jueves, 16 de diciembre de 2010

Enrique Morente


Cuando uno piensa en los artistas grandes, importantes, trascendentes, me entran ganas de expresarles, por encima de mi admiración, mi agradecimiento. Mi agradecimiento sincero por la capacidad de conmover, de conmovernos. Mi agradecimiento por su cercanía y complicidad. Es difícil explicarlo, pero me ocurre con Kafka (a quien no podré agradecerle en persona lo que me ha ayudado a dudar de casi todo, comenzando por mí mismo), también con Jordi Savall (su sinceridad, su humanismo sin límites), también con Vargas Llosa (le agradecí hace unos años su decidido impulso ético a favor de la libertad individual, a favor del hombre). Me ocurre con muchos. Me ocurre con Morente a quien, como en el caso de Kafka, nunca podré darle las gracias.

Morente nos ha dejado hace dos días. Y todavía no me hago a la idea. No quiero hacerme a la idea de quedarme sin un aliciente menos para seguir sorprendiéndome con la música. No quiero hacerme a la idea de que ya no habrá un nuevo trabajo de este gran cantaor.

Ayer, al llegar a casa (tarde como casi siempre), puse por enésima vez esa obra clave de la música universal en los últimos veinte años: Omega. Ese trabajo rompedor, arriesgado, valiente y, por ello (aunque con la etiqueta de renovador, de experimental también) profundamente clásico. Ayer escuchaba, una vez más, emocionado, la interpretación de Lorca y su Poeta… en la voz del duende del Albaicín. Ayer escuchaba las canciones de Leonard Cohen transformadas por el genio granadino. Ayer, como siempre que escucho a Morente, me volví a emocionar. Podía haber puesto cualquiera de sus otros trabajos dedicados a Lorca, su Flamenco, su disco Homenaje a D. Antonio Chacón… Serranas, tientos, fandangos, malagueñas, mineras, soleás

Cuando uno piensa en los grandes artistas, le viene a la cabeza una clara sensación de cercanía. Casi de familiaridad (aunque no conozca personalmente a casi ninguno). Aquellos artistas, aquellos intelectuales que son capaces de conmoverte resultan muy cercanos, los conozcas o no. Y por este motivo, por que te conmueven, porque te emocionan, forman parte de tu itinerario sentimental…Ahí es donde reside su grandeza.

10 comentarios:

RITMO RANCIO dijo...

D. Alfredo:

Efectivamente: Conmover esa es la palabra que diferencia una obra de arte de cualquier otra cosa.
Qué sentido y magnífico homenaje, el que dedicas a Enrique Morente.
Es indudable que su arte persistirá más allá de la muerte.
Nuestro reconocimiento a su legado.

Un saludo musical

PS. Dejamos una cita de Serrat:

Y las olas
sembrarán caracolas
arena y algas entre tus pies.
Los besarán y se irán después
hacia otra playa.
Cuando me vaya.

(J.M.Serrat)

José Antonio del Pozo dijo...

De acuerdo con Ritmo Rancio: estupendo homenaje el que brindas a Enrique Morente. Saludos blogeros

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por vuestro comentario, Ritmo Rancio. La cita de Serrat es magnífica.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Muchas gracias por tu comentario, José Antonio.

Un abrazo.

El rincón de Chiriveque dijo...

Que descanse en paz... Un abrazo amigo y feliz Navidad de corazón :))

Muñeca de trapo dijo...

Mi querido J.Rogelio, no podía dejar pasar estas fechas para desearte de corazón Felices Fiestas y un prospero año nuevo...a pesar de no tener tiempo para nada, no me olvido de mis amigos en la red.

Muchisimos besos.

FJavier dijo...

Muchas gracias por su visita, don Rogelio, y por sus amables palabras. Su presencia es un inesperado placer que añade categoría a mi blog.

Me uno a su dolor por la irreparable pérdida de Morente, de la que me siento especialmente cercano.

Y aprovecho para manifestarle mis deseos más sinceros de alegría y felicidad para este nuevo año que comienza.

Un afectuoso saludo.

janys dijo...

HOLA ROGELIO; DISCULPA QUE NO HAGA COMENTARIOS ACERCA DE TU ENTRADA; QUISE APROVECHAR LA OPORTUNIDAD PARA SALUDARTE Y DESEARTE LO MEJOR EN ESTA NAVIDAD (AUNQUE YA PASÓ) Y EN ESTE AÑO NUEVO 2011. TE MANDO UN FUERTE ABRAZO DESDE MI MÉXICO LINDO Y QUERIDO. TU AMIGA DE SIEMPRE, LA "PANZA VERDE" HASTA PRONTO

Orquídea dijo...

Feliz Año Nuevo y que todos tus deseos se hagan realidad.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Rogelio,

Le deseo que el año que ya ha comenzado sea para Vd. y todos los suyos un cúmulo de Bendiciones y Buenos Eventos. Que la Felicidad se apodere de Vd. en su totalidad, y que Vd. siga deleitándonos con sus deliciosos comentarios musicales en el Blog Revista de Don Alfredo.

Sepa Vd. que Vd. es un hombre imprescindible en muchas facetas de la vida.

Le envío un abrazo de verdad.

Antonio