miércoles, 17 de febrero de 2010

El éxito de Alex de la Iglesia

Hacía mucho tiempo que una gala de los Premio Goya no me entretenía tanto como la de este año. No suelo ser un fiel de estas galas, por otra parte. Tal vez el cansancio de la reivindicación política partidista de (parte del) colectivo de actores, o la reivindicación (cuando no exigencia) de la sempiterna subvención me provocaba un rechazo inicial a estas galas.

En mi opinión, y con independencia del “modelo que ha de seguir el cine español” (qué espantoso mensaje de uniformidad subyace bajo esta expresión manida), tengo muy claro que en España se ha hecho y se hace buen cine. Y en ocasiones, como en el 2009, la cosecha es excepcional: en calidad y en recaudación. Y este es un hecho incontestable, más allá de aceptar leyes de cuotas en pantalla, batallas de la SGAE, o las –persistentes- peticiones de subvención.

No voy a extenderme, por otra parte, en un análisis de la financiación que debe tener el cine. Con decir que lo considero un arte y una industria, por igual, creo que me estoy manifestando con suficiente claridad. Tampoco voy a recordar declaraciones (que, más o menos respetables, en tanto respeto la libertad de expresión) resultaron en el pasado muy desafortunadas (los “cordones sanitarios frente a cierto partido”… básica y exclusivamente). La verdad es que no es lo que pretendo analizar hoy.


Lo que quiero destacar de una manera muy clara es el rotundo éxito del actual presidente de la Academia, el cineasta Alex de la Iglesia, en lo que esta gala ha representado. De una manera muy equilibrada el protagonismo ha estado muy repartido entre el glamour (la presencia de la pareja Javier Bardem y Penélope Cruz, no asegurada a priori), la discreción de ese genial cineasta que es Alejandro Amenábar, el recuerdo a los profesionales fallecidos durante el 2009-2010, el emotivo homenaje a Antonio Mercero (uno de los momentos cumbre de la noche, junto con el discurso emotivo de sus hijos), y –también- el retorno de Pedro Almodóvar, que constituyó la gran sorpresa de la noche (sobre este “retorno” tengo, quizás, una impresión agridulce por el excesivo divismo que rodea las apariciones públicas del director manchego; por otra parte, y con independencia de la opinión que tenga cada uno sobre la obra de Almodóvar, es uno de los directores españoles más reconocidos a nivel internacional).

Sin conocer en detalle las horas que le habrá podido dedicar Alex de la Iglesia a este evento, me consta que el trabajo para lograr concitar todos estos elementos ha sido encomiable. Se necesita tener altas dosis de persuasión, de flexibilidad, de ganas de aunar esfuerzos, de negociación, para alcanzar el nivel de presencia que se logró en esta última gala. Sólo faltó José Luis Garci (otro de los grandes, de los imprescindibles), asignatura que –espero- de la Iglesia supere en la gala 2011.

Y por encima de todo, el triunfo del cine. Del buen cine.

El éxito rotundo, clamoroso, indiscutible de Celda 211 debería abrir los ojos a muchos prejuicios manidos sobre el cine que se hace en España: que si “las pelis españolas sólo hablan de sexo y de la Guerra Civil”, que si son “aburridas e intelectualoides”, que si “el montaje es deficiente”, etc. Celda 211 aúna calidad y éxito de taquilla a partes iguales. Y no por ello deja de ser lo que es: una gran película “de género”, no una película "de autor".



En fin, amigos, yo sólo quería destacar mi reconocimiento al rotundo éxito de Alex de la Iglesia en esta faceta (para mí inédita) de gestor y de negociador, que nos ha proporcionado un espectáculo en el que (al fin) se ha hablado sólo de cine. En este caso, de cine hecho en España.

9 comentarios:

Diana dijo...

Hola Rogelio :)
Yo leí rápido...Seguro no te olvidaste de el secreto de tus ojos...
besitos

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenas tardes, amigo Rogelio! Completamente de acuerdo en todas y cada una de las letras y signos de puntuación de tu entrada. Un salvedad: no he visto Celda 211 (no será por ganas que tenemos de verla), habré de esperar al video (legal, para que luego se quejen...). También se vió en mi casa la gala de los Goya. También tuvimos tu misma impresión. También opinamos lo mismo de Alex de la IGlesia. Y es que cuando las cosas se hacen siguiendo el sentido y naturaleza de las mismas, sin buscar u obedecer a modelos o patrones (en el múltiple sentido de la palabra), salen, no bien...muy bien! UN fuerte abrazo. Felicidades por tu entrada. Excelente!

Atila el Huno dijo...

D. Rogelio!!

Yo es que sigo sin televisión desde principios de Diciembre. Oye, y que no me da por arreglarla!!!. Así que nada te puedo decir de la gala aunque te aplaudo el gusto por Celda 211, buena buena, no alienta la piratería, incita a ir a las salas de cine.

Saludiños!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Noooo. NO la he nombrado pero es una película inolvidable. Una de las grandes, con los grandes: Darín, Campanella,... Una maravilla.

Un abrazo, Diana.

Natalia Pastor dijo...

El cine es de todos.Será mejor o peor, pero es patrimonio de todos los españoles, no de una parte de la sociedad que tiende a al sinietra.
Esperemos que no sea flor de un día y el mundo del cine ejerza su profesión, y que De la Iglesia exorcize esa vocación de pancarteros paniaguados a la que son tan proclives los actores,cómicos y farandula de este país.

García Francés dijo...

Al cine español le deseo lo mejor, a sus actores y pelis todo el éxito del mundo y a usted le felicito enormemente por su generosa defensa de aquellos que yo todavía no puedo perdonar: han insultado demasiado al 50% de la población.

Todos sabemos quienes son. Y me gustaría escuchar una disculpa. Yo, al menos, he conseguido insultar casi al 90% de los ciudadanos, pero, me arrepiento mucho, querido amigo.

Un abrazo enorme, D. Rogelio.

El gobierno, “hace como que hace pero no hace”. Crea una comisión. El electorado, “hago como que voto pero no voto”. Para comisiones tenemos el coño.

Zapatero y Rajoy, cinco insoportables horas de cobardía insostenible

El rincón de Chiriveque dijo...

Amigo, a mí me gustó mucho también "Celda 211" y considero que los premios fueron merecidos, si bien para mí gusto "El secreto de sus ojos" es claramente superior, mucho mejor película.

Una pena, no obstante, que no recibiera premio alguno y que apenas tuviera nominaciones "El pagafantas". Sí, ni estoy vacilando ni hago broma, es una de las mejores películas españolas de este año que, por ejemplo, está bastante por encima de una de las nominadas, "Gordos".

Pero bueno, nunca llueve al gusto de todos.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Fidelio.

Si tienes ocasión de ver Celda, creo que te va a gustar.

Yo, la verdad, celebro que la gala hubiese sido no sectaria. Espero que ése sea el camino.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Atila!!

Bueno, veo que en Celda ha hecho usted una excepción y na evitado bajarla... SINDEscargas estará contenta con usted, amigo.

Abrazos.