martes, 7 de diciembre de 2010

Algunas preguntas... tras el caos de este puente

Soy ingeniero aeronáutico, no de profesión, pero sí de titulación. Mi especialidad es navegación aérea (ya se imaginarán el contenido de la entrada, ¿verdad?). Terminé la carrera hace unos cuantos años, en el 92 para ser precisos, y como les decía anteriormente nunca he ejercido como tal.


Claro que el no ejercer esta profesión no significa vivir al margen de los aeropuertos, la navegación aérea y sus problemas, la aviación civil etc. Además, el tener antiguos compañeros de carrera trabajando en el sector aeronáutico (y más en concreto, en el de navegación aérea ayuda a estar al día.

Siempre me resultaron llamativos los salarios y las condiciones laborales de los controladores aéreos. Intenté presentarme a las pruebas de acceso, pero no quise esperar. Al terminar la carrera preferí hacer... digamos que "otras cosas" (no tengo claro que aquélla fuese la mejor decisión, por cierto).

Sin embargo años más tarde, hace ocho, decidí apuntarme a una academia de preparación de las pruebas o exámenes para acceder a controlador. He de reconocer que, al menos en la academia en la que preparé los exámenes, los contenidos teóricos no me resultaron especialmente complejos. De hecho no exigen ninguna base matemática o física más extensa que la que se adquiría en el bachillerato pre-LOGSE (el actual no lo conozco). Otra cosa eran las pruebas prácticas, las de simulación de situaciones de control aéreo etc. A mí estas pruebas, las del simulador, sí me resultaron complicadas…



Al final, decidí no presentarme: una promoción profesional y un divorcio posterior me disuadieron. Hoy, ya en la cuarentena, no sería muy aconsejable presentarme... Y, la verdad, con excepción de las impresionantes condiciones salariales de esta profesión, el trabajo en sí no me atrae en absoluto.

Todo este rollo inicial pretende exponer que, aunque no soy controlador, sí puedo decir que:

A. Académicamente, sí conozco la problemática general de la navegación y circulación aérea.

B. Bien es verdad que las pruebas de acceso a al profesión de controlador no son sencillas (por las psicotécnicas, las teóricas son bastante sencillas).

C. Hasta no hace mucho tiempo, no se exigía una titulación universitaria (media) para poder acceder a estos exámenes.

Este fin de semana, el pasado viernes, para ser más exacto, el espacio aéreo español sufrió una parálisis que ha condicionado los planes previstos de más de 450.000 personas. Por no hablar de las todavía no calculadas consecuencias económicas inmediatas y a medio plazo que el suceso van a provocar. El suceso en sí, por supuesto es la decisión unilateral de los controladores aéreos españoles de no acudir a sus puestos de trabajo.


La sucesión de sucesos del fin de semana es de sobra conocida. Finalmente el Gobierno adopta medidas de excepción, ante una situación de ”emergencia nacional” (no ironizo en absoluto) y obliga a los controladores a regresar a sus puestos. Las reacciones ante este medida gubernamental, rubricada por el Jefe del Estado, son muy variadas: en general, en los medios de prensa más amables con el partido de gobierno (Público, El Periódico, El País) se destaca la firmeza gubernamental ante el chantaje de los controladores (sic); los medios críticos con el gobierno (El mundo, La gaceta, ABC) dedican más de un artículo de opinión a poner en duda la constitucionalidad de la medida y a destacar la nefasta (sic) gestión gubernamental…

La verdad es que, al estas alturas de la historia, uno está más que cansado de tanta hojarasca. La hojarasca es situar el debate exclusivamente en la actitud de los controladores. Es evidente que se trata de un colectivo excepcionalmente bien pagado, con unas condiciones laborales que, aunque con picos de tensión, distan mucho de ser duras. Es un colectivo que, por otra parte, se ha ganado a pulso durante los últimos años la enemistad manifiesta y la irritación del ciudadano español. Se lo han ganado a pulso, esto parece innegable… pero este, y permítanme insistir una vez más, no es el debate. Y no por ello dejo de reconocer lo intolertable del chantaje de ciertas posturas sindicales.

Como es tarde para enunciar los términos del “debate” permítanme unas preguntas muy sencillitas que, tal vez nos ayuden a centrarlo (al menos yo lo veo así):

1. ¿Tiene sentido que el acceso a la profesión de controlador aéreo esté regulada y controlada por los criterios gremiales de estos profesionales?

2. ¿Creen que la falta de control gremial para esta profesión favorecería una mayor oferta de estos profesionales?

3. Si el Ministerio de Fomento, o AENA, estaban en proceso abierto de negociación con los controladores, ¿no se pudo prever una reacción como la del viernes pasado?

4. ¿Creen que las medidas que adoptó la Administración Reagan en USA (año 1981) son un buen modelo general a adoptar?

5. ¿Es eficiente la gestión del Estado en la Navegación Aérea? ¿Estaría mejor gestionada esta situación con unas condiciones de liberalización que permitiese un ajuste natural entre oferta y demanda?

6. ¿Consideran que los salarios medios del controlador español son elevados? En caso afirmativo, ¿por qué?

7. ¿Creen que al frase de Rubalcaba "el que le echa un pulso al Estado lo pierde" se trata de una simple bravata y al final los 425 expedientes abiertos contra sendos controladores van a terminar en sanciones importantes contra ellos?

Espero sus comentarios, que agradezco de antemano.

14 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Que un Gobierno cometa la torpeza, la ineptitud manifiesta de aprobar un decreto que es una declaración de guerra contra los controladores aéreos en vísperas del puente con más enjundía y desplazamientos del año, da idea de que estamos,efectivamente, en manos de una cuadrilla de aficionados y descerebrados que nos desgobiernan y que han convertido este país en un absoluto pandemonium , en una locura contínua y constante.

Para ayudar a clarificar la barbaridad que ha instrumentado, este gobierno, vamos a suponer que, en vez de los controladores, son los médicos de la Seguridad Social que - ante un decreto de la Pajín-, abandonan sus puestos de trabajo, dejando a los enfermos a su albur.
Rubalcaba reacciona rápidamente, saca un Decreto,declara el estado de alarma y pone un general al mando de los hospitales.
¿Alguien imagina un espectáculo así?.

Que Zapatero, que presume de talante y diálogo allá por dónde pasa, haya tenido que recurrir al Ejército para solventar el conflicto con un grupo de trabajadores, demuestra que este Gobierno está finiquitado y que su permanencia en el poder sólo agrava más y más nuestra ya caótica situación.

Rubín de Cendoya dijo...

Buen artículo Rogelio, la última pregunta ya la contestó ayer el gobierno al insinuar que ha sido la cúpula del sindicato la que obligó a a abandonar sus puestos a los pobres trabajadores que se vieron impelidos a ponerse malos repentinamente.

En cuanto a la constitucionalidad o no de la medida habrá que esperar la opinión de más expertos, pero ya hoy José María Ruiz Soroa la pone muy en duda en El Correo

Un saludo

Atila el Huno dijo...

1 NO…¿hay algún control gremial en el acceso a la enfermería, la policía, medicina…o el cuerpo de limpiadoras de la pública?

2. Se responde con la primera

3 ¿ha previsto esta gente la Crisis?, ¿han sido capaces de prever la mala leche de Mojamé VI?. Ahora prevén que Hispania no necesitará rescate…qué miedo!! ;))

4 NO!!, malo malo Reagan. Además no lo hizo él. Este ex actor y vendedor de electrodomésticos no estaba ni capacitado ni cualificado para el cargo presidencial USA…sus miríadas de asesores del mundillo de los grandes negocios y el ejército, auténticos rectores de la política USA, Sí. Fue un acto autoritario injustificable.

5. Sí. El espacio aéreo no puede pertenecer o ser controlado por la empresa privada. Se modifica y racionaliza el convenio colectivo, se contratan más controladores (al sueldo francés). Los controladores españoles gestionan el 40% del espacio aéreo europeo y son la mitad de la plantilla francesa. Y se les aplica el régimen disciplinario de la función pública...y punto.

6 Sí, totalmente, igual que los de los futbolistas, el Botín y sus coleguillas del pelotaso financiero, directivos y ejecutivos de empresas….y gente de la prensa rosa!!. ¿Qué por qué?, porque el sueldo debe ir en función del beneficio que cada profesional aporta a su empresa y a la sociedad. Jamás he entendido ni entenderé, porque no me da la gana, que un tío en calzoncillos que da patadas a una pelotita multiplique su sueldo por 100 al de un médico.

7 Rub-al-Kaaba es capaz de eso y de más!!...es capaz hasta de privatizar el control aéreo del país!!! :O

No se preocupe, no llegará la sangre al río. Despedirán a algún cabecilla y a algún chulo, que siempre los hay, y aquí paz y después gloria. Y lo peor es que estos sociatas no darán con la solución al problema: sueldo francés+nuevas contrataciones (unas 2.000 según he oído que proponían los controladores)

Saludos!!

Natalia Pastor dijo...

El sometimiento de los controladores a la jurisdicción militar es plenamente inconstitucional, puesto que el artículo 117.5 de la Constitución limita la "militarización jurisdiccional" de los civiles a los casos de proclamación del estado de sitio. Estado de sitio que no se ha proclamado en España.

No sólo lo pienso yo; lo dicen los catedráticos D. Pedro Cruz Villalón y Enrique Alvarez Conde, catedrático de derecho Constitucional de la Universidad Rey Juan Carlos I.

La ilegal aplicación del estado de alarma, que califica de "gravísima", y la totalmente inconstitucional militarización de los controladores.

Hoy, La Gaceta dedica su portada a cuestionar la legalidad de la medida adoptada por el Gobierno y recoge la opinión de distintos juristas al respecto. Entre ellos están el catedrático de Derecho Procesal Manuel Lozano, quien declara que había que haber decretado el estado de sitio para poder militarizar a los controladores y que lo ha hecho el Gobierno es "una aberración", y el profesor de derecho constitucional de la UNED Carlos Vidal, que advierte que "cuando la Ley habla de calamidad, se refiere a catástrofe natural, no a otra cosa", por lo que el estado de alarma no podía haberse decretado.

El Mundo, por su parte, incluye un extenso y documentado artículo del Catedrático de derecho Penal de la UCM, Enrique Gimbernat, quien incide en lo mismo: en la radical inconstitucionalidad de la militarización de los controladores, puesto que no se ha decretado el estado de sitio. Recuerda Gimbernat que, además de que el artículo 117.5 de la Constitución es muy claro al respecto, existe jurisprudencia del Tribunal Constitucional: concretamente una sentencia del año 1982.

Estamos por tanto ante una clamorosa "patada en la puerta" a la Constitución efectuada el sábado por el Gobierno. Porque nos encontramos ante un golpe institucional sin precedentes en nuestra democracia: la ilegal suspensión de derechos constitucionales por parte de un Gobierno.

Es gravísimo dejar a la discrecionalidad del Gobierno, a través de decretos, determinar cuáles son los servicios esenciales y cuándo esos servicios se han paralizado de manera grave.

Por mucho que sea el mal que hayan hecho los controladores, por muy odiado que sea el colectivo, por mucha censura que merezcan sus acciones... lo que han hecho los controladores es infinitamente menos grave que ese atentado contra las libertades y contra la legalidad que el Gobierno ha perpetrado.

Si se tolera esta aberración, la seguridad jurídica queda sustituida por la arbitrariedad gubernamental.

Natalia Pastor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Rogelio, amigo mío,

Vd. plantea un montón de preguntas, difíciles de contestar por parte de un profano en la materia como soy yo.

Lo que pienso es que Vd. no se debería haber amilanado ante las pruebas para ser controlador. Si no se hubiese echado para atrás, seguro que su situación económica actual, que desconozco, estaría a años luz mejor que la presente.

Respecto a su texto anterior, el del laberinto, he tenido una inspiración: el laberinto es la situación actual de nuestra España, de su Gobierno, y también, ¿por qué no decirlo?, la de los controladores.

Seguro que, si Vd. hubiese sido controlador actualmente, en las reuniones con los Sindicatos y todo eso, les habría puesto el Magnificat de Johann Sebastian Bach BWV243, o el de su hijo Carl Philipp Emanuel Bach, y entonces los controladores se hubieran calmado, porque, ya se sabe, la música...

Reciba un abrazo,

Antonio

Miguel dijo...

Peliagudo tema el que tratas. Por lo menos, se ha solucionado. Y yo, desde mi ignorancia, creo que el gobierno ha estado firme cuando debía de estarlo. Y si este conflicto, es cierto, viene de largo, y no se ha solucionado, a lo mejor habría que repartirse las culpas entre los distintos gobiernos desde los tiempos de la UCD.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Entiendo Natalia que es muy discutible la medida adoptada por el Gobierno. De eso no tengo ninguna duda.

Improvisación como colofón a una dinámica negociadora totalmente ineficaz. Pero de esto no es responsable sólo este Gobierno. De eso no tengo ninguna duda tampoco.

Un cordial saludo y gracias por tu comentario.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Rubín. Y gracias también por la referencia de Ruiz Soroa.

(Qué buen diario es "EL correo").

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Atila.
Digamos que estoy casi de acuerdo con todo lo que expone. En algún punto discrepo:

4. ¿Cómo que Reagan no estaba capacitado para el cargo? Si protagonizó una de las revoluciones políticas más destacadas del último tercio del siglo pasado.
Además creo que su determinación ante el chantaje del sindicato de controladores marcó un hito en la manera de enfrentarse a este tipo de coacciones. Es mi opinión.

5. Estoy parcialmente de acuerdo con usted. Es cierto que el hechio de que el espacio aéreo (al igual que el marítimo) no pertenezca a nadie da fuerza a su argimentación.

6. Con este punto estoy completamenet en desacuerdo. El valor de un trabajo no lo pone "la sociedad" que, en el peor de los casos, (insisto en "el peor"; me estoy refieriendo al extremo) es una nomenclatura de burócratas que dictaminan según su juicio "experto" qué es valioso y qué no.
Si la "reina del pueblo" (la del chalet de Paracuellos) gana lo que gana es porque su empresa gana bastante más con ella. Y esto último es debido a que este producto lo consumen masivamente los televidentes españoles. (Aunque sea deporable que éstos no prefieran "Redes" u otros espacios...)

Por o demás, creo que da usted en el clavo, amigo mío.

UN abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muy agradecido Natalia por la extensión del comentario y por lo documentado del mismo.

Apartada ya la hojarasca informativa del caso de este puente, es hora de exigir responsabilidades a todos los protagonistas. Y de clamar por nuestros derechos.

UN abrazo y gracias de nuevo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Antonio.

La verdad es que leyendo sus comenytarios uno se va a la cama con el pecho más hinchado.

Gracias por sus generosos elogios y, al menos, no le quepa duda que más de una cantata de Bach o Buxtehude (que sé que también le gusta a usted).

UN fuerte abrazo, maestro.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches Miguel y muchas gracias por tu comentario.

Evidentemente la mayoría de los ciudadanos, damnificados por la arbitrariedad de este colectivo, ha visto positiva la reacción del Gobierno.

Sin embargo, una vez "controlada" la situación (la menos a golpe de decreto) conviene cuestionarnos, como señala el segundo comentario de Natalia Pastor, si corremos el riesgo de que "la seguridad jurídica queda sustituida por la arbitrariedad gubernamental".

UN abrazo, amigo mío.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pues sí, Don Rogelio, Buxtehude es otro de mis favoritos. Pero, ¿cómo lo sabe Vd.? No recuerdo habérselo dicho. ¿No será Vd. adivino?.

Un abrazo musical, Don Rogelio.

Antonio