martes, 5 de enero de 2010

En defensa de la libertad de expresión. En defensa de Kurt Westergaard

Hace poco más de un día mi amigo Alfredo García Francés publicaba una valiente entrada en su imprescindible blog: “Kurt Westergaard, el somalí quiso asesinarlo a hachazos y cuchilladas”. La historia, aunque es bien conocida, merece la pena recordarla, al menos sus hitos más destacados. Desde el 30 de septiembre de 2005, fecha en la que el diario danés 'Jyllands Postem', uno de los más vendidos del país, publica una serie de 12 caricaturas de Mahoma (realizadas por el caricaturista Kurt Westergaard) las reacciones de buena parte del mundo árabe no se hacen esperar:

· 12 de octubre de 2005. Los embajadores de los 10 naciones musulmanas y el representante de Palestina en Dinamarca protestan por lo que consideran una ofensa al Islam y piden un encuentro urgente con el primer ministro Anders Fogh Rasmussen.
· 20 de enero de 2006. Otro periódico noruego, el 'Magazinet', publicación de ideología cercana al fundamentalismo cristiano, reproduce los dibujos en solidaridad con el 'Jyllands Postem'. Se recrudecen las protestas musulmanas y los llamamientos al boicot de productos de Noruega y Dinamarca.
· 30 de enero de 2006. El Ministerio de Exteriores noruego manda evacuar al personal voluntario en la franja de Gaza y advierte a sus ciudadanos de que no viajen a Palestina a raíz de las amenazas de la Yihad Islámica por la aparición de caricaturas en medios escandinavos.
· 31 de enero de 2006.La redacción en Copenhague de 'Jyllands Posten' tiene que ser evacuada tras recibir por teléfono un aviso de bomba. El periódico se disculpa por la publicación de las caricaturas.
· 1 de febrero de 2006. Un diario francés y otro alemán, 'France Soir' y 'Die Welt', publican las caricaturas en defensa de la libertad de prensa.
· 2 de febrero de 2006. Despiden al director de 'France-Soir' por publicar las caricaturas.
· …

Como muestra del compromiso de de las democracias occidentales con la libertad de expresión, aquí tenemos dos ejemplos representativos:

· 3 de febrero de 2006. EEUU y Reino Unido tildan la publicación de las caricaturas de Mahoma de "inaceptable incentivo al odio religioso y étnico" y de acto "insultante e insensible".
· 6 de febrero de 2006. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, hacen "una llamada al respeto y a la calma" en un artículo en el que afirman que la publicación de las viñetas de Mahoma "puede ser perfectamente legal, pero ser rechazada desde el punto de vista de la moral y la política".


Podría seguir rellenando esta entrada con más datos extraídos de las hemerotecas, pero no añadiría nada relevante al núcleo de esta entrada. Y es que la cuestión es muy clara. Veamos: un caricaturista occidental (Kurt Westergaard, como decía) realiza unas caricaturas de muy poco gusto, a mi entender, sobre Mahoma. Remarco lo de “muy poco gusto”; el mismo poco gusto que, con cierta periodicidad, el también caricaturista occidental J. L. Martín publica en el semanario “El jueves” sus viñetas de “Dios mío” o “Jesusito de mi vida” desde hace más de 25 años.

(A mí nunca me hizo especial gracia, por cierto. Su gusto me pareció, cas siempre, pésimo, lleno de una irreverencia facilona y fuera de lugar). Remarco lo de “muy poco gusto” porque es precisamente lo que les une a ambos dibujantes: el poco gusto a la hora de ironizar, satirizar, o parodiar alguno de los aspectos que definen a dos de las grandes religiones monoteístas. Lo que les separa es algo, desde luego mucho más importante. Lo que les separa es la diferente reacción que suscita, desde hace más de 25 años, “EL jueves”, semanario que edita a J.L Martín, frente a las que ha desencadenado el 'Jyllands Postem' danés. Y es muy obvia la diferencia. Se trata de que te condenen a muerte, sin más; de que se desencadene una serie de actos vandálicos (en el mejor de los casos), o accciones terroristas, contra las embajadas de Dinamarca, y otras embajadas occidentales en distintos países árabes. Ésa es la diferencia: ¿cuántos actos de protesta, o vandálicos o de terrorismo han sufrido las embajadas de España por los dibujos de J. L. Martín en los últimos 25 años a manos de integristas cristianos? ¿Han sido atacadas, tal vez, (nuestras embajadas) por caballeros Templarios, por seguidores del Opus Dei, por Rosacrucianos, o por los Iluminati de Dan Brown?

Ésa es la diferencia. Y desde esa diferencia debemos edificar nuestra defensa del libre pensamiento. Nuestra defensa de la autonomía de la razón, de la individualidad, de su dignidad, de su intrínseca libertad frente a la barbarie. Sin tapujos, sin complejos timoratos, con el convencimiento de la superioridad moral e intelectual de nuestros argumentos, que son los de la libertad, los del librepensamiento frente al oscurantismo. Nos observan vigilantes Sócrates, Protágoras, Gorgias, Aristóteles, Platón, Séneca, Juliano, Ovidio, Agustín de Hipona, Tomás de Aquino, Galileo, Newton, Espinoza, Descartes, Leibniz, Euler, Kant, Locke, Hume, Adam Smith, Marx, Hegel, Nietzsche, Freud, Schopenhauer, Carnap, Wittgenstein, Hartmann, Corbin, Eliade, Jüng, Heidegger, Adorno, Horckheimer, Arendt, Sartre, Mises, Hayek, Habermas,… y tantos otros que me dejo en el tintero. Todos ellos, exponentes de la defensa de la razón, de la libertad individual, base de la dignidad humana.

Una vez más, y sin miedo, debemos alzar nuestra voz en la defensa de la libertad de expresión, exponente máximo de la libertad individual que reside la libertad de pensamiento. Con independencia de que esta libertad de expresión tenga mayor o menor acierto, mayor o menos gusto. Otra cosa es lo delictivo de ciertas formas de expresión (pensemos en la apología del terrorismo, por ejemplo) que se parapetan en la “libertad de expresión” ensuciándola. Esto es, obviamente, otra cosa. De lo que hablamos aquí, hoy, es de un ciudadano europeo amenazado por una fatwa, de un país –Dinamarca- al que todavía se sigue amedrentando por proteger la vida y la libertad de sus ciudadanos.




Y, por favor, que nadie me quiera insultar llamándome islamófobo. (Desde esta modesta bitácora se ha defendido siempre el Islam, por el convencimiento básico de la necesidad de defender la libertad religiosa y por el reconocimiento pleno de que el Islám es una aventura espiritual tan fascinante y rica como lo es el cristianismo, el sintoísmo o el budismo). Ya pasó el tiempo de decir tonterías, de no llamar a las cosas por su nombre. Nos jugamos una buena parte de la esencia que nos define, como occidentales. Me estoy refiriendo al pensamiento libre. Y esto no es negociable. Nos vigilan más de 25 siglos de legado intelectual, ético, filosófico, científico. Y debemos ser dignos merecedores de este legado.

22 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Mi querido Rogelio: Bravo!! Yo, que soy amigo de establecer agravios comparativos, querría recordar aquella foto de Carod con la corona de espinas (que por cierto se venden como souvernirs). ¿Qué países o qué embajadas protestaron? ¿Qué hubiera pasado si alguien lo hubiera hecho? Lo sabemos, ¿verdad? ¿Qué dirían ahora a propósito de las protestas de las embajadas confesionales? También lo sabemos. A mí me parece vergonzoso que protesten con tanta energía sobre esto y luego ahorquen a los homosexuales o se cometan los architristemente conocidos "crímenes de honor". Es una auténtica verguenza. Por mucho que se quiera comparar con la represión que España ha tenido con el catolicismo de años anteriores, no tiene ni punto de comparación (lo cual no justifica aquella labor psicorrepresiva). Un abrazo y felicidades por tu entrada!

García Francés dijo...

Gracias por la cita, D. Rogelio, pero el trabajo duro ha sido suyo no mío, amigo.

Son tajantes. Tras analizar a 1.800 mujeres británicas científicos del King's College de Londres están convencidos que la idea del punto-G es totalmente subjetiva.

Punto G o El Dorado, la misteriosa leyenda del tesoro inencontrable

Atila el Huno dijo...

Herr Professor!!

Comparto totalmente su declaración...aunque discreparé en varios puntos:

- esas viñetas del jueves son geniales y divertidísimas!!

- la caricatura de mahoma en la que lleva por turbante una bomba, es genial y muy descriptiva del personaje!!

- el islam no es ninguna aventura apasionante ni edificante, sino deprimente y destructiva.

Por lo demás, repito, estoy totalmente con Usted!!

Saludos sin turbante!!

García Francés dijo...

Espero que usted y sus visitantes hayan tenido muy bonitos regalos. No lo dude, D. Rogelio. Hoy es el día. Comparta. Verá que bien se lo pasan.

Comparta con ellas sus juguetes

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias, querido Fidelio.

No te falta razón. Y es que la época de timoratez y papanatismo cobarde que nos toca vivir, con tanto irresponsable dando lecciones de supuesta tolerancia religiosa (menos cuando la religión con la que ser tolerante es el cristianismo católico, apostólico y romano... ¡cómo no!)

Es más que exigible una toma de postura de estos colectivos que se manifiestan con total tranqulidad (y así debe ser, por cierto) como cuando escuchan cualquier declaración disonante de M. Rouco, o M. Camino. Deberían ser firmes en la defensa de la libertad de expresión y apoyar a Westergaard.

Abrazos y Felices Reyes.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por el elogio, Don Alfredo, pero usted siempre va unos metros por delante.

UN fuerte abrazo y Felices Reyes.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

¡¡Comandentee!!

Creo que en lo fundametal estamos de acuerdo (lo cual no es poco).

Con respecto a sus enmiendas, el pensamiento de cada uno es libre y hace muy bien usted en exponer el suyo.

Yo lo que sí entiendo es que la mística sufí proporciona caminos de perfeccionamiento interior del ser humano, como toda experiencia mística.

Abrazos y Felices Reyes.

El rincón de Chiriveque dijo...

Amigo, yo jamás te llamaría "islamófobo". Tus opiniones son razonadas y mesuradas, y muy bien argumentadas, sin caer en las pinceladas de trazo grueso de otros que prefiero no mencionar...

Me enteré de la noticia durante estas vacaciones y del calvario que está pasando el dibujante de esas caricaturas... Es increíble, el extremismo religioso propio de los peores tiempos de Torquemada por el que están hoy ciertos sectores del Islam.

Muy valiente también tu entrada, amigo. Felices reyes para ti también.

Natalia Pastor dijo...

Ya lo dijo Oriana Fallacci,J.Rogelio :"De lo aquí se trata es de la lucha por la libertad.
La supervivencia de nuestra libertad de ser y pensar, nuestra libertad de expresión,religiosa y de pensamiento.
Nos enfrentamos a un enemigo, el integrismo islamista, con el que no valen paños calientes.Es un enemigo despiadado e inmisericorde;cruel y aniquilador.
La batalla es una batalla por nuestra supervivencia como sociedad y civilización.
Se trata de ellos o de nosotros".

Se puede decir más alto;más claro,imposible.

Atila el Huno dijo...

Herr Professor!!

A mi el sufismo me parece que no es más que el equivalente islámico de las calenturas amorosas del camino de perfección de Juan y Teresa. La popularidad de sufíes y místicos en uno y otro lado digamos que fue, es y será más bien escasa...aunque le reconoceré que sus divinos ardores le han venido muy bien a la literatura.

Saludako!

Persio dijo...

De Salman Rusdie a Westergaard han pasado más de diez años y una década entera de cobardía... Esto no es lo que era.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque y gracias por el comentario.

La verdad es que la intolerancia religiosa es uno de los principios más peligrosos que se conoce.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Chiriveque y gracias por el comentario.

La verdad es que la intolerancia religiosa es uno de los principios más peligrosos que se conoce.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Conocía la reflexión de Oriana Fallaci. De hecho, estuve hablando de ella el día de Reyes.

Y, es cierto: no se puede decir más claro.

Un abrazo y gracias por el comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Conocía la reflexión de Oriana Fallaci. De hecho, estuve hablando de ella el día de Reyes.

Y, es cierto: no se puede decir más claro.

Un abrazo y gracias por el comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, amigo Rey de los Hunos. Yo creo que Juan de Yepes o Teresa de Cepada exponen algo más que "calenturas" intelectuales. Me da igual si después viene Hoffmann y nos ayuda a alcanzar estados alterados de conciencia u Oliover Sacks a explicarnos que Hildegaard Von Bingen tenía alteraciones perceptivas en el color (al menos, ésta -Hildegaard- no confundió "a su mujer con un elefante").

No conozco en profundidad a los místicos chiís, pero sí he podido leer estudios sobre la Escuela sayji, por ejemplo, y su idea de la resurrección.

Abrazos, Rey de los Hunos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu visita y tu comentario, Persio. La verdad es que la fatwa a Rushdie nos conmocionó a todos... y ahan pasado casi 22 años.

Abrazos y ahora me paso por tu bitácora.

García Francés dijo...

Eso es justamente lo que quería decirle yo a Dª Ana, Maria Carey es una diva pero algo PETARDA. Es que no me salía la palabra, D. Rogelio. Usted lo ha clavado.

Streissand, ¡la oooooooooodio! La entrevisté en Los Ángeles y el mejor recuerdo que tengo de aquel viaje fue una ensalada en Venice Beach. Jodida narizotas, ya le contaré, amigo mío, ya le contaré.

García Francés dijo...

Perdone, por abusar de su espacio, pero, con su permiso, me he apuntado entre sus seguidores. Gracias.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Encantado de que figure como "seguidor" de mi blog, Don Alfredo.

Un fuerte abrazo, amigo mío.

Carlos Díez dijo...

Rogelio, sobresaliente entrada. No sólo por el fondo sino por la forma, realmente vibrante, emotiva sin caer en sentimentalismo alguno. El listado de eminencias intelectuales que han tenido en Occidente su cuna y que de algún modo lo han configurado (incluidos aquellos que erigieron monstruos tan perjudiciales como el marxismo) me ha resultado un párrafo hermoso.

Enhorabuena.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por el elogio, Carlos.

UN abrazo.