lunes, 1 de marzo de 2010

"Placa contra la bandera española en Guipúzcoa".


El diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, descubrió ayer la placa permanente que a la entrada del palacio foral recordará el rechazo de la institución, gobernada por el PNV y Hamaikabat, a la orden del Tribunal Supremo que obliga a colocar la bandera española en el edificio. Una sentencia que el líder territorial definió como símbolo de la “imposición” por parte del Estado.

Fuente periodística: Diario El País, edición del domingo, 28/02/2010.

Última payasada. Si, payasada, como suena: evitemos subterfugios dialécticos.

Cuando uno escribe o dice payasada no está refieriéndose al arte de los payasos, consistente en provocar sonrisas (a veces carcajadas) con sus intervenciones artísticas (casi siempre). El María Moliner describe la payasada como la “acción o dicho de los payasos”. Más quisieran Markel Olano (flamante diputado general de Guipúzcoa) y sus apoyos de Hamaikabat. En su acepción peyorativa, y siempre según el María Moliner, payasada es también “acción o dicho falto de la seriedad oportuna”.

Ya me parecía a mí raro que estos individuos estuviesen tranquilitos y aceptasen, con mayor o menor estridencia momentánea, una sentencia –que muchos ciudadanos, por cierto llevábamos más de una década esperando- como la del Tribunal Supremo.

Prefiero no pensar en la pasta que se han dejado, a costa de nuestro dinero (sí, el mío también, no sólo el de los guipuzcoanos –como mis padres, que lo son a efectos fiscales-). Prefiero no pensarlo.

Lo del ridículo de estos… de estos individuos (no les llamo payasos, que para nada es peyorativo; ya le gustaría a Markel Olano tener la centésima parte de ingenio e inteligencia que Charlie Rivel o Miliki, por poner dos ejemplos muy conocidos) es su argumentación llena de falacias y falsedades. Hablan de “imposición del Estado”, ellos, junteros y diputado general, cuando saben de sobra (eso espero) que la institución que dicen representar tiene sus raíces históricas en la foralidad guipuzcoana: fundamento de la fidelidad e integración de Guipúzcoa en la Corona de Castilla.

De verdad, ya me parecía a mí que estaban demasiado tranquilitos estos señores, pasado el berrinche inicial de hace un año, cuando el ejercicio democrático del voto les retiró de la Lehendakaritza…

16 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Rogelio, leo tu estupenda exposición tras escribir una entrada sobre lo mismo.

No me ha salido tan bien, pero no se puede uno aguantar siempre.

Es infinita la estulticia de estos totalitarios, ya Ibarretxe nos enseño cómo se puede estar en contra del estatuto y declararlo muerto, a la par que se ejercen las funciones que el mismo le confiere. En fin, que como dice muy bien hoy Joseba Aregi en El Mundo,

...la segunda conclusión es que la batalla política no ha terminado para los no nacionalistas. La firmeza ante ETA ha sido necesaria. Seguirá siéndolo mientras no acabe su terror. Pero ahora más que nunca es necesario combatir ideológicamente el nacionalismo que sigue siendo excluyente, y por tanto poco democrático.

Salud amigo

Fidelio en el bosque animado dijo...

Qué más se puede añadir a lo que decís Rubín de Cendoya y tú, querido Rogelio. Estos, lo que parece que han hecho es dar fe en una placa de su gigantesca estupidez. Vamos a pasar a la historia como el país con más idiotas por metro cuadrado...suma y sigue...

La cosa tendría su gracia si no fuera porque, encima, los muertos los ponemos nosotros!

Un fuerte abrazo!

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Más que estulticia, amigo Rubín. Infinita estultia, que es la madre de todo totalitarismo.

Desde luego tu entrada sí que es superior, muy bien documentada. Y, sobre Arregi, algún día se le reconocerá masivamente su enorme legado intelectual y político.

UN abrazo, amigo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues sí, Fidelio: el país con más idiotas por metro cuadrado. Es impresionante que este tipo de "figuras" manejen el presupuesto de una Diputación Foral... en fin.

Un abrazo, amigo mío.

Atila el Huno dijo...

Es curioso cómo el brazo político de ETA, el PNV, se desgañita a la hora de llorar contra la imposición y por el pluralismo y la democracia. No menos curioso es que tipejos como éstos puedan parapetarse impunemente en una Constitución que rechazan. Esa placa hay que quitarla mañana mismo; la institución que dicen representar esos mequetrefes del PNV tiene un rango, digamos, inferior en el Estado.

Sigo sin entender cómo la Democracia puede amparar en su seno a aquellos que la debilitan y destruyen con actos de este tipo.

Si tan insatisfechos están estos espantajos nacionalistas vascos con el país en el que habitan, bien pueden tomar el camino de regreso a su lar ancestral...allá por el norte del Magreb, entre Tánger y Túnez, allá donde el irrintzi suena a gloria bendita...y funden un nuevo Kibutz-coa.

Agur!

Carlos Díez dijo...

Dejemos esa placa, entonces, pero no como símbolo de lo que pretende sino como símbolo de la idiotez.

Eso sí, no dejemos de recordar que los promotores de la placa son los que durante décadas se han negado a la instalación de placas y monumentos de reconocimiento a las víctimas del terrorismo en el Parlamento Vasco e insituciones similares.
Es obvio que para ellos, una bandera tiene más valor que una persona. Ésa es la raíz del mal llamado nacionalismo, un colectivismo singularmente visceral y por eso mismo, practicable por derechas e izquierdas.

Qué asco.

Miguel dijo...

Muy buena tu entrada y muy acertada tu reflexión. Esta gente se pasa la vida tratando de hacer guiños al independentismo más recalcitrante. No creo que tengan las cosas tan claras como ellos dicen, porque si no, estarían en otro lugar.

Un abrazo.

Una aclucada d´ull dijo...

Amigo Rogelio:

Quizás no sea una payasada, al fin y al cabo creo recordar que los diputados, senadores, parlamentarios de la Cámara Vasca (PNV, EA,Batasuna, etc), prometen la Constitución Española, por imperativo legal.

Por imperativo legal ponen la "enseña nacional".

Léase con ironía.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Rey de los Hunos.

Como de sobra conoces, no soy un apasioand del nacionalismo, y no me refiero sólo a los periféricos que se dan en el territorio español.

Del nacionalismo vasco podría escribir muchas entradas con discrepancias cuando no de oposición a su ideario. Lo tengo muy claro.

Ahora bien, denominar al PNV "el brazo político de ETA" me parece injusto. No lo es, amigo Atila.

Una cosa es el vínculo (a veces muy fuerte) entre diferentes facciones de la familia nacionalista y otra diferente hablar en bruto del "brazo político de ETA". El PNV no está supeditado a ETA. Y eso es una constante en su actuación política desde el 75. (Otra cosa es la lectura del "arbol y las nueces" que no implica supeditación; sí beneficio posterior...)

Es cierto que el PNV ha adolecido de falta de claridad y de firmeza en varuias ocasioens fente a la acción terrorista (a pesar de ejemplos como el del alcalde Azkuna, por poner uno muy claro). Su falta de voluntad para acabar con ETA ha sido casi siempre uno de los puntos más criticables de su actuación. El mirar para otro lado. La fata de solidaridad "real" con las víctimas... pero, insisto, designarles "brazo político" es bastante fuerte.

Yo creo (y sostengo) que existen muchas diferencias entre un peneivista y un batasuno proetarra. Y decir esto no es incompatible con afirmar también que en otras ocasiones (Estella / Lizarra, sin ir más lejos)este partido -EAJ/PNV- prefirió nacionalismo frente a democracia... despreciando posibilidad de acabar políticamente con el escaso pretigio que ya le quedaba al mundo (mal llamado) abertzale.

UN cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues sí, Carlos, es verdad. Debería quedar (la placa) como monumento a la soberana memez de algunos "gobernantes".

Y es cuerto, también, que durante muchos años fueron incapaces (los nacinalistas llamados democráticos)de proporcionar la mínima cobertura y apoyo que exige una víctima. Hoy, afortunadamente, estamos muy lejos ya de esa indignidad pero... recuerdo cuando llegué a Irún, en 1979. En 1980 comenzaría a asomar la cabeza Carlos Garaikoetxea, futuro lehendakari... (ya estaba, por entonces, dando la "tabarra" el amigo Arzalluz; laminando la acción integradora de históricos como Juan Ajuriaguerra).

Gracias por tu comentario.

Atila el Huno dijo...

D. Rogelio!!

Ya sabes que no me gusta contemporizar con los boinascaladas. ¿Crees que todas esas complicidades que has mencionado (más otras históricas que harían esto muy largo) superarían la prueba del algodón democrático?. El fundamento ideológico de ETA es el mismo que el del PNV y el objetivo también. No suele importarme demasiado si lo que digo suena duro o no, me basta con que algún que otro bloguero vasco haya lamentado tener que darme la razón. ¿No crees tú que desmontando el tinglado ideológico del Aita acabarías con su perverso engendro?.

Estos del PNV llevaban decenios montando el Estado vasco ante nuestras narices, el Estado vasco de ETA. Quien quiera engañarse con matices liberales para PNV y socialistas para ETA ¡¡aviao va!!. Lo importante aquí es el sustrato fanático con el que esos zumbaos de Arana, Fray Íber y Aranzadi abonaron la cultura de esas gentes.

Un saludako!

Iojanan dijo...

Si leyesen historia a lo mejor se les caería la cara de sofoco al ver a los sumisos y manipulados vascos, ¡qué decir de los vizcaínos..!por miles a las órdenes de la España imperial, por ejemplo. Empiezo a decir a pellidos de militares, torturados, por supuesto, vascos y no acabo hoy. Tonnnnntosss, que hay muchos tonnnnnnntos.
Saludos

J. Rogelio Rodríguez dijo...

El problema, MIguel, es lo que se les ha dejado avanzar. NO me refiero a los votos, que al final son libres (o deberían serlo) sino al pábulo institucional que se les ha otorgado.

Es una pena la falta de vertebración política de este país nuestro.

UN abrazo y gracias por tu comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por tu visita, Una acluclada.

La verdad es que sólo recordar a ciertos individuos jurar la Constitución por imperativo legal, me dan arcadas. Me refiero a los batasunos, evidentemente.

Aunque el patio nacional está como está, creo que en la conciencia social contra el terrorismo se ha avanzado mucho en los últimos veinte años.

UN cordial saludo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, Don Atila.

Por mi parte sólo añadir que puedo compartir parte de su argumentario, recogido en ciertos capítulos del genial "El bicle melancólico" de Juaristi.

No puedo negar la falta de voluntad política del EAJ-PNV para enfrentarse directamente a ETA, en algunos momentos críticos.

Pero de ahí a considerarle su brazo polítiuco, hay un trecho.

Es mi opinión.

Abrazos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues sí, Iojanan, unos tontos superlativos. No hay por donde cogerlos...

Es increíble la estulticia de estos tíos hasta dónde puede llegar.

Abrazos, amigo.