martes, 19 de enero de 2010

Haití - Algunas cuestiones

Al igual que la gran mayoría de mis amigos, de mis conciudadanos, del mundo entero, me he quedado consternado tras la tragedia de Haití. Muchos son lo comentarios interesantes que he escuchado y leído estos días sobre el terremoto de Haití y sus terrible consecuencias. Sin ánimo de resumirlos o de sintetizarlos, sí me gustaría reflejar algunos pensamientos sobre el suceso en sí mismo y sus consecuencias.

Una primera reflexión, que versa sobre cómo dirigir nuestra ayuda económica, (me refiero a la ayuda que individualmente queremos o hayamos enviado a diversas organizaciones humanitarias), la exponía este sábado Gabriel Calzada, presidente del Instituto Juan de Mariana, en el diario Expansión. Decía Calzada que “la sociedad civil se ha movilizado espontáneamente en cuestión de pocas horas sin que nadie les obligara o dijera cómo hacerlo. En contra de lo que nuestros intervencionistas nos repiten una y otra vez, el orden espontáneo que fomenta un entorno de libertad funciona incluso en las situaciones más urgentes, imprevistas y desesperadas”. Prosigue Gabriel Calzada, a propósito de cómo elegir la organización u organizaciones a las que confiar nuestra ayuda económica, que “es importante que quienes ejercen la solidaridad, traten de conducir su ayuda a través de organizaciones poco burocratizadas y cuyas acciones sean fácilmente fiscalizadas gracias a su transparencia. Un euro tiene un efecto más positivo si llega a través de una organización privada que coordina el médico, el bombero o el sacerdote del lugar que si llega a través de un entramado de funcionarios públicos o semipúblicos coordinados desde un despacho en Bruselas o Madrid”.

Prosigue Calzada en sus reflexiones sobre la tragedia desmontando uno de los mitos (o mejor dicho, necedades) que algunos economistas y políticos suelen arrojar en este tipo de tragedias, “que humillan a los damnificados y que desincentiva la ayuda a largo plazo”. La falacia en cuestión es aquélla según la cual, “a pesar de la tragedia inicial, los desastres naturales (y las guerras) representan un motor económico que a largo plazo beneficia al país afectado”. Frente a esta falacia ya comentaba Ludwig von Mises en 1919 que si bien “los terremotos representan un buen negocio para los obreros de la construcción y el cólera mejorará el de los médicos, los farmacéuticos y los empresarios de pompas fúnebres, a nadie se le ha ocurrido hasta ahora celebrar los terremotos y el cólera como estimuladores de las fuerzas productivas en beneficio del interés general”.

Otro tema tratado por algunos amigos blogueros, como Mike y algún comentarista radiofónico, se centra en cómo articular las acciones a medio y largo plazo, una vez estabilizada al ayuda de urgencia que requiere el corto plazo. La idea es la del establecimiento de un protectorado (Mike, en su excelente blog, El Republicano Digital, señala a los USA como gestores de este protectorado, por su capacidad organizativa, proximidad geopolítica y facilidad de despliegue) que permita una incipiente, pero estable, estructura de estado. Me permito recomendar la lectura de su interesante entrada.

Por último, quisiera cerrar esta entrada destacando un comentario que escuché en el reportaje de Informe Semanal, este sábado. Se trataba de un cooperante (no recuerdo su organización) que destacaba lo “peligroso que podía suponer una gestión y coordinación de las acciones humanitarias fundamentalmente protagonizada por el ejército –de los USA, en este caso-". El cooperante se refería a las acciones humanitarias en el corto plazo.

Mi opinión sobre este comentario (el del cooperante), tal y como lo interpreté el sábado, es muy diferente. Me explico. Uno de los factores clave de éxito en estos primero momentos es, junto con la necesaria financiación económica, establecer una logística eficaz que permita garantizar los suministros básicos a la población damnificada. Por este motivo, por el factor crítico que la red logística (Supply Chain) representa, considero muy importante que una organización experta en esta problemática (el Ejército, sea de los USA u otra organización experimentada) se haga cargo de esta gestión. (No olvidemos que la moderna logística y sus técnicas y estudio sistemático surge tras la Segunda Guerra Mundial, cuando los mandos militares del Ejército de los USA deciden dar el tratamiento de investigación que exigen los problemas que hoy en día se conocen como Logística o Supply Chain). Por este motivo, el comentario del cooperante referido me parece poco adecuado.
(Sobre las quejas de los Chávez, Ortega y otros “líderes regionales”, a propósito del protagonismo militar USA, prefiero no malgastar ni una línea más. Es hora de ejecutar decisiones ágiles de gestión, no de decir chorradas... por no llamarlas de otra manera).

Y por encima de cualquier cosa, mi solidaridad con los damnificados. Para ello, quiero trasmitir el emotivo llamamiento que José Antonio ha realizado en la blogosfera: "No existen calificativos para poder definir con palabras el desastre natural de Haití. Una sola imagen por los medios de comunicación vale más que mil palabras. Realmente uno se siente muy pequeño frente a estos acontecimientos extremos y comprueba lo que es importante en esta vida.Creo que no es el momento de hablar sino de actuar y lo podemos hacer de mil forma distintas, fundamentalmente aportando economicamente nuestro pequeño grano de arena en la medida de nuestras posibilidades. Existen ONG dedicadas a ello como médicos del mundo u otras tantas igual de válidas.Es hora de actuar y de ello depende la vida de miles de seres humanos.Por favor pasadlo a vuestros blogs y que este mundo de la blogsfera se solidarice con Haití"

17 comentarios:

Diana dijo...

Hola Rogelio
Ah claro!!! A mi no me nombraste que che, claro no viste mis dos post referentes a Haití...Está bien te perdono (Me han perdonado tantas veces...) y www.elocasodelamirada.blogspot.com también hizo algo parecido a José.
Todo suma...
Me gustó tu post...No todo.
No estoy muy de acuerdo con USA.
No. ¿Por qué tienen que estar metidos en todo? Lo poco que sé cuando se meten es por interés, dinero y poder. No me gustan nada.
Besitos

Natalia Pastor dijo...

La idea del establecimiento de un protectorado con los USA como gestores ,hay que descartarla dada la reacción virulenta de Brasil con Lula y de Sarkozy que han cuestionado el papel y la numerosa presencia militar norteamericana en la isla.
A éstos se han sumado Ortega y Chavez hablando de "invasión yanqui".
Una vez más, el papel de la ONU está siendo absolutamente desastroso y sólo la iniciativa de cada país,autónoma y desgraciadamente sin coordinar, está tratando de paliar la tragedia.

Debería ser la ONU la que delimitara claramente los corredores humanitarios y quien lleva el mando de las operaciones.
Y a partir de ahí tratar de poner orden,seguridad en las calles y salvar el mayor número de vidas posibles.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes, querido Rogelio! Felicidades por tu exhaustiva y muy, pero que muy bien planteada entrada sobre el drama de Haití. Desde luego, entre don Alfredo y tú, "para qué queremos más...".

Para mí está muy claro. Tal y como ocurrió en los Balcanes, la inoperancia de la ONU y de la UE, así como la hipocresía de Cuba, Venezuela, Nicaragua...y otros "hermanos" a los que todavía no se les ha visto el pelo, hacen que EEUU tenga que tomar las riendas. Si por los burócratas fuera, Haití sería ahora un caos aún mayor. Hacen falta medidas expeditivas y rápidas, en aras de una eficacia a corto plazo: salvar cuantas más vidas podamos y atender a los supervivientes. Todo lo demás, sobra.

Un fuerte abrazo y felicidades de nuevo por tu entrada.

Calamity dijo...

Me pillas justo intentando escribir algo legible e interesante sobre Haití. Mira, no sé qué decir a tu post de hoy. A mí sólo me sacude la cabeza una pregunta: ¿por qué no antes? No me la puedo sacar de encima: ¿por qué no antes? Y no consigo sacármela de encima ¿por qué no antes, por qué llegar a esta situación?

Besotes.
Cal.

Bárbara Paraula dijo...

Pues vuelvo a su blog llevándole la contraria no vaya a ser que me echara de menos :)

Más que nada para criticar el artículo de Gabriel Calzada.
Evidentemente la respuesta de la sociedad civil sin intervencionismo es notoria, lo cual no significa que ni ellos ni los que intervienen tengan ni idea de cómo gestionar la ayuda con eficiencia. Así que lo del orden espontaneo me parece una solemne chorrada. Movimiento espontaneo sí, orden, lo dudo.

Las organizaciones menos burocratizadas no son las más transparentes, ni mucho menos. Ni una sóla de esas organizaciones cumple con los mínimos estandares de transparencia que imponen organizaciones que nos lo han enseñado todo sobre transparencia como el GRI, o en España la Fundación Lealtad.

No quiero decir que el párroco del pueblo lo haga mal, pero tengo claro que nada lo controla. En cambio, aquellos que anualmente se ven obligados a publicar sus cuentas, a auditarlas, a desgranar baterías de indicadores ante el ojo atento de los usuarios, de los protectorados de fundaciones, o de los financiadores lo tienen más complicado para justificar sus acciones... si bien es cierto que tienen más gastos de gestión.

Habría que ver si esa gestión está bien aprovechada, claro, de hecho me parece imposible que en este caso concreto llegue la ayuda sin una gran estructura de gestión: profesionales que articulan los insumos en el lugar de origen, profesionales con amplia experiencia en distribución y logísitca, transportes propios, y profesionales de organizaciones del lugar de destino con todo el conocimiento de los ´destinos más necesarios y de los mecanismos que pueden hacer que efectivamente lleguen a ellos.

El caso, que yo confío en organizaciones grandes, que ya trabajasen anteriormente en el terreno , que tengan además convenios de codesarrollo con entidaes haitianas y con mucha experiencia en la articulación de ayudas de emergencia. Así sólo conocía a ´Médicos del Mundo, pero tampoco me sobra dar directamente la ayuda al programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, o a UNICEF. No creo que lo estén haciendo tan mal (teniendo en cuenta que se han destruido sus oficinas), y a largo plazo son los que mejor pueden movilizar recursos humanos, logística y presiones diplomáticas día tras día.


Un saludo Rogelio. Gracias por la entrada.

García Francés dijo...

Estos días estoy desatendiendo mis deberes de visiteo, D. Rogelio, le pido disculpas.

Su entrada sobre Haiti,como siempre DEFINITIVA, ya lo esperaba, pero usted siempre acaba por cortarme la respiración. Estupenda.

Saludos, amigo mío.

El PSOE, por el Faisán, pone otra X en la lucha antiterrorista

Atila el Huno dijo...

USA...Nueva Orleans...ehhh...uhhmmm...mejor ONU, esté como esté y con la colaboración UE, esté donde esté.

No está mal la entrada de Mike. Ciertamente Haití ha fracasado como Estado. No obstante no puede ser USA el protector ya que durante decenios, y para evitar al maligno comunista, apoyó financieramente la dictadura de Papa Doc e hijito (quiero decir, el bolsillo privado de esta mafia de extrema derecha!!), máximos responsables de la postración de ese pueblo, de la ruina de ese país.

Pero la Historia no importa ahora mismo. En este momento la cuestión está en hacer llegar las ayudas a la gente.

Saludos!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Diana.

No pude ver tus entradas (muy buenas, por cierto) a tiempo... IMPERDONABLEEEEE.

Gracias por tu comentario y, en fin, sobre la intervención de USA, creo que no son lo únicos. Mira las potencias europeas en sus antiguas colonias (Francia en el Chad, Argelia,... por poner sólo un ejemplo).

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues creo que es muy sensata tu propuesta de la ONU como "Program Manager", valga la expresión, Natalia.

La verdad es que la reacción de Francia y de Brasil ha sido excesiva, poco pragmática; muy infantil en el caso francés. Las otras reacciones, prefiero no comentarlas.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por la visita amigo Fidelio.

Como pragmático defiendo en el corto plazo la ejecución de las operaciones logísticas que aseguren los suministros imprescindibles. Y en este sentido se ha visto claramente quiénes son los que se han puesto las pilas desde el primer momento.

Las reacciones de Nicaragua, Cuba, Venezuela, mejor pasar de ellas. Sin más: cada día más irrelevantes (prescindibles y despreciables en terreno moral político) y lamentables para sus pueblos.

UN abrazo y ahora me paso por tu bitácora.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

NO tengo la respuesta Cal. Tal vez a los países desarrollados nos importa un carajo qué pasa en nuestras trastiendas. Nos importa un comino quién se traga nuestras basuras...

Creo, sin embargo, que buena parte de la culpa de la situación de este tipo de países reside en sus clases dirigentes; no en los supuestos "imperialismos".

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

NO tengo la respuesta Cal. Tal vez a los países desarrollados nos importa un carajo qué pasa en nuestras trastiendas. Nos importa un comino quién se traga nuestras basuras...

Creo, sin embargo, que buena parte de la culpa de la situación de este tipo de países reside en sus clases dirigentes; no en los supuestos "imperialismos".

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Encantado de sus discrepancias, Bárbara.

Sobre el orden espontáneo, entendido como respuesta natural de las sociedades, de las economías y mercados no es una idea yan extraña. Mises, Hayek lo explican muy bien a partir de su idea del mercado como marco en el que se producen relaciones de intercambios entre personas.

Otra cosa es identificar la ineficiencia con las grandes organizaciones. Eso es discutible. Conozco organizaciones importantes que no son burocráticas ni ineficientes (trabajé en una de ellas, una multinacional de consultoría durante nueve años). Por otra parte, que una organización sea ágil en la toma de decisiones no implica que deba ser opaca o poco transparente. Y si no está intervenida por el Estado, mejor que mejor.

Con respecto a las organizaciones que menciona (ONU, UNICEF,...) me parece enteramente respetable su posición. Yo, que estoy sustancialmente de acuerdo con Calzada, entiendo que tienen fortalezas importantes, sobre todo por su capacidad de movilización de la opinión pública mundial y por su fortaleza diplomática. Sin embargo, en estos momentos, creo que es más importante la agilidad en la respuesta.

UN abrazo y gracias a usted por su comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Usted siempre es bienvenido aquí, Alfredo. Y celebro coincidir con usted.

No creo que mi entrada vaya para tanto. Simplemente reflejo algunos temas que me vienen a la cabeza... y no todos los tengo claros, créame.

UN fuerte abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, Don Atila, yo creo que en la acción rápida el ejército USA tiene muy bien demostrada su solvencia... cuando el mando es eficaz (con G.W. Bush de "comandante en jefe" cualquier atisbo de eficacia es umn simple anhelo).

Sobre la protección de los USA a los Duvalier (Papi & Baby) nada que objetar. Es Historia.

Por cierto: ¿qué me dice de la ayuda de la Francia superior, culta y civilizada al hijo del dictador François Duvalier? Además, los tontón macoutes (terror de la población) son un invento propio del Baby.

Con respecto a su última frase "En este momento la cuestión está en hacer llegar las ayudas a la gente.
", estoy plenamente de acuerdo. Por cierto, si hubiésemos confiado en la "rapidez" de la llegada nuestros muchachos europeos a la isla, la tragedia sería mucho mayor.

Abrazos.

Miguel dijo...

Muy buena tu crónica sobre este desastre que ha asolado Haití. Lo que no se puede de ninguna manera es que alguien pretenda sacar tajada política de un hecho luctuoso como este. Yo tampoco quiero comentar nada sobre la hegemonía de U.S.A en el despliegue de ayuda sobre el pueblo haitiano. Lo que hay que hacer es simple y llanamente ayudarlos, en la medida que cada cual o cada país pueda, y dejarse de politiqueos.

Un abrazo.

El Pinto dijo...

En una sociedad donde hay medios para evitar lo sucedido, ahora toca solidaridad y una mirada al sistema. ¿Podemos pensar en sustituir el régimen capitalista por otro nuevo, como sucediera cuando el capitalismo sustituyo al régimen feudal?.
Personalmente apuesto por la necesidad de transformar la condición social.