viernes, 31 de julio de 2009

(Fallido) pacto contra la crisis - La realidad es aún peor

Esta semana, en uno de los blogs económicos más interesantes que conozco, el de mi amigo Fernando, leí este interesante artículo en torno a la necesidad de creación de riqueza como fundamento para superar la crisis económica y panorama cada vez más aterrador.


Fernando es un economista, ingeniero también, especializado (entre otros ámbitos de conocimiento) en Teoría Económica Austriaca (para entendernos, Mises, Hayek, Rothbard, Huerta de Soto,...) Si de verdad les interesa leer, contrastar opiniones sobre economía, desde luego muy lejos de los pensadores mainstream ( Samuelson, Krugman, Stiglitz y otros tantos, y su irrespirable proselitismo), asómense a su blog: me refiero al de mi amigo Fernando, obviamente. Aquí les dejo el artículo:


Terminaba de escribir la entrada del otro día, ciertamente enojado tras la diatriba de ZP contra los creadores de riqueza de este país, contra los únicos que nos pueden sacar de la crisis (si es que se les deja en paz), y no era consciente de que la situación es aún peor.Me explico. En ese momento, identificaba con la CEOE y Ferrán a todos los empresarios, a todas las empresas de España. El ataque contra ellas lo era realmente contra nuestro bienestar. La duda es si la CEOE representa más bien a las grandes empresas, o a todas. Y entonces comprendí mejor qué es lo que significa aquello de que el tejido productivo está formado por la pequeña y mediana empresa. En efecto, la caída de una de las grandes empresas de nuestro país no sería tan terrible como lo suele ser la de las PYMEs.Y eso por una razón: porque lo que se necesita son empresarios que creen riqueza, esto es, aquellos que detectan oportunidades por los desfases entre los valores de los recursos y se lanzan a su aprovechamiento. Solo gracias a esta riqueza puede sostenerse nuestra sociedad, pues es la que alimenta todo el afán recaudatorio del estado y sus políticos, y la que da trabajo a los asalariados.¿Qué pasa, que las empresas grandes no crean riqueza? Pues no tanta como las pequeñas. ¿Por qué? Porque proporcionalmente dependen mucho más del estado que las otras.Quizá alguien recuerde esta entrada. En ella, un análisis sucinto mostraba como la gran parte de las empresas del IBEX-35 viven de una forma u otra del estado. Por ejemplo, ¿podrían los bancos sostener su dimensión actual sin la ayuda del gobierno? ¿Y las constructoras? ¿Cómo estarían las energéticas sin las subvenciones por las renovables? Dicho de otra forma, estas empresas no son tan generadores de riqueza como cabe pensar. Y, si no lo son, es que consumen recursos de otros lados. Y eso nos lleva de cabeza a las PYMEs. España no es sostenible a base del entramado gobierno-gran empresa; una vez más, estas están "protegidas" de la crisis, en la medida en que haya un tejido productivo real sosteniendo el tinglado. En conclusión, con cada PYME que se muere, se muere no solo nuestro gobierno, sino también un poco de esas grandes empresas sostenidas con cierto artificio. Así que, siga usted clavando cuchillos a su propio corazón. Siga, que es el nuestro también.

jueves, 30 de julio de 2009

Esta vez lograron su objetivo


Nausa pura. Horror. Indignación. Sinrazón... ¿Sirven de algo estas palabras?

Cincuenta años soportando a estos héroes y sus múltiples caretas. Cincuenta años. En fin... no voy a disertar sobre las "razones" de esta banda, o el apoyo social (más o menos relevante) que todavía mantienen. Tampoco hablaré sobre la esencia milenarista de este modo de nacionalismo "violento" (¡qué eufemismo tan hipócrita!), ni de su entramado de intereses socioeconómicos. No, hoy no toca.

Hoy, sin palabras que escribir, sólo se me ocurre enviar un afectuoso abrazo a los familiares de los guardias asesinados y mi solidaridad con la Guardia Civil.

Descansen en paz.


Antropología práctica

No sé por qué, pero hoy me he acordado de la antropología práctica kantiana. El texto que reproduzco se refiere a los españoles (a nuestros antepasados, obviamente). No tiene desperdicio, aunque conviene leerlo con equilibrio y sentido de la Historia:

Esta nación cuanta con pocas diversiones. Sólo una danza, llamada fandango, parece estimular al pueblo, hasta el punto de que, cuando alguien la interpreta, todo el mundo la baila en las calles. Se trata de una nación algo cruel, tal y como muestran las corridas de toros y su auto de fe, donde son quemados los sambenitos, así como quienes tienen mitras de papel, en las que se ha pintado al diablo… En España las reformas son muy difíciles de llevar a cabo, dada su proverbial apego a las viejas usanzas; valga como ejemplo que siendo voluntad del rey suprimir el uso de la capa y de gran sombrero circular, para evitar que los malhechores pasaran inadvertidos entre tanto embozado, estalló una revuelta en contra suya.

Immanuel Kant – Antropología práctica (Ed. Tecnos, colección Clásicos del Pensamiento – Madrid 1990).

Es bien conocido que los escritos jurídico-políticos de Kant son bastante tardíos. Por otra parte, el pensamiento político de Kant nace indisoplublemente finido a su filosofía de la historia, y es en sus Lecciones de Antropología, en su segunda parte, en la que se describen las características del ser humano.

La verdad es que no deja en un buen lugar a nuestros antepasados. Una visión muy tópica sobre nuestro país, la que reflejaba el filósofo de Königsberg… punto de partida de lo que entendemos como Modernidad.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Observen, a continuación, otro extracto de “antropología del español y del vizcaíno” con el que nos deleita otro conocido “filósofo”. A ver si adivinan a quién me refiero.


El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español, o no saber andar (ejemplo, los quintos) o si es apuesto es tipo femenil (ejemplo, el torero).

El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe.

El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntádselo a cualquier contratista de obras y sabréis que un bizcaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos.

El bizkaino es laborioso (ved labradas sus montañas hasta la cumbre); el español, perezoso y vago (contemplad sus inmensas llanuras desprovistas en absoluto de vegetación).


El aseo del bizkaino es proverbial (recordad que, cuando en la última guerra andaban hasta por Nabarra, ninguna semana les faltaba la muda interior completa que sus madres o hermanas les llevaban recorriendo a pie la distancia); el español apenas se lava una vez en su vida y se muda una vez al año.

La familia bizkaina atiende más a la alimentación que al vestido, que aunque limpio siempre es modesto; id a España y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es "peor menealla".

Oidle hablar a un bizkaino y escuchareis la más eufónica, moral y culta de las lenguas; oidle a un español y si solo le oís rebuznar podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias.

El bizkaino es amante de su familia y su hogar (cuanto a lo primero, sabido es que el adulterio es muy raro en familias no inficionadas de la influencia maketa, esto es, en las familias genuinamente bizkainas; y cuanto a lo segundo, si el bizkaino por su carácter emprendedor se ausenta de su hogar no le pasa día en que no suspire por volver a él); entre los españoles, el adulterio es frecuente así en las clases elevadas como en las humildes, y la afección al hogar es en estas últimas nula porque no la tienen.


Evidentemente tamaño repertorio de memeces perforantes sólo puede pertenecer a un memo histórico (e histérico) como fue el fundador y guía espiritual del PNV. Me refiero, obviamente a Sabino Arana Goiri. Todo un "antropólogo"...

(En un día como del de hoy, en el que la barbarie etarra ha estado a punto de provocar una masacre en toda regla –no les habría importado lo más mínimo- no deja de preguntarse por qué continuamos soportando todavía estas formas de coacción, de chantaje, de amedrentamiento, de terror,…)

martes, 28 de julio de 2009

¡Adelante, Capitán Trueno!

…Todavía nos quedan muchas batallas por ganar.

Es la emocionante despedida que le dedica Albert Solé a su padre, Jordi Solé Tura. La podemos ver en el estremecedor, emotivo, intenso reportaje biográfico que filma el primero, titulado “Bucarest, la memoria perdida”. Más que un homenaje es un acto de amor, de agradecimiento a un padre.

Exilio tras exilio: “Bucarest, la memoria perdida" describe el doble exilio que ha padecido a lo largo de su vida Solé Tura: primero, obligado a huir de España, por su militancia antifranquista. Ahora condenado a un "exilio interior", nuevo, debido al alzheimer. Exilio compartido también por otra figura coetánea a la de Solé Tura, aunque con orígenes políticos distintos, pero finalmente convergentes en el pragmatismo democrático: me refiero, claro está, a Adolfo Suárez, uno de los personajes más importantes de la vida política española del segunda mitad del pasado siglo.

Siempre me cayó bien Solé Tura. ¿Por sus ideas (izquierdistas)? Bueno, más allá de la simpatía que me provocan algunas figuras del antifranquismo militante (básicamente aquéllas que, años después, no persisten en seguir viviendo de las rentas de un pretendido pasado heroico…), siempre me resultó simpática aquella persona que parecía “colarse” con discreción entre los ponentes constitucionales (Fraga, Cisneros, Peces Barba, Herrero,…)

Años más tarde, creo que el el segundo gobierno de González, fue nombrado ministro de Cultura. No tengo ningún recuerdo especial de su paso por Cultura. Sólo una declaración pública que me impresionó. Una confesión que, de alguna manera, he hecho mía al cabo de los años. Decía más o menos que “mi formación, mi educación, presenta vacíos que difícilmente podré llegar a cubrir alguna vez en mi vida”. Era una expresión de sinceridad. De sabia sinceridad en un océano de hipocresía y pose cultureta, tan propio de algunos ministros… no importa su signo político.

Siempre me acompañará esa declaración: Al igual que la despedida de su hijo Albert, que abría esta entrada: “Adelante, Capitán Trueno…”


(Gracias Albert, por la emoción transmitida. Gracias por tu generosidad).

lunes, 27 de julio de 2009

A special report on Arab World


El último número del semanario británico The Economist (July 25th-31st 2009) dedica un reportaje especial en páginas centrales al “despertar” del Mundo Árabe. Al “despertar de su sueño” (Waking from its sleep).

El reportaje no ofrece análisis realmente novedosos, al menos para aquellos que seguimos la evolución política del llamado “Mundo Árabe”, algo tan heterogéneo y dispar, que incluye naciones que van desde Mauritania, hasta Kuwait, pasando por Libia, Sudán, Yemen, Irak… (Irán, aunque nación islámica, no es una nación árabe, como ya sabemos). Sin embargoi, cuestiones como la inexistencia de un aglutinante transnacional común, más allá de la común enemistad frente a Israel, la falta de libertad política en muchas de sus naciones (y el cambio de rumbo frente a la necesidad de democracia que se advierte en las últimas Administraciones USA), así como la amenaza del islamismo político y sus derivadas, son tratados con mucho equilibrio, por los diferentes articulistas.

Ante un tema tan variado y poliédrico prefiero, al menos por hoy, no entrar en más consideraciones. Solamente me gustaría destacar un cuadro con cifras que adjunta el informe, bajo el significativo título de “Two bloody decades” (Conflictos en el Mundo Árabe desde 1990). Éstas son las cifras de muertos (sólo árabes):

Darfur (desde 2003) --> 400.000.
Conflicto civil en Argelia (1991-2002) --> 150.000 – 200.000.
Invasión de Irak (desde 2003) à 101.000 --> 109.000.
Rebelión chií en Irak (1991-1992) à 60.000 --> 100.000.
Guerra de Kuwait (1990-1991) à 24.000 --> 31.000.
Segunda intimada palestina (2000-2005) --> 5.500.
Guerra de Gaza (2009) --> 1.400.
Guerra en el Líbano (2006) --> 1.200.

Ciertas cifras cortan el aliento, ¿verdad?

jueves, 23 de julio de 2009

De umbral en umbral - Paul Celan


JUNTOS

Ya que la noche y la hora
al nombrar en los umbrales
a los que entran y salen,

bendijo lo que hicimos,
ya que nada más nos mostró el camino,

no han de venir las sombras
por separado, pero si
hubiera más de lo que hoy se anunció,

no sonarán las alas
antes para mí que para ti-.

Sino que rueda sobre el mar
la piedra que planeaba a nuestro lado
y en el surco que traza
desova el sueño vivo.

Paul CelanDe umbral en umbral (Traducción de Jesús Munárriz. Poesía Hiperión)


-------------------------------------------------------------------------------------------------
Nacido en 1920, en Czernowitz, capital de la Bucovina, Paul Celan perteneció a la minoría judía de expresión alemana que sufrió los horrores del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Sobrevivió al Holocausto, pero sus padres murieron en campos de exterminio.

La influencia de Paul Celan es muy amplia: desde filósofos, como Heidegger y Adorno, hasta compositores como Pierre Boulez, la poesía de Celan ha inspirado muchas creaciones de la cultura europea del pasado siglo.

Poesía existencial, con evocaciones surrealistas, que resulta de muy compleja traducción al castellano y llena de imágenes bíblicas.

De umbral en umbral es el segundo libro de Paul Celan, publicado en 1955, tras Amapola y memoria.

miércoles, 22 de julio de 2009

Paranoid Park - Gus Van Sant



Hace un año, en el número de julio-agosto de Cahiers España, aparecía un interesante estudio sobre cierto fenómeno en la distribución del cine. El estudio abordaba diferentes análisis sobre “el cine invisible”. ¿Qué se entiende por “cine invisible”? Básicamente puede explicarse como un conjunto heterogéneo de obras que no tienen una distribución ordinaria, “habitual” en las salas comerciales.

Lo invisible, afortunadamente es mutante. Decía uno de los articulistas que “Se abre un resquicio de esperanza: ¡hasta la etapa más oscura de Godard ha dejado de ser invisible!”. (Como melómano, más que cinéfilo, tengo claro que lo invisible en Música ha sido toda la Música Antigua antes del los cincuenta del pasado siglo, por poner un ejemplo rápido y sencillo…)

Concluía el estudio con un artículo sobre “50 invisibles”. Eran cincuenta películas no distribuidas hasta la fecha en las salas españolas (me refiero a julio de 2008). Y miren alguno de los títulos: “La Blessure” de Nicolas Klotz (2004); “Clean” de Olivier Assayas (2004); “Go Go Tales” de Abel Ferrara (2007); "Il mio viaggio in Italia” de (abróchense el cinturón) Martin Scorsese (2001); “My Blueberry Nights” del exquisito Wong Kar-wai (2007, ésta se estrenó en España las pasadas navidades); “Paranoid Park”, de Gus Van Sant (2007) objeto de esta entrada.

La “trilogía de la muerte” de Gus Van Sant abarca un periodo creativo que comienza en 2002, con Gerry, continúa con la magnífica Elephant (2003), y termina en 2005, con Last Days. La primera de las tres es la única que no he visto de esta trilogía, punto de encuentro de poéticas y de búsqueda narrativa. Dicen algunos críticos que el final de esta trilogía es un “punto son retorno” que desemboca en Paranoid Park.

En cualquier caso, nos hallamos ante una obra soberbia. Indispensable para entender la evolución narrativa, más que estética, y poética de un creador indispensable en lo que se conoce como cine independiente (cuánto me aburre este adjetivo) norteamericano.

¿Consecuencia lógica de la trilogía de la muerte? La verdad es que no me he puesto a reflexionar sobre ello. Es posible; en cualquier caso no lo voy a discutir. Me limitaré a decir que he disfrutado de una experiencia narrativa y visual de primer orden. Una experiencia poética, también. Con algunos detalles que evocan a ¡Fellini! (la banda sonora incluye algunos fragmentos de Nino Rota y su Giulietta)

Lo de menos es el argumento, la “historia”. Ya sabemos a los pocos minutos de empezar, ¿qué digo empezar?; ya sabemos antes de entrar en la sala que la película “cuenta la historia de un joven” que se ve envuelto en el asesinato de un guardia de seguridad. Lo de menos es el desenlace o la “trama” que subyace. Van Sant está en otra onda: en la búsqueda de una experiencia narrativa muy alejada de las formas habitualmente explotadas, no sólo por el cine “clásico”.

Estamos de suerte: hace unos días era Tetro, de Coppola. El sábado le tocó el turno a esta magnífica muestra del arte de un cineasta en su madurez creativa.

domingo, 19 de julio de 2009

Descenso al caos - Ahmed Rashid



(…) Pero siete años después, la guerra contra el terrorismo liderada por Estados Unidos ha dejado a su paso un mundo más inestable del que existía en ese memorable día de 2001(*). En vez de disminuir, la amenaza que representa Al Qaeda y sus afiliados ha aumentado y se ha extendido a nuevas regiones de África, Asia y Europa, atemorizando a pueblos y gobiernos, desde Australia hasta Zanzíbar. Ni la invasión norteamericana de dos países musulmanes, ni los miles de millones de dólares invertidos, los ejércitos enteros de guardias de seguridad y las nuevas tecnologías han logrado detener a la organización original o la amenaza que representan sus múltiples copias –los jóvenes varones musulmanes sin empleo que viven en los suburbios de las ciudades británicas o francesas y que se movilizan a través de Internet.

Ahmed Rashid, Descenso al caos (Ed. Península, 2009)

Nota (*): El autor se está refiriendo al 11-S, evidentemente.


-------------------------------------------------------------------------------------------------

En las últimas fechas, el conflicto afgano y su extensión a Pakistán han puesto de nuevo en el primer plano de la actualidad la naturaleza de este conflicto y su necesidad de análisis.

Afortunadamente, dentro de la (en ocasiones errática) política internacional del Presidente Obama, Afganistán y Asia Central ocupan un lugar de interés. Al menos por lo que leo en la prensa norteamericana, la actual administración USA es muy conciente de que en esta zona, Asia Central, se puede estar fraguando el próximo conflicto mundial.



En su última obra, Descenso al caos, el analista polítco Ahmed Rashid traza un análisis geopolítico inquietante sobre aspectos desconocidos (para el gran público) del amplio territorio de Asia Central. Su obra Yihad, editada también por Península, analizaba las causas históricas de los conflictos actuales de la región; las raíces de sus conflictos étnicos y el desarrollo del islamismo radical en esta región. En Los talibanes (en la priomera edición se tradujo como “Los talibán”, antes de que Lázaro Carrater lanzase un dardo certero), también del mismo autor, mostró las consecuencias que el régimen talibán para la paz mundial, y e horror de su política interior.

Pero volvamos a Descenso al caos. El leivmotiv de la obra, tal y como yo la interpreto, es la estrategia fallida en la reconstrucción del estado en Afganistán. El análisis no se detiene en explicar los errores de la Administración Bush al afrontar el ataque contra el gobierno talibán afgano y su posterior proceso de (pretendida) reconstrucción; reconstrucción fallida, finalmente.

Las directrices del secretario de defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, que en colaboración con la CIA elaboró un plan de actuación rápida en suelo afgano, con la colaboración de la Alianza del Norte (AN). La más sofisticada tecnología de poder aéreo norteamericano en combinación con la AN. Y todo ello para impedir un despliegue masivo de tropas norteamericanas en Afganistán. La colaboración con los señores de la guerra, que obtuvieron el pago de sus servicios, a través de los servicios secretos paquistaníes (ISI), fue otro de los ejes de la acción ideada por Rumsfeld.

No me voy a extender en más detalles. La obra es muy densa en datos que, aunque no resultan difíciles de imaginar, son reveladores (en este sentido, la descripción de la huida de los líderes talibanes, apoyados por agentes del ISI paquistaní -¡sí, el mismo por el que Rumsfeld había apostado como nexo para el pago a los líderes de la AN!- resulta un episodio particularmente revelador).

Otro tema que la obra detalla con profundidad es la relación de Pakistán y del gobierno de Pevez Musharraf en este conflicto. Resulta aterrador el panorama que describe Rashid sobre la inestabilidad política del país asiático, su delicado equilibrio en la relación con Occidente (más fruto del oportunismo individual de un personaje como Musharraf que de un planteamiento geopolítico sólido). La importancia de las madrassas deobandis en la formación ideológica del yihadismo terrorista está profusamente explicada, así como la debilidad del estado pakistaní a la hora de establecer una política interior coherente con las decisiones de centrales.

Pero hay otros temas, igualmente importantes, como es la reconquista del poder por los talibanes en ciertas regiones afganas y pakistaníes

Analista político y periodista, Ahmed Rashid, paquistaní, es un colaborador habitual de varios medios de prensa internacionales (CNN, Herald Tribune, BBC Online,…). Sus reflexiones geopolíticas están consideradas una referencia en el análisis político de Asia Central. Este último ensayo sobre el polvorín de Asia Central, a la luz de los acontecimientos sucedidos en la región desde el 11-S constituye un estudio muy documentado y profundo, a la vez que revelador. Muy alejado de las visiones superficiales que acostumbran pos nuestras latitudes.

jueves, 16 de julio de 2009

Tetro, Francis Ford Coppola


Siempre me gustó Coppola (Francis Ford, por supuesto, aunque también Sofía). Un monstruo del cine en toda su dimensión. Imprescindible (Apocalypse), intimista (La conversación), épico (El padrino), soñador (Corazonada, Tucker)), inolvidable (Ramble Fish). Infinito.

Me ha encantado Tetro. La recomiendo con devoción. Con convencimiento.

Llena de detalles, sutiles muchas veces (el guiño a la literatura española, mencionando a Roberto Bolaño, León Felipe), su exquisita banda sonora (Krenek, Brahms, Los Cuentos de Hoffmann,… el tango). ¿Alianza creativa de dos hermanos? ¿Ecos de La ley de la calle? Nada. Pura palabrería. Veánla y disfrútenla.

Me importa un comino que Ángel Quintana en el Cahiers de junio (edición española) pontifique sobre la última película de Coppola con sentencias como ésta: “…Algunas veces los actores chirríen al no saber encontrar su registr” (¿Lo dice por la turbadora interpretación de Vincent Gallo? ¿O tal vez por la cada vez mejor actriz Maribel Verdú?).

Hacía tiempo que no me daba un baño tan intenso de arte. De buen cine.

(La próxima será Paranoid Park, de Van Sant. Ya les contaré)

lunes, 13 de julio de 2009

Musulmanes mudos

Por su interés, reproduzco el artículo de MoisésNaím que publicó ayer el diario El País. El tema es de máxima actualidad, centrado en la represión china respecto a su severa política contra los uigures. Y el análisis comparativo de la reacciones del "mundo islámico" ante estos sucesos y otros más o menos recientes, pero siempre de actualidad. No tiene desperdicio.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Dónde están las fetuas? ¿Dónde las multitudinarias marchas de protesta? ¿Dónde las manifestaciones frente a las embajadas? ¿Qué pasó con los discursos cargados de indignación? ¿Qué dice Al Qaeda? En otras palabras: ¿qué tiene China que le faltó a Dinamarca? En China discriminan y matan a los musulmanes y en Dinamarca un periódico publicó caricaturas que se consideraron ofensivas al profeta Mahoma. El mismo mundo musulmán que en el 2005 reaccionó con indignación y furia ante la publicación de las caricaturas se hace el ciego, el sordo y el mudo frente a la violencia y a la discriminación que sufren los uigures -una minoría musulmana- a manos del Gobierno chino.


La reacción a la publicación de las caricaturas fue instantánea. Once embajadores de países musulmanes elevaron la propuesta formal de sus respectivos Gobiernos ante el primer ministro danés. Éste les explicó que en Dinamarca hay libertad de prensa y que el Gobierno no tuvo nada que ver con la decisión de publicarlas. No importó. Días después, el consulado de Dinamarca en Beirut fue incendiado y en Afganistán, Pakistán y Somalia estallaron violentas manifestaciones en protesta contra las caricaturas, dejando un saldo de varios muertos. Diarios de Noruega y otros países decidieron publicarlas como gesto de solidaridad y en defensa de la libertad de expresión, lo cual exacerbó la ola de violencia. En Damasco, miles de espontáneos incendiaron las embajadas de Dinamarca y Noruega. En Teherán, Mahmud Ahmedineyad decidió replicar a la publicación de las caricaturas montando una exposición de otras caricaturas. ¿El tema? Mofarse del Holocausto. Inevitablemente, los vídeos y los sitios de Internet de Al Qaeda mencionaron las caricaturas publicadas en Europa como un ejemplo más de la nueva cruzada de occidente contra islam. Las fetuas ordenando los más severos castigos para los caricaturistas y directores de periódicos no se hicieron esperar.
Mientras tanto...
Desde la década de los noventa, el Gobierno chino ha venido aplicando severas políticas represivas contra los uigures. En las escuelas se prohíbe la educación en su idioma y a los empleados públicos no se les permite llevar las largas barbas comunes entre ciertos musulmanes, rezar durante la jornada laboral o ayunar. Las mujeres que trabajan para el Estado no pueden usar velos que les cubran la cabeza. Los uigures son discriminados en el acceso a la salud, la educación, la vivienda y el empleo. Los jóvenes uigures son frecuentemente forzados a trabajar en lejanas provincias, mientras que millones de personas del resto del país son estimuladas por Pekín a mudarse a la provincia de Xinjiang con promesas de empleo y otros incentivos. Más de dos millones han respondido a estos estímulos.
Los uigures que se atreven a protestar por la discriminación y por los maltratos son detenidos. Las protestas son brutalmente reprimidas. En Yining, en 1997, las fuerzas gubernamentales reaccionaron violentamente a disturbios callejeros causando gran cantidad de muertos. Después de los ataques del 11-S se intensificó la persecución del Gobierno chino contra los uigures. Algunos de sus líderes fueron acusados de tener vínculos con Al Qaeda y encarcelados. La represión contra cualquier grupo de uigures sospechoso de terrorismo, extremismo religioso o separatismo es implacable, sistemática y permanente.
Los recientes enfrentamientos en las calles de Urimqi, la capital de la provincia de Xinjiang, han dejado 184 muertos, cerca de mil heridos y más de 1.400 detenidos. Éstas son las cifras oficiales, las manejadas por las organizaciones uigures son mucho mayores.
Todo esto viene sucediendo desde hace décadas. ¿Qué han dicho los líderes políticos o religiosos del mundo islámico? No mucho.
En distintos países, clérigos musulmanes encuentran el tiempo y la energía para emitir fetuas condenando, entre otras cosas a las comiquitas japonesas de Pokémon, la desnudez total durante el coito o el uso de las vacunas contra la poliomielitis. También contra Salman Rushdie. ¿Han adoptado alguna posición sobre la situación de los uigures? No. ¿Y la Liga Árabe, los Gobiernos de países musulmanes, las organizaciones islámicas europeas o asiáticas? Tampoco. Los uigures, que tienen profundos vínculos étnicos con Turquía y cuyo idioma tiene raíces turcas tampoco han contado con la solidaridad que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, mostró hacia los palestinos durante la reciente crisis en Gaza. Al mismo tiempo que promovía el reconocimiento internacional de Hamás, Erdogan le negaba el visado a Rebiya Kadeer, la líder en el exilio de los uigures. Hace poco Erdogan cambió de posición y anunció que su Gobierno permitiría la visita de la líder uigur. Internacionalmente, Turquía también ha venido aumentando los bajos decibelios de su preocupación por la situación en Xinjiang. Más vale que no. Ésta es la reacción de un periódico oficial chino: "El apoyo de Turquía a los separatistas y terroristas uigures sólo puede causar indignación en China. Si no quiere arruinar la relación entre nuestros dos pueblos debe dejar de apoyar estas turbas separatistas. Debe dejar de ser un eje del mal".
En política, la ceguera y la mudez no son producto de enfermedades sino de intereses. En las próximas semanas veremos con cuánta eficacia tiene China en aclararle a los líderes del mundo musulmán cuáles son sus verdaderos intereses. Y el silencio ante la tragedia de los uigures será muy elocuente.

viernes, 10 de julio de 2009

El Euskobarómetro muestra la desconfianza de los vascos al pacto PSOE-PP

"El Euskobarómetro muestra la desconfianza de los vascos al pacto PSOE-PP ".

Bueno, amigos, a pesar de que una vez más el lehendakari apuesta por “marco de entendimiento” entre su partido, el PSE, y el PP, (un acuerdo de principios básicos), el Euskobarómetro nos habla de la “desconfianza de los vascos” hacia ese pacto.

Hace unos días un amigo me preguntaba sobre qué me parecía que el 61 por ciento de los vascos no quisiera el pacto PSOE-PP en Euskadi. Y, la verdad, en estos casos, lejos de opinar sobre las opiniones ajenas, procuro aplicar un cierto pragmatismo en el análisis.

Hay un tema muy obvio: aunque sin una mayoría aplastante, los simpatizantes y votantes nacionalistas suponen un numero mayor en el País Vasco frente al de los no nacionalistas (básicamente constitucionalistas). Guste o no, estos son los hechos.

Un amigo vasco me recordaba, tras la investidura de López, que este hecho se debía a una singularidad electoral (el decía que a un hecho puntual): la decisión de Eusko Alkartasuna de no presentarse en una lista común con el PNV. Una decisión muy firme… en la dirección del suicidio electoral de EA, puesto que el resultado de esta formación no ha podido ser peor.

He de confesar que, en primera instancia –y, tal vez, por no conocer en profundidad la trayectoria política del hoy lehendakari López- no imaginé la firmeza en su decisión de querer alcanzar la lehendakaritza. Esta firmeza política alimentó aun más el soberano berrinche (no se ha podido ser más malcriado e irresponsable) que agarró el PNV al ver inmediato el horizonte de la oposición. Pocas veces en la historia de la democracia española se ha presenciado una pataleta (política) de niño malcriado tan extremista en su enunciado (que rozaba y hasta superaba lo estrictamente democrático). Pero ese es otro tema.

Lo cierto es que, a pesar de que en primera instancia al PSE no le resultaba cómodo pactar con el PP, finalmente –y gracias a la voluntad política de ambos partidos, y muy especialmente gracias a PP vasco- pudo alcanzarse un acuerdo de gobierno. Y hoy tenemos a Patxi López en la lehendakaritza.

Yo creo que el cambio de gobierno en el País Vasco está suponiendo una modificación sustancial en las relaciones institucionales de esta Comunidad con el resto del Estado. Una modificación sustancial que es una mejora, a mi entender. Y creo que los hechos me dan la razón, comenzando por el desbloqueo en la relación entre la Comunidad Foral de Navarra.

Pero me estoy desviando de la pregunta original de mi amigo: “¿Qué te parece que el 61 por ciento de los vascos no quiera el pacto PSOE-PP en Euskadi?”

Mi respuesta es concisa: no me extraña. No porque yo lo desapruebe también (me refiero al pacto), que lo apruebo, dicho sea de paso. Sino porque hay un porcentaje significativo del electorado del PSE que mira con recelo al PP vasco. Es así de sencillo, guste o no, sea justo o injusto. Estos son los hechos y como tales debería analizarlos el PP, puesto que reflejan indirectamente el techo electoral que tiene dicho partido en la Comunidad Autónoma Vasca.

Y es que, aunque desde fuera de esa Comunidad, veamos el acuerdo de gobernabilidad PSE-PP con unos ojos (creo que, en general, bastante favorables e ilusionados; menos en Cataluña, que, en general, se recela del pacto) en el País Vasco las cosas se ven de otra manera: la convivencia diaria con los que justifican el terrorismo es algo “normal” (no nos queda más remedio que convivir, me dicen en mi barrio de Irún), el silencio abrumador frente a la barbarie de este fenómeno sigue siendo una losa en el desarrollo libre de esa sociedad. Por no hablar de la indiferencia con la que se trata en la calle el hecho intolerable de que más de la mitad de los parlamentarios vascos tengan que llevar escolta personal.

Difícil papeleta la del Gobierno Vasco actual. Un reto a la altura de los grandes hombres de Estado. El tiempo dirá si Patxi López, Rojo, Basagoiti etc. pertenecen a esa categoría política.

martes, 7 de julio de 2009

Together through life - Bob Dylan


Me quedé en el Dylan de los Sesenta (finales, sobre todo) y, por supuesto, el mejor Dylan: el de los Setenta, si bien es verdad que los discos y CDs los compré mucho más tarde de su primera fecha de edición (en algunos casos yo ni había nacido…)

El Dylan de los Ochenta me es bastante desconocido. De hecho su último disco de los Setenta “Slow train comming” es un portento comparado con el insufrible “Shot of love”.

Obras como “Highway 61 revisited”, “Blonde on Blonde”, “The Times they are A-Changin’”, el maravilloso “Desire” (mi favorito, tal vez), “Street Legal”,… son trabajos imprescindibles en la historia de la música popular moderna, de raiz eminentemente americana. Pues bien, escuché hace unas semanas, en un programa de radio (la emisora era Radio 3; no recuerdo qué programa) el precioso “I feel a change comin´on”, contenido en el último trabajo del eterno judío errante, “Together through life”. Me gustó tanto el tema mencionado que, sin pensármelo dos veces, me hice con el disco. El resultado es… una maravilla. Una obra gozosa de principio a fin. Aunque no todos los temas estén a la misma altura, sólo la apertura del disco con “Beyond here lies nothing” justifica todo el trabajo.

Recreándose en los sonidos clásicos el espíritu de Bo Diddley o Muddy Waters, el viejo Bob firma diez cortes que huelen al Sur. Música sin artificios, ritmos primitivos (aparentemente sencillos), con una aspereza intencionada. Blues demoledor y voz rota para una obra GENIAL de madurez. El disco está producido por Jack Frost. Sencillamente increíble.

jueves, 2 de julio de 2009

Karl Malden


Menudos días llevamos… Si el viernes pasado desayunamos con la noticiaa de la muerte de Michael Jackson (me hubiese gustado dedicarle una entrada, pero no me fue posible), ayer la gran Pina Bausch (involvidable su Café Müller que tuve ocasión de disfrutar hace algún tiempo en Madrid), me acabo de enterar que ha fallecido esta tarde el extraordinario actor (secundario pero extraordinario) llamado Karl Malden.

(Resulta lamentable, al menos para mí, la chorrada que acabo de leer en una noticia de adn.es “Muere actor Karl Malden, el mejor apoyo de Marlon Brando en la pantalla”. En fin, sin comentarios).

No voy a detallar la extensa trayectoria cinematográfica de este maravilloso y singular actor, de sólida formación dramática. Sólo hablaré de los recuerdos que me vienen a la cabeza: su interpretación en “A Streetcar Named Desire" (1951), de Elia Kazan, con Brando. También, su soberbio trabajo en "On the Waterfront" (1954), también de Kazan y con Brando como actor protagonista. Pero también un recuerdo infantil de la serie “Las calles de San Francisco” en la que acompañaba a un jovencísimo (ypésimo actor entonces, mal actor hoy) Michael Douglas…. Y ma acerdo también de su papel de pobre rico enamorado de una exuberante Jennifer Jones en “Ruby Gentry” (1952) de King Vidor (una versión negra de Duelo al sol), con Charlton Heston como protagonista.

Siempre me gustó Karl Malden. Exponente máximo de esa categoría especial, la de los actores secundarios que, por su solidez interpretativa, confieren a la interpretación un nivel mayor. Categoría de actores a la que pertenecen también por sus méritos Joseph Cotten, Morgan Freeman, Tommy Lee Jones, entre otros.

Descanse en paz.

miércoles, 1 de julio de 2009

El Tribunal de Estrasburgo ratifica la ilegalización de Batasuna

La Corte Europea de Derechos Humanos concluye que España no violó la libertad de reunión y asociación del grupo 'abertzale' y considera su disolución una "necesidad social imperiosa".

La disolución de Batasuna por parte del Gobierno español no sólo fue legal, sino necesaria. Así lo considera El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (THDH), con sede en Estrasburgo (Francia). En una sentencia conocida hoy, este tribunal afirma que la disolución de la formación abertzale vino dada por una "necesidad social imperiosa". Es más, el tribunal añade que la prohibición de este partido político es "necesaria en una sociedad democrática", especialmente para el "mantenimiento de la seguridad, la defensa del orden y la protección y los derechos del otro".

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Lo he escuchado esta mañana en un programa de radio y acabo de consultar la noticia en un periódico digital.

La verdad es que pocas cosas me de entre las ocurridas últimamente en el plano de la política europea me han causado tanta satisfacción (al menos intelectual y ético política). Hace algún tiempo me refería en una entrada a los ídolos de la tribu baconianos (por el filósofo Francis Bacon, y su Novum Organum) y trataba dos casos de ídiolos que se ajustan perfectamente al tratamiento que ha tenido el terrorismo de ETA en la política española: los ídolos de la tribu o los ídolos de la plaza pública. Un ejemplo, para mí, muy representativo de este tipo de ídolos es el que representa el socorrido argumento (cajón de sastre) de la negociación. Según este argumento, en su formulación más habitual y ligera, es inevitable solucionar el conflicto vasco de manera negociada con ETA y sus brazos políticos. Para esta doctrina de pensamiento cualquier intento de solucionar el terrorismo de ETA mediante la acción policial y judicial está abocada al fracaso, dada la relevancia que ETA y el llamado MLNV tienen en el conjunto socioeconómico y cultural vasco.

Como bien me recordaba hace poco mi amigo Rubín de Cendoya hace unos días, “qué poco se lee a tu tocayo Rogelio Alonso”. Y es que Rogelio Alonso, uno de los mayores expertos que existen en España sobre terrorismo europeo, en su excepcional obra “La paz de Belfast” señala que sólo es efectivo comenzar el diálogo político (y, desde luego, la consecuente negociación política) entre un Estado y un grupo terrorista cuando ésta se encuentra debilitada. Y en este proceso es muy importante identificar un elemento poítico en el grupo o sus satélites políticos que tenga la suficiente capacidad de liderazgo para encarar un proceso así.

En España se ha mantenido hasta hace menos de diez años la creencia (ídolo de la tribu) de que luchar judicial y policialmente frente a los terroristas y sus soportes mediáticos, económicos y políticos no servía para casi nada. Fue paradigmático el proceso de ilegalización del diario Egin. Parecía que, según los corifeos del nacionalismo negociador habitual y otros satélites mediáticos, se quemarían las calles del País Vasco, por lo menos. No digamos ante un proceso de ilegalización de la entonces rama política de ETA: Herri Batasuna. Poco menos que un proceso revolucionario o de guerra civil vasca se desataría en las calles de Bilbao, Donosti, Vitoria, Oiartzun, Hondarribia,… No paso nada de nada. Repito (y con mayúsculas) NADA DE NADA.

Han sido necesarios más de treinta años para que seamos capaces de afirmar con orgullo democrático, con orgullo (¿por qué no?) de Estado, con orgullo de país moderno que no se pueden admitir movimientos terroristas (ni apologías, ni acciones, ni financiaciones) en su interior. Y las armas inmediatas y naturales para lucha contra este fenómeno son dos, básicamente: la vía policial y la judicial. (Pero entonces, ¿cuándo negociar? ¿Qué negociar? Cuestión espinosa sobre la que conviene no frivolizar ni tampoco sacralizar. No estaría mal un diálogo efectivo y real con las formaciones nacionalistas vascas de cara a su integración real y participativa en un frente anti ETA. Es aquí donde se sería posible negociar (en el fondo se negocia todos los días, por ejemplo, en los parlamentos...)

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo, supone enterrar las viejas (y cada vez más obsoletas, más mezquinas, más –afortunadamente- olvidadas) prácticas de algunos de nuestros vecinos europeos de considerar a España como un "Estado poco maduro, democráticamente hablando, y dado a no respetar los Derechos Humanos". Y es de justicia reconocer el acierto del segundo Gobierno de José María Aznar en la aplicación efectiva de estas medidas políticas y judiciales. También quiero incluir en este reconocimiento al entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Z., junto con Juan Fernando López Aguilar (después, Ministro de Justicia) en apostar por este acuerdo político que fue el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo.

Lástima que Ezker Batúa, Aralar y EA hayan expresado (más que esperable) disconformidad con la sentencia. Por no hablar del PNV. Auque esto sigue siendo la misma vieja historia…

P.D.: No quiero cerrar esta entrada sin recordar una de las noticias iportantes del día. La muerte de la excepcional coreógrafa Pina Bausch, piedra angular en la renovación estética de la Danza contemporánea. Hoy mirará desde el cielo los ensayos en lágrimas de su Wuppertal Dance Theater.