miércoles, 3 de febrero de 2010

La derrota del pensamiento - Alain Finkielkraut


El zombi y el fanático.

Así pues, la barbarie ha acabado por apoderarse de la cultura. A la sombra de esa gran palabra, crece la intolerancia, al mismo tiempo que el infantilismo. Cuando no es la identidad cultural la que encierra al individuo en su ámbito cultural y, bajo tema de alta traición, le rechaza el acceso a la duda, a la ironía, a la razón –a todo lo que podría sustraerse de la matriz colectiva-, es la industria del ocio, esa creación de la era de la técnica que reduce a pacotilla las obras del espíritu (o, como se dice en América, de entertainment). Y la vida guiada por el pensamiento cede suavemente su lugar al terrible y ridículo cara a cara del fanático y del zombi.

Alain Finkielkraut – La derrota del pensamiento (Ed. Anagrama, 2ª edición: octubre de 1987).

Hace más de veinte años (veintitrés) desde que leí por primera vez esta obra. Y, desde luego, su mensaje de apasionado alegato contra lo que el autor llama “cultura zombi” tiene plena actualidad.

Por “cultura zombi” entiende Finkielkraut aquella que se caracteriza por la ausencia de pensamiento. Aquélla en la que vale igual un comic que una novela de Nabokov, un clip publicitario que un poema de René Char, un partifdo de fútbol que un ballet,…

La derrota del pensamiento es una obra, repito, de plena actualidad, llena de reflexión poderosa, argumentada, concisa y crítica. Conviene su repaso, desde mi punto de vista, por lo lúcido de su análisis ante los fantasmas actuales (históricos también) de la “Europa asediada por la inmigración”, o sobre el nacionalismo sectario.

De veras, no tiene desperdicio.

21 comentarios:

Cesar dijo...

Pensar duele, convecino! Por eso el mundo actual prefiero tomar el pensamiento en píldoras edulcoradas por otros. Sería un remake de aquello....!que piensen ellos!

Admiro sobre todo en la Ribeira Sacra la valentía de su vino, una aventura digna de la mejor de las suertes. Amén de su paisaje, que si estuviera en otros lugares sería motivo de excursiones religiosas.

Diana dijo...

Intolerancia...Infantilismo...
Ayyyyyyyyyyy
Me diste en el corazón...herida de muerte estoy.
Sigamos.
Fanática : También (de algunas cositas)
Zombi: No (según yo)
Según Finkielkraut: Tal vez
Si si, leo de todo comics, poemas, te leo a vos (ejem)
Pero Rogelio escucháme:
"Europa asesiada por la inmigración" ahhh que lindo...Ahora ¿¿¿¿nosotros tenemos la culpa de que ustedes sean unos zombis and fanáticos??????!!!!!
No no...En esta parte>>>> Alain:
SE FUÉ AL CARAJO!!!
HÁGANSE CARGO!!!
Te quiero Rogel
:)

García Francés dijo...

Cultura zombie, política zombie, principios zombies... ¿hay algo normal en España, D. Rogelio?

Releeré a Finkielkraut, amigo mío, aunque no tengo el chichi para ventoleras y necesito algo de acción.

Con todo mi afecto, aquí le dejo mi quejío, amigo mío.

Sinvergüenzas. Los profetas de la política...

Gobierno de España, la perfecta obscenidad políticamente correcta

Fidelio en el bosque animado dijo...

Bueno, es que Europa no necesita verdugos porque se suicida. Occidente contra sí mismo. Después de la negación viene el infantilismo. La historia parece que se mueve por ciclos...pero no es así, no sabemos cómo va a ser,pero no me gusta lo que está siendo (paro porque se me está yendo un poco el "perol"). Felicidades por tu entrada. Es bueno recordar esto. Aunque me guste U2 no llego al cielo como con Mozart. Uno tiene sus defectos.

El rincón de Chiriveque dijo...

Otra recomendación impagable de un grandísimo intelectual como tú, Rogelio. Otra más y las que vendrán, por supuesto...
Tendría que leer algo de Nabokov, ya que lo mencionas...

Cambiando de tema, ¿qué te parece que el señor del viento se vaya mañana a hacer un desayuno de oración con Obama?... Saludos.

Atila el Huno dijo...

Herr Professor!!

¡¡Pero alguna vez salió victorioso el pensamiento!!??. El que le puso el apellido Sapiens a la especie había empinao el codo ese día. No somos más que unos monos desnudos, pero monos a fin de cuentas; monos tribales, monos agresivos, monos jerárquicos, monos sumisos, monos hábiles, monos inútiles, monos cobayas ¡¡monos!!. El Sapiens es el eslabón perdido!.

Lo de la "sociedad multirracista" me ha encantao, lo ha clavao!!. Sin duda me leeré el libro...aunque no por eso dejaré de ser...¡¡un mono!!

Un saludiño!!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola César.

En efecto, pensar es lo más difícil. Sobre todo tener un pensamiento autónomo, propio,...

Coincido contigo en tu admiración por la Ribeira Sacra.

Muchas gracias por tu visita.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Noooooooo, Diana, Nooooooooo.

El libro no va por ahí. Ni muchos menos.

El libro denuncia la banalización de la cultura, y no olvides que si publicó en los años ochenta. Hoy por hoy no podría el ejemplo del comic. Hablaría de los realities, por ejemplo.

El análisis de Finkielkraut sobre la "Europa asediada por la inmigración" es crítico con respecto a aquellos que utilizan ese supuesto argumento. Es muy crítico contra la intolerancia y la xenofobia (ten en cuenta que Finkielkraut es francés y conoce muy bien el fenómeno de la xenófobia).

Un abrazo y gracias por tu visita.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Poco queda de normalidad, al menos en lo que se refiere a la vida institucional, Don Alfredo.

Por lo demás, a mí me ha resultado reconformtante recordar "La derrota del pensamiento".

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Tienes más razón que un santo, Fidelio. O tomamos partido a favor de lo que nos define como occidentales (sin complejos, con firmeza) o se nos van al carajo siglos de evolución.

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por el elogio, amigo mío, Chiriveque.

Que no te quepa duda de que seguiremos alimentando la bitácora, mientras disponga de algo de tiempo. La verdad es que tengo unos cuantos temas en el tintero, pero -después- la actualidad nos marca el ritmo...

Sobre el señor del viento... no soy partidario de meterme en comentarios politiqueros, pero esta noche reporduciré una entrada de un blog amigo que retrata, a mi entender, la dimensión del problema que supone el susodicho. No se trata de reírse de lo inaudito de un gobernante que no para de hacer gala de su agnosticismo y que, después, por una foto "planetaria" asiste a un encuentro de ese tipo. A mí no me parece mal: es una buena manera de "networking" político y empresarial. Otra cosa es que vivamos en un país en el que, de suceder este encuentro con Aznar y Bush, no habrían dejado regresar a Aznar a España...

UN abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

¡¡Seguro que le encanta el libro, amigo Atila!!

Yo lo leí hace unos cuantos años y, hace pocos días, al repasar la biblioteca, revisé algunos capítulos: impagables.

Un abrazo.

Miguel dijo...

Siempre ha sido peligroso pensar demasiado para las grandes supersetructuras mundiales. Por eso las armas que se utilizan para cercenar esta facultad intrínseca y natural del ser humano son tan definitivas. La televisión está al frente. Ella sola es capaz de no hacernos pensar en nada trascendente. Y está consiguiendo que una cultura zombi invada el ámbito social de nuestro páis. Pero siempre hay algunos que se encargar de perseverar y luchar por guardar los tesoros culturales. menos mal.

Un abrazo.

García Francés dijo...

Agggg, cabronazos, entre usted, D. Rogelio, y ese maldito Huno, me quieren arruinar la reputación...¡udjfvbs<jbdvjmecagoento!

¡Caballero adorable! ¡Más mariquita no podía sonar, no! Por Dios, no me desgracien mi peril de novelista, rudo y malote, borrachín y putero, que van a bajar las ventas...

Bueno, voy a tragar con usted, porque le tengo mucho afecto y se perdonar los pecadillos y errores de la juventud... pero, por favor, que no se repita, ¡tómenme en serio, coño!

Abrazos, broder, y siga escribiendo como le salga de las pelotas porque lo hace usted muy bien y tiene mucho más que enseñar que otros. Yo, por ejemplo...

Diana dijo...

aaaaahhhhhhhh, Rogelio, ahhhhhhhhhh

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Miguel y gracis por el comentario. La verdad es que,pasados los años, la reflexión de Finkielkraut resultó premonitoria.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pero, Don Alfredo.

¿Cómo no le voy a tomar en serio? Eas usted de lo m´s serio de este universo polifónico que es la web...

Y, desde luego, su reputación seguirá por las nubes. Faltaría más.

Un fuerte abrazo.

Natalia Pastor dijo...

La banalización de la cultura y su derrota,van de la mano del pensamiento único,políticamente correcto, que se intenta por todos los medios implantar en la sociedad.
Si a eso le unimos la "idiotización de las masas",de la que hablaba Tom Wolfe,tenemos los ingredientes que dan como resultado el alienamiento tan visible en nuestros días.

BLAS dijo...

Con tu permiso, voy a seguir buceando en tu blog.

saludos blasianos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tu visita y tu comentario, Natalia. Y desde luego, también, por completar la entrada con la cita de Tom Wolfe. Más que acertada.

Abrazos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Adelante, Blas. Estás en tu casa.

Yo también bucearé por las tuyas.

UN cordial saludo.