jueves, 27 de mayo de 2010

El Decálogo - Krzysztof Kieslowski




La obra de Krzysztof Kieslowski es bien conocida por el público y crítica europea, especialmente en Francia, país donde cosechó varios premios y reconocimientos.

Películas como No amarás, mundialmente aclamada en toda Europa, desde que consiguiera la palma de oro en Cannes en 1987, forma parte del canon cinematográfico del pasado siglo. Otro ejemplo es la trología “Tres colores: Azul, blanco y rojo” que supuso la mayor cota de popularidad del cineasta.

A mí me interesa mucho el tratamiento de la existencia humana ante Dios como constante en la obra de Kieslowski, cineasta católico. Es el análisis de la fe, de la esperanza, del diálogo con Dios uno de los temas que más característicos resultan de su cine. En este sentido, El decálogo, basado en los diez mandamientos de Moisés, representa en diez películas cortas a diferentes protagonistas que intentan luchar contra las crisis morales que originan la forma de vida moderna. Todas estas películas (realizadas para la televisión a finales de los ochenta) están ambientadas en la Varsovia de la época comunista: en un bloque de apartamentos. Cada una de estas películas gira en torno a uno de los diez mandamientos. El análisis de los conflictos morales es inteligente y sereno. Se trata de una forma superior de entender el cine.


Hacía más de veinte años que no veía estas películas (me estoy refiriendo a El decálogo. Compré una edición de los cinco primeros episodios hace unas semanas). La primera vez que lo hice fue en un festival de San Sebastián, en verano de 1989. El ciclo se titulaba “Todo Kieslowski”. Yo había visto “No amarás” unos meses antes en los Renoir y ver el Decálogo me fascinó. Más tarde vendría “La doble vida de Veronique”; después “Tres colores…”

Veinte años y parece que han pasado diez meses…

10 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Ojalá, amigo mío! A veces uno anhela volver a aquellos años (con un poquito de la experiencia de ahora, o sin ella, qué más da). Desde luego, Kieslowski supuso un revulsivo importante para el cine de autor por el enfoque tan particular y "políticamente incorrecto". Aunque suene a tópico, yo me atrevería a calificarlo de muy humano (menudo tópico), supongo que habrá miles y miles de críticos que dirán otra cosa...

El otro día, precisamente estaba con la banda sonora de Azul. Me pasaba una cosa curiosa, y es que cuando la grabé en cinta (hablamos de hace mucho tiempo), el final de una de sus partes se mezcló con el principio de Still Life, de Suede!! La mezcla era maravillosa!

En fin. Más recuerdos de mocedad...
Creo que yo también voy a visitar el Decálogo....de Kieslowski. UN fuerte abrazo. Felicidades por la entrada. A mí también me gusta recordar aquellos días en que íbamos al cine emocionados a ver la trilogía.

Manuel dijo...

"Muerte, no te enorgullezcas, aunque algunos te llamen
poderosa y temible, puesto que nada de eso eres;
porque todos aquellos a quienes creíste abatir
no murieron, triste muerte, ni a mi vas a poder matarme,
Del sueño y el reposo, de tu imagen solamente,
muchos placeres surgen de ti, mucho más debe fluir,
y pronto nuestros mejores hombres contigo acuden,
reposo de los huesos y liberación del alma.
Eres esclava del Destino, la Oportunidad, reyes, y hombres desesperados,
con la guerra, el veneno y la enfermedad habitas;
y amapola o encanto pueden hacernos dormir igualmente,
y mejor que tus golpes, ¿por qué te jactas entonces?
Un corto sueño pasado, nosotros despertamos eternamente,
y la muerte no será más, muerte morirás".

Death, be not proud, though some have called thee
Mighty and dreadful, for thou art not so;
For those whom thou think'st thou dost overthrow,
Die not, poor Death, nor yet canst thou kill me.
From rest and sleep, which but thy pictures be,
Much pleasure; then from thee much more must flow,
And soonest our best men with thee do go,
Rest of their bones, and soul's delivery.
Thou art slave to fate, chance, kings, and desperate men,
And dost with poison, war, and sickness dwell;
And poppy or charms can make us sleep as well
And better than thy stroke; why swell'st thou then?
One short sleep past, we wake eternally,
And death shall be no more; Death, thou shalt die.
(John Donne)

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Sí. Éramos más jóvenes, entonces. La verda es que Kieslowski hacía un cine que, aunque después fue aceptado en Europa, su etiqueta de cineasta católico causaba más de un disgusto en la intelligentsia occidental (ésa, tan superior, tan culta y tan civilizada).

Curiosa la contunidad de la BS de Azul ocn el Still Life de Suede (qué grandísmo disco, por cierto).

Estoy a punto de salir al cine,a una sesión de noche (a mí me gusta ir los domingos). El director es James Gray, ý la película es Two Lovers. He leído críticas muy buenas... ya te contaré.

Un abrazo.

Cesar dijo...

Gracias por dejar su huella en mi humilde y jocosa casa. Viendo el perfil de usted, tenemos puntos en común. Estudié en La Coruña, nací y vivo en Orense y también soy un enamorado de la Ribeira Sacra y de su vino.
Y también fui un cinéfilo casi por obligación...antes cobraban por entrar en las discotecas y yo no tenía un duro...al cine podías ir al módico precio de...2,50 pts!!
Hablo de los sesenta y cinco..

Anónimo dijo...

LO DE TERTSCH SE ACLARA.– Gracias al Callejeros de Cuatro (algo había de tener bueno este programa) hemos sabido que aquella agresión al periodista Hermann Tertsch no fue como la extrema derecha sospechaba. Los Callejeros se metieron en el piano-bar Tony-2, lugar de los hechos, y una dama informó: «Tertsch iba muy puesto. Le pegaron, porque le entró a una señora ¡que iba con su marido!». ¡Ah! Qué alegría para Wyoming. Esperamos su comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Una de mis asignaturas pendientes, Manolo: La poesía de Donne.

Tengo cierta aproximación a la música Isabelina (Elisabetan Connsort Music) y a compositores poetas como el gran Iohn Dowland, Antony Holborne... por no hablar del sublime Orlando Gibbons. Pero la poesía de Donne requiere del sosiego y la meditación que yo todavía no le he dedicado.

Los versos son de una profundidad que su aparente superficialidad musical parece esconder. Sublimes.

(Quizás por mi carácter de hombre del siglo XX, me siento más atrído por las reflexiones de Canetti, no obstante).

Muchas gracias y un fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. Rogelio Rodríguez dijo...

Mil gracias por tu visita César. La verdad es que me patece muy original e interesante tu blog. No dejaré de visitarlo.

Este fin de semana voy a la Ribeira Sacra, comarca que adoro...

UN fuerte abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Pues mira Anónimo (si me permites te tuteo; por favor, haz lo mismo conmigo: me gusta que me traten de tú y tratar yo también de tú), hoy me toca escribir sobre los Rolling Stones. Tiempo habrá para hablar de Hermann y contrastar la fuente de Cuatro.

UN saludo.

buy provigil online dijo...

Your articles are very helpful and i thank you for your amazing insights. Kindly share few more blogs on the topic