viernes, 9 de abril de 2010

Música en Semana Santa - El coral luterano (II)

Siguiendo el hilo conductor planteado en la primera entrega, podemos decir que la interpretación de Christian Gerber estaba más inspirada por el pietismo que por el luteranismo. De esta manera, el compositor Georg Motz (1653 – 1733) publicó un tratado, Die vertheidigte Kirchen-Music, en le que rebatía punto por punto todas las críticas de Gerber, demostrando que tanto la Biblia como Lucero apoyaban la música en el templo, utilizando citas y referencias de teóricos y músicos como Bartolus, Praetorius o Lippius.

Es cierto que la disputa expuesta en el primer capítulo no tendría ningún interés para nosotros de no reflejar de una manera tan precisa los conflictos sociológicos y musicales que se dieron dentro de la Iglesia Protestante alemana como consecuencia del impacto de la música profana en los conceptos más esenciales de la música sacra de aquel tiempo.


El 30 de mayo de 1723 Johann Sebastian Bach tomaba posesión del cargo de cantor (Cantor) en Santo Tomás de Leipzig; este cargo no era un cargo eclesiástico, sino municipal: el puesto de Kantor estaba adscrito al colegio de Santo Tomás (Thomasschule) y no a la Iglesia de Santo Tomás (Thomaskirche), aunque por supuesto, ambas instituciones mantenían una estrecha relación. Sin embargo Bach no tenía especiales relaciones profesionales con la Thomaskirche; él y su familia pertenecían a esa parroquia, pero su cometido profesional como Kantor y Director Musites abarcaba también a la otra iglesia principal de Leipzig, San Nicolás (Nicolaikirche), lugar donde se escucharon por primera vez muchas de las obras de Bach, como su Oratorio de Navidad, buena parte de sus cantatas y la Pasión según San Juan.

6 comentarios:

Rowen dijo...

Hola besito chau
: )

García Francés dijo...

Gracias por su comentario, D. Rogelio, y perdone que irrumpa como elefante en cacharrería entre los compases musicales.

Celebro muchísimo leer que usted es también partidario de la firmeza ante los batasunos con chilaba. Unos y otros, y los dos juntos, lo que pretenden es robarnos la libertad.

A unos parece que los hemos frenado algo, a los otros hay que comenzar a pararles los pies sin complejos. Y, sobre todo, sin esperar que se Zapatero el que lo haga.

Por lo que respecta a los velos, puse esa ilustración para que la gente vea las diferencias entre unos y otros. El que hablaba de los velos no era yo, era un bloguero de Periodista Digital.

Pero, si desea conocer mi opinión, se la digo brevemente. No soy tan garantista como usted. Me pasa lo mismo que con el tabaco.

El que quiera fumar que fume, pero no en mi cara. Y el que quiera llevar velo que lo lleve pero en su casa.

No entiendo que se quiten de las aulas los crucifijos porque son un símbolo religioso y que las niñas vayan con velo, el que sea, a la escuela.

La polémica del velo no es más que otra forma de sembrar el desasosiego en la sociedad que les acoge en pleno sigo XXI

Se trata de eso de que nosotros bajenos al siglo XVI y no de subir ellos a la realidad. ¿Se acuerda usted del "Bucle Melancólico"? Las mismas ensoñaciones esta vez de tribu.

Una turbia y malsana nostalgia irrazonable, antes de aldeanos del monte, ahora de beduínos del desierto.

Gracias por sus ánimos, es muy impostante para mí saberle cerca, amigo mío.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Hola Rowen.

Gracias por la visita. Ahora paso por tu blog.

Abrazos.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Por supuesto que estoy cerca de usdted, amigo mío.

Creo que sus últimas entradas son un antódito necesario para tanta chorrada timorata que impera, disfrazadas de (falsa) tolerancia.

Un fuerte abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Por encima de la ortodoxia, me da la impresión, querido amigo, de que se impuso la capacidad de la música de Bach para llegar al corazón humano ¿es excesivo comparar las procesiones con las Pasiones? ¿No es una manera de acercar la religión al pueblo a través del sentimiento? ¿No es el mecanismo de la iconografía el apelar a los sentimientos más íntimos de la persona para movilizar su conciencia? Bueno, pequeño disparate que se me ha ocurrido...

El rincón de Chiriveque dijo...

Rogelio, disculpa en primer lugar mi larga ausencia. Te felicito por esta entrada sobre Bach, cuya obra en general me encanta, también sus cantatas. Un abrazo, amigo.