martes, 26 de enero de 2010

Si esto es un hombre - Primo Levi


No sé quién es mi vecino.

Ni siquiera estoy seguro de que sea siempre el mismo porque no le he visto la cara más que unos segundos en el tumulto de la diana, de manera que mucho mejor que la cara le conozco la espalda y los pies. No trabaja en mi Kommando y viene a la litera sólo en el momento del toque de silencio; se envuelve en la manta, me echa a un lado con un golpe de las caderas huesudas, me vuelve la espalda y en seguida se pone a roncar. Con mi espalda contra la suya, me esfuerzo por conquistar una superficie razonable de jergón; ejerzo con los riñones una presión progresiva contra los suyos, luego me doy vuelta y pruebo a empujarle con las rodillas, lo cojo por los tobillos y trato de colocarlo un poco más allá de manera que no tenga sus pies pegados a la cara: pero es inútil, es mucho más pesado que yo y parece petrificado por el sueño.

Si esto es un hombre – Primo Levi. La edición de El Aleph Editores incluye esta obra, junto con “La tregua” y “Los hundidos y los salvados” en el volumen “Trilogía de Auschwiz”.

En la entrevista que Marc Chevrie y Hervé Le Roux realizan a Claude Lanzmann, en 1985, publicada por Cahiers du Cinema, a propósito del estreno de su monumental film, Shoah, declaraba que El film no está hecho con recuerdos, eso lo supe enseguida. El recuerdo me horroriza: es débil. El film supone la abolición de toda distancia entre el pasado y el presente, reviví esta historia en presente.

Literatura, cine; la función de la imagen, de la palabra como forma de conocimiento y de memoria.

7 comentarios:

Atila el Huno dijo...

Terrible cometido el del Sonder Kommando...deshumanizarse, cortar cualquier vínculo con la realidad...para sobrevivir al infierno del SuperHombre...mientras los aviones de los aliados...echaban fotos.

Saludos!!

Natalia Pastor dijo...

Como decía Conrad en "El corazón de las tinieblas", es el "horror, la pérdida de la condición humana,la animalización y el primitivismo".
La maldad, la perversidad, el horror, son construcciones humanas, son parte de nuestra condición y no debemos buscarlos fuera de nosotros ni achacarlos a monstruos inhumanos.

Diana dijo...

Me da mucha tristeza...

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Menos mal que llegaron los soviéticos, hoy hace 65 años. No daban crédito al horror que presenciron: ellos, los soviéticos. que en materia de horror lo habían visto casi todo...

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

La maldad, la perversidad, el horror, son construcciones humanas, son parte de nuestra condición y no debemos buscarlos fuera de nosotros ni achacarlos a monstruos inhumanos.

Por eso, Natalia, en mi opinión, es imprescindible conmemorar este días (27 de enero, día de la Memoria del Holocausto) sin recor, sin venganza fanática.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

La maldad, la perversidad, el horror, son construcciones humanas, son parte de nuestra condición y no debemos buscarlos fuera de nosotros ni achacarlos a monstruos inhumanos.

Por eso, Natalia, en mi opinión, es imprescindible conmemorar este días (27 de enero, día de la Memoria del Holocausto) sin recor, sin venganza fanática.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

La verdad, Diana, es que la lectura de Levi es uno de los mejores antídotos frente a la barbarie totalitaria que conozco.

UN abrazo.