domingo, 28 de noviembre de 2010

¿Prohibimos la polifonía?

(Entrada publicada en el blog REVISTA de Alfredo García Francés, 26/11/2010)

Tal vez es mas leyenda que realidad, pero la Missa Papae Marcelli de Giovanni Pierluigi Da Palestrina (Palestrina, Roma 1525/26 – Roma, 1594) tiene en honor de haber sido el antídoto frente las intenciones contrarreformistas de prohibir la polifonía en el seno de la Iglesia Católica.



(Giovanni Pierluigi Da Palestrina)

En realidad esta aversión a la polifonía tiene sus raíces mas profundas en el debate sobre si la forma (de apariencia celestial, pero de inatención diabólica) debe prevalecer sobre la Palabra de Dios. En este sentido, para algunos teólogos del siglo XV, como Bernardino de Siena, la forma monódica de canto llano (propia del Gregoriano, por ejemplo) era el vehiculo natural para transmitir la Palabra de Dios. La polifonía, en cambio distrae al fiel de la atención hacia el texto divino.


La Misa para el Papa Marcelo, incluida en el Liber secundus missarum en 1567, iba a ser dedicada en principio a Felipe II de España (esa fue la primera intención del cardenal español Francisco Pacheco) pero finalmente fue el nuevo Papa Marcelo II el destinatario de la dedicatoria. Aunque se ha exagerado el papel de esta misa en el desarrollo de las formas posteriores de la polifonía sacra (uno de no deja de preguntarse qué habría sido de la misma, de haber sufrido una prohibición oficial) lo cierto es que su estilo de contrapunto imitativo, el diálogo entre los diferentes grupos vocales, crea una atmósfera sonora de singular belleza, pero también de claridad expresiva.


Vamos a ver que les parece este fragmento (es el Sanctus y el Benedictus de esta Misa, en la maravillosa grabación de The Tallis Schollars): http://www.youtube.com/watch?v=E23LSKpJS3M.


Yo les recomiendo esta versión, la última que he escuchado (¡y adquirido!): Missa Papae Marcelli. Odhecaton / Dir. Paolo Da Col (Arcana).

Pero, si quieren oír algo más de este maestro, atrévanse con:

- Missa Virie Galilaei. En la version de La Chapelle Royale / Dir. Philippe Herreweghe (Harmonia Mundi) resulta excepcional.

-Missa Aeterna Christi munera. MI versión es la de Pro Cantione Antigua / Dir. Bruno Turner (Archiv).


Pero no se queden solamente con Palestrina. Atrévanse con otros coetáneos suyos (y me refiero sólo al ámbito católico), con figuras de la talla de Tomas Luis de Victoria, Alonso Lobo, Cristóbal de Morales o Manuel Cardoso, por citar algunos polifonistas hispánicos. Volveremos sobre ellos en otra entrada. Prometido, amigos míos.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Jan Dismas Zelenka – Missa Sanctisimae Trinitatis

Hablaba la semana pasado con un amigo, melómano como yo, sobre este compositor bohemio. Me decía que “es un compositor, hasta la fecha, mas apreciado –quizás- por los estudiantes de conservatorio, que por el gran público”. No le falta razón en parte a mi amigo. Pero lo cierto es que, cada vez que descubro una nueva obra de este maestro, mi consideración hacia su obra es cada vez mas admirada.


Aunque fue considerado un compositor conservador en su época, su dominio de la técnica contrapuntistica es rotundo. Sus obras (Zelenka, nacido en 1679 en Lunovice, un pueblo al suroeste de Praga), la mayor parte está dedicada a la música religiosa, son de una gran expresividad. El dominio de la compasión coral resulta asimismo apabullante. Les recomiendo que visten la pagina web que adjunto sobre este autor, no tiene desperdicio.

Se han catalogado cerca de 20 misas, responsorios, 2 magnificats, responsorios a capella, y 3 oratorios. Su estilo puede encuadrarse dentro del Barroco tardío centroeuropeo (junto con Bach, Heinichen -con quien coincidió en Dresde- , Telemann entre otros muchos. Un legado de inmensa calidad musical todavía por descubrir y disfrutar.

Traigo a estas páginas un fragmento de su Missa SanctissimaeTrinitatis, que adquirí este verano en Praga, precisamente.

Jan Dismas ZelenkaMissa Sanctisimae Trinitatos A Moll. ZWV 17.

Musica Florea – Dr. Marek Strynecl.

http://www.youtube.com/watch?v=XfPQf_b0aog&feature=fvsr

A ver que´ les parece, amigos.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Delicias electorales...

Puigcercós asegura que los andaluces no pagan impuestos


"Tenemos la Agencia Tributaria instalada en Cataluña. Y mientras tanto, Madrid es una fiesta fiscal y en Andalucía no paga ni Dios".


A estas alturas de la película resulta inútil intentar responder semejante mamarrachada. Seria como ir contra nuestra propia inteligencia. Y es que no se trata de algo ofensivo, falaz, profundamente mentiroso. No. Es algo peor.

Es, básicamente, algo incendiario. Es una provocación irresponsable de un individuo cuyas aportaciones políticas tienen la misma validez que la opinión de un vegetariano sobre la presa ibérica. Son ganas de dar argumentos a las campañas (infames) contra los productos catalanes en Navidad. Son ganas de ahondar las diferencias artificiales entre ciudadanos (deporte favorito de los políticos nacionalistas, por cierto). Son ganas de dar el micrófono a la xenofobia más recalcitrante.

Y es que estos tíos (me refiero a individuos como Puigcercós) no aprenden. No quieren ni enterarse. Básicamente no han entendido nada de lo que es la España de hoy. La pluralidad, la diferencia,… Y desde luego sigue sin querer enterarse de que sus mentiras (las de muchos independentistas catalanes) ya no cuelan, sobre todo las referentes a la contribución fiscal.

Cada día me siento mas alejado de las novedades con las que nos deleita la política española. La verdad es que prefiero otros temas. Pero largadas de esta naturaleza (por ser generoso) resultan sumamente repugnantes, por lo falaz, por lo mentiroso.

En fin, amigos, sin comentarios.

martes, 16 de noviembre de 2010

Félix de Azúa - Autobiografía sin vida

SIGNO DE VICTORIA Y DE MUERTE.

(…) Sin embargo en algunos países como España (y supongo que, por diversas razones, también en Italia) la presencia de objetos artísticos “religiosos” de la mayor o más nefasta calidad, imponía durante nuestra infancia una experiencia iniciática que comenzaba sin la menor duda por la absorción inconsciente de los signos sagrados tradicionales y en general de la cruz y del crucificado, omnipresentes, amenazadores y obsesivos como antes dije. Esta apoteosis de la sígnica católica tenía como objetivo mantener en el ámbito de lo soportable nuestra por no ser (o no ser considerados) inmortales.

Se juzgue aborrecible o encomiable, no me cabe la menor duda de que las generaciones que estudiaron en España entre 1940 y 1980 tuvieron como primer contacto “artístico” las figuraciones del crucificado, inexplicables fuera de su carácter de obra de arte escultórica o pictórica, pues de ninguna de las maneras un niño podía entender que le pusieran frente a un documento de ejecución penal y judicial. Es innegable que este cadáver sagrado ha influido de modo determinante sucesivas generaciones de artistas durante cuarenta años. Ignoro si Francis Bacon sufrió la misma traumática experiencia de camino hacia sus pontífices aulladores, pero me parece suficientemente claro que Antonio Saura, por aludir a un solo caso entre cientos, nunca pudo arrancar de su imaginación ese despojo augusto y patético clavado en un madero.

Félix de Azúa – Autobiografía sin vida. (Ed. Mondadori).


Experiencia estética, itinerario espiritual por la Historia, la Literatura, el Arte… Esta Autobiografía sin vida discurre como un caleidoscopio de imágenes fulgurantes, aparentes provocaciones y visiones sobre poesía, vanguardias.

La independencia, la sabia ironía, y unas adecuadas dosis de provocación (provocación inteligente) son los primeras que me vienen a la mente cuando leo alguno de los últimos escritos de Félix de Azúa. El texto que traigo a esta entrada puede ser leído como algo irreverente y un poco provocador. Nada más lejos de la realidad. Subyace en él un análisis certero de ciertas formas de ideología católica que dominaron la cotidianidad de la vida española durante casi la mitad del pasado siglo. Y esto sin recurrir al anticlericalismo chapucero y ramplón, tan en boga en la progresía oficial que nos toca soportar día tras día (éste mismo que comparaba hace unos pocos días a J. Ratzinger –el Papa Benedicto XVI- con un imán salafista).

Ya me dirán qué les parece.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Sobre el tiempo (I)- El tiempo se escapa.

EL TIEMPO SE ESCAPA.

A pesar de ser un ordenador, HAL 9000 era tal vez el personaje más humano de 2001: una odisea en el espacio. Expresivo, ingenioso, un manojo de cables pero también de contradicciones. Hasta su muerte evocaba la de un hombre. A medida que Dave iba desconectando sus circuitos, HAL perdía sus facultades mentales una por una al tiempo que expresaba su regresión como pocos humanos lo harían. La vida constituye una compleja proeza imaginativa, la más complicada de cuantas la ciencia ha conocido. Aparece y se extingue en la penumbra de lo que hoy llamamos vida y no-vida.


Hay quien encuentra paralelismos entre los límites del tiempo y los de la vida. Del mismo modo que la vida surge de la organización de moléculas inertes, quizás el tiempo también emerja desde una realidad atemporal que, en algún modo, adquiere un orden. Un mundo dotado de tiempo exhibe una estructura de enorme complejidad. El tiempo indica cuándo ocurren los acontecimientos, cuánto duran y en qué orden se suceden. Quizás semejante estructura temporal haya surgido de manera autónoma. Y lo que puede hacerse, también puede deshacerse. Se esa estructura se desmoronase, el tiempo se desmoronaría.

Desde ese punto de vista, la muerte del tiempo no resultaría más paradójica que la desaparición de cualquier otro sistema complejo. Uno a uno, el tiempo perdería sus rasgos distintivos y cruzaría la penumbra de la existencia a la no existencia.



Lo primero en desaparecer podría ser la unidireccionalidad, la flecha que apunta del pasado al futuro. Desde el siglo XX se reconoce que esa flecha no es una propiedad del tiempo en sí, sino de la materia. El tiempo es intrínsecamente bidireccional, y la flecha que percibimos no es más que la evolución de la materia desde un estado de orden hacia otro caótico.

Se ha especulado con que la fecha del tiempo podría invertirse, con lo que el universo comenzaría a ordenarse. Pero para las criaturas mortales, cuya existencia depende de una flecha del tiempo orientada “hacia delante”, semejante inversión supondría un final del tiempo tan contundente como una muerte térmica.


George Musser - ¿Puede terminar el tiempo? (Artículo contenido en el número monográfico “Fin.” Publicado por Investigación y Ciencia – Noviembre de 2010).