lunes, 31 de agosto de 2009

La II Guerra Mundial por Frank Capra


La serie documental “¿Por qué luchamos?” que realiza Frank Capra entre 1943 y 1944 es considerada una obra maestra entre los documentales oficiales de propaganda que encargó el Departamento de Guerra de los Estados Unidos.

Con independencia de la visión simplificada de los sucesos históricos (estamos hablando de documentales de propaganda que encarga y financia el gobierno USA y el Secretariado para la Guerra) la fuerza descriptiva y el vigor narrativo apoyado en un montaje eficaz (y sobrecogedor, en ocasiones) te absorben desde el primer momento.

Por otra parte, la continua apelación a la necesidad de defensa del “Mundo Libre” que constituían las democracias occidentales de entonces, con independencia –repito- del retintín propagadístico, resulta realmente emocionante, fundamentalmente por la claridad y firmeza frente al nazismo y al fascismo europeo.

La serie en cuestión, que edita en DVD Vellavisión, consta de ocho documentales, concatenados:

- Preludio a la guerra (Prelude to War, 1943), Oscar en 1943 al mejor documental.
- El ataque de los nazis (The nazis Strike, 1943).
- Divide y conquistarás (Divide and Conquer, 1943.
- La batalla de Gran Bretaña (The Battle of Britain, 1943), para mí, el documental más emocionante.
- La Batalla de Rusia (The Battle of Russia, 1943).
- La Batalla de China (The Battle of China, 1944).
- La Guerra llega a los Estados Unidos (War comes to America, 1945).
- El soldado negro (The Negro Soldier, 1944).

(En fin, señores, a ver si me aplico un poco más con mis lectura pendientes y comienzo “D- Day; The Battle for Normandy”, de Anthony Beevor, que lleva dos meses en mi mesilla… guardando polvo. Sin comentarios.)

Por último y, aunque a alguno le resulte una soflama belicosa, no puedo evitar cerrar esta entrada sin una cita histórica que cierra uno de documentales:

“La victoria de la democracia sólo se puede lograr con una completa derrota de las maquinarias de guerra alemanas y japonesas”

G.C. Marshall – General de la Armada de los EE.UU.

Pero ésta otra está mucho mejor, y es de Marshal también. Miren:

“La gallardía y el coraje en la lucha de los soldados rusos son la admiración del ejército de los EE.UU.”


----------------------------------------------------------------------------------------------

Claro que, más de medio siglo después, llega Clint Eastwood y nos baja a la cruda realidad (nada heroica) de “Banderas de nuestros padres”, pero esa es otra historia…


sábado, 29 de agosto de 2009

Joaquín Ruiz-Giménez, 'in memoriam'

Fue ayer, al leer por la noche un diario. No reparé en la noticia de portada, ya que ocupaba un pequeño espacio, abajo, en el espacio de la derecha. Ya en las páginas interiores, diferentes comentaristas glosaban unas improvisadas reflexiones y síntesis de la trayectoria política, intelectual y vital de esta figura, “adelantado de la Transición”, como señalaba Justino Sinova en El Mundo.

Tuve ocasión de conocer, o más bien de saludar, en una cena, a Joaquín Ruiz-Giménez. Fue en mi colegio mayor, cuando estudiaba la carrera. Me sorprendió su discurso vigorosamente centrado en la defensa de la dignidad humana, base de los Derechos del Hombre.

Tiempo después, cuando me hice socio colaborador de una conocida ONG internacional de Derechos Humanos (este mes de septiembre cumpliré veinte años como socio) asistí a una conferencia suya y posterior mesa redonda sobre la pena de muerte.

Siempre admiré su buen talante (nunca mejor dicho, por cierto), su sentido de la tolerancia, no exento de firmeza ante lo que consideraba justo o injusto.

(Cuando uno revisa la galería de personajes que configura el actual panorama político español y lo compara con el de hace veinte años, le entra cierto “estremecimiento”… por no especificar más cosas).

Descanse en paz.

jueves, 27 de agosto de 2009

Estampas estivales (1)

Las vacaciones estivales –las mías, quiero decir- han finalizado. Menos días de los que hubiera deseado pero, en fin, las obligaciones laborales han impuesto su (inexorable) ley. (No me quejo. Creo que estar presionado por el trabajo, en tanto que supone trabajo, constituye, hoy por hoy, un privilegio).

Pero bueno, lo que quería comentar, en esta primera entrada del curso escolar 2009-2010, es un pequeño detalle, una estampa estival que comprobé durante uno de mis paseos por las calles de Donosti, lugar tan entrañable como necesario en mi itinerario estival y (¿por qué no?) vital.

El paseo en cuestión fue bastante largo. Es algo que me gusta de ciudades como Donosti: desde el Antiguo, hasta la Parte Vieja bordeando, primero Ondarreta y después la Concha propiamente dicha.


Fue en la Parte Vieja donde presté especial atención al mobiliario urbano, a los posibles carteles (ya se imaginan ustedes a qué tipo de carteles me estoy refiriendo) a los muros exteriores de los edificios, etc. Quería comprobar qué grado de aplicación presentaba el anuncio del Gobierno Vasco, en boca de su Lehendakari de no dejar ni un hueco en las calles de Euskadi que pueda servir para la propaganda de ETA paredes de las calles (sic).


La verdad es que pocas veces me he llevado sorpresas tan agradables en Donosti, al menos en lo que a política (o sociopolítica) se refiere… (evidentemente el magnifico certamen musical que constituyen las diferentes ediciones de la Hamabostaldia o Quincena Musical siempre son muy agradables – dedicaré una próxima entrada a la excepcional edición de este año-). Volviendo al análisis político, quiero destacar que la máxima institución autonómica en el País Vasco (me refiero al Gobierno Vasco y a su Lehendakari) está cumpliendo con su compromiso. Y sin complejos de ningún tipo.

¿Pancartas? ¿Fotos de apoyo a los presso etarras? ¿Apología de ETA (disimulada o explícita)? Sorpresa: NADA DE NADA.

Se está comenzado a recobrar la normalidad social y política, al menos, en las principales capitales del País Vasco. ¿Supone esto que se han eliminado todos y cada unos de los carteles de apoyo implícito o explícito a ETA? Bueno, todos todos, no es posible… al menos en tiempo real (u on line, que diría algún petardo). Con independencia del largo camino que todavía queda por recorrer en la consecución de una estética (digámoslo así) urbana, o más bien ciudadana, en la que no tenga cabida ningún símbolo de apoyo a la banda terrorista, el paso dado por el Gobierno Vasco actual es uno de los hechos más destacados (al menos para quien escribe estas líneas) de la política nacional en los últimos tiempos.

Y resulta esperanzador, con independencia de que –tal vez- no sea un hecho especialmente por todos y cada unos de los ciudadanos vascos, el compromiso firme (al menos de momento) de este Gobierno, más allá de las soflamas propagandísticas de firmeza contra ETA, por no hablar de otras frases manidas, a las que la política nacional nos tiene acostumbrados.

Sólo espero que este compromiso de lograr que la calle sea “el espacio de la libertad y la convivencia” no se reduzca a una mera actuación veraniega a la luz de “la música y del baile, de la danza, de los fuegos artificiales y de la gastronomía", que hacen tan especiales las Fiestas de verano en el País Vasco.

(Por cierto, no tengo constancia de que esta medida del Gobierno Vasco haya provocado ningún terremoto, ni seísmo alguno; ni tampoco ninguna conjunción planetaria del estilo de la que nos espera en breve…)

Un abrazo.

lunes, 10 de agosto de 2009

Descanso vacacional


Amigos.

Durante los próximos días, y hasta finales de este mes, estaré de vacaciones.

Desconozco si podré tener buena calidad en la conexión en todos los lugares quie voy a visitar, pero me temo que en algunos será deficiente. Por este motivo, no podré visitar vuestras bitácoras, tal y como hago habitualmente, hasta mi regreso...

Un fuerte abrazo para todos.