por lo significativo de su título, Semper Dowland, semper dolens (Siempre Dowland, siempre triste); algo así como una declaración de principios de un compositor eminentemente melancólico. (Hay que llegar al Barroco francés de cámara, edificado sobre la sonoridad de la viola bajo de siete cuerdas, para encontrarnos con desarrollos tan profundos y emotivos sobre la melancolía (Couperin, Marais,…)

No tengo tiempo para más escritura. Continuaré el lunes, con la tercera y última parte de esta dedicatoria a John Dowland. En cualquier caso, adjunto algunas de mis grabaciones favoritas de la música de este compositor imprescindible:

- John Dowland – Songs for tenor and lute. Intérpretes: Nigel Rogers (voz) / Paul O´Dette (laud). Virgen Classics.

El "estado de forma" del exquisito tenor inglés Nigel Rogers se encuntra en su máximo esplendor. Atención a las coloraturas de su voz y a su declamación. La grabación incluye una selección de canciones (o ayres) de los Libros I, II, III y IV.

- John Dowland – Ayres. Gerad Lesne – Ensemble Orlando Gibbons (Naïve).

No lo puedo evitar. No quiero evitarlo, tampoco. Me encanta Gerard Lesne. Es posiblemente mi contratenor favorito (más bien, un haute contre, en la tradición del Barroco francés). Su sentido del gusto, su color musical confiere a sus interpretaciones el tono de oscuridad que requieren. El efecto, acompañado magistralmente del conjunto de cuerdas Ensemble Orlando Gibbons, es veredaderamente arrebatador. Atención especial a In darkness, o a Can she excuse,… sin olvidar la magistral, bellísima masterpiece Flow my tears, una de las composiciones más geniales de Dowland.
Adjunto dos videos de Youtube, con Gerard Lesne y Andreas Scholl :



Lo dicho, el lunes continúo.

jueves, 25 de junio de 2009

The English Orpheus: John Dowland (I)



Los orígenes geográficos de John Dowland son inciertos. Algunas fuentes sitúan su nacimiento en Irlanda, aunque otras investigaciones tienden a señalar Londres (City of Westminster) como su ciudad natal.

No tenemos noticia sobre cómo aprendió a tocar (o tañer) el laúd, uno de sus instrumentos preferidos.

En 1580 marchó a París y trabajó al servicio de Sir Henry Cobham, embajador ante el Rey de Francia. Este viaje le sirvió para aumentar sus conocimientos en el campo de la música. Tras cuatro años regresó a Inglaterra, convertido al catolicismo en Francia.

En 1588 (sí, el año de la derrota de la Armada Invencible) Dowland recibió su graduación como bachiller en Música junto a Thomas Morley en Cambridge.

A los 27 años participó en una ceremonia en la corte, conmemorando la llegada al trono de la Reina Isabel. En el entretenimiento que se que se celebró tras la ceremonia se pudo escuchar la canción His Goleen Locks. Por estas fechas debió casarse y fruto de este matrimonio nacería su hijo Robert (compositor también como él). Dos años después moría de los Músicos de Laúd de la Reina y Dowland optó al puesto vacante pero no fue aceptado, finalmente. Dowland creyó (al parecer equivocadamente) que su nombramiento no se produjo a causa de su catolicismo.

Decepcionado por no alcanzar este puesto en la Corte, decidió abandonar Inglaterra, pero en lugar de ir a un estado católico (como Italia, por ejemplo; su admirado Luca Marenzio vivía en Roma), fue a parar a la Corte del Duque de Brunswick, protestante intransigente.

Finalmente viajó a Florencia en donde mantuvo contactos con un grupo de músicos ingleses exiliados que estaban planeando asesinar a la Reina Isabel. Dowland marchó inmediatamente hacia Nüremberg y allí escribió una larga carta a Robert Cecil, contándole lo que había averiguado sobre el particular.

En 1957 apareció la primera publicación importante de Dowland, su First Book of Songs. Esta colección reúne 21 canciones que pueden interpretarse a una voz sola acompañada por laúd, o a cuatro voces sin laúd (la parte principal, con su tablatura para laúd, se encuentra en una página, mientras que se ofrece interpretar la melodía con las partes de altus, tenor, y bajo). Esta colección tuvo una enorme popularidad en Inglaterra.

Al años siguiente Dowland se instala en a corte del Rey de Dinamarca, Christian IV, que marcaría decisivamente su carrera. Pero de eso hablaremos mañana.

(Continuará mañana).

martes, 23 de junio de 2009

Aforismos sobre la música



Sólo a partir de Beethoven la música se dirige a los hombres: antes no se relacionaba más que con Dios. Bach y los grandes italianos no conocieron ese desliz hacia lo humano, ese falso tiranismo que altera, desde el Sordo, el arte más puro. La torsión del querer reemplazó a las suavidades; la contradicción del los sentimientos, al ímpetu ingenuo; el frenesí, al suspiro disciplinado; una vez desaparecido el cielo de la música, en su lugar se instaló el hombre. El pecado fluía antes en dulces llantos; vino el momento en el que se desbordó: la declamación dio cuenta de la razón, el romanticismo de la Caída triunfó sobre el sueño armonioso de la decadencia…

Bach: languidez de cosmogonía; escala de lágrimas por las que suben nuestros deseos de Dios; arquitectura de nuestras fragilidades, disolución positiva –y la más alta- de nuestra voluntad; ruina celeste de la Esperanza; único modo de perdernos sin derrumbarnos y de desaparecer sin morir…

Émile Cioran – Silogismos de la amargura (Ed. Laia, Barcelona).


------------------------------------------------------------------------------------


Ayer se celebró el día europeo de la Música. No participé en exceso de las celebraciones (estuve a punto de escuchar un concierto de percusión en el patio del Reina Sofía, pero tenía problemas de tiempo). Por cierto, mi admirado amigo Fidelio le dedicó una magnífica entrada a la efemérides.

Me vienen a la cabeza los silogismos de Cioran sobre el fenómeno musical. La verdad es que están muy bien construidos, con una visión poética muy intensa y elaborada, y sin embargo… es evidente (al menos en el texto que reproduzco en esta entrada) que Cioran no ha escuchado demasiado a los grandes madrigalistas italianos del XVI-XVII (Caccini, Marenzio, el gran Monteverdi). Me temo que Cioran se olvida de toda la evolución de la forma motete en su vertiente no religiosa (en su vertiente secular); me temo que el filósofo rumano no quiere reparar en el arrebatador legado musical de la chanson franco-borgoñona y sus imágenes melancólicas. ¿Se acuerda Cioran del Ars Subtilior? En fin…

Es verdad que el tópico beethoveniano de la rebeldía humana en la música está expuesto de manera muy sugerente. Es una lectura, la de Cioran, sugestiva en muchas ocasiones. Por mi parte, sólo decir que espero que les gusten las reflexiones del gran filósofo nihilista (como saben, Savater fue uno de sus más entusiastas defensores y divulgadores en España).

lunes, 22 de junio de 2009

Con mi marido no van a poder, porque como él hay muchos más

Mi más firme condena a estos asesinos y sus cómplices.

Náusea pura. No tengo otro sentimiento hacia este entramado de intereses materiales que configura este terrorismo de ETA. Intereses MATERIALES.

Soy breve. Lo hago a conciencia. Ya pasó el tiempo de las frases manidas, de los argumentos usados y de las caras de angelotes en los funerales (me refiero a ciertos políticos, obviamente).

¿Cambio de registro en el tono del lehendakari actual? Desde luego que sí. Es un hecho.

(El tiempo dirá si el compromiso de avance hasta conseguir la derrota de estos terroristas, y de quienes política y económicamente están con ellos, es real o es otro cúmulo de frases manidas.)

Hoy sólo pienso en su viuda y en sus hijos, en su familia.

Descanse en paz, Eduardo Puelles.

viernes, 19 de junio de 2009

El Golem (sobre la creación de un hombre artificial)

En 1982, una comisión presidencial norteamericana publicó un informe sobre las ventajas y peligros de la ingeniería genética aplicada al ser humano. El informe menciona también, por supuesto, la leyenda del Golem:

A semejanza del cuento sobre el, aprendiz de brujo o el mito del Golem, creado del polvo inerme por R. Yehudah Loew de Praga (el Maharal) en el siglo XVI, el relato sobre el monstruoso Dr. Frankenstein nos recuerda la dificultad en reparar una situación cuando un ser concebido como beneficioso se revela como destructor.

La literatura tradicional del Golem - mucho más importante de lo que suele creerse cuando se considera solamente su influencia en R. Loew- se enfrenta, hasta en detalles inesperados, con la ambivalencia de sea búsqueda de dominio por medio del conocimiento: cuando el hombre se descubre capaz de crear, gracias a su sabiduría y a su técnica, un ser humano artificial, pero en todo (o casi) semejante a él mismo, la condición humana se revela en toda su complejidad (…)

Generalmente el tema del Golem es conocida a través de la leyenda tardía sobre un gran cabalista del siglo XVI, R. Loew, apodado “el Maharal de Praga”, quien habría fabricado un hombre artificial con ayuda de las letras del nombre sagrado (…)

(…) La palabra golem no será utilizada para designar a ese hombre artificial hasta la literatura más tardía, y evidentemente su ambigüedad semántica carece de importancia. Hasta entonces esa palabra, que aparece sólo en el hebreo bíblico, (Salmos 139,16) se aplicaba a Adán, el hombre “natural”. Para el Midrash y el Talmud designaba un estadio intermedio e inconcluso en las etapas de creación del hombre a partir del “polvo de la tierra” , antes de que Dios “le insuflara un alma de vida”.

Henri Naftali Atlan

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Una lectura llena de detalles, desmitificadora (para todos aquellos que sólo conocíamos la leyenda del Golem de Praga) es la que nos presenta Moshe Idel, experto cabalista, en su obra “El Golem”.

La idea de que el ser humano es capaz de crear un hombre artificial cumplió el papel de otorgar a los sabios judíos una posición especial, en tanto que dueños de poderes sobrenaturales originados en un profundo conocimiento de la lengua hebrea y de sus poderes mágicos y místicos.

Evidentemente, el judaísmo ha contemplado siempre con naturalidad la idea de la creación de un hombre artificial. En contraposición con el cristianismo, que observa con sumo recelo (por “cuestiones éticas”) cuestiones como la clonación de células, por ejemplo, y otras formas de ingeniería genética.

Moshe Idel – El Golem (Tradiciones mágicas y místicas del judaísmo sobre la creación de un hombre artificial). Ed. Siruela.

miércoles, 17 de junio de 2009

A propósito de Edipo



EDIPO. ¿Qué puedo ver, o qué cosa puedo amar,
o qué saludo escuchar ya, amigos, con placer?
Llevad fuera del país cuanto antes,
llevad fuera, amigos, a este gran criminal,
al hombre más maldito y aborrecido por los dioses.

Sófocles – Edipo Rey (Traducción de Luis Gil, Clásicos Griegos, Círculo de Lectores).

El pasado jueves asistí a la representación de “EDIPO -. Una trilogía” en el Matadero. La obra se desarrolla a partir de Edipo Rey, Edipo en Colono y Antífona, de Sóflocles.


Dirigida por Georges Lavaudant, el reparto cuenta con actores de la talla de Eusebio Poncela (un fenomenal Edipo), Pedro Clasablanc (que interpreta de manera magistral a Creonte), el siempre solvente Miguel Palenzuela (Tiresias) y Rosa Novell (Yocasta), entre otros. La puesta en escena, sobria, confiere cierta intemporalidad a la acción. De eso se trata: los viejos interrogantes sobre la búsqueda de nuestra identidad (el “conócete a ti mismo” Socrático, tan presente en la obra de Sófocles). Esta búsqueda que se revela en toda su crudeza en el debate del héroe con el destino atroz, “cayendo en la trampa de los dioses o la fatalidad”, como señala Carlos García Gual.

Ya en la Poética aristotélica se señala Edipo rey como obra paradigmática del teatro ático. Su construcción formal vertebra el debate de fondo que preside la obra: la aspiración del ser humano de conocerse a sí mismo. Lejos de cavernas que nos impiden ver la realidad; lejos de engaños o autoengaños; el descubrimiento de la verdad por terrible que sea tendrá un efecto purificador sobre el héroe. Y es lo que más me gusta de este personaje, de este héroe clásico: el sentido ético que se autoimpone al descubrir quién es en realidad.

El descubrimiento como asesino de su padre, como hijo que comparte el lecho matrimonial con su madre provoca en Edipo un insoportable sentimiento de culpa que sólo saciará con su autoprovocada ruina. ¿Una jugada de los dioses?

Siempre me ha fascinado la sobrecogedora reflexión ética que preside esta tragedia. El héroe no puede resistir el peso de la culpa, al descubrirse parricida e incestuoso, y decide quitarse los ojos y autoexiliarse de Tebas. Aunque el pensamiento jurídico anterior a Sófocles había hecho la distinción fundamental entre el acto y la intención, Edipo no puede soportar esta pesada carga y se aplica un terrible castigo.


Hace unos días, el héroe auto desterrado, ciego, andrajoso, cruzaba el escenario del Matadero. Minutos después, su hija Antígona se enfrentaba a Creonte y su “razón de Estado”, con la desnudez de su percepción ética.

jueves, 11 de junio de 2009

El maestro de almas – Irène Némirovsky

También las mujeres se sentían impasibles. Pero a medida que pasaban las horas (y las horas se hacían tremendamente largas), sus rostros envejecían, sus ojos se endurecíam y, bajo la piel de los guantes, sus dedos se crispaban con nerviosismo.

- Ni siquiera es guapo…
- No, pero tiene una voz tan bonita…

Las mujeres seguían hablando en susurros. Los hombres, desdeñosos, ya no oían nada. El tiempo pasaba. Pálidos, abrumados, bajaban la cabeza. Dew pronto oían pasos al otro lado de la puerta que separaba el salón de la consulta del médico, y otros estiraban el cuello con el ávido y ansioso movimiento de las aves de corral cuando creen que la mano de la granjera va a abrirse y el grano caerá.

El maestro de almas
- Irène Némirovsky (Ed. Salamandra; 1ª edición, marzo de 2009).

Por fin, amigo Rubín, dedico la entrada a esta (nueva) gran obra de Irène Némirovsky. Tenía bastantes ganas, la verdad.

Si su excepcional Suite francesa retrataba un políptico sobre la intrahistoria de la ocupación alemana de Francia, durante la Segunda Guerra Mundial, El maestro de almas describe, narra la historia de Dario Asfar, un médico originario de Crimen, su ascensión social, su condición de advenedizo, y el trasfondo de la sociedad francesa (parisina, fundamentalmente) durante el periodo de entreguerras.

Si en Suite francesa se despliega toda la precisión y maestría de Némirovsky en el retrato psicológico y moral de sus personajes, en El maestro de almas, publicada por entregas en un semanario entre mayo y agosto de 1939, se reflejan de manera precisa y sutil a la vez, todas las miserias morales de la Francia del periodo de entreguerras: la mutación de la xenofobia, al evolucionar el tradicional antisemitismo cristiano (un fenómeno no sólo francés, sino europeo) con el rechazo general del “meteco” (este término aparece en su uso peyorativo siguiendo la estela del escándalo Deyfrus; sinónimo de extranjero, de judío, de apátrida).

La novela, de verdad, no tiene desperdicio. No me gusta recomendar nada, créanme, ni literario, ni musical, ni de cine. No me gusta recomendar, insisto. Pero, insisto también, la lectura de Némiroksky ha sido para mí (está siendo; no he leído más que tres obras de esta inmensa figura literaria) una de las mejores experiencias literarias de los últimos años.

Dedicado a usted, amigo Rubín, que sé que aprecia profundamente a esta escritora.

martes, 9 de junio de 2009

¿Desapego a Europa?

(Imagen recreada de Guillame de Machaut)

¿Desapego a Europa? No me hagan reír. Estoy escuchando, mientras escribo esta entrada, la maravillosa Messe de Nostre Dame, de Guillaume de Machaut (1300-1377); una de las cimas del Ars Nova, movimiento musical y estético de origen francés que tanta influencia tuvo en el Trecento italiano, entre otros. Del Trecento musical al Ars Subtilior Itálica, hay menos de cien años de distancia. De Machaut a la canción franco borgoñona (Bisnois, Binchois,…) hay poco menos de cien años. Este estilo, el franco borgoñón, tendrá una influencia decisiva en la polifonía franco flamenca que tiene entre sus máximos representantes a figuras como Isaac, Ockeghem. Agrícola, Pipelare, Josquin, De la Rue…Figuras éstas que ingresarían en las capillas musicales más importantes de Europa. Se decía que Mille Regretz, la canción del emperador, fue compuesta por Josquin Desprez a la muerte de Isabel de Portugal, esposa de Carlos V… ¿Quieren que siga? (Todos estos compositores nacen, desarrollan culturalmente en la Europa de su tiempo. Podrían ponerse muchos más ejemplos del estilo y no sólo en el ámbito de la música o de la cultura en general.)

¿Desapego a Europa? Entiendo que el resultado de ayer, especialmente la baja cifra de participación española y europea debe haber dejado preocupado a más de uno (a más de uno de los que trabajan en las instituciones comunitarias). Algo más del 57% de abstención (valor medio sobre el censo europeo; tres puntos más que en 2004) es como para plantearse la vocación política.

Lo cierto es que, a tenor de los índices de participación generales, es evidente que los ciudadanos no somos conscientes de la influencia que tienen las instituciones europeas en la vida de los países que forman parte de esta Organización de estados. Y esto no es sólo un fenómeno español, al igual que votar en “clave” nacional. En España así ha sido, lo cual no es de extrañar dada la orientación de la estrategia electoral de los principales partidos políticos nacionales. (Las explicaciones programáticas sobre Europa y sus Instituciones se han reducido a una serie de lugares comunes y, en ocasiones, a ciertas soflamas de escaso valor político).

¿El resultado europeo? Más o menos lo esperado. Importante retroceso del programa socialdemócrata y respaldo firme a las formaciones liberales y conservadoras (incluyo bajo esta denominación, básicamente a los demócrata-cristianos, que poco tienen de liberales en sentido estricto). Evidentemente, se vota en clave nacional y los ciudadanos avisan, castigan o, en otras ocasiones, dan su apoyo a las formaciones políticas en función de la coyuntura nacional; no por el contenido programático europeo.

¿El resultado en España? Yo me lo esperaba, francamente. Tal vez no pensaba en que la abstención pudiese alcanzar las cifras de ayer (Casi el 55%... y eso que no era día de playa).

¿La euforia del PP? Más bien la de Mariano Rajoy & Rajoy Team (Cospedal, Soraya y demás), diría yo. Evidentemente, este hombre se encuentra sometido a una constante reválida cada vez que su partido se presenta a unas elecciones… En estos momentos tiene dos ángeles salvadores: Uno es Alberto Núñez Feijoo, arcángel gallego de reciente representación en el Pórtico de la Gloria… El otro ángel, mejor dicho, el otro puesto de angelito se lo disputan Aído, Pajín, Blanco o el jefe de todos ellos. Y es que serán agnósticos (me refiero a los representantes del PSOE) pero le ponen velas a algún santo puesto que, si no es así, no se explica que el castigo electoral no haya sido mayor. (Algunos comentaristas señalaban esta mañana que ambos partidos. PSOE y PP, poseen una base electoral muy sólida que no permite fácilmente movimientos porcentuales importantes. Aunque no siempre ha sido así, como de sobra sabemos). Ya veremos si la ventaja obtenida por el PP sobre el PSOE marca un “cambio de tendencia” como se ha apresurado a pontificar los santones radiofónicos habituales del PP… (Mayor ventaja obtuvo Aznar en las europeas que antecedieron a su primera victoria en las generales: cuando ésta se produjo, desde Ferraz le espetaban con retintín ¿dónde está la “nueva mayoría”?).

¿Lo del escaño de UP&D? ¿Esperado? Yo sí lo pensaba, aunque este partido haya sido prácticamente ninguneado en televisión. No así en la radio o en la prensa escrita.

Como noticia positiva celebro el escaso respaldo a la de Izquierda Internacionalista. Vale, unos cien mil votos en el País Vasco, sí. Pero a mucha distancia de otras candidaturas independentistas (me refiero a la Europa de los Pueblos-Los Verdes con Eusko Alkartasuna o Aralar –también con el BNG o Ezquerra-).
----------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, mañana escribiré, como muestra de mi "desapego a Europa", sobre una escritora judía, nacida en Kiev y que forma parte de la cima literaria francesa del pasado siglo. Una escritora que murió (asesinada, como otros muchos) en un lugar de triste memoria en la Historia de Europa, en Auschwitz. Me estoy refieriendo a Irène Némirovski, que ya he traído a mi bitácora. Una escritora europea, de educación y estilo exquisitamente europeo. Pero esto será mañana .

jueves, 4 de junio de 2009

Igualitarismo en la Inglaterra de Cromwell y el ¿debate? electoral

Esta noche he visto el ¿debate? que emitía la televisión pública española entre representantes de los cinco partidos españoles con representación en Bruselas. (Debate sobre Europa, decían).

Si alguno de ustedes espera que me despache a gusto (aquí, en mi “sofá digital”) sobre las “propuestas” de los representantes mencionados, me temo que les voy a disgustar. Dado lo anodino de la ronda de intervenciones, aunque insólitas algunas (da igual que fuese Cayo Lara, Ramón Jáuregui o Luis De Grandes), prefiero no profundizar sobre el pretendido debate (pactado, de antemano, claro). No da más de sí.

Ahora bien, la continua alusión de los representantes del PSOE, IU, señores Ramón Jáuregui y Cayo Lara (también el de Esquerra; no recuerdo su nombre) a “la codicia” o “el capitalismo salvaje” como causas de la crisis actual (mira que son recalcitrantes con estos argumentos) me ha recordado uno de los pasajes de un libro que le leído (y disfrutrado) hace poco tiempo: Los enemigos del comercio, del pensador Antonio Escohotado. Vamos allá:

En el capítulo Utopías y Finanzas Escohotado aborda, entre otros temas, el ideario de los levellers (los niveladores), en la Inglaterra de Cromwell y su idea “nivelar” el reparto de la tierra. Para ello comienzan un movimiento de ocupación de las tierras comunales. Dice Escohotado que algunos de los líderes de la nivelación reclaman a Cromwell que la muerte del rey sea seguida por un reparto de sus regalías entre los “oprimidos, esclavos, siervos y mendigos.” Gerrard Winstanley sistematiza sus puntos de vista en La Ley de la libertad en una plataforma, o la magistratura restaurada (1652), donde leemos:

¿Son la compra y la venta un honrado derecho natural? No, forman parte de una ley de conquistadores. ¿Cómo puede resultar honesta una patraña? (…) Cuando la Humanidad comenzó a comprar y vender perdió su estado de inocencia. Nadie puede ser rico sino mediante el trabajo de los demás”

(…) El desarrollo propiamente dicho no puede sino contradecir aquello que Winstanley llama un honrado “derecho natural”, así como los esfuerzos de los niveladores por restaurar el “Estado originario”.

¿Notan ustedes, como yo, ciertas similitudes entre los levellers y nuestros modernos defensores de la regulación como antídoto frente a “la codicia” y “el capitalismo salvaje”?

Prosigue Escohotado en el mismo punto, Utopía y Finanzas, que un siglo más tarde David Hume redacta su libro favorito –la Investigación sobre los principios de la moral (1791)- y los levellers son su interlocutor básico para el capítulo dedicado a la justicia:

"Dividamos las posesiones de un modo igualitario, y veremos inmediatamente cómo los distintos grados de arte, esmero y aplicación de cada hombre rompen la igualdad. Y si se pone coto a esas virtudes, reduciremos la sociedad a la más extrema indigencia. En vez de impedir la carestía y la mendicidad de unos pocos, éstas afectarán inevitablemente a todo el cuerpo social. También se precisa la inquisición más rigurosa para evitar toda desigualdad, tan pronto como aparezca por primera vez, no menos que la más severa jurisdicción para castigarla y enmendarla. Pero tanta autoridad habrá de degenerar pronto en una tiranía, ejercida con graves favoritismos”.

Evidentemente, y como he mencionado anteriormente, Cayo Lara y Ramón Jáuregui me recordaban los postulados igualitaristas de los levellers… Evidentemente, De Grandes no me ha recordado en absoluto al gran David Hume. Tampoco me esperaba lo contrario.

martes, 2 de junio de 2009

Hoy toca hablar de Cuba

Tenía pensada una entrada sobre la feria del libro de Madrid, 2009. Soy asiduo visitante (y comprador riguroso con el presupuesto que me asigno…) de la feria y este año, puesto que tengo todos los fines de semana de junio ocupados, decidí adelantar la visita.

Quería hablar de la feria, de algunas de mis adquisiciones, de las visitas a las casetas de algunas editoriales que me resultan interesantes (Abada editores, Salamandra, Tusquets, Gredos, El Acantilado, Trotta,… Atalanta, Siruela,… etc.). Pero avui no toca que decía uno de los políticos realmente cultos que ha dado la política española del pasado siglo (me refiero a Jordi Pujol). Hoy toca hablar de Cuba.

Hoy quiero unir mi voz a la de todos aquellos partidarios de la Libertad con un llamamiento sencillo, como dice mi amigo Rubín de Cendoya:





Quiero unir mi voz a la de los partidarios de la Libertad para, como dice mi amigo Don Alfredo:

- Liberar a los presos políticos en Cuba (y a los presos de conciencia, añado yo).

- Levantar las prohibiciones que impiden a los cubanos entrar y salir de su país.

- Levantar las prohibiciones de acceso a Internet para los cubanos

Llevamos cincuenta años riéndole las gracias a este tirano. Cincuenta años. ¿Qué más necesitan algunas voces “progresistas” para alzarla contra esta tiranía?

¿Tal vez Amnesty International es una organización imperialista?
¿Tal vez Gutiérrez Menoyo es un "fascista"?


¿Quizás María Elena Cruz Varela (“Vete con un burro para que te le meta” bramaban las comisarios políticos castristas, amedrentándola con piedras frente a su domicilio) era una espía de Miami?

¿Qué más necesitan? En fin, cincuenta años, riéndole las gracias a este tirano. Cincuenta años. Y algunos, especialmente en España, sin querer enterarse.