viernes, 30 de octubre de 2009

Recuerdo de Aránzazu


Hubo un tiempo en el que el prejuicio me pudo y me negaba a visitar esta obra monumental. Me estoy refiriendo a la Basílica de Aránzazu, situada en un paraje natural bellísimo, en la Guipúzcoa profunda, cerca de Oñate.
Me aterraba la idea de encontrarme con el (cada vez más olvidado) obispo Setién – el “obispo ante ETA”; nótese la elección preposicional empleada por el susodicho en uno de sus libros-.

Me horrorizaba la posibilidad de encontrarme con una celebración nacionalista de exaltación racial, ungida por la Gracia del Salvador. La sola idea de encontrarme con cualquiera de los burukides más (o menos) destacados del nacionalismo vasco creaba en mi voluntad inicial un efecto inhibidor contundente.

Hace cinco años se me ocurrió visitar la basílica. Fue durante las vacaciones de Navidad del 2004. Viajé desde Irún hasta Oñate y de ahí a Aránzazu. A medida que avanzaba, a pie, hacia la basílica. ¿Qué digo “basílica”? Hacia el conjunto monumental, mi sensación era cada vez más fuerte: la misma sensación que experimento cuando me encuentro ante una obra maestra (tengo muchos ejemplos de sensaciones análogas en el campo de la arquitectura: el Guggenheim de NY, La Pedrera, El pabellón de Van der Rohe en Barcelona, el edificio del BBVA en Madrid, El pabellón de Japón en la Expo 92,… hay muchos ejemplos, pera la sensación es parecida).

La sola imagen de la fachada, con esa sobrecogedora fuerza visual que emanan de del conjunto escultórico de Jorge Oteiza (su idea de apostolidad representaba por 14 figuras, de las que se ha extraído la carne interior, quedando el espacio vacío y puramente espiritual que antes ocupaba la carne), al igual que la Piedad, ubicada en el muro desnudo que se abre entre dos de las torres, las puertas de Chillida, el conjunto arquitectónico de Sáenz de Oiza.


No sé por qué, pero esta tarde me ha venid a la memoria mi primera visita a Aránzazu, allá por el 2004. (Llegue a Irún en el 79, luego tardé 25 años en visitar este conjunto monumental. Fue necesario comenzar a olvidarme de Setién y otros como él…)

lunes, 26 de octubre de 2009

El amanecer del hombre


La imagen memorable de 2001: Una odisea del espacio, la película de Kubrick, capta un aspecto de esta coherencia más amplia en la dirección de la épica humana. Es la secuencia inicial, titulada “El amanecer del hombre”, un primate protohumano acaba de realizar el descubrimiento del uso de una herramienta por primera vez al emplear un gran hueso como arma en una lucha a vida o muerte. En el éxtasis de ese descubrimiento, golpea incansablemente el hueso contra una roca hasta que termina rompiéndose y, remontándose a gran altura, se metamorfosea con lento movimiento en una nace espacial de inicios del siglo XXI. En este simple montaje vemos toda la trayectoria prometeica, el alfa y omega del esfuerzo prometeico por liberar al hombre de los límites de la naturaleza mediante la inteligencia y la voluntad humana, por ascender y trascender, por obtener el control del ámbito del cual el ser humano intenta emerger. (…)

Richard Tarnas – Cosmos y Psique (Indicios para una nueva visión del mundo) – Ed. Atalanta.

Estoy empezando esta obra (una obra sobre las cosmovisiones, “que relaciona los movimientos planetarios del cosmos con las experiencias arquetípicas del ser humano”). Este fragmento me ha resultado conmovedor.

miércoles, 21 de octubre de 2009

La sonrisa de Josu

"Zapatero superará el examen de los Presupuestos con la ayuda de PNV y CC"

(Esto decían hace un rato en Telemadrid)


Enternecedor. Por decir algo. Hoy en el Congreso se debatía la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (del Estado Español, of course). Un rifirrafe dialéctico entre Elena Salgado, muy ofendida ella ante la pose-desdén del (eterno) candidato Rajoy, (dicen de él) jefe de la oposición.

Pero no quiero centrarme en los dos partidos con “vocación de gobierno” en España (y con pasión coercitiva en materia fiscal e intervencionismo, también). Hoy quiero hablar de Erkoreka. De Josu.

Poco sé de él (de Josu, vamos a tratarle con familiaridad, ¿verdad?) Digamos que, puesto que el saber ocupa lugar, me importa bien poco el perfil ideológico, biográfico, intelectual del personaje en cuestión. Me importa bastante poco, aunque nada tengo -en principio- contra él. De acuerdo: poco tiene que ver, al menos en los gestos aparentes y externos, con otros ejemplares de la marca de Sabin-Etxea (el cada vez más olvidado Mosén Arzallus, el sempiterno Egibar, el “republicano” Anasagasti,…). Repito, al menos Josu presenta (en apariencia) un perfil más amable; un perfil para no caer antipático en el foro (ese lugar de chulos y organilleros que decía uno de los santones nacionalistas históricos, por antonomasia: Telesforo Monzón; uno de los fundadores de HB…)


Pero centrémonos en Josu. Fíjense en el gesto de satisfacción, de pasárselo bomba (¡perdón!, “pipa” quería decir). Mientras la ministra Salgado sufría en las réplicas (evidentemente, donde no vale del todo el texto preparado de antemano), tenemos a Josu feliz, en apariencia; sonriente, relajado. Parece que se lo está pasando muy bien. ¿Y quién no se lo pasaría, tras el convencimiento de haber cumplido con el deber?


La historia, de simple que es, resulta casi inocua. Veamos: un partido en el gobierno-de-España que tiene auténticas dificultades para pactar unos presupuestos (a juicio de muchos economistas de prestigio, un auténtico disparate -sic-). Puesto que, al final, todas estas dificultades se superan con un acuerdo ad hoc. Y pelillos a la mar. Mera cuestión aritmética.

Poco importan las diferencias políticas entre uno y otro partido (me refiero en este caso al PSE-PSOE y al PNV). Poco importa el seguidismo del PNV a la manifestación de la llamada izquierda abertzale el sábado en Donosti, en protesta por la detención alguno de sus sempiternos líderes (increíble longevidad –política- la de estos tíos, por cierto). Mientras tanto en el batzoki de Hondarribia se escucha una conversación nada acalorada.

- ¿Qué hay que pactar? Ah, los presupuestos en Madrid.
- Nada, nada, esto nos lo arregla Josu.
- A cambio, le pedimos al ZP este que no se pase ni un gramo con el Concierto. Que no lo toque: queremos un blindaje especial…
- Eso, eso: un blindaje fuerte. Eso lo arregla Josu.

Hoy Josu tenía una cara de satisfacción, el hombre… Fíjense lo que decía en su blog: "No ha sido fácil, pero lo hemos conseguido. El PSOE pasa por el agujero. Acepta las tres precondiciones que hace semanas fijamos desde el PNV para empezar a negociar el Presupuesto para el año 2010". Eso, eso, Josu: POR EL AGUJERO.



(Mañana o pasado volveremos a los cantos en torno al gregoriano. A mí estos temas de política nacional me… -bueno, mejor me lo callo-).

lunes, 19 de octubre de 2009

Cantos anteriores al gregoriano: canto viejo romano


Las primeras investigaciones consideraban que el canto viejo romano (o romano antiguo) era simplemente una forma de decadencia del canto gregoriano. Pero poco a poco se fue llegando a la conclusión de que esto no era posible, puesto que el canto viejo romano presentaba un estilo más primitivo. Hoy en día los investigadores sostienen que se trata de un canto más antiguo, originado posiblemente a finales del siglo IV, por lo que es lógico que presente similitudes con el canto bizantino en sus formas modales y ornamentales. Es por tanto uno de los primeros cantos que se desarrollaron en Roma, tomando formas consolidadas en el periodo bizantino (siglos VII y VIII).

Debe recordarse que en determinados periodos del siglo VIII se refugiaron en lo que es ahora territorio de Italia más de 50.000 monjes procedentes de diversos puntos de Grecia, Siria y Chipre, y que en Roma se comenzó a desarrollar una liturgia que tenía más elementos orientalistas, lo que afectaba también a la música.

Este hecho, per se, no tendría importancia, de no haber sido por la negativa de la Iglesia Católica, durante muchos años (sobre todo, desde el XIX), a reconocer este tipo de influencias. Por este motivo cuando el canto viejho romano fue descubierto en el siglo XX, Dom Andoyer se planteó un serio problema ideológico: ¿cómo iba a ser el canto viejo romano, un canto con fuertes elementos orientalistas, con acusada presencia de ornamentaciones (canto muy melismático), el canto más antiguo (y el más auténtico y verdadero) de la Iglesia Católica? De esta manera, el canto viejo romano no obtuvo su reconocimiento oficial como canto verdadero de la Iglesia, en favor del canto gregoriano, tal y como lo entendía Solesmes.

No abundan en el mercado discográfico demasiadas referencias en este tipo de cato, pero, sin lugar a dudas, las interpretaciones de Ensemble Organum ocupan un lugar reconocido por diversos musicólogos, músicos y aficionados. Traigo a esta entrada estas referencias, que me permito recomendar con devoción:

- Chants de L´Eglise de Rome (Période byzantine) - Ensemble Organum (dir. Marcel Pérès) / Harmonia Mundi.

Este disco (hoy histórico, ya que es una de las primeras grabaciones de est repertorio, incluye piezas del manuscrito « Latin 5319” de la Biblioteca Vaticana. Está cantado en Griego y Latín.

- Messe de Sant Marcel - Chants de L´Eglise de Rome (VIIe & XIIe siècles) - Ensemble Organum (dir. Marcel Pérès) / Harmonia Mundi.

Este disco incluye piezas del oficio de Viernes Santo y la Misa de San Marcelo, contenidos también en manuscrito « Latin 5319” de la Biblioteca Vaticana. Está cantado en Griego y Latín.


- Chants de L´Eglise de Rome – Vêpres du jour de Pâques (VIe & XIIIe siècles) - Ensemble Organum (dir. Marcel Pérès) / Harmonia Mundi.

Como botón de muestra os enlazo estas fragmentos de la Misa de San Marcelo (interpretado por Ensemble Organum):

http://www.youtube.com/watch?v=wX5rrHcN0k4.

Y esta otra:

http://www.youtube.com/watch?v=srr_uPB0esI







jueves, 15 de octubre de 2009

SOBRE EL CANTO GREGORIANO

El canto gregoriano es una de las manifestaciones del nuestro pasado musical que más interés despierta entre los aficionados, a pesar de que, por lo general, el conocimiento que se suele tener sobre la materia no sólo es muy superficial, sino también bastante erróneo.

El moderno redescubrimiento del canto gregoriano tuvo su gran espaldarazo desde la abadía de Solesmes (Francia), a finales del siglo XIX. Desde entonces se ha atribuido a Solesmes y sus teóricos la recuperación de esta parte esencial del repertorio y su más correcta y pura interpretación. Sin embargo, tal cosa dista mucho de ser cierta.

El principal problema de la teoría de Solesmes es que, más que un intento de renovación musicológica o, por decirlo claramente, un intento honesto de recuperar la música del pasado, representa toda una ideología musical apoyada por la Iglesia Católica, que pretende negar unas realidades históricas y anular un corpus de tradiciones que, de hecho, constituían las verdaderas raíces de la primitiva música cristiana. Por eso surge la pregunta: ¿qué había antes de la irrupción de las teorías de Solesmes? Poco a poco se va recuperando ese repertorio extraordinario, basado en una tradición oral y escrita que un programa ideológico como el de Solesmes borró prácticamente del mapa, imponiendo a la Iglesia un repertorio único y, lo más grave, reinventando una tradición. Se negaba así la existencia de otros cantos que no fueran el gregoriano que ellos propugnaban.

Desde el punto de vista interpretativo, también Solesmes reinventó una tradición (o ideología): la del canto en grupo; no hay solistas y el individuo se funda en la masa anónima del coro. Por si fuera poco, Solesmes introduce un anacronismo aberrante dentro de la música litúrgica: la figura de un director de coro casi al estilo de los directores de las orquestas sinfónicas, que no participa en los cantos y que se limita a definir y dar formas a las líneas musicales.

(…) Musicológicamente, además, pretende (Solesmes) hacer creer en la pureza del gregoriano como si fuera un dogma de fe, y no admite que en cada país de Europa (es más, en cada centro religioso dentro de un mismo país) se hubiera desarrollado un tipo de canto que incorporase las tradiciones musicales locales, negando, por ejemplo, que en la Península Ibérica, en el siglo XI, determinadas prácticas musicales integradas en la liturgia tuvieran una relación más cercana con Egipto y Siria que con Roma (…)

Aunque a alguno le pueda parecer mentira, las maneras –digamos- tradicionales de interpretación del gregoriano me han parecido muy aburridas. Incluyo a Silos y Solesmes como ejemplos de esta interpretación tradicional (que, por cierto, de tradicional no tienen nada, y sí de ideología).

José Carlos Cabello – Guía de la música clásica grabada / Volumen I – De la música medieval al siglo XVI.

Comparto completamente la visión crítica y clarificadora que desarrolla José Carlos Cabello (recordado presentador del maravilloso programa de Radio 2, “Conversación Galante”, que tanto nos enseñó a descubrir los repertorios infinitamente bellos de la Música Antigua).


Por añadir algo de cosecha propia a la reflexión aguda y esclarecedora de Cabello, diré que siempre me pareció sospechoso el sonido asexuado, de masa coral asexuada, y monótona, de las interpretaciones tipo Solesmes o Silos.

En los próximos días seguiré con esta reflexión en torno al gregoriano y los cantos anteriores y posteriores (Canto viejo romano, canto ambrosiano o milanés, canto galicano, canto mozárabe…)

Y si creo polémica, muchísimo mejor.

domingo, 11 de octubre de 2009

Guardia Civil. Con ELLOS.

ROMANCE DE LA GUARDIA CIVIL ESPAÑOLA

Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.


Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.


Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.
(…)

Federico García Lorca – Romancero Gitano.

Desde que Lorca escribiera su genial Romancero Gitano, hasta la actualidad han pasado muchos años. Casi un siglo.

La imagen que proyectaba la Benemérita en la sociedad española estaba muy lejos del reconocimiento (casi) general que goza hoy en día.

Todavía recuerdo, al poco de iniciarse la etapa política conocida como Transición, desde posiciones –digámoslo así- de izquierda (no necesariamente radicales) se proyectaba un permanente resquemor frente a la imagen del Cuerpo. (Era particularmente insultante el chascarrillo que se extendía en conversacines cotidianas, en tono pretendidamente jocoso, de calificar al guardia como un “desertor del arado”. Que graciosillo, ¿verdad?)

Desde una perspectiva global e histórica, resulta difícil, para algunos, desvincular la imagen de la Guardia Civil de episodios lamentables como el intento de golpe de Estado, durante el 23 F. Otros casos bochornosos y tristes, delictivos, sin ningún genero de dudas, como el llamado Caso Almería (que llevó al cine Pedro Costa - GRACIAS CHIRIVEQUE-) proyectaron una imagen negativa del Cuerpo que no fue fácil contrarrestar o contrapesar. Por no hablar de diversas denuncias por torturas fundamentalmente a sospechosos etarras (denuncias que, independientemente de las iniciadas desde organizaciones proetarras, también tenían su origen en organizaciones de Derechos Humanos como AI). Recuerdo además, lo habituales que resultaban las interpelaciones parlamentarias al Ministro del Interior de turno, cada vez que se denunciaban torturas a supuestos etarras (eran habituales, repito, y no sólo por parte de diputados nacionalistas). Casos como el de la desaparición de Mikel Zabalza (1985) se asocian en mi memoria con las acusaciones del entonces diputado Marcos Vizcaya (PNV). La muerte de dos presuntos etarras en la foz de Lumbier (Navarra) en 1991 la tengo asociada con las declaraciones del entonces Lehendakari José A. Arzanza en las que exigía la necesidad de una comparecencia inmediata del Ministro del Interior, para aclara un caso “muy preocupante”… (No quiero ironizar NI MUCHO MENOS con estos casos, cuya existencia y gravedad -intolerable- dañaron indiscutiblemente la imagen del Cuerpo durante muchos años).

Lo que, hoy por hoy, resulta indiscutible (repito: indiscutible) es el compromiso de la Guardia Civil en la defensa de la seguridad ciudadana, a través de su amplia capacidad de despliegue operativo (Servicios Aéreo, SEPRONA, Servicio Marítimo, Operaciones, Tráfico,…)

En lo que se refiere a la lucha antiterrorista el trabajo y eficacia de la Guardia Civil (y, en general, de las Fuerzas de Seguridad) no ha podido ser mayor. No ha podido ser más callado. Y no siempre reconocido.

¿Cuántas veces, durante los primeros años de la Transición, tenían que soportar los familiares de guardias asesinados (en atentado terrorista) los funerales y entierros de su seres queridos sin apenas apoyo social, con limitada presencia institucional?

Actualmente vemos muy normal el apoyo sin complejos, desde casi todos los ámbitos políticos, a la labor de defensa de la seguridad que realiza el Cuerpo (digo “casi todos los ámbitos políticos”, puesto que a los nacionalistas –especialmente a los nacionalistas vascos- todavía les sigue “costando trabajo” reconocer la innegable labor de la Guardia Civil en diversos frentes, comenzando por el antiterrorista), pero, resulta increíble lo que ha costado llegar a este reconocimiento.

El camino recorrido (hasta llegar al reconocimiento generalizado de la importancia de la Guardia Civil, de su trabajo, de su impagable sacrificio humano) está lleno de incomprensión ante el trabajo callado, discreto –sacrificado- y eficaz del Cuerpo: recuerdo la falta de reconocimiento institucional por el Gobierno Vasco, tras la importantísima labor realizada durante las inundaciones en el año 83, en las que –creo recordar- dos guardias perdieron la vida en labores de rescate.

Como aportación personal vivida, en mis primeros años –inolvidables- en el País Vasco, siempre recordaré la escena que se repetía cada mañana, al salir de clase, cuando en soledad frente a un grupo de madres, acudía una –esposa de guardia- a recoger a sus dos hijos a la escuela (el hijo mayor, Jorge, amigo mío, años después me comentaba este hecho del que yo, como niño, no sabía apreciar la profunda carga de mezquindad humana que tenía la escena cotidiana). Eran otros tiempos, como decía: finales de los años setenta.

Hoy, en el día del Pilar, quiero sumarme a la iniciativa promovida de manera entusiasta y eficaz por mi amigo, Alfredo García Francés, al merecido homenaje solidario que merece este Cuerpo. Mi modesto homenaje y mi solidaridad –repito-.

Un homenaje que termina con unas palabras de agradecimiento a su labor, no siempre adecuadamente reconocida.

Muchas gracias a VOSOTROS.

Muchas gracias, Alfredo, por tu gesto inconmensurable. Amigo mío, “la que has montado”.

viernes, 9 de octubre de 2009

Entre Foxá, Monzón, Aguirre y otras historias...


Dedicado a mi amigo Rubín, que hoy está de "cumpleaños".


Los chicos “bien” de Madrid inundaban el bar. Llevaban chaquetillas azules o de punto verdes, pantalones blancos de playa y corcon la gorra de plata galonada del Sporting batas chillonas. Algunos se tocaban Club de Bilbao.

- ¿Tú por aquí, José Félix?
- ¿Qué hay Telesforo?

Era Monzón. Un muchacho narigudo y pálido., de una finura femenina y provinciana. Se escandalizaba con las frases fuertes, oía misa todos los días y creía que era pecado bailar con las muchachas.

- ¿No conoces? José Antonio Aguirre.

Sentábase Aguirre, la nariz vasca y la pequeña boina vizcaína en la mano.

- Vengo de Bilbao.

Se golpeaba los pantalones blancos donde se modelaban abultados sus músculos de delantero centro.

Hablaba en vasco con el camarero.

- ¿Qué tal va el partido?
- Magnífico; debemos unirnos todos contra ese Madrid de chulos y organilleros.

Muchos antiguos derechistas simpatizaban con los nacionalistas por su odio a la República. Telesforo recitaba en vasco un pequeño poema:

La niebla llega hasta la barra de Bayona.
¡Oh país mío!
Te querré como los pájaros aman a los pájaros,
como los peces aman a sus crías.

- A ver otro cóctel.

Y añadía en voz baja:

Muera la República. Gora Euzkadi – todavía no se atrevía a decir askatuta.

Agustín de Foxá – Madrid de corte a checa. (Biblioteca El Mundo).

La escena es literaria. Pero bien podría ser histórica. De hecho la historia es muy similar. Me explico: tras el golpe militar del 36 (el Alzamiento, para Agustín de Foxá) buena parte del nacionalismo vasco se junta en San Juan de Luz, Bayona, Biarritz, con muchos veraneantes madrileños, no precisamente republicanos.


Sí, señores: el muera la República, que dice en voz baja el personaje de Monzón, en el espacio literario recreado por Foxá, bien podía haber sido una descripción histórica contenida en un ensayo sobre los momentos posteriores al golpe del 36.

Ése fue el "compromiso" de buena parte del nacionalismo vasco con la Segunda República. Lo describe de manera directa (por muy literario que sea su registro) Agustín de Foxá en su imprescindible (e increíblemente maltratada) novela, Madrid de corte a checa.

La primera vez que descubrí a Telesforo Monzón, uno de los fundadores de la Unidad Popular (sí, hombre, Herri Batasuna), fue en la (felizmente olvidada) revista política Punto y Hora de Euskal Herría (la editora era la misma del diario Egin: imagínense ustedes el tono de la publicación…) Dedicaba la revista un número especial a la figura de Monzón, recientemente fallecido por aquel entoncones. Se titulaba Monzón hil da (Monzón ha muerto) y, evidentemente, presentaba una hagiografía política sobre uno de los personajes más carcas, retrógrados y reaccionarios que ha dado la política vasca (eso por no entrar en otros análisis morales).

En fin, señores. Quería dedicarle esta entrada muy especialmente a mi amigo Rubín, que hoy cumple (su imprescindible rincón) 800 entradas. Casi nada.

Me venía a la memoria, amigo Rubín, la noticia que he escuchado esta mañana en la radio: la delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano (IU), ha denegado un local a los promotores de un "Homenaje literario a Agustín de Foxá en el 50 aniversario de su muerte" por "respeto a la memoria histórica". En fin,... es tarde y estoy muy cansado.


(Como sabrán la mayoría de ustedes, Agustín de Foxá estuvo vinculado a la Falange y colaboró, junto a Sánchez Mazas y Eugenio Montes, en la creación del “Cara al sol”. Destaca, entre su obra literaria – de indudable valor- El almendro y la espada, El gallo y la muerte. La obra cuyo extracto me sirve de pretexto para esta entrada, Madrid de corte a checa, es una novela de estilo brillante, de clara agilidad narrativa y, también hay que decirlo, de cierta mezquindad en algunos pasajes. Sin desmerecer la indudable calidad literaria que presenta).

martes, 6 de octubre de 2009

Nos visita Lulú...

¿Quién es realmente Lulú? No sabemos casi nada de su infancia ni de sus orígenes. Cada hombre la llama de una forma distinta. En la obra de Wedeking (Franz Wedekind es el autor de las tragedias El espíritu de la tierra y La caja de Pandora) el médico la llama Nelly; para el pintor ser trata de Eva…

¿Quién visita estos días el Real? Nos visita Lulú, obviamente. Nos visita Alban Berg y una de sus creaciones más importantes (para quien escribe estas líneas, se trata de una de las composiciones musicales y escénicas más importantes del siglo XX). Lulú es una ópera muy compleja musicalmente. Organizada de manera dodecafónica (como alumno avanzado que fue -Berg- de Schönberg), no carece sin embargo de algunas implicaciones tonales. Luego están, claro (tratándose de Alban Berg) sus progresiones armónicas que confieren a sus obras (no sólo a Lulú) de una calidez romántica que impregna su obra de una apariencia formal más accesible frente a la música de otros contemporáneos.

Estructurada en un prólogo y tres actos (el tercero no fue completado por Berg ya que murió antes de finalizar su orquestación) la historia está inspirada en las tragedias, como señalaba anteriormente, de Franz Wedekind: El espíritu de la tierra y la caja de Pandora.

Los personajes son inolvidables, tanto musical como dramáticamente. El patetismo de la condesa Geschwitz, enamorada de Lulú y que gasta su fortuna por liberarla de la cárcel; la rivalidad entre padre e hijo, del Dr. Schon y Alwa, (ambos enamorados de Lulú)… La sucesión escénica es sobrecogedora. No les cuento más. Anímense: vean la ópera (en directo si les resulta posible), el DVD, el CD,… De verdad que es una de las experiencias más turbadoras, más actuales (¿quién habla de “reivindicaciones a favor de la libertad de la mujer", cuando a comienzos del siglo XX tiene lugar esta proclama a favor de la libertad humana, encarnada en la arrebatadora feminidad de Lulú?).


No puedo dejar de escribir esta entrada sin transcribir el lamento, en medio de un sobrecogedor adagio, que pronuncia la condesa Geschwitz ante el cadáver de Lulú (a manos de nuestro amigo Jack el Destripador, por cierto):

Lulú, mi ángel. Ven otra vez junto a mí. Estoy a tu lado. Siempre a tu lado. Para toda la eternidad.

De acuerdo, ya sé que me preguntarán qué versiones les recomiendo… Lejos de recomendar nada, me permito señalar dos grabaciones que considero excepcionales:

VERSIÓN COMPLETA (3 actos):

Alban Berg – Lulú. Con Teresa Stratas (impresionante la vitalidad que confiere a su personaje), en el papel protagonista; Ivonne Minton, Hanna Schwartz, Franz Masura, entre otros. La dirige el gran Pierre Boulez, al frente de la Orchestre de l´Opera de Paris; Deutsche Gramophon – 1979.




VERSIÓN ORIGINAL (2 actos + variaciones y adagio del tercer acto):

Alban Berg – Lulú. Con Anja Silja, Brigitte Fassbaender (maravillosa condesa), Walter Berry,… Hans Hotter (el mejor barítono del pasado siglo, para muchos), entre otros. La dirección es de Christoph Von Dohnányi, al frente de la siempre maravillosa Filarmónica de Viena; Decca – 1978).

lunes, 5 de octubre de 2009

Juan Carlos Mestre (I)


LA MANO IZQUIERDA DE DIOS

La modalidad del sufrimiento abandona cada mañana las sinagogas. Abandona el 14 de abril de 1865, Viernes Santo, tarde del asesinato de Lincoln. Pide arenques entre los panes destinados a la Universidad. Ruega lo propicio entre las sacas de la Oficina de Correos y la evaporación de las relojerías cercanas a Nüremberg. La modalidad del sufrimiento retorna a los ojos de Homero como regresa a sus casas la gente corriente.

No es la guerra de Troya, no son los elementos escénicos que idean la prosodia del manifiesto, sino la máquina de cadáveres y los silogismos del juicio. Para ser más exactos, las lilas que florecerán en el patio donde fueron plantadas por gente corriente. La indiferencia ha sido persuadida por los brotes del cancionista, el instinto relata las circunstancias de Ulises, los desenterrados oyen la motocicleta de Mahler. (…)




Juan Carlos Mestre – La casa roja (Calambur, Poesía).
------------------------------------------------------------------------------------------------

Juan Carlos Mestre es Premio Nacional de Poesía (por "La casa roja"). Esto sí que es una corazonada y no otras cosas. Me explico.

Acabo de conocer a Mestre, más bien estoy comenzando a conocer la obra de Mestre desde que, hace poco más de medio año, mi novia me hablara de él: en su instituto de Alcántara (aunque ella ahora esté trabajando en Vigo, el IES San Pedro de Alcántara siempre será su instituto de Alcántara) organizaba –como todos los años- un nuevo ciclo de Encuentros de viva voz. La edición del curso 2008-09 contaba, entre otros intelectuales, con la presencia de Juan Carlos Mestre (os recomiendo una visita al blog de los Encuentros para que podáis bucear, entre otros artistas, en la obra de Juan Carlos Mestre, José Manuel Díez, etc.)

Decía corazonada puesto que, desde el primer texto de Mestre que ella me dio a leer, me quedé con la impresión de hallarme ante un intelectual único, ante un artista ecléctico, ante una figura única en el panorama intelectual español.

No soy un conocedor, en absoluto, de la obra de Mestre, pero basta con leer algunos fragmentos de La casa roja -por ejemplo- para advertir buena parte de la multicplicidad de discursos que la poesía contemporánea nos ofrece. Como escribe Javier Bello, en estos poemas, la percepción funámbula y su representación delirante oscilan entre las más desgarradas encarnaciones de lo profético y la discontinuidad de la prosa del mundo; entre el resplandor del mito y la narrativa errática de los sucesos imaginarios tras el cruel asombro de la experiencia.

Corazonada
, ya que, con sólo leer unos fragmentos de esta obra radicalmente turbadora, culta, plena de extatismo onírico (al igual que sucede con La tumba de Keats, del mismo autor) se da cuenta uno de estar ante un artista mayúsculo. Ante un intelectual irrepetible.

Poeta y artista visual, nacido en Villafranca del Bierzo, en 1957, es autor, entre otras obras de La visita de Safo (1983), Antífona del otoño en el Valle del Bierzo (Premio Adonáis, 1985), La poesía ha caído en desgracia (Premio Jaime Gil de Biedma, 1992), La tumba de Keats, La casa roja,…


Os recomiendo que visitéis su página web. Sólo para abrir bocado y comprobar la dimensión intelectual y creativa de este poeta, artista visual, músico...

viernes, 2 de octubre de 2009

The XX - XX


Pocas veces sigo los consejos de la crítica musical referida a Pop, Rock, Nuevas Músicas, Reggae, Funky,... suelo guiarme por la intuición o por el "boca a boca".


En cualquier caso, y puesto que (sobre todo) soy melómano de Antigua, Clásico-romántica y Contemporánea, no estoy muy al día en lo que se refiere a nuevos grupos o nuevas tendencias en esto que entendemos por pop-rock, con todo lo discutible y ambiguo que resulte este término.


Pero me voy a dejar de rollos fuera de lugar. Voy al grano: hace unas semanas (creo que dos) reparé en una crítica que escribía nosequién en el suplemento EP3 de El País (este suplemento sale los viernes con el diario). El grupo se llama The XX. Y al leer la crítica tuve algo así como una corazonada.


Lo he comprado hace unas horas. The XX, repito. ¿Qué cómo son? Pues son unos veinteañeros del sudeste londinense que hacen una música, aparentemente oscura, melancólica (hay un cierto toque a Chris Isaak en uno de los temas), con muchísimo encanto, de una falsa simplicidad, de una desnudez formal que corta el aliento... muy personales. Muy diferentes


Vamos, que me ha encantado. ¿Reminiscencias de Portishead? Desde luego no son tan elaborados (The XX). Pero sí muy diferentes. Una gozada.


http://www.youtube.com/watch?v=Pib8eYDSFEI&hl=es

http://www.youtube.com/watch?v=GjcKXBFLOeo&hl=es